Asesinos Natos

Imagen de xulio_eston

Bajo el método Kurt Cobain

 

Han pasado dieciséis años desde que se estrenara la polémica película Asesinos Natos, de Oliver Stone. Muchas cosas han cambiado en el mundo desde entonces, pero su discurso podría considerarse que continúa vigente. Podría ser, pero con algunos matices.

En aquella época la película causó gran revuelo, y coleccionó admiradores y detractores a partes iguales. Unos pedían que se la considerase como obra maestra; los otros directamente su censura, por hacer apología de la violencia y el asesinato. Sucesos como los de una pareja que se dedicó a ver la película repetidas veces, bajo los efectos de drogas y alcohol, para después intentar emular los crímenes de sus protagonistas, aceleraron el proceso de censura en muchos países, y un aluvión de denuncias contra su director, con el escritor John Grisham a la cabeza. Toda una caza de brujas. Pero, ¿era justificada tanta polémica?

Oliver Stone pretendía con su filme criticar la violencia y el miedo que los medios estadounidenses vendían al gran público, pero desde una perspectiva muy arriesgada. El sistema era similar al que en su momento utilizó Kurt Cobain para mostrar su repulsa hacia aquellos desaprensivos que habían violado a una chica mientras le cantaban la canción Polly, de Nirvana. A raíz de este suceso, el cabeza visible del grunge compuso otro tema en el cual repetía enfermizamente “rape me” (viólame), y que podía ser interpretada desde el ángulo contrario; como una apología pro-violación. Stone quiso ilustrar su crítica hacia la violencia con violencia explícita. Muy explícita, tan exagerada que llega a resultar cómica, y por momentos incluso se acerca al espíritu del cartoon.

¿Cómo podía nadie considerar a esos personajes histriónicos y exagerados como un ejemplo a seguir? La respuesta está en la mente de cada uno, y considerar que la película puede desencadenar violencia y oleadas de crímenes es absurdo. Esa pareja de psicópatas (que no fue la única) hubiera asesinado de todos modos si no llegasen a ver nunca la película, de eso estoy seguro. El detonante hubiera sido otro, quizás un videojuego, tal vez un libro, o sencillamente otro asesino real al que hubieran querido emular. Sus cerebros estaban enfermos, y culpar a una obra de ficción, que encima han malinterpretado, es ridículo.

Re-visionada hoy en día puede que no tenga un efecto tan demoledor, porque hemos visto infinidad de películas, series o videojuegos mucho más violentos, pero en el año 94 nadie había presenciado un espectáculo violento y surrealista de tales dimensiones. Su puesta en escena era innovadora, brutal, con un montaje acelerado y complicadísimo que se ya es objeto de minucioso estudio en las escuelas de imagen y sonido. No en vano, les llevó a sus responsables once meses de trabajo el completarlo. Mezcla de imagen real con animación, stop motion, cámara digital, analógica, de vídeo, cine... etc. Oliver Stone utilizó todos los recursos que la tecnología le ofrecía por entonces para crear un colage mórbido de difícil digestión.

 

¿Obra maestra o locura?

Cuando vi la película por primera vez lo hice bajo el prisma del adolescente que era, y me impresionó como sólo a un púber puede hacerse. La revisé decenas de veces en muy poco tiempo (y sin provocar en mí el menor deseo de asesinar a nadie, todo hay que decirlo), e incluso coleccionaba objetos, reseñas y pósters dedicados a la película.

Pero el tiempo ha pasado. Hace un par de años me topé con la edición especial en DVD del filme, y no pude resistir la tentación de comprármelo. Temía el momento de volver a ver la película, pensando que me pasaría como con tantas otras que ves después de años y descubres que han perdido todo su encanto.

Fue así y no.

Vista desde la óptica del adulto que soy, Asesinos Natos me sigue pareciendo una gran película por muchos motivos. Por lo atrevido de su planteamiento, por el mensaje que (al menos yo) capto; en contra de la violencia que venden y generan los medios. También por sus actores (que me resultan tan valientes como el propio director) y porque simplemente puedes dejarte llevar por el efecto hipnótico que provocan sus imágenes, y que enmascaran las no pocas lagunas de guión que tiene.

Quizás sí que, con el tiempo, se la pueda llegar a considerar una obra maestra, ya que cumple con todos los requisitos, y desde luego se puede decir que estamos ante una obra de culto. Aunque lo fue de manera inmediata tras su estreno. Pero ya no me parece en absoluto una película redonda, sino un delirio con encanto.

Oliver Stone, utilizando el método Kurt Cobain, consigue el objetivo. Al fin y al cabo, ¿no es la locura lo que distingue el simple talento de los verdaderos genios?

 

“Una especie mata a otra especie. Nuestra especie mata a todas las especies, y lo llaman industria, no asesinato”.

Mickey Knox (Woody Harrelson en el film).

 

LA PELÍCULA:

Asesinos Natos (Natural Born Killers) 1994.

Director: Oliver Stone

Intérpretes: Woody Harrelson, Juliette Lewis, Robert Downey Jr., Tom Sizemore y Tommy Lee Jones.

 

Mickey y Mallory Knox (Woody Harrelson y Juliette Lewis) recorren la geografía estadounidense segando la vida de todos aquellos que se cruzan en su camino, pero dejando siempre a alguien vivo para que cuente su historia, y generando una multitud de admiradores, que los veneran como a ídolos. Dos personajes les siguen los pasos: El periodista Wayne Gale (Robert Downey Jr.) y el detective Jack Scagneti (Tom Sizemore). Ambos se verán sumergidos en la espiral de violencia que rodea al matrimonio Knox, cuando estos son detenidos. En la cárcel, el influjo del carismático Mickey desembocará en un final tan intenso como inverosímil.

 

EL DIRECTOR:

Siempre polémico, Oliver Stone (Nueva York - 1946) es uno de los directores más reconocidos a nivel internacional. Sus películas poseen la cualidad de ganarse tantos adeptos como detractores, y su tendencia a politizar cualquier trama que caiga en sus manos provoca que siempre se le someta a una intensa vigilancia.

Ganador de tres Oscar y cinco Globos de Oro, el controvertido director es más conocido hoy en día por sus documentales sobre los dirigentes sudamericanos Fidel Castro y Hugo Chávez, a los que parece admirar y detestar en la misma medida en que lo hace con él su propio público.

Filmografía

SEIZURE (1974) con Roger De Koven, Jonathan Frid, Mary Woronov.

LA MANO (1981) con Michael Caine, Andrea Marcovicci, Annie McEnroe.

SALVADOR (1986) con James Woods, James Belushi, John Savage.

PLATOON (1986) con Charlie Sheen, Tom Berenger, Willem Dafoe.

WALL STREET (1987) con Michael Douglas, Charlie Sheen, Daryl Hannah.

HABLANDO CON LA MUERTE (1988) con Eric Bogosian, Alec Baldwin, Ellen Greene.

NACIDO EL CUATRO DE JULIO (1989) con Tom Cruise, Raymond J. Barry, Caroline Kava.

JFK (1991) con Kevin Costner, Sissy Spacek, Joe Pesci.

THE DOORS (1991) con Val Kilmer, Meg Ryan, Kyle MacLachlan.

EL CIELO Y LA TIERRA (1993) con Joan Chen, Tommy Lee Jones, Debbie Reynolds.

ASESINOS NATOS (1994) con Woody Harrelson, Juliette Lewis, Robert Downey Jr.

NIXON (1995) con Anthony Hopkins, Joan Allen, Ed Harris.

GIRO AL INFIERNO (1997) con Sean Penn, Nick Nolte, Jennifer Lopez.

UN DOMINGO CUALQUIERA (1999) con Al Pacino, Cameron Diaz, Dennis Quaid.

COMANDANTE (2003) con (película documental).

ALEJANDRO MAGNO (2004) con Colin Farrell, Angelina Jolie, Val Kilmer.

LOOKING FOR FIDEL (2004) con (película documental)

WORLD TRADE CENTER (2006) con Nicolas Cage, Maria Bello, Stephen Dorff.

 

En vísperas de estreno o en fase de producción:

PERSONA NON GRATA (2003) con (película documental)

PINKVILLE (2008) con Bruce Willis, Channing Tatum, Michael Pitt

W. (2009) con Josh Brolin, Elizabeth Banks

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Vi la película hace ya algunos años, y me impactó sobre todo por el tratamiento visual. La escena de la picadura de la serpiente se quedó grabada para siempre en mi memoria. Francamente, me gustaría verla de nuevo, porque, efectivamente, en su día iba rodeada de tal polémica que no era fácil verla con buena conciencia.

Muy interesante la reseña, y la comparación con Rape me. No conocía el origen de la canción.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

Hace algunos años había escrito un pequeño artículo, que titulé "El método Kurt Cobain", en el que pretendía zanjar una polémica en torno a mi relato "La muerte imita al arte", que fue muy criticado por considerarse demasiado explícito, y posicionarme a favor del plastinado (curiosos, buscad en google). Mi relato pretendía ser una crítica, pero según el prisma con el que se leyera, podía generar el efecto totalmente contrario.

En aquel momento pensé que, salvando las enormes distancias, así debió sentirse Oliver Stone cuando estrenó Asesinos Natos. Le debía el romper una lanza en su favor, aunque fuese desmitificándome a mí mismo la película, que, como digo en el artículo, bajo mi mirada de "adulto" ya no me parece la panacea.

Imagen de virgensuicida
virgensuicida
Desconectado
Poblador desde: 28/04/2009
Puntos: 2374

Es un viejo debate. Desde luego, una persona no se pone a matar sólo por haber visto una película violenta. Creo que los videojuegos, la tele, los libros... por sí solos, no convierten a nadie en un psicópata.

Pero tampoco creo que sean totalmente inocuos. ¿Quién no ha sentido cambiar su estado de ánimo después de horas de ver telebasura? Yo he notado cómo se freían mis neuronas tras pasar mucho rato alienada viendo tonterías. Especialmente en el caso de los menores (que, supuestamente tienen la cabeza menos "amueblada"), hay que tener cierto cuidado.

Para mí todo se resume en una idea: la bondad en el arte. Por supuesto que alguien puede malinterpretar un mensaje (crítico, irónico... ocurre constantemente). Pero tampoco se debe utilizar la excusa de la crítica o la denuncia para luego hacer lo mismo que se crítica. Es una fina línea... y no digo que sea el caso de "Asesinos natos", que ni siquiera la he visto. Es una cuestión de intención. Muchas veces se utiliza la violencia sólo para hacer ruido o escandalizar, y el mensaje es lo de menos.

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

Estoy de acuerdo en parte, virgensuicida.

Claro que no se debería utilizar la crítica como excusa para hacer uso de aquello que condenas, pero cuando lo haces de forma tan exagerada e incluso surrealista (como es el caso de Asesinos Natos) pierde cualquier atisbo de apología, pasando a ser una parodia. Pero claro, hay a quien le despertará instintos más primitivos, pero yo insisto en que de no hacerlo esta película (o un videojuego, o libro, o lo que sea) sería cualquier otro el detonante.

Si hablamos de menores la cosa cambia. Creo que los adultos deben tener libertad de ver lo que les venga en gana, y que nadie es quién de censurar nada. Pero sí debemos proteger a los pequeños, a los que se están formando y pueden incluso confundir su realidad con la de la ficción que consumen. Aunque ahí ya está la responsabilidad del adulto que tenga que proteger los intereses del menor.

Un debate demasiado denso para tratarlo en un foro, desde luego.

Imagen de PedroEscudero
PedroEscudero
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2661

A mí no me gustó ni en su momento. Sin duda su exceso puede resultar atractivo un rato, y no le voy a negar que tiene su aquel, pero el estilo resulta cansino, no lo sabe moderar.

No hay duda de que se trata una crítica despiadada a un sistema determinado, pero hay formas más finas de llevarla a cabo que un cansino baño de sangre.

 

De todos modos, como siempre digo, para gustos los colores

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 19498

A mí esta película, que vi en plena efervescencia tarantiniana, tras haber acudido dos veces al cine a ver Pulp Fiction, devorado Amor a quemarropa hasta gastar la cinta de VHS y programado Reservoir Dogs en el cine-forum del colegio, me pareció una bobada histérica y rodada con un mal gusto especialmente difícil de conseguir.

Películas tan variopintas como Starship Troopers o Funny Games han tratado también el tema de la violencia en la sociedad de una forma mucho más acertada. Aquí Oliver Stone, un director de lo más irregular (salvo en los últimos tiempos, en los que ha emprendido un camino sin retorno hacia la ponzoña cinematográfica) llegó a sus cotas más bajas de calidad. Montaje loco, interpretaciones vergonzosas, sinsentido argumental, histerismo a tutiplén... Tan provocador y memorable como un eructo, vamos.

Dicho lo cual, me ha gustado el artículo, a pesar de las diferencias de opinión ;-).

Imagen de Félix Royo
Félix Royo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11174

Personalmente me pareció una película de Tarantino sin Tarantino. Es decir, está bien rodada pero usando medios artísticos que hace que parezca que veas una peli de Serie B y no es mal guión pero... no es brillante. Si lo tuviera que clasificar entre las películas similares del momento, la pondría detrás de Amor a quemarropa y por delante de Abierto hasta el amanecer.

El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación ¦

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

Kaplan, en algo estamos de acuerdo. Yo también desgasté mi vhs de Amor a quemarropa.

Pero no comparo Asesinos Natos con ninguna obra de Tarantino, porque no lo es. Hizo un guión que Oliver Stone compró y deformó a su gusto, hasta convertirlo en algo que no tenía nada que ver. Me hubiera gustado leer la versión Tarantino. Y sobre todo, verla.

Desde luego, no conozco a nadie a quien dejase indiferente esta película.

 OcioZero · Condiciones de uso