Dixit: vamos a contar cuentos

Imagen de Varagh

Análisis del juego de Jean-Louis Roubira

 

Dixit es un juego familiar muy ameno, de 3 a 6 jugadores (en este juego 5 me parece el número ideal de jugadores), a partir de 8 años y de media hora de duración, con un coste en torno a los 25 leuros.

 

El juego contiene:

-84 cartas (la esencia del juego)

-36 fichas numeradas (6 juegos de fichas numeradas de 1 a 6 y en 6 colores diferentes, uno para cada posible jugador y que sirven para votar las cartas)

-6 pequeñas fichas de madera para llevar la puntuación (en forma de liebres)

-Un tablero para llevar la puntuación que está enmarcado en la misma caja del juego.

-Libro de reglas en varios idiomas (las reglas, en verdad, ocupan un solo folio)

 

Objetivo

Pasarlo bien... y, aparte de eso, se puede ganar la partida teniendo más puntos que los demás, para lo cual, debes ganarlos acertando diversas cartas usando como pista las descripciones que te van dando otros jugadores (más adelante se explica).

Las cartas

El alma del juego, un mazo de 84 cartas de buen tamaño, magníficamente ilustradas, con un trazo deliberadamente infantil y que presentan escenas oníricas, surrealistas, como si estuvieran sacadas de un capítulo de un cuento para niños, llenas de detalles y que evocan, sin esfuerzo, gran cantidad de conceptos e historias.

 

Como es un turno:

Cada jugador recibe 6 cartas en su mano, en cada turno, el cuentacuentos (el jugador inicial de ese turno) elige una de sus cartas (sin mostrarla) y dice una frase o palabra que cree que describe la imagen que ha seleccionado (en verdad es una pista para que los demás adivinen su carta) y la coloca boca abajo en el centro de la mesa.

Después, cada jugador busca entre sus cartas una imagen que cree que se ajusta a la descripción que ha dado el cuentacuentos y la coloca también boca abajo junto a la del cuentacuentos (para tratar de engañar al resto de jugadores).

Entonces se barajan estas cartas y se les da la vuelta. Se colocan todas formando una línea sobre la mesa.

Ahora cada jugador vota en secreto (con unas fichas numeradas de 1 a 6: el 1 representa que votas a la 1º carta, el 2, la segunda, etc...) tratando de adivinar cuál es la carta que puso el cuentacuentos (que evidentemente, no vota ese turno).

Se dan la vuelta a las fichas numeradas (cada jugador tiene un color de fichas para que no se monte lío con saber a quién pertenecen) para ver por qué carta ha votado cada uno. Tras esto el cuentacuentos dice cuál era su carta (y el resto de los jugadores señalan cuáles eran las suyas).

Se puntúa del siguiente modo:

-Si TODOS los jugadores aciertan la carta del cuentacuentos, todos reciben 2 puntos y el cuentacuentos 0.

-Si NINGUNO de los jugadores acierta la carta del cuentacuentos, todos reciben 2 puntos y el cuentacuentos 0.

Vamos, que hay que buscarse una descripción de la carta que no sea ni fácil ni difícil, que se pueda acertar, pero que no la acierten todos, ahí está la gracia del juego.

-Si la carta del cuentacuentos es acertada por algún jugador (pero no por todos), el cuentacuentos y aquel/aquellos que la han acertado reciben 3 puntos.

-Si un jugador ha votado a una carta de otro jugador que no es la del cuentacuentos, el jugador al que han votado su carta recibe 1 punto por cada voto obtenido.


 

Cada jugador mueve su liebre por el tablero/caja y va señalando los puntos que lleva.

Después cada jugador roba una nueva carta y el cuentacuentos pasa al siguiente jugador.


 

Llegados a este punto, os recomiendo leer unos ejemplos sobre lo que ocurre en un turno de la partida que podréis encontrar muy bien descritos en este enlace (del que he tomado descaradamente muchas imágenes) o en las reglas del juego: http://www.ludikarus.com/2009/10/dixit-y-ahora-que-digo-yo/


 

¿Quién gana?

Cuando se acabe el mazo de cartas, el que más puntos tenga, gana.

 

Comentarios varios

Normalmente, comienzas intentando encontrar una definición a uno de tus dibujos que no sea ni demasiado complicada ni demasiado facilona, pero luego tiendes a ir dejándote llevar por la fantasía, los chistes, el humor... las pistas se vuelven cada vez más abstractas y gamberras, y es cuando el juego alcanza todo su esplendor.

Si queréis ampliar un poco la vida del juego hay dos opciones: una es probar alguna de las variantes que proponen las reglas (como describir las cartas con mímica o con canciones) o comprar una pequeña expansión: Dixit2, que añade 84 cartas más al juego.

Para 3 jugadores las reglas cambian un poco: se roban 7 cartas y cada jugador (excepto el cuentacuentos) pone dos cartas en la mesa. Aparte de eso, todo sigue igual.

El tablero y las fichas de conejos es un detalle bonito que se agradece, pero a la hora de la verdad, es innecesario. Se puede anotar la puntuación de cada uno en un papel si se desea. Con lo cual, si quieres llevar el juego a casa de un amigo, no tienes más que guardar en el bolsillo las cartas y las fichas para votar y prescindir de la caja.

Este juego ha recibido gran cantidad de premios, lo cual, no es de extrañar.

Curiosamente, por lo que visto en las partidas que he jugado, el juego le suele gustar a los hombres pero les suele encantar a las mujeres.

 

Las reglas (pero que vamos, que ya esta todo dixit): https://www.box.com/shared/duvr0860bh

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Muy bueno el análisis y muy buena pinta el juego. Este me lo apunto para este verano, que con los niños en vacaciones seguro que da mucho de sí.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

La verdad es que el juego sorprende y resulta mucho más ameno y más creativo de lo que parece.

Si juegas con niños, fijo que tendrán ventaja sobre los adultos.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de jspawn
jspawn
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2859

 Este lo tengo yo. Se lo recomiendo a todo el mundo: te ayuda a desarrollar la imaginación. Y, sobre todo, para niños, lectores y escritores.

"Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo a mí" (Ortega y Gasset)

 OcioZero · Condiciones de uso