Laro, el cántabro

Imagen de solharis

¡Cuán cierto es que el oro atrae a los hombres como la miel a las moscas! Mas, aunque compremos sus servicios, su voluntad es voluble y su lealtad se gana sólo con esfuerzo y siempre que haya algo más que avaricia en ellos.

Los cartagineses aprendimos muy duramente esa lección cuando vimos a nuestros antiguos aliados revolverse contra nosotros para ganarse el favor de Roma. Pero por aquel entonces Cartago resurgía del desastre, se alzaba de nuevo con orgullo pese a las humillantes condiciones de Roma, y el oro y la plata fluían en abundancia a la Nueva Cartago que estábamos construyendo en Iberia. Con la misma abundancia llegaban los grupos de mercenarios ansiando alistarse a las órdenes de Aníbal, ¡qué las bendiciones de Baal sean siempre con él!

 

En gran número desembarcaban las huestes de jinetes númidas. Sí, hombres de Cartago, los mismos númidas que ahora campan por nuestros dominios buscando pillaje combatían para Aníbal con el servilismo traicionero que le es propio a su raza. Con la misma facilidad que montan a pelo sus caballos y aparecen y desaparecen en sus escaramuzas cambian de aliados. Pero entonces venían para prometernos lealtad, acompañados de los no menos numerosos lanceros libios y moros.

 

A los africanos se unían los hombres de los muchos pueblos que habitan Iberia y cuyos nombres no puedo recordar, pueblos muy diversos que no comparten entre sí sino un gusto común por la guerra. En Iberia encontramos hombres y recursos para desafiar otra vez a Roma. Del sur y levante llegaban los íberos con sus espadas retorcidas y sus escudos redondos, gentes más o menos civilizadas por el contacto con nuestros antepasados fenicios. También de los montes y mesetas del interior, más inaccesible y menos civilizado, poblado por gentes de lengua céltica.

 

¡Qué magnífico espectáculo, pues, ver a guerreros de tantos pueblos venir a los alrededores de nuestros cuarteles para ser reclutados! Reunimos un ejército magnífico de hombres valerosos para un líder magnífico y yo tuve mi parte en ello como oficial cartaginés. Cada día llegaban más hombres y yo sólo elegía a los mejores y les prometía oro.

 

Entre semejante multitud, un grupo atrajo mi atención por su ruda presencia, aun entre bárbaros. Cubiertos con simples túnicas de lana basta y con los cabellos largos sueltos o recogidos con una sencilla cuerda, aquellos hombres se comportaban con ademanes propios de la nobleza pese a su tosquedad. Ignorantes hasta no hacía mucho de cuanto ocurría fuera de sus montañas, observaban todo con altanería y altivez. Me gustaban.

 

Pregunté por ellos a Ergio, mi colaborador y compañero. Nativo de la próspera región ibérica de Turdetania, que riega el río Betis, me era especialmente útil por sus conocimientos del país y comprobada lealtad.

 

-Esos hombres han venido realmente de tierras lejanas, señor. Son cántabros y habitan la costa septentrional de Iberia, entre las montañas que separan la meseta del océano. Raramente las naves griegas y fenicias han visitado aquellas costas frías y difíciles, por lo que permanecen en la barbarie más absoluta. No beben vino ni tienen moneda. Recogen bellotas para hacer pan y cerveza y no tienen más riqueza que sus rebaños de cabras porque desconocen la agricultura y el comercio.

 

Sí, era un pueblo bárbaro y salvaje en verdad, pero la verdadera causa de mi interés no era el conocimiento de otros pueblos sino el hombre que acaudillaba a aquella veintena de bárbaros.

 

Del mismo modo que los pastores reconocen a cada una de sus bestias con su nombre y los mercaderes recuerdan el precio de todas sus mercaderías, un oficial debe recordar los rostros de sus hombres. Mas no merezco el menor mérito por recordar un rostro tan singular como el suyo, el de alguien que muy probablemente hubiera sido rey o general de haber nacido entre gentes más civilizadas. El cabello y la poblada barba eran negros como la pluma de un cuervo. Alto como un oso y cubierto con pieles, era la imagen del mismísimo Melkarto1, que separó Iberia de África con la fuerza de sus brazos.

 

Le hice una señal para que se acercará con los suyos. Portaba un pequeño escudo redondo aunque lo que atrajo mi atención fue la enorme hacha de doble filo, ceñida a la espalda con un tahalí de cuero.

 

-¿Cuál es tu nombre, guerrero?

 

Hablaba el griego con dificultad, como tantos otros mercenarios, y su expresión era seria, como si siempre estuviera meditando.

 

-Mi nombre es Laro, cartaginés.

 

-Me gustaría verte utilizar ese hacha en nuestro ejército, Laro. Parece demasiado pesada para un hombre, aun sujetándola con ambas manos...

 

Pero él esgrimió el hacha con una sola mano y me hizo una demostración de la rapidez con que podía utilizarla. Me demostró que estaba equivocado:

 

-¡Por Melkarto que eres fuerte como un oso! Seguramente puedes talar un árbol con la mayor facilidad...

 

-¡Árboles! Hay muchos árboles en nuestra tierra pero mi hacha no está hecha para cortar madera sino cabezas.

 

Había hablado con seriedad pero entonces soltó una carcajada aterradora. Muchas veces volví a escuchar esa risa, que resuena en mis oídos, y ahora que soy un hombre viejo le envidio porque alcanzó la única inmortalidad que puede conseguir un hombre. En la euforia del combate olvidaba su condición mortal y se reía a carcajadas de la misma muerte. Su hacha cortaba el viento y los cuerpos de los hombres con la misma facilidad. Mientras otros sufríamos la angustia y la incertidumbre de la guerra, para él la guerra no era más que un juego. Carecía de toda malicia y era casto de cuerpo y espíritu, pues entre los suyos se considera la virginidad una gran virtud en un guerrero. Sí, era un niño que jugaba a decapitar hombres, un amante de la madre Astarté2, amorosa y cruel con sus hijos al mismo tiempo.

 

Sí, ahora que soy viejo quisiera escuchar la risa brutal e invencible de aquel guerrero singular, del que tantas historias podría contaros...

 

 

  1. Melkarto era el equivalente fenicio de Hércules.

  2. Astarté era la diosa fenicia de la guerra.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Un buen comienzo que deja con ganas de más. Las guerras púnicas siempre me han resultado muy sugerentes, así que aquí tienes un lector fiel y atento.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 20039

Gracias, Akhul. La verdad es que no he pensado en la continuación pero espero que se me ocurra algo. Lo que es una lástima es que se hayan perdido las imágenes.

Tenía ganas de reincorporarme a esto de escribir relatos...

Imagen de Razamanaz
Razamanaz
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 1702

Yo también me he quedado con ganas de más. El relato contiene todos los ingredientes que podría pedírsele a una historia de la época: guerreros salvajes pero nobles, algo de épica y por supuesto, está interesantemente escrito y narrado. Bien hecho Solharis.
 

"Me he buscado a mi mismo"

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 20039

Gracias, me alegra verte por aquí, aunque no sé si la inspiración me dará para continuar la historia...

Imagen de Sechat
Sechat
Desconectado
Poblador desde: 28/01/2009
Puntos: 747

¡Genial Solharis! Bien desarrollado, un lenguaje apropiado, una magnígfica recreación de ambientes y personajes. Anhelo una segunda entrega. ¡Enhorabuena!

Imagen de Julián Castro
Julián Castro
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2009

Muy bien narrado, ciertamente. Me ha gustado mucho.

"La mayor locura del hombre es pretender estar cuerdo..." www.loslibrosgrises.blogspot.com

Imagen de _Pilpintu_
_Pilpintu_
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2908

Bravo me ha gustado muchísimo, una narración realmente impecable. Queremos más! 

...(...) "y porque era el alma mía, alma de las mariposas" R.D.

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

...épica en estado puro, compañero. A ver si me animo a copiarte los pasos y comenzar con este tipo de relatos. Felicidades, te ha quedado muy bien.

 OcioZero · Condiciones de uso