Tú, el inmortal

Imagen de La Fère

Reseña de la novela de Roger Zelazny, que se llevó el Premio Hugo en 1966

 

Esta novela de ciencia ficción nos cuenta la historia de un personaje singular, un alto cargo del gobierno terrestre que debe hacer de guía a un personaje mediático extraterrestre. En una tierra devastada por la guerra atómica el viaje de reconocimiento por el pasado cultural de nuestras civilizaciones sirve como pretexto para que los dos protagonistas, el terrestre y el vegano entablen un combate de personalidades en el que cada uno de ellos lucha por conseguir sus objetivos. Cínica y cruel en muchos aspectos, nos induce a una reflexión sobre lo que podría ser el futuro de la humanidad y la posibilidad de que accidentes genéticos y nucleares nos obliguen a rebautizar las especies y modificar en exceso los libros de historia natural.

Aunque en algunos momentos, como tantas novelas de anticipación de los años 60 y 70, haya quedado desfasada por los avances tecnológicos que se han producido en los últimos cincuenta años, esta novela ha envejecido bien. Se puede leer obviando ciertos detalles en los que la fantasía del autor ha quedado desbordada por la realidad. Esto no impide que podamos disfrutar de una historia basada en unos personajes muy bien estructurados, sobre todo el protagonista, que rebosan unas características que hacen totalmente creíble la historia.

Cuando la lees, lo de menos es la ambientación. Es un mero pretexto. En ella lo importante es la reflexión sobre el futuro de la humanidad y las burradas que podemos cometer por accidente. Esta novela nos hace pensar en las consecuencias que nuestros actos pueden tener en el futuro.

Está conducida con soberbia maestría por el personaje foco del inmortal Konstantin Nomicos Karaghiosis, o como dice él en variadas ocasiones, “llámame Conrad”, frase que al ser utilizada como traducción del título en algunas ediciones, ha generado algo de confusión. Narrada en primera persona, no resulta en ningún momento cargante ni excesivamente intimista. Al contrario, la forma irónica y ácida que tiene el personaje de hablar de sí mismo, de la política, de la sociedad, y de todo lo que le rodea, hacen que todo aquello que podría convertirse en un drama nos deje una sensación agridulce y nos provoque a la vez una sonrisa y una reflexión.

Llena de diálogos brillantes, de escenas de acción y de descripciones escuetas y concisas que hacen que su lectura sea rápida y refrescante, nos hace disfrutar sobre todo por la gran agilidad narrativa del autor. Este estilo fresco y directo lo convierten en un libro perfecto para cualquier momento que deseemos evadirnos con una historia de acción y aventura, que no descuida en ningún momento el cariz humano de sus personajes.

 

Ficha Técnica

Título: TU, EL INMORTAL

Autor: ROGER ZELAZNY

Género: CI-FI

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Una reseña muy interesante y bien llevada. Lo del desfase me ha hecho pensar en Heinlein, con cuyas novelas disfruto mucho (y me resultan muy dinámicas también, y en "Doble estrella" también encontramos este juego de carismas) pero en las que a veces aparecen detalles que resultan muy curiosos.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de La Fère
La Fère
Desconectado
Poblador desde: 09/06/2011
Puntos: 504

 Gracias, Patapalo. Es muy difícil, dados los grandes avances científicos de las últimas décadas, que estas novelas de los años 60 conserven la frescura. Del desfase no se libra ni Assimov, pero al igual que en este caso, eso no nos impide disfrutar de una buena lectura. 

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Buena reseña. Como dices, ni siquiera Asimov se libra del desfase (aunque sale muy bien parado); pero quizá es esa parte de la magia de la ciencia ficción, de la especulación en general. Echarle un pulso al tiempo y salir lo mejor parado posible cuando la partida está perdida antes de comenzar

 OcioZero · Condiciones de uso