Suceso en carretera

Imagen de Manheor

Un relato de Manheor

Giró la llave en el contacto. Poco después, el amanecer despuntaba, tiñendo de dorado un cielo color lavanda. Metió segunda y giró el volante hacia la derecha. Por las ventanillas, parterres, alguna casita con granero o sin él, postes de madera y metal, hilos y cables con pájaros reflexivos, recortes de abetos y robles... sombras y luces en mosaico.

Pensó en el día a día: trabajo, mujer, un hermano en crisis en alguna parte, al oeste; lejos... El cielo era un óleo de tonos salmón en el este; nubes bajas y esponjosas más allá de las colinas de hierba que flanqueaban su camino; rosa en el vientre y gris oscuro en los cabellos. Movió los labios y miró por el retrovisor y estiró la mano al asiento del copiloto y palpó a tientas el móvil y marcó dos seises y siete números más y se lo llevó al oído. Colgó antes del segundo tono; su hermano. Dejó caer el móvil sobre el asiento y subió a cuarta y pisó el acelerador y miró el móvil dos veces mientras vibraba y dejó de mirarlo hasta que calló.

Eran las siete y media y su ciudad dormitorio, cajones con sombrero de teja pintados de amarillo y varias tiendas y un cine y un parque con columpios, asomó en el horizonte. Entonces vio la primera mancha.

Era oscura y granate y rodeaba en un oasis la delgada lágrima de pintura blanca de la línea de adelantamiento que separaba los carriles. Sus ojos se abrieron y parpadeó y miró por el retrovisor y esperó. Las rayas blancas, en un morse acelerado sobre el asfalto. Allí no había nada. Movió los labios mascullando un sinsentido y se pasó los dedos por la barbilla y sintió el impulso de dar la vuelta y se resistió y siguió conduciendo cara a la ciudad.

Pasó de largo una señal oxidada y con dos agujeros de bala atravesando las “oes” del nombre de su ciudad. Quedaban tres kilómetros. Las colinas se suavizaron y la carretera descendió también suavemente. Un valle aluvial y montañas en el horizonte, un río cruzando la ciudad en una vena azul y dorada. Entonces vio la segunda mancha.

Era más oscura y amplia que la anterior y dos carriles de neumático rojizos partían de la isleta oscurecida. Frenó bruscamente y las ruedas patinaron y apretó los dientes y consiguió controlarlo y se pasó de largo. Miró por el retrovisor; por el de la izquierda, el del techo y el de la derecha. La mancha no estaba. Paró el coche en el arcén y oyó un bocinazo y alguien gritó y un sedán negro pasó en una ráfaga y él suspiró. Se quitó el cinturón, giró la manija, bajó del asiento y caminó por el asfalto.

Separó los dedos y se los sopló. Manchas de centro rojo y bordes blancos sobre sus dactilares. Se los sopló otra vez y les escupió. Masculló algo y se revolvió el cabello. Se arrodilló; el calor le calentó las rodillas a través de sus vaqueros y supo que se iba a quemar. No importaba; la mancha no estaba allí. Volvió al coche y bajó aún más las ventanillas y arrancó y se dirigió a la ciudad.

Faltaban seis manzanas cuando giraba por la rotonda con la estatua enfilando a la segunda a la izquierda, su camino a casa. No había visto más manchas desde la última y su mente se olvidó y pensó que había bebido demasiado y que sí, que era una tontería y que esas cosas no pasan y que debía dormir más y que se lo contaría a su mujer. Por el rabillo del ojo vio la última mancha. Algo en la mancha; un carrito de bebé destrozado, la lona esparcida en pedazos oscuros y encharcada de sangre. Su corazón golpeando fuerte; en el pecho y en las sienes. Latidos de miedo; pompompom una y otra vez.

Sus párpados se abrieron y sus ojos se llenaron de capilares rojizos y el sudor resbalaba por su frente y los labios goteaban saliva y sus nudillos estaban blancos y el escroto y el esfínter eran tiras de cuero en un tambor. La carretera corría sobre el reflejo a cámara lenta y hacia atrás: un bar, una pareja en un banco, unas mesas de piedra vacías entre la hierba, palomas comiendo migas que espolvoreaba un viejo, un perro ladrando desde un ventanilla entreabierta, una cola en sentido contrario y el humo de un camión, negro y espeso, un bache que él había esquivado, sombras chinescas hacia el oeste...

Un grito, un impacto sordo y un borrón rojo en el parabrisas; pintura roja, pintura roja en el parabrisas. Sangre.

Sobre los tres espejos, izquierdo, derecho y el del techo, dos raíles rojos sobre el asfalto, un charco de sangre y un carrito de bebé destrozado.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195604

Muy triste y bien llevado el relato. Tiene algo desgarrador y desasosegante que funciona muy bien. Hay dos cosas, no obstante, que me han llamado la atención: tus referencias escrotales (a las que ya me voy habituando :-) y el uso excesivo de la conjunción "y" cuando con comas, creo, hubiera funcionado mejor. Entiendo la idea del recurso, pero no lo veo aplicado aquí. Supongo que es cuestión de gustos.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Maundevar
Maundevar
Desconectado
Poblador desde: 12/12/2010
Puntos: 2089

La verdad es que mi comentario se parecería bastante a lo dicho por Patapalo.

Me choca tanto uso de la "y", aunque la manera en la que cuentas la historia tiene algo de desgarrador,... Es como una tercera persona que cuenta las cosas con la misma confusión y desamparo que el propio protagonista, y ese sentimiento acaba contagiándose al lector.

Creo que deberías pulir lo de las "y"'s,... ...y bueno... ...no he leído más cosas tuyas, así que desconozco si las referencias a los escrotos y derivados, es algo típico en tus relatos :) pero está claro que si te gustan las escenas en la que poder ser escatológico, bienvenidas sean... :)
 

Imagen de Douglas
Douglas
Desconectado
Poblador desde: 12/02/2009
Puntos: 1656

 

Es como si cojieras otro punto de vista estilístico, me confundiste más que nunca aquí en este relato Manheor,no sé si fue una prueba (lo de la "y" acaba siendo molesto en el relato), o lo que fue,pero no acabé de pillarle el truco. Sigue siendo bueno todo lo que escribes (enhorabuena por Hammelin),pero esta vez el nivel no ha estado dentro de lo que nos tienes acostumbrado.

El primer párrafo es el último disfrazado.

Imagen de Manheor
Manheor
Desconectado
Poblador desde: 30/04/2009
Puntos: 1919

Y sí, probablemente viéndolo  con la  distancia, un experimento a medio camino de conseguir.

Pero me gusta bastante la idea.

Lo de el encabalgamiento de acciones concretas con y lo cogí del McCarthy de "No es país para viejos".

Podria estar encerrado en una cascara de nuez y sentirme dueño de un espacio infinit

Imagen de L. G. Morgan
L. G. Morgan
Desconectado
Poblador desde: 02/08/2010
Puntos: 2579

Muy bien contado, el aturdimiento y confusión de una mente colapsada por un suceso traumático, pero que, muy en el fondo, sabe lo que pasa. Te acerca a la acción desde la emoción.

Voy a abundar en lo de la "y". Se nota desde el segundo párrafo que es un premeditado recurso narrativo, pero estoy de acuerdo en que no acaba de dar un buen efecto. Quizá algunos párrafos depurados de "y", subrayen el efecto en los otros.

También es un recurso "bíblico" que a mi me gusta: Y dijo Dios, y el hombre escuchó, y todo fue silencio después"... algo así. Solo creo que es una cuestión de abuso en este caso.

Imagen de Manheor
Manheor
Desconectado
Poblador desde: 30/04/2009
Puntos: 1919

Aciertas de pleno, Zabbai. Quitando unos y manteniendo otros se potencia completamente.

Muchas gracias por el apunte :).

Podria estar encerrado en una cascara de nuez y sentirme dueño de un espacio infinit

Imagen de Darkus
Darkus
Desconectado
Poblador desde: 01/08/2009
Puntos: 759

A esta alturas, poco puedo decir sobre el relato que no hayan dicho ya los compañeros.

Triste, desasosegante, crudo... Y lo sabes transmitir todo a quien lo está leyendo. Soberbio.

Además, está pero que muy bien escrito. Yo también iba a nombrar lo de la "y", pero como está hecho a proposito, me lo ahorro.

Pues eso, todo un puñetazo en el estomago con forma de relato.

"Si no sangras, no hay gloria"

Imagen de Manheor
Manheor
Desconectado
Poblador desde: 30/04/2009
Puntos: 1919

Muchas gracias, Darkus ;). Me alegra que te haya gustado

Podria estar encerrado en una cascara de nuez y sentirme dueño de un espacio infinit

 OcioZero · Condiciones de uso