El corazón de las tinieblas

Imagen de Patapalo

Reseña de la novela de Joseph Conrad que ha reeditado recientemente Castalia en su colección Castalia Prima

 

El corazón de las tinieblas es una de las novelas más perturbadoras que he leído. Es, además, una obra literaria fascinante y, a la vez, compleja. Este último aspecto hace que sea interesante elegir una buena edición con la que abordarla. Después de haber cometido el error de leerla en inglés (mi nivel me hizo perder bastantes matices) he vuelto a sus páginas a través de esta edición de Castalia, en la cual, gracias a los apoyos históricos y al material gráfico, he descubierto profundidades aún más insondables que las encontradas en la primera lectura.

El primer aspecto destacable de esta obra es la propia estructura. La narración se nos presenta como el testimonio de un misterioso marinero que ha visitado el África Profunda. Esta elección no es una mera excusa para acercarnos la historia, como en otras novelas, sino un elemento de gran peso en la propia trama. Marlow, el narrador dentro de la narración, es un elemento catalizador de la propia historia, personaje y al mismo tiempo testigo de los hechos. Gracias a la maestría con la que se le retrata, siempre indirectamente, El corazón de las tinieblas atrapa y adquiere una dimensión humana clave.

Esta dimensión es particularmente importante y lo que distancia al libro de las simples novelas de aventuras. Sí que encontramos elementos de estas, como los escenarios exóticos, la tensión, el misterio y la fascinación, pero el autor no se queda en ellos, sino que va más allá y busca toda la humanidad que se esconde tras ellos. La visita a las colonias africanas de finales del XIX principios del XX no es pintoresca, sino dramática.

Al mismo tiempo, aun con la excusa del personaje narrador, Conrad no entra tampoco en apreciaciones personales claras. Más bien, uno tiene la impresión de escuchar unos hechos (unos concretos, no generalizaciones) con los que va a tener que lidiar con su propia visión de las cosas. Esta huida del moralismo es otro de los pilares de la novela y uno particularmente importante en cuanto nos permite admirarnos con personajes tan controvertidos como aquel que sirve de eje a la historia: Kurtz.

No entraré en detalles de la trama porque es parte del viaje descubrirlos. Creo que con el escenario y el enfoque señalados es posible hacerse una idea de lo que encontraremos en las páginas de El corazón de las tinieblas. Una idea que será, en gran medida, inexacta, pues, como todos los viajes a la profundidad de lo ignoto, el destino siempre se muestra incierto.

Una novela altamente recomendable, de las que no dejan indiferente. Fascinante tanto por la atmósfera que crea como por su solvencia estilística. Y, por supuesto, por el trasfondo y el modo en que lo aborda.

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

...pues al final me has ganado con la reseña, hermano. Ya iba a empezar a trabajar con esta obra. xD

...lo mejor de la novela, definitivamente, es Kurtz; el halo caótico y surrealista que le rodea, el ambiente enfermo, la idolatría enfermiza, su lucha contra el imperialismo que le convierte en emperador... el infierno alrededor de él.

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

Es una de mis obras de cabecera. Hay tantas capas, tantas lecturas posibles en tan pocas páginas... Da vértigo pararse a pensar en ello, seas escritor aficionado o simple lector.

Si el tema te interesó lo suficiente, hace poco se ha editado un volumen magnífico titulado La tragedia del Congo (Ediciones del Viento)  con textos de Mark Twain y Conan Doyle, así como el importantísimo informe Casement.

Y por otro lado, para seguir adentrándose en el universo Conrad, échale un ojo a Los duelistas, otra novela corta maravillosa.

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

...creo recordar que en Apocalypse Now, Martin Sheen va en busca de un tal Capitán Kurtz, ¿no?

 OcioZero · Condiciones de uso