Arma fatal

Imagen de Jack Culebra

Hablemos de la película de Edgar Wright y Simon Pegg for the greater good

 

 

 

Para hacer una buena parodia de un género hay que conocerlo a fondo. Es por eso que las grandes parodias no dejan de ser grandes películas de eso mismo que parodian. Es como reírse de uno mismo: que si se hace bien resulta una catarsis para nada agridulce.

Arma fatal es una gran película de acción. Domina todos los mecanismos que requieren este tipo de películas y los usa sin empacho alguno hasta resultar un divertido manual. Hay tiros, peleas, persecuciones, explosiones, rescates de última hora, guiños, camaradería, ¡hasta escena de bar! Tiene mucho de western y, por supuesto, de película ochentera.

Arma fatal es también una magnífica comedia de extremos. La idea del poli ultraeficiente desterrado al pueblo más aburrido de Inglaterra es sencillamente genial, como también lo son el ácido retrato social del pueblo o la concatenación de “accidentes” a lo Diez negritos. Todo es tan excesivo y tan cliché, hasta los propios mecanismos con los que se articula la película, que es imposible no reírse.

Y al mismo tiempo, estamos ante un filme que consigue emocionar de un modo incongruente con todo lo que nos ha presentado gracias a las impresionantes actuaciones de Simon Pegg y Nick Frost, que consiguen no naufragar en lo absurdo. Ambos logran que sus personajes tomen forma cabal dentro del laberinto de tópicos y estereotipos, poniendo un broche de oro a la película.

El resultado es una película que no puede dejar indiferente. Obra maestra o despropósito, desaguisado de proporciones bíblicas o mecanismo de precisión, Arma fatal es todo esto y algo distinto. Su principal virtud es que hace pasar un rato más que entretenido. Su principal misterio, que nada falta y nada sobra a pesar de lo ligera que parece. Su principal secreto, cabe suponer, que se lo tuvieron que pasar en grande imaginándola. O, al menos, eso es lo que nos gustaría creer.

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

Yo lo tengo claro: obra maestra, pero rotundísima. Se puede destacar su elegante humor inglés, las excelentes actuaciones y su acumulación de clichés del cine de acción y terrorífico, pero no hay que dejar de mencionar lo bien hecha que está. Edgar Wright es uno de los mejores directores y montadores de la actualidad (no hay más que ver Scott Pilgrim para confirmar este hecho). Ahí es donde termina de desmarcarse de otras parodias decididamente bufas.

De hecho, Arma Fatal estaría mucho más cerca de Doomsday (un experimento similar, pero para un público más entendido) que de la Scary Movie de turno.

Imagen de Jack Culebra
Jack Culebra
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 15107

Kaplan dijo:

Yo lo tengo claro: obra maestra, pero rotundísima. Se puede destacar su elegante humor inglés, las excelentes actuaciones y su acumulación de clichés del cine de acción y terrorífico, pero no hay que dejar de mencionar lo bien hecha que está. Edgar Wright es uno de los mejores directores y montadores de la actualidad (no hay más que ver Scott Pilgrim para confirmar este hecho). Ahí es donde termina de desmarcarse de otras parodias decididamente bufas.

De hecho, Arma Fatal estaría mucho más cerca de Doomsday (un experimento similar, pero para un público más entendido) que de la Scary Movie de turno.

Muy de acuerdo. Salvando las distancias, yo la veo en la línea de "Piratas" o "El baile de los vampiros", de Polanski. No son simples burlas, sino parodias que homenajean el género en el que se mueven.

 OcioZero · Condiciones de uso