¿Blu-Ray o HD-DVD?

Imagen de Luc Hamill

Artículo originalmente publicado el 27-08-2007. La guerra de formatos ha estallado. ¿Has elegido bien tu bando? Mejor aún, ¿hay que elegirlo?

No sé si hay suficiente bagaje científico para mantenerla, pero la carrera tecnológica no espera a nadie. Muchos aún no han tocado un DVD y ya casi va a pasar a la historia. ero a rey muerto, rey puesto, y por eso tenemos dos aspirantes al trono: Blu-ray, impulsado por Sony, y HD-DVD, propuesto por Toshiba.

 

Vamos a recapitular más despacio, que quizás con estas palabrejas alguno se estará perdiendo. A ver, dicen que la historia se repite, ¿verdad? Pues tenemos una nueva guerra de formatos parecida a aquélla del VHS contra Betamax, sólo que en esta ocasión se trata de dos formatos de disco muy parecidos a los CD´s que manejamos en casita pero con la salvedad de que tienen una gran capacidad de almacenamiento para lograr una alta definición y otros lujos.

 

Ah, vaya, interesante. Así que ya lo sabes, si para ti la calidad DVD era muy satisfactoria, ahora naranjas de la China, que se trata de un gran paso para el hombre y que hay mucha demanda. Eso dicen, y por supuestísimo que sí, el amigo Michael Bay nos mete demasiados robots para que el tele los asimile. Otra cosa no le veo al invento... Nada, nada, renovarse o morir, dicen las compañías.

 

El truco está en que se cambiará el láser rojo por uno azul mucho más preciso y capaz de meter hasta cinco veces la información que hasta ahora se podía almacenar. ¿Y esta revolución de dónde sale, eh? Bueno, cada cual que piense lo que quiera, pero me apuesto el dinero de mi comunión (que hace mucho gasté) a que esa tecnología ya estaba ahí cuando el primer CD salió a la calle, y, si me apuras, el primer disquete. Claro, al final ni bagaje científico ni nada. Es sólo que Poderoso Caballero ordena dosificar la tecnología. Si tenemos un coche, primero sacamos una bici. O sea, se va de atrás para delante, no al revés.

 

Tres son los frentes donde se libra la batalla. Por un lado los fabricantes de los discos y demás parafernalia, por otro lado los estudios de cine y música y, finalmente, la industria de los videojuegos.

 

Así que con ésas nos encontramos a una Sony que desea vengar al formato Betamax (de mejor calidad que el VHS pero más caro, obvio) y para ello lleva al frente a Blu-ray, aliada con compañías como Philips y Panasonic. Por lo visto este Blu-ray tiene una mayor resistencia y capacidad de hasta 25 GB por capa, aunque la gracia está en que cuesta algo así como 1.300 euros. Es decir, para los que no somos ricos el Blu-ray nos llegará dentro de mucho, porque ahora lo meten en los stocks de las tiendas, pero otra historia es meterlo en los hogares.

 

En cambio Toshiba nos vende su campeón, HD-DVD, por 700 euros, aunque con capacidad de 15 GB por capa. A mí esos 10 GB me importan poco si el tenerlos me sale por 600 euros (que es casi otro HD-DVD). Por lo visto Microsoft, Sanyo o Universal Pictures están de mi lado.

 

En un primer momento el HD-DVD ha recibido mucho más apoyo, especialmente por eso de que a las fábricas les resultará más económico adaptarse a él, lo que se materializa en discos más baratos. Como ya hemos mencionado, el Blue-ray será más caro, y esto se debe a que obliga a cambiar mucha maquinaria de producción. Pero sin embargo éste tiene el respaldo de un buen número de fabricantes de hardware, de dos compañías cañón de videojuegos como son EA y Vivendi Universal Games, de la discográfica millonaria Universal Music Group y de un gran número de estudios cinematográficos entre las que se encuentran Disney, Fox y Sony Pictures Entertainment. Sólo Paramount, Warner, LG, HP y Thomson se mantienen neutrales, sacando cosas para ambos contendientes. ¿Y sabéis cómo han picado las productoras cinematográficas que están con Sony? Os lo cuento que ésta es buena.

 

Al parecer la empresa les ha prometido que su formato lleva un perfecto sistema anticopia. Es buena, lo sé. Si algo demuestra el mundo del hackeo y el crackeo, es que nada es inviolable para siempre, y tarde o temprano caerán las primeras copias de Blu-ray. Y más sabiendo que será objeto de deseo de millones de gamers en el mundo, porque la PlayStation 3, la niña bonita de Sony, es la baza para catapultar este formato.

 

Vaya, parece que apostar por Blue-ray es apostar por el futuro. Uh, el futuro, uh, siempre en un eslogan con gancho, lo mismo que la palabra absolute o deluxe. Pero un momentito, que yo me entere. ¿Nos ponen en los escaparates aparatos molones para ver pelis de hasta 25 GB (ni mil subtítulos llenan ese disparate) cuando en algunas ciudades no hay ni ADSL? ¿De verdad nos dan lo que queremos? Muchas prestaciones pero de momento no hay televisiones de HD por estos lares que yo sepa. ¿Vosotros las tenéis? No sé, no sé, mucha tecnología pero no al alcance de todos los bolsillos. A nivel de usuario, esto es una chapuza.

 

Es de Perogrullo que el mercado se decantará por un sistema, pero por el camino saldrán beneficiados los dos. Cada cual pondrá el precio que le salga de las narices al no tener otra competencia. Seguro que ya hasta está firmado el fin de la guerra. Tú vendes por allí, yo por aquí, en dos días nos forramos y luego nos unimos y hacemos pasar a todos por la piedra. Mezquino, pero inteligente. Puestos así, se me ocurre una idea mejor: que se pongan a trabajar codo a codo para el mismo formato y mejorarlo. Sí, tengo mis momentos.

 

Con todo lo que he soltado, está claro que yo no soy un tecnosexual, como se diría. Tengo teléfono móvil (que para el uso que le doy...) y reproductor mp3 (ídem), pero todo heredado de mis familiares. No me parece algo muy necesario tener lo mejor de lo mejor, sólo lo práctico. Y lo práctico es que mi televisión, que no es de plasma ni mucho menos, me permita ver aún películas con mi DVD del montón, sin canales de satélites ni TDT ni chorras digitales. Y la conexión que ahora mismo tengo (en un ordenador que no soportaría ya ni un sólo videojuego del mercado) no llega ni al mega.

 

Pero soy feliz. Mucho. Soy feliz porque no entro en el juego capitalista éste de los avances. Siempre se puede conseguir más y más tecnología, por supuesto que sí, ¿y? ¿Acaso voy a viajar a la Luna? Únicamente interesa ésa que se utilice y sea rentable, que aún recuerdo esos miles de láser-disc que se fueron a la papelera en cuestión de semanas. Cuando pienso en la cantidad de daños colaterales que van a producirse, la de discos y grabadoras que serán abandonados, no sé cómo todavía nadie ha abierto una plataforma.

 

Así que, por favor, al estilo Cittàslow: más lentito. Y no creáis que en este plan me quedo solo, que en una reciente encuesta sobre qué formato prevalecerá, los encuestados dijeron que el DVD aún no necesita sucesor. Repito: el DVD no necesita sucesor. ¡Chin pom! Aquí acaba el parte de guerra entre estos formatos. Señores, pongo el broche final que los más comiqueros (marvelitas) pillarán: I´m with DVD (sin HD).

Imagen de My Own Winter
My Own Winter
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 24270

A buenas horas, digamos que hace ya un año que el HD-DVD a desaparecido practicamente aunque aun se pueden encontrar algunos reproductores o peliculas a un precio bajisimo...

 

el ganador actualemtne es el Blue ray, al cual esta costando muchisimoimponerse, el DVD esta muy fresco aun, y muy barato, por cada mil peliculas en DVD ves una en Blue Ray, el DVD le quedan muchos años, y al Blue Ray hasta que el dvd no diga basta, no va a tener una oportunidad... lo dicho el DVD esta muy vivo y mejor que nunca.

"Pluggin anti Anormal Madmax activado"  Febrero 2016

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 194477

Bueno, como señalaba en el resumen, este artículo fue publicado originalmente hace un par de años. Me pareció interesante rescatarlo por dos motivos:

1. Ver las cosas con la perspectiva del tiempo, que siempre resulta curioso pararse a pensar cómo veíamos el tema hace "tanto" tiempo.

2. Constatar que aunque ya se dio, en parte, por sentenciado el DVD hace años, incluso terminada la famosa guerra sigue funcionando.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso