Groonan, aka Groo

Imagen de Anne Bonny

Breve artículo sobre esta sorprendente creación de Sergio Aragonés que ya ha visto más de un cuarto de siglo

 

Groo the Wanderer, o Groonan, como se le conocía más por nuestras tierras, es un personaje que engaña y por muchos motivos. En primer lugar, viendo su nombre, sobre todo en la versión “española”, uno podría pensar que es una simple parodia de Conan el bárbaro, y lo cierto es que, estrictamente, sí, es una parodia, pero también mucho más.

 

Efectivamente, Groo es lo que se podría esperar de Conan sin conocer realmente a fondo al personaje, y, por defecto, encarna el tópico que tantas veces se ha perpetuado en los cómics de espada y brujería, fueran del propio personaje de Howard o imitaciones varias de dispares pelajes y orígenes. Eso sí, encarna un tópico llevado al extremo y aderezado con elementos de cosecha propia para dar al personaje el sabor adecuado.

 

Groo es todo músculos, literalmente: el mejor guerrero de todo el orbe, el imbatible aventurero, el intrépido hombre sin temor, el espadachín perfecto... si no fuera por su total ausencia de raciocinio. Groo lleva al extremo esa vergonzosa reinterpretación de Conan que se pudo ver en la segunda adaptación fílmica del personaje, pero, como debería ser obvio, en clave de humor.

 

Por supuesto -pues si no difícilmente hubiera sobrevivido veinticinco años vagando de editorial en editorial-, el humor de Groo no se limita a parodiar las situaciones clásicas de la espada y brujería, sino que aborda todas. De hecho, como suele pasar en las mejores parodias, ésas que terminan siendo obras de arte que enriquecen el género diseccionado, el autor muestra un conocimiento de la fantasía heroica apabullante, y una visión muy aguda sobre la misma, lo que no le impide desarrollar un humor tan asequible como efectivo.

 

El mundo de Groo termina revelándose rico, mucho más rico, en realidad, que muchos escenarios que pretendían aprovechar el género de un modo “serio”, y sus posibilidades cómicas parecen no tener fin. Además, con los años, algunas bromas recurrentes han ido fortaleciendo al personaje y creando una complicidad privilegiada con el público. El “¿habré errado?”, por ejemplo, dibuja la sonrisa inmediatamente a cualquier fan de la serie.

 

Este humor cercano, junto al nombre del autor, crea el segundo punto más clásico de confusión: Groo no es un cómic nacional -en determinado sentido-, sino que empezó su andadura en Estados Unidos, concretamente en la antología Destroyer Duck de Eclipse Cómics, en 1981. Así, la serie es americana, aunque, paradójicamente, Sergio Aragonés es español de nacimiento: nacido en San Mateo (Castellón) en 1937, emigró a México durante la Guerra Civil, desde donde viajaría a Estados Unidos en 1962.

 

Hombre de gran carácter -dicen que se presentó en la revista MAD para proponer su trabajo sin hablar inglés, y que cuando le dijeron que no había espacio volvió con sus dibujos adaptados a los márgenes, espacio que, finalmente, le dieron en la revista-, Aragonés puede enorgullecerse de ostentar la propiedad de su creación, algo francamente extraño en Estados Unidos, donde las editoriales suelen quedarse con los derechos de los personajes. Esta decisión, que retrasó años la primera aparición de Groo (que fue creado a finales de los 70), es también la responsable de que el personaje haya vagado de editorial en editorial, viendo cómo sus aventuras se publicaban en Eclipse Comics, Pacific Comics, Marvel (bajo su sello Epic, en el cual desarrollaría su periodo más largo, de 120 números), Image Comics (quienes cambiarían el título de la serie a “Groo”) y, finalmente, Dark Horse Comics, editorial en la que las aventuras aparecen en formato de miniseries.

 

Seguramente, esta valiente decisión de conservar los derechos del personaje ha permitido también que Groo se mantenga en buena forma, fiel a su espíritu original y con muchas ganas de guerra. De hecho, se habla de una adaptación de las andanzas del personaje a película de animación.

 

En 1996, Sergio Aragonés fue premiado con el National Cartoonist Society Reuben Award por su trabajo con el personaje y en la revista MAD. Es un argumento más a sumar a todos estos elementos a la hora de animarse a echarle un vistazo a la serie.

 

Imagen de ViejoBastardo
ViejoBastardo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11772

Groo es uno de los mejores tebeos de humor que he leído, los personajes, el mundo, los chistes en segundo plano..... son todos geniales...

Aragonés es uno de los grandes genios del humor gráfico, además de un encanto en persona...

Ya está a la venta La Taberna de Bloody Mary en la colección A Sangre de Saco de Huesos.

 OcioZero · Condiciones de uso