Bolide

Imagen de Luc Hamill

No es un juego de carreras. Es EL JUEGO DE CARRERAS.

 

Como llevo jugadas una docena de partidas, considero que es hora de comentar largo y tendido sobre este juego. ¿Que no lo conocíais? Jo, con el tirón de Alonso creía que la Fórmula 1 ya no la seguíamos cuatro gatos. En fin, hagamos marketing.

 

Para empezar, lo que diferencia al Bolide del resto de juegos de carreras es que quizás aquí el factor suerte es mucho menor, y la estrategia y realismo mayores. Se puede empezar a jugar con las reglas básicas, pero nosotros vamos a saco con las avanzadas. Porque sí, porque hay que dar el salto y meterse en el mundo de los campeones. Venga, no os asustéis, que si no es así nunca se usan las avanzadas.

 

Al empezar, cada jugador escoge un coche. Es sugerencia mía hacerlo del modo Ferrari - Rojo, McLaren - Negro (no penséis mal), Williams - Azul (mi favorito) y demás. Lo siguiente, si se quiere, es hacer la ronda clasificatoria dando una vuelta en solitario desde la pole, siendo el tiempo de clasificación el número de turnos empleados. Dije si se quiere porque en el campeonato que hicimos no hubo clasificatorias sino que en la primera cita lo echamos a suerte (a mí me tocó último, para variar) y a partir de la segunda carrera el orden de parrilla fue inverso a la clasificación del campeonato, por aquello de tener una temporada más equilibrada (que no lo fue, pero bueno...).

 

Una vez sabemos en qué posición salimos, toca mirar al cielo y tirar el dado de 12 caras. Si el resultado es menor que 7, habrá Sol y mariposas durante la carrera. En caso contrario se tira nuevamente y el resultado se compara con el riesgo de lluvia del circuito en cuestión. Si la nueva tirada es menor o igual a ese riesgo, la carrera empieza en lluvia, y si sale más que el riesgo, habrá Sol pero se repetirá esto mismo un par de veces a mitad de carrera para sembrar el caos y originar posibles aquaplanning (deslizamientos de los neumáticos sobre mojado).

 

Sabiendo el clima que hará, toca la parte estratégica del Bolide. Cada piloto escoge 3 parámetros que definen su monoplaza. La primera elección es si hará o no parada en boxes. Si se elige hacerla, el depósito va medio lleno, con lo que el coche irá más rápido pero luego perderá turnos en boxes para repostar. En caso de llevar depósito lleno, se evita perder tiempo en boxes, pero el coche irá más lento. La segunda elección es el tipo de ruedas: blandas para ir más rápido o duras para tener más frenadas. Si además hay lluvia, los pilotos pueden elegir si usar ruedas para seco o para lluvia, cambiando con ello las frenadas y la velocidad punta del coche. El tercer y último parámetro es el tipo de preparación: de Turbo para repetir tiradas que busquen aumentar la velocidad o de Frenos para repetir una sola tirada de frenos. En resumen, habemus 4 configuraciones de coche para soleado y 4 para lluvia. Ay, toda la Estadística que me enseñaron sirvió de algo, qué alivio.

 

Ahora estamos listos para la carrera, que se gana siendo el primero en tocar o cruzar la meta tras un par de vueltas. La caja inicial trae dos circuitos: el de Francia, La Coquille, y el de Inglaterra, The Hawk. El primero es para novatos, el segundo es más complicado y requiere más frenadas por vuelta que ningún otro de los que hay. También su pit lane (el caminito a boxes) es el más largo de todos. A mí The Hawk me encanta. Después sacaron el Tracks #1 con los circuitos Roma y O Copo, en Italia y Brasil, respectivamente. Roma es el circuito más lento (y quizás difícil) de todos, con apenas tramos rectos. Por otro lado, en O Copo está la mítica Curva Samba, la más grande de todas. Y por ahora, la última expansión fue el Tracks #2, con el circuito alemán Bugeleisenring y el japonés Tsunami. Ambos son muy rápidos, quizás el Bugeleisenring un poco menos. En él está la Hexe Kurve, que a mí me resultó la más difícil de recorrer.

 

Análisis aparte, todos los coches están en la parrilla de salida y los motores ya rugen (en la vida real, doy fe de que se oyen desde muy fuera del circuito). Para saber el tipo de salida se tira el dado y se consulta una tabla que simula los nervios de los pilotos al comienzo (recordemos que Raikkonen empujó a un fotógrafo). La salida puede ser rápida, normal o un desastre (derrape, vamos).

 

Ahora toca desvelar la siguiente novedad del juego: no va por casillas sino por puntos. Los coches se colocan en lo que serían los vértices de las casillas. La mecánica del Bolide sigue ideas de Física Vectorial, pero ideas insultantemente sencillas: a cada coche se le asocia un marcador que indica la dirección y velocidad que lleva (a más lejos del coche, más velocidad). Ese marcador también da una serie de puntos (en un área de 5 x 5 puntos = 25 puntos) a donde el coche puede ir en el siguiente turno. Una vez se elige un punto, el marcador repite el movimiento del coche desde el nuevo punto que pasa a ocupar el coche. Parece difícil porque yo me explico peor que un mono tartamudo en una feria, pero es muy, muy simple e intuitivo. Más info en las reglas (se pueden bajar gratuitamente de www.bolide.it).

 

Y así, sin tiradas de dados, va transcurriendo la carrera. Pero claro, esto sin más no tendría mucha chicha. Entonces llegan los adelantamientos que, entre otras cosas, cambian el orden de los turnos (el que adelanta pasa a jugar su turno antes que el otro) y pueden dar lugar a encuentros, que son esas ocasiones en que hacemos un adelantamiento poco legal porque, ejem, intentamos endiñarle a otro coche cual Schumi en su época. Esta situación se resuelve con una tirada que puede tener como consecuencia que los alerones se rompan y se disminuya la velocidad (hasta que se arregle en boxes), se haga un trompo (el coche se pone a dar vueltas como un... trompo) o incluso salga el Coche de Seguridad reagrupando los monoplazas nuevamente. En la primera carrera que jugamos, en lluvia, tras la primera curva ya tuvo que salir el Coche de Seguridad. Qué problemáticos somos.

 

Para ser conductor de primera, acelera, acelera... También tenemos la opción de pillar el rebufo de otro coche. Esto pasa cuando nos colocamos justo tras él para así tener menos carga aerodinámica (ni De La Rosa se explica mejor), ir más rápidos por un instante y ganar una casilla adicional. Lógicamente, con tantos volantazos llegará el momento en que podamos salirnos de pista como cierto Ferrari que vaciló de velocidad punta en pleno diluvio pero llevando neumáticos para seco. El tío hizo un aquaplanning para enmarcar. Si uno abandona el trazado, el coche se detiene y en su reincorporación va muy lento hasta después del primer turno en asfalto, porque entonces las ruedas ya se han limpiado (supuestamente) de arena, césped y espectadores atropellaos.

 

Además de eso, están las opciones de Turbo, Frenada, Frenos... todas con sus tablas de tiradas para añadir más aleatoriedad a las partidas, pero realmente para correr sólo se usan el coche y el marcador, sin dados ni azar. El que conduce mejor y más rápido, gana. Así de sencillo y justo. El resto es mejor verlo jugando, qué duda cabe, o si acaso con el reglamento en mano, que es más preciso y carismático que yo (qué triste), aunque en ciertas partes le he pillado lagunas.

 

Y ahora voy a mojarme. Mi recomendación personal es hacer un campeonato porque es como los spaghettis a la bolognesa: tiene más salsa. En el nuestro, en la primera carrera, con Safety Car de por medio remonté algo a pesar de que mis ingenieros fueron lentísimos en boxes. En Alemania pronto me puse líder, pero perdí puestos en boxes y sólo pude intentar alcanzar al líder a las bravas. Mi cuñao con el Ferrari rompió motor y yo me quedé casi sin ruedas después de fallar hasta tres tiradas de frenos, que ya es mala suerte. Para Italia nuevamente en mi eterna posición: segundo, el primero de los perdedores (pero primero en algo, al menos). En Japón rompí motor cuando iba líder, y ya en Brasil, sí, ¡al fin gané! Y además, mi cuñao se salió de pista y su coche acabó siniestro total (en verdad se salió hasta del tablero). La victoria se la dediqué a Nelson Piquet... Junior.

 

Como se intuye, para mí el juego es buenísimo, me encanta. Encaja muy bien con la filosofía de un piloto tan frío como un gofre y tan agresivo como Espinete. No os riáis, es así, no hace falta haber jugado mucho para tener opciones de ganar. El azar es importante, pero va condicionado a lo que decidas arriesgar (utiliza la Fuerza, Luke). Ciertamente, no me simpatizan los pilotos que no arriesgan (adelante, Luke, confía en mí), hay que ser ambicioso, pero sin llegar al nivel de Raistlin. Hay que arriesgar. ¡Hay que ser como Sato, como Takuma Sato! ¡La Fórmula 1 sin riesgo no es Fórmula 1! ¿Qué sería de ella sin esas salidas de curva? Sin esos frenos que no responden, esos motores que se cascan, esos aquaplanning...

 

Además, la posibilidad de jugar con reglas avanzadas ofrece más chispa, por no mencionar la posibilidad de ir rotando circuitos. Yo no lo cambio por nada, nada. Ni siquiera por una cita con Natalie Portman. Realmente, el italiano que ha diseñado el juego sabe de Física. Yo tengo la suerte de conocerle, fue ingeniero nuclear y ahora es entrenador de volleyball. Según me ha dicho, se están preparando mejoras para el Bolide. ¿Reglas para la fuerza del viento en carrera? A ver qué nos trae.

 

En conclusión, este juego no es un filler ni es tan baratito como los que acostumbro a comentaros, pero sólo por experimentar su sistema de movimiento ya merece ser comprado. Rápido, sencillo y, lo más importante, llegas a sentir la emoción de una carrera. Ah, especifico: prefiero una cita con Natalie... sólo si se lleva el Bolide.

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Pues tiene muy buena pinta, la verdad. Mis primos tenían uno de carreras de pequeños, pero, como dices, no era muy estratégico: sacar mucho con el dado y fiesta. Éste sí que parece que da más peso a la estrategia, lo que es un buen aliciente. Me lo apunto.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Gilgaer
Gilgaer
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2028

Juraria que este juego se llamaba "Formula Dé", Formula Dado en castellano...

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Creo que "Formula Dé" es otro juego de carreras de coches...también muy bueno...

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

 OcioZero · Condiciones de uso