Penitencia y flagelación

Imagen de Bueso

Un artículo sobre la novela de J.E. Álamo publicada por Grupo Ajec: Penitencia

 

Este libro se lee igual de bien que cualquier novela policíaca de éxito y duele lo mismo que una buena novela de psicópatas: tiene su asesino de sacerdotes en serie, tan capaz de comerse a las víctimas como de quemarlas vivas en sus confesionarios; tiene su investigador sombrío y misterioso, tiene unos escenarios y una prosa de lo más correcto y, muy importante, tiene una trama ágil e intrigante. Un torrente de sucesos encadenados que se abre paso a toda velocidad en un esquema de capítulos cortos y sin que el ritmo narrador se afloje ni un instante. Penitencia (AJEC, 2010) aportará un entretenimiento de alto voltaje a los aficionados a la novela negra y a medida que vaya avanzando su recorrido se irá revelando como un thriller sobrenatural bien urdido, de los que que no se resuelven hasta el final y en los que no sobra ni un párrafo.

Hasta aquí lo primero que habría que reseñar en una obra como la que nos atañe, y con ello va mi recomendación. El libro me ha gustado y lo considero un avance de consideración sobre el anterior trabajo de Joe Álamo.

Dicho lo cual, hay algo mucho más importante de lo que cabe hablar ante un trabajo como este: se trata del libro más perturbador que habré leído en mucho tiempo. En él abunda el mal por el mal. Hay algo tan atroz e inhumano en este libro que ni en los libros de Ketchum llega uno a sentirse tan desolado. Y advierto que un desafío de semejante calibre puede arrasar con la sensibilidad de más de un lector. A mí me ha dejado hecho polvo con algunos pasajes, y eso que yo estoy hecho todo un cabrón con pintas.

Porque el órdago, de agresivo y violento, se las trae: Álamo despliega desde la primera página un elenco de personajes hijos de la gran puta y los destroza sin piedad ni justicia en un ejercicio de crueldad y enseñamiento durísimos, de los que no abundan en un panorama literario tan hierático y aséptico como el que nos atañe. Uno tras otro van desfilando ante los ojos penitentes del lector una serie de individuos desalmados y desalmantes que a menudo ni tienen ni merecen dignidad alguna. Pervertidos sexuales, sociópatas de barrio, especuladores inmobiliarios, meapilas satánicos, tontos del culo que piensan con el culo, egoístas con falta de ego, monstruos al servicio de monstruos, amargados amargando... Gente desamparada y desnortada. Gente jodida de la cabeza, el alma o el corazón que acaba barrida por una trama que no deja nada dulce en pie y en la que, en un espectacular ejercicio de flagelación que pone a prueba a los lectores curtidos, apenas se cuela (la portada y el título lo dicen todo) un rayo de luz. Al menos así es hasta que llegan las últimas páginas de la historia y...

 

 

Emilio Bueso

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Una novela muy recomendable para los que les guste la mezcla de policíaco y terror con tintes sobrenaturales. Una lectura tan entretenida como perturbadora.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de TomStone
TomStone
Desconectado
Poblador desde: 12/01/2011
Puntos: 1

 Me gusta esta reseña. Dura, contundente, afilada. Me gusta esta reseña.

 Joe

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso