Pesadillas de escritores que no duermen pero sueñan con objetos malditos

Imagen de ViejoBastardo

Crónica de la doble presentación de Barcelona

 

Juan Ángel Laguna Edroso y Diana Muñiz presentaron en Barcelona "Pesadillas de un niño que no duerme" y "No tocar" (y llegó un Viejo Bastardo e hizo la crónica).

El pasado viernes 16 de marzo de 2012 se dio uno de esos eventos que tanta pereza dan a la gente normal y tanto nos gustan a nosotros: una presentación de libros.

Si nos gustan tanto estas ocasiones que las personas normales suelen rehuir con variopintos y, a menudo, inverosímiles pretextos, es por dos motivos principales. El primero es que nos gustan los libros, en este caso dos antologías de terror que prometen ser deliciosamente macabras; el segundo, que al final todo esto es una excusa para vernos las caras de nuevo o, en ciertos casos, por primera vez.

Y por la cerveza, claro. La cerveza siempre es importante.

Este evento era especial, además, porque se celebraba en el Airbar, un local del mítico barrio barcelonés de Poblenou, lugar que se puebla, al ponerse el sol, por centenares de heavys y góticos, aspirantes a bárbaros o a vampiros, según el caso. Frikys como nosotros, al fin y al cabo.

Diana Muñiz, autora de uno de los relatos de No tocar, se define orgullosa como "friky de nacimiento. Mi padre me leía El hobbit de pequeña, y la peli favorita de mi madre es Alien". Con estas credenciales no pude más que adorarla cuando la conocí, poco antes de la presentación, en la terraza de otro bar donde me habían interceptado Juan y su hermano Míchel (Patapalo y Kawaku, por aquí), ambos parte del equipo editorial de Saco de huesos, sujetando sendas jarras de cerveza rubia.

A pesar de (o gracias a) ello, Juan Ángel Laguna Edroso abordó la presentación con oficio y mucho sentido del humor, e incluso tuvo tiempo de calificar a Mary Higgins Clarck y a Ágata Christie de "psicópatas en potencia". El espacio cedido por el Airbar se llenó bastante entre habituales del mundillo, curiosos y algunas de esas personas normales que, en lugar de pretextos, no tuvieron más que apoyo que brindar a su amiga Diana.

Al verlos llegar fui acordándome de algunas de mis propias presentaciones y fui cagándome, uno a uno, en la mayor parte de mis amigos y familiares.

Juan comenzó comparando las antologías temáticas con el menú de un restaurante, en el sentido de que nos permiten "elegir lo que nos apetece leer en cada momento". La metáfora "es difícil que si estás comiendo chocolate te apetezca de repente un pepinillo" debería pasar a formar parte de nuestro imaginario colectivo desde ya.

El menú en este caso fue todo de género fosco, "un término que se acuñó para definir algo relacionado con el terror pero que no necesariamente da miedo". Uno de los principales exponentes de este género es la revista Calabazas en el trastero, una publicación cuatrimestral publicada por Saco de Huesos y que presenta trece relatos de trece autores distintos. "Trece visiones distintas" de lo que es el género fosco.

Diana Muñiz es una de estas autoras, así como buena parte de la banda que se juntó para orquestar la antología No tocar. Como tantos otros proyectos similares nació a través de internet, "con gente a la que no has visto en tu vida pero con los que hablas cada día y los conoces", afirmó Diana. "La mayoría venimos de la ciencia ficción, la fantasía y el terror. Los tres pilares de la subcultura".

Optaron, en este caso, por el terror y, dentro de este, por los objetos malditos. Objetos coloquiales, presentes en nuestra vida diaria, como televisores o coches, que arrastran maldiciones que acechan a quienes los poseen. En algunos casos las maldiciones son merecidas y "tienes ganas de que gane el objeto", sentenció Diana, autora del relato Podrá meter sus sueños dentro.

La antología de Juan Ángel Laguna Edroso, Pesadillas de un niño que no duerme, "no va de objetos malditos, sino de niños que no deberían tocar cosas". Padre de cuatro hijos, Juan quiere explorar en este libro "el terror a los niños y el terror de los niños" que, afirma, "nos dan miedo porque nos acordamos de cuando éramos niños".

El ser humano, nos dicen los hombres de ciencias, está genéticamente predispuesto a esparcir su semilla y a proteger los frutos de esta. No es extraño, pues, que los niños estén rodeados de temores. Esas frágiles criaturas que llegan a casa llenas de rodillas rascadas y que atraviesan concurridas carreteras en busca de balones perdidos.

El cine y la literatura, además, han jugado con esto y le han dado la vuelta. Algo tan inocente como un niño puede convertirse en una imagen terrorífica, avanzando en triciclo por los pasillos de un hotel abandonado o moviéndose sigilosamente por caserones oscuros, ataviados con camisones manchados de sangre.

Estas dos visiones, sumadas al propio imaginario infantil, repleto de monstruos que se esconden bajo las camas o en los armarios, da forma a una antología más que apetitosa publicada por 23 Escalones.

Tras una rápida ronda de preguntas y un rato de ventas y firmas (en el que se agotó No tocar, dejándonos a varios a la espera de una reimpresión), la presentación se convirtió una reunión de amigos. Hablamos de libros, tomamos cervezas y nos vimos las caras con otros pobladores del foro que pudieron hacer un hueco en sus agendas (como Hellraiser, que tomó algunas de las fotos que adornan esta crónica).

Los más rezagados terminamos cenando en el mismo Airbar e ingiriendo ese líquido dorado que, dicen las malas lenguas, destilan las musas para ayudarnos a soñar como los niños, pero sin dormir.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Pedazo de memoria este Viejo. Muchas gracias por la crónica ¡y por las cervezas! A ver cuándo repetimos.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de ViejoBastardo
ViejoBastardo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11772

jejeje que tomé apuntes y todo....

Ya está a la venta La Taberna de Bloody Mary en la colección A Sangre de Saco de Huesos.

Imagen de Hellraiser
Hellraiser
Desconectado
Poblador desde: 06/01/2012
Puntos: 345

 Bravo, Viejo!!!
No recordaba yo tanta información (será culpa de ese líquido dorado...), pero sí de algunos de los pasajes que comentaron ambos "presentadores".

Sobre todo, uno en cuestión: "es difícil que si estás comiendo chocolate te apetezca de repente un pepinillo". Creo que la imagen me supuso la risa trémula que intenté disimular.
Ya estoy esperando la próxima ocasión para poder reunirnos y beb... charlar largo y tendido!!!

Un abrazo!!!

 ... y si de viejo me arrepiento... deja al menos que llegue a viejo.

Imagen de L. G. Morgan
L. G. Morgan
Desconectado
Poblador desde: 02/08/2010
Puntos: 2579

 Y pedazo de crónica. Eres grande, Viejo 

 

Imagen de Victor Mancha
Victor Mancha
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1798

 Magnífica crónica 

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 103

Estupenda crónica y gran presentación (a tenor de lo que describe dicha crónica).

Aprovecho para lanzar en OZ el guante que ya arrojé, veleidosamente y con descaro, al bueno de Michel hace unos días. ¿Una presentación de No Tocar en Zaragoza, con Roberto Malo, un servidor, algún sacohuesero y quien se apunte?

Imagen de ViejoBastardo
ViejoBastardo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11772

La presentación estuvo muy bien, se nota que Juan ya es experto en hacerlas, y Diana, aunque primeriza, mantuvo las tablas casi todo el rato.... lo mejor, no obstante, fue lo bien que lo pasamos toda la tarde/noche....

Ya está a la venta La Taberna de Bloody Mary en la colección A Sangre de Saco de Huesos.

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso