Divergencia a más infinito

Imagen de Patapalo

Reseña de la antología de Fernando Lafuente publicada por Grupo Ajec en su colección Albemuth

 

Divergencia a más infinito es una antología variopinta y dispar. El único denominador común fácilmente identificable es la corrección: con independencia del planteamiento y del tema a abordar, nos encontramos con una prosa solvente, equilibrada y profesional. A partir de aquí, entramos en las divergencias.

La antología se adentra en terrenos tan distintos como el terror, la ciencia ficción, el costumbrismo o la sutil mezcla de varios de estos elementos. Las historias no parecen tener más vínculo común entre ellas que el propio autor o la prosa antes citada. Asimismo, nos encontramos con obras de muy distinto calado y, aunque ninguna decepciona, sí que he tenido la impresión de que no todas tenían la misma ambición. Como consecuencia, echando la vista atrás diría que algunos trabajos hacen sombra a otros.

Quizás lo más preciso sería hablar de desequilibrio, aunque hay que puntualizar que este tampoco lastra la lectura porque, como digo, incluso historias que se me antojan anecdóticas, son ejecutadas con solvencia, por lo que se aceptan como aperitivos entre los pesos pesados del libro, que hay unos cuantos.

Entre estos, me gustaría destacar algunos. El primero, el relato que da nombre a la antología: Divergencia a más infinito. Rara vez me he encontrado con un relato tan peregrino, original, sólido y sugerente al mismo tiempo. Es también la muestra de que la extensión no marca el calado de una obra. Y no puedo decir nada más sobre el mismo sin arruinar, en parte, la primera impresión que genera.

El segundo, mi preferido del libro: Tinta rojo sangre, una historia que combina el costumbrismo con el terror y que, quizás por la experiencia profesional del autor, resulta de una viveza que da alas a la inquietud. De las historias que me han robado un escalofrío y una buena ración de angustia. ¿Quién ha dicho que ser profesor de física estaba exento de riesgos?

En esta línea va El chino de la tragaperras. La base queda asentada por un terreno 100% realista, en el que Lafuente muestra su capacidad de sugerir, y va basculando hacia el lado oscuro de la existencia, a esa divergencia que hace que lo sólido se trastoque y perdamos los asideros.

Por no extenderme demasiado, me despediré con una última mención a Presagios, una de las historias más ominosas que he leído este año. El autor, sin duda, muestra en esta antología cómo sabe moverse por el terreno de lo fosco.

Aun así, como decía, no encontraremos este elemento en todas las historias, y seguramente no sea casual que las que lo contienen sean las que más me han gustado. Como señalaba al principio, los mimbres con los que está construida Divergencia a más infinito son sólidos, y, entre ellos, encontramos destellos geniales.

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 102

Cómo se nota que la cabra tira al monte: los que más te han gustado han sido los más oscuros y turbadores...

Me alegro de que hayas encontrado buenos relatos en la antología y que la prosa te haya conducido con eficacia a través de ellos (incluso de los que no te han causado tanto impacto). Sí que me gustaría hacer una puntualización sobre la diversidad (o aparente ausencia de vínculo de cohesión interna) de la obra. Por un lado tienes razón: no se trata de una colección homogénea en cuanto al género; no es una antología de terror, de ciencia-ficción o de fantasía, sino más bien una que no se "afilia" a ninguno de los temas anteriores y sin embargo posee claros ingredientes de todos ellos. Sin embargo, te equivocas en la ausencia de nexo común, tal vez porque es un poco más sutil. La clave está en la portada: nos muestra un hombre con engranajes que le manipulan, a punto de afrontar un salto incierto. "Divergencia a más infinito" no usa el género como fin sino como medio, y su objetivo es analizar con historias y situaciones la naturaleza humana, la manera en que el hombre reacciona ante las fuerzas (internas o externas) que intentan coaccionarle o con las que él mismo trata de coaccionar a otros. Esa es la idea que subyace en la gran mayoría, si no en todos, de los relatos.

Gracias por la reseña y por tu tiempo, Patapalo.

Imagen de Miguel Puente
Miguel Puente
Desconectado
Poblador desde: 16/06/2009
Puntos: 491

Hombre, Fernando, bajo esa premisa prácticamente el 100% de los relatos escritos por el hombre estarían relacionados.

A mí, el primero ni siquiera me pareció de género.

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 102

No todos los relatos escritos por el hombre van acerca de la manipulación hecha por, entre o sobre los hombres. Esa es la idea que quería transmitir, amigo Mik. En cualquier caso, cuando me pongo a escribir no pienso si el texto final va a ser de género o no, sino en la historia que quiero contar; supongo que a ti te pasará lo mismo. Que es una antología variada está claro (variopinta, como dice Kachi je je) y ahí le doy la razón. El comentario que he realizado no es opuesto sino complementario a la reseña: pretende resaltar el hecho de que, igual que un autor puede centrarse en su literatura en viajes espaciales, en los espíritus o en el transhumanismo (que dicho sea de paso me parecen temas estupendos), mi enfoque es tomar siempre (o muchas veces) el hombre, y su comportamiento, como origen y objeto de estudio. Lo llevo haciendo, directa o indirectamente, desde La Llama Vital. Eso es lo que quería aportar.

Ah, y el primer relato, si lo piensas un poco, desde luego que pertenece al género fantástico; evidentemente no por el mensaje que lega, sino por la imposibilidad real (al menos que nosotros sepamos) de que el protagonista se plantee lo que se plantea.

Gracias por tu opinión, Mik, y por leerme. Por cierto, cuando lo termines ya me contarás qué te ha parecido. Espero que también encuentres destellos (al menos, más que sombras) en mis relatos.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 194605

Hay más destellos que sombras, sin duda.

En cuanto a lo que comentas, sí, aunque me parecía muy aventurado como para nombrarlo en la reseña, sí que es cierto que se ve una intencionalidad de analizar al hombre (como personaje concreto) en distintas situaciones. Esto casi nos daría para abrir un debate en el foro, porque en efecto depende también de cada relato.

Gracias por el comentario.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Miguel Puente
Miguel Puente
Desconectado
Poblador desde: 16/06/2009
Puntos: 491

Eso espero también, Fer. Por ahora me está gustando, aunque he tenido que dejarla aparcada por varias lecturas obligadas que quiero terminar para octubre.

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso