El ejército de las tinieblas

Imagen de Jack Culebra

Breve crítica sobre la película de culto de Sam Raimi

 

Cuando alquilamos por primera vez en el videoclub El ejército de las tinieblas fue con el convencimiento de que se trataba de una película de fantasía en serio. A día de hoy, cuando veo la portada, entiendo la estupefacción que podéis estar sintiendo algunos lectores, pero hay que ponerse en el lugar de esos críos que apenas tenían acceso a obras así, mucho menos capacidad para comprender los guiños y las referencias ocultas en la película. Para nosotros, el tío cachas de la portada era guay. Llevar una motosierra acoplada a un muñón era aún más guay. Disparar con una recortada a unos cuantos monstruos era, sencillamente, superguay. Y de eso va El ejército de las tinieblas: de reírse de cosas absurdamente superguays.

Ver esta película fue un shock total y absoluto. Era como una doble herejía. Si todos habíamos soñado con sacarle algo de punta a clásicos como Un yanqui en la corte del rey Arturo (o más bien a las adaptaciones u homenajes cinematográficos a la obra de Mark Twain que habíamos catado de malas maneras), El ejército de las tinieblas lo hacía hasta tal punto que se pasaba de vueltas. La película tiene momentos tan autoparódicos que conseguían sonrojarnos. Aquello no había por dónde cogerlo. ¿Nos gustaba o no? Pues a cachos, supongo...

Había momentos en los que los efectos especiales (años noventa, recordad: años noventa) nos emocionaban y ya creíamos que los combates y todo ese ambiente de brujos, muertos vivientes y caballeros iban a ser explotados en condiciones, pero, de inmediato, alguna serie de gansadas nos dejaban perplejos y descorazonados. Resultaba tan increíble que aquello hubiera ocurrido por accidente como que la película hubiera sido diseñada así de un modo deliberado.

Momentos como el alzamiento de los esqueletos eran talmente geniales que era difícil comprender por qué los apuntalaban con momentos de humor cutre o delirante. Claro está, no es una película pensada para niños que disfrutan en primer grado del género fantástico y sus lúdicas macabradas, sino para los veteranos, los que buscan otra vuelta de tuerca a lo evidente o incluso una válvula de escape secundaria.

Y, en ese sentido, la película es implacable: la batalla final, en la que se alternan los tipos en pijama negro con huesos pintados encima de blanco con imágenes de esqueletos animados realistas, te dejaba con la duda de si habían hecho corto con el presupuesto o aquello era parte de la carnavalada con la que estaban desmontando nuestras últimas esperanzas de ver un auténtico filme de fantasía en condiciones.

El ejército de las tinieblas fue una película que nos hizo soñar... con lo que nosotros hubiéramos rodado con todos aquellos recursos que parecían sacados de Historias de la cripta. Pero, reconozcámoslo ahora que el tiempo nos da cierta perspectiva, el resultado no hubiera sido ni la mitad de interesante que ese hilarante despropósito que es esta película. Con suerte hubiéramos rodado algo decente. Y eso es, precisamente, lo contrario que buscaba (y que ha conseguir ser) esta indecente película.

 

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

PELICULÓN...una gamberrada digna de estudio.

Como bien dices, si la cinta triunfó fué porque no quierían hacer algo serio ni decente.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de Gandalf
Gandalf
Desconectado
Poblador desde: 27/01/2009
Puntos: 23257

A mí me gustó mucho esta película, me divertí mucho con ella, y lo que me llama la atención de esta trilogía es la evolución que tuvo del terror con tintes cómicos hasta la comedia con tintes de terror, algo así como le pasó a Pesadilla a Elm Street.

Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir.

Retrogaming: http://retrogamming.blogspot.com/

Imagen de Daniel Leuzzi
Daniel Leuzzi
Desconectado
Poblador desde: 21/06/2011
Puntos: 1668

 Efectivamente el tiempo pasó, y tal vez hoy sea una pelicula demasiado delirante y con algunos efectos muy pobres, pero en aquellos años fue algo "Especial" y muy "disfrutable.

muy buena critica.

 OcioZero · Condiciones de uso