Encerrado con mi enemigo

Imagen de Kaplan

¡Aficionados del comic y el videojuego, alegraos! ¡Existe un juego a vuestra medida y se llama Batman: Arkham Asylum!

 

Las adaptaciones del cine al videojuego suelen ser meras operaciones financieras con las que las empresas sanean sus cuentas por medio de la ley del mínimo esfuerzo. Aprovechándose de la persona no conocedora del mundo del videojuego se les vende un producto descuidado, mecánico y de una mediocridad pasmosa amparándose en la vitola de éxito que ha acompañado en las carteleras a la película homónima. Hay tantos ejemplos como taquillazos.

Por ello, los temblores volvieron a aparecer cuando poco tiempo después de la película The Dark Knight empezó a hablarse de un juego basado en el hombre murciélago. El motivo era doble: si hay algo más sospechoso que un juego basado en una película, es un juego basado en un cómic. Conforme pasaron los meses aparecieron las primeras imágenes del proyecto, dotadas del estilo hiperrealista -y feísta- tan frecuente en los juegos basados en el motor gráfico Unreal Engine 3, y los primeros detalles de la producción: el argumento corría a cargo de Paul Dini, el alma mater de la emblemática Batman the Animated Series, y el semidesconocido estudio Rocksteady era el encargado de la realización.

Desde esta sensación generalizada de inquietud en sus inicios hasta el reconocimiento como mejor juego del año 2009 en numerosas publicaciones hay un largo camino, pero también razones de sobra para semejante cambio.

Batman: Arkham Asylum comienza tras una captura más del Joker. Batman escolta un convoy que lleva preso a su archienemigo al psiquiátrico de Arkham, cuna de las más aterradoras historias de Gotham y residencia habitual de sociópatas de todo tipo. Allí le espera el comisario Gordon junto con un fuerte dispositivo policial. Sin previo aviso (aunque era de esperar), el Joker es liberado, Gordon, secuestrado, y Batman se ve en la tesitura de adentrarse por sí solo en las tripas del manicomio, con todos los presos liberados y campando a sus anchas junto con numerosos mercenarios del Joker que han hecho de Arkham un fortín inexpugnable para la policía.

El primer detalle que salta a la vista es que el juego es fruto de una planificación pensada desde el cariño y el conocimiento del personaje. Así, aunque el videojuego aparece tras The Dark Knight, lo cierto es que su influencia directa y obvia desde el propio título es la novela gráfica Arkham Asylum, de Dave McKean y Grant Morrison. En ella, Batman, encerrado en un Arkham tomado por el Joker, tenía que luchar por sobrevivir mientras, en paralelo, se narraba la siniestra historia del fundador del centro.

Con este argumento, Rocksteady plantea un juego que bebe de diferentes planteamientos, desde el sigilo de Metal Gear hasta el beat'em up más clásico pasando por el sandbox de Grand Theft Auto; una decisión que no podía ser más acertada dada la naturaleza del personaje. Fiel a su esencia, Batman tendrá que valerse de la oscuridad, el silencio y sus gadgets para coger por sorpresa a sus enemigos, ya que un enfrentamiento contra oponentes armados conllevará siempre resultados fatales. Habrá, por tanto, que subirse a las paredes con el batarang y esperar a que las víctimas se acerquen para noquearles por sorpresa, o planear desde las alturas y golpear con rapidez (con combos sencillos pero muy espectaculares) para que no tengan posibilidad de reacción, o quizás ir colocando explosivos en lugares estratégicos que se detonarán cuando sea más ventajoso para nuestro protagonista. Conforme vayamos acabando uno a uno con nuestros enemigos, sus compañeros irán asustándose más y más y será más fácil acabar con ellos. Como puede verse, existe una variedad muy amplia de acciones para avanzar en el juego.

Paralelamente a la trama principal existen varias misiones secundarias más vinculadas a la exploración pura y dura: retos planteados por Enigma, archivos que desbloquean ilustraciones y diseños del juego, grabaciones de los internos de Arkham, etc. Se logra satisfacer así la faceta completista del moderno jugador de videojuegos, hambriento de estrellas en el Mario 64, estandartes en el Assassin's Creed u orbes en el Crackdown, entre muchos otros ejemplos.

Como colofón a todo lo dicho, nos toparemos de cuando en cuando con algunos de los villanos más característicos de Batman, que le pondrán en aprietos más difíciles de lo habitual. Son especialmente espectaculares los enfrentamientos con Croc, que acerca al juego al género del survival horror, y, sobre todo, con el Espantapájaros, que tiene las apariciones más espectaculares y originales que se hayan visto en un videojuego en mucho tiempo.

Batman: Arkham Asylum, digámoslo ya, es un gran juego que consigue la cuadratura del círculo: ni los aficionados al cómic, ni los aficionados a los videojuegos se sienten estafados, sino todo lo contrario. Y lo consigue, además, arriesgando en el diseño de la acción (me remito, aun a riesgo de sonar repetitivo, a las inolvidables apariciones del Espantapájaros) y en el aspecto técnico. No os lo perdáis.

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 169839

Vaya, qué pinta más buena tiene el juego. Conozco el cómic, que me parecio sobresaliente, y si el juego consigue captar la atmósfera, ya es un magnífico punto a favor. Intentaré echarle un ojo.

Muy bueno el artículo.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

www.abadiaespectral.com

Imagen de Sephiroth
Sephiroth
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 13348

Muy buen análisis, y genial juego el que se comenta.

Miraba este título con bastante desgana, hasta que un amigo me dijo que tenía la demo para la X360 y que si quería probarla. Al jugar un ratillo ya vi que el juego podía ser bueno. Las personalidades estaban bien llevadas, el argumento pintaba correcto y el juego se veía divertido porque pasabas de aporrear matones a la infiltración con tanta sutileza que ni te dabas cuenta que seguías jugando al mismo juego.

Al día siguiente estaba jugando a la versión completa, y nada se puede decir que no se haya dicho en el análisis.

Un auténtico juegazo. La mezcla de géneros es soberbia, y una de las mejores que he visto -normalmente, estas mezclas tienden a convertirse en un producto casposo del género al que más tiren- pues no es ni un beat'em up, ni un juego de infiltración, ni un survival, ni un plataformas. Es un juego de Batman.
La ambientación es simplemente formidable, Arkham está representado con todo lujo de detalles. Es óscura, siniestra, claustrofóbica... El Joker hablándote y riéndose de ti por las pantallas y los altavoces de todo el manicomio, las conversaciones entre los matones, e incluso los detalles de que el traje del hombre murciélago se va rompiendo a medida que avanzas en el juego, crean una atmósfera PERFECTA para el título.
La historia es muy buena de principio a fin. Exceptuando el enemigo final, que es bastante facilorro (todos en general lo son) y decepcionante. Me gustaría poder hablar más de este aspecto porque es quizás el punto más fuerte del juego, pero no sabría sin spoilear partes; sólo decir que la trama es digna de cualquier cómic del caballero oscuro.

Concluyendo; un título 100% recomendable a cualquier persona a la que le guste Batman o los Beat'em Up engeneral. En realidad, es recomendable para cualquier persona a la que no le incomode tener un mando o un teclado entre sus manos para jugar. Batman ha sido para mí una de las grandes sorpresas de la última década, un juego por el que no daba nada, otra adaptación casposa que aprovechaba el tirón comercial siguiendo el legado del gloriosamente patético E.T. y demostró sin embargo ser uno de los grandes, la mejor adaptación del cómic a los videojuegos, y sin lugar a dudas, uno de los mejores videojuegos del 2009.

Este mundo no está creado por fuerzas metafísicas. No es Dios quien secuestra a los niños. No es la fatalidad la que asesina ni el destino el que los echa a los perros. Somos nosotros. Sólo nosotros.

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 19198

Gracias, Sephiroth. Totalmente de acuerdo contigo, por lo demás, en cuanto a lo flojo que resulta ser el enemigo final, quizás porque los otros habían puesto el listón muy alto.  Y, efectivamente, en detalles como el deterioro del traje de Batman es donde se ve el cariño y la dedicación que se ha puesto en este juego. La idea de que estén trabajando ya en la continuación me llena de orgullo y satisfacción, que diría aquél ;-).

 

 OcioZero · Condiciones de uso