El negocio del editor

Imagen de Edit-ando

Por surrealista que resulte, me he encontrado ya con más de uno que parece tener una idea equivocada acerca de cuál es el negocio de un editor, así que voy a intentar explicarlo

 

El negocio de un editor consiste, o debería consistir, en vender libros. En concreto, los libros que previamente ha seleccionado para su línea editorial. (O, si queremos hilar más fino, sus derechos de explotación, sea directa o indirectamente).

Por esta vez, no vamos a entrar en qué méritos buscan los editores para sus líneas editoriales, ni qué parte del trabajo es más de publicista que de editor, ni a valorar si un libro tiene que ser bueno o malo para ser vendido. Únicamente vamos a centrarnos en ese punto que, por extraño que resulte, no está muy claro para todo el mundo.

El editor tiene como objetivo profesional "colocar" los libros que ha seleccionado. Puede que no haga él las ventas directamente (por regla general, se delegan a los libreros por mediación de los distribuidores), pero su negocio está ahí: en que sus libros salgan al mercado y se vendan.

De perogrullo, ¿no? Pues no. Mucho me temo que no. Os sorprendería la cantidad de correos electrónicos en los que se nos pregunta cuánto va a costar publicar el libro al autor. O leer el manuscrito. O suscribirle a una lista de correo en la que anunciamos nuestras novedades (sic). Da la impresión de que mucha gente cree que lo primero que tiene que hacer al entablar contacto con un editor es pagarle, y no precisamente por los libros que ya ha publicado.

Esto viene, simple y llanamente, de que hay muchas empresas (o todas) que se dedican a la autopublicación que se empeñan en llamarse editoriales, y una vez mezcladas churras con merinas, el efecto bola de nieve es impresionante (otro día, prometido, hablaré de concursos en los que tienes que pagar para optar al premio). ¿Y por qué se empeñan en llamarse editores si no lo son? Pues porque es lo que quieren sus clientes.

Suena un poco crudo decirlo así, pero, con la mano en el corazón, creo que es lo que hay. Una empresa de autoedición no te vende sólo la impresión del libro, ni la maqueta, ni el diseño. Te vende también la carta de aceptación en la que te cuentan las maravillas de tu obra, la imagen de editor, las sonrisas, la sensación de que has conseguido entrar en el circuito editorial a través de una pequeña editorial independiente a pesar de lo duro que es este mundo y la impresión de que sólo te cobran porque no hay otra alternativa cuando se es una pequeña empresa.

No voy a entrar en si estos servicios son caros o no, en si son vendedores de humo o no, en si la mitad de lo que lo que dicen son cuentos chinos: sólo hablo de modelos de negocio. El del editor, como decíamos, es vender sus libros. ¿Y el de esta gente que dice que son editores? Pues, por si alguno todavía no se había dado cuenta, reclutar autores que paguen su parte.

Aquí está el quid. Y aquí se genera la confusión.

Uno de los primeros puntos de fricción es el tiempo de respuesta. Los editores, como tenemos que leernos los libros y estudiar su viabilidad, tardamos más en contestar. De cajón. A una empresa de autoedición sólo le interesa saber cuándo le pagarás, no si el libro es una guía de teléfonos o la mejor novela del siglo XXI.

El objetivo que se busca es muy distinto también. A un editor le interesa que el libro sea legible, que deje buena imagen, que capte lectores, por lo que una corrección de estilo real, una adecuación a la línea editorial, una buena maquetación y un largo etcétera son casi indispensables. Al otro, le interesa que el libro sea (que exista, vaya). El resto de los factores sirven para desglosar la factura y, se presten o no, son secundarios en su modelo de negocio.

Podríamos seguir ad eternum enumerando las diferencias, sutiles o no, que hacen que dos empresas de un mismo sector tengan objetivos e inercias totalmente distintas. De hecho, deberían tener también un público (clientes y trabajadores) totalmente distintos, y el problema puede que radique en que son los mismos, pero en papeles opuestos. En la edición convencional, si simplificamos la cadena, el lector paga al autor por la obra publicada. En la autoedición, el autor paga por publicar su obra al editor.

Luego, al estar mezclados ambos negocios por culpa de los anhelos de unos y las denominaciones de otros, tenemos cruces indeseados. Algunos, francamente, ni siquiera molestan, como el de los plazos de respuesta. Otros suponen auténticas tentaciones. ¿Cuánto te pago? te dicen. Y los dedos te tiemblan sobre el teclado antes a la hora de escribir la respuesta.

Te tiemblan porque tú has puesto tu pasta para que el garito funcione, y tu tiempo (mucho más, muchas veces, del que ha puesto el autor en su manuscrito). Te tiemblan porque las ventas siempre son una incógnita, y porque hay otros tipos que corren en un circuito muy parecido que se han sacudido la incertidumbre. Te tiemblan porque no encuentras las palabras o, más bien, porque las que encuentras están llenas de tentaciones más o menos confesables: esto es una editorial de verdad, los que te piden pasta no son editores, son diez mil, ¿tan mal escribes que tienes que pagar?, ¿tan mal pinta nuestra editorial que parecemos autoeditores?, etcétera, etcétera.

Conozco personalmente al menos un caso de un editor que había creado un sello porque le encantaba la literatura y quería publicar buenos libros. Al tiempo, abrió un sello paralelo para autoediciones. Algo después, quedaba sólo este último. Cuando lo inauguró, en un correo electrónico me decía "es que me lo piden". Y, claro, cómo negarse.

En España tenemos más escritores que lectores. Y, además, las autoediciones se pagan por adelantado y los libros se venden a posteriori. No hace falta ser un genio para ver qué tipo de negocio conlleva menos riesgos.

Para rizar el rizo, el 90% de los autores capaces de pagar por ver su libro publicado no pagarían ni siquiera la mitad por una corrección de estilo, unas lecciones sobre escritura o cualquier otro tipo de apoyo que mejore su calidad como autor. Muchos de estos autores no quieren que se juzgue (negativamente) su obra, ni escuchar dónde falla, ni oír que no está madura o que no ha sido trabajada lo suficiente: lo que quieren es un tipo delante que se denomine editor y que les diga "tú te mereces que tu libro esté en las librerías".

Nuestro problema es que, en Saco de huesos, pretendemos vender nuestros libros, no vivir de gente que quiere ser escritora. Así que, de momento, resistimos las tentaciones y, por qué no decirlo, confiamos en que nuestros lectores noten la diferencia.

 

Imagen de Canijo
Canijo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4573

Ay, Kachi, que de lobo suelto hay por ahí, qué de gente confundida pensando que los que le alaban a cambio de su dinero tienen siempre más razón que los que le dicen las faltas por su bien. En fin, bueno es ir dejando avisos por ahí...

 

Imagen de Raelana
Raelana
Desconectado
Poblador desde: 06/02/2009
Puntos: 1561

Bueno, no creo que sea que tengáis imagen de editorial de autoedición, sino más bien que los autores se han encontrado ya con tantas que piensan que toda editorial pequeña es de autoedición. 

A mí me resulta más fácil ponerme en la piel del novatillo que tiene un sueño y quiere ver su libro impreso en papel. Y ese libro es maravilloso, porque lo ha escrito él y ha puesto todo lo que tenia y es duro cuando ves que das todo lo que tienes y te dicen que es malo y que no vale la pena publicarlo. Cuesta mucho aceptar eso, es normal que haya gente que prefiera aferrarse al sueño, ¿y si los demás estaban equivocados y este editor es e lque realmente ha sabido ver lo que no han visto los demás? tampoco es invertir tanto por ver el sueño cumplido. A todos nos cuesta aceptar que no valemos tanto como creíamos y vosotros tenéis la misión más dura, que es decirlo.

Creo que, con el tiempo, la gente aprende a diferenciar unas editoriales de otras, afortunadamente hoy con internet se suelen localizar rápido, la gente está más informada y el que autopublica (o la mayoría) sabe lo que está haciendo.

Mi blog: http://escritoenagua.blogspot.com/

Perséfone, novela online por entregas: http://universoca

Imagen de tenerhumor
tenerhumor
Desconectado
Poblador desde: 03/08/2010
Puntos: 1

Enhorabuena por tu blog te animo a que visites mi blog www.tenerhumor.blogspot.com y no dudes en votar

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 103

Suscribo el artículo. Para mí las palabras "editorial" y "autoedición" son casi antónimas. Por otro lado en literatura, como en la vida, nunca se deja de aprender, por lo que si un escritor no está dispuesto a mejorar su obra recibiendo críticas objetivas mal asunto.

Imagen de Manu S. Acero
Manu S. Acero
Desconectado
Poblador desde: 04/08/2010
Puntos: 1

Excelente comentario!

Me he registrado y todo para poder comentarte de vez en cuando 

Bueno el caso es que, en este caso y personalmente, yo escribí un libro de anécdotas juveniles que poco o nada interesan al público general. Era más un sueño; Una meta personal que quería cumplir: ver mi historia publicada al mundo; Dejar una huella.

Sin embargo, ahora reconozco que el libro que escribí a los 18 años está muy verde. Pero bueno así se quedó, como dijo Rosa Montero de su primer libro: 'Es un libro malo, en donde lo quería vomitar absolutamente todo. Afortunadamente lo hice pronto' (O algo parecido dijo). Pues algo así pienso yo del mío. Tengo en mis planes seguir escribiendo cosas ahora que ya lo voy haciendo mejor y tengo ideas un poco más maduras.

Me voy por las ramas. El caso es que este primer libro al final lo decidí publicar con 'Libros en red', que es una de esas empresas editoras de las que hablas en tu post, en la cual tú te pagas todo y ellos simplemente te lo tramitan, haciéndose llamar después Editorial. Tuve que trabajar durante meses mientras sigo estudiando sólo para pagarme los gastos de la publicación (Unos 1000 euros en total es lo que me costó que ellos me publicaran mi obra).

Pero bueno, fue una cosa que quise pasar y así fue. El caso es que actualmente, esos mismos escritos, los he decidido maquetar yo mismo en casa y publicar a mi manera a través de mi blog (Más que nada porque sigo escribiendo sobre esa misma temática por temporadas, y no quiero dejarme otro pastizal en un tema que sé que no vende y que hago por amor al arte y a mi inspiración).

En fin quiero decir con ésto, que me parece buena idea tomarme como ejemplo y descubrir que algo que te puede costar mucho dinero con una de estas empresas Editoriales que mencionas, lo podemos terminar haciendo nosotros mismos gratis pero mucho mejor; Mucho más a nuestra manera y mucho más apañado. Espero que sirva de algo el haberlo dicho 

Saludos y continúa trabajando en tu blog! Es muy interesante.

Imagen de Elisa
Elisa
Desconectado
Poblador desde: 04/08/2010
Puntos: 2

 Hola!

Me inscribo y te dejo un comentario.

Hermoso blog, gracias por pasar por el mío

Saludos cordiales desde Argentina

Elisa, viajera en Serendipity

www.elisaserendipity.blogspot.com

Imagen de Logan y Lory
Logan y Lory
Desconectado
Poblador desde: 04/08/2010
Puntos: 1

Hola, aquí estamos un poco despistados porque no sabíamos muy bien como funciona esta página, interesantísima por lo que hemos podido leer, aunque esperamos visitaros con tiempo e ir descubriendo lo que aqui ofrecéis.

En todo caso, agradeceros la molestia y deferencia que habéis tenido de asomaros a Paralelo Adn y dejar vuestro comentario, siempre es un placer contar con ideas y opinones nuevas y eso es lo que pretendemos, asi que esperamos que volváis a leernos siempre que os apetezca.

Es bueno conocer cual es la figura del editor, su cometido y los objetivos que debe perseguir a la hora de escoger una obra para editar. Para nosotros ha sido una lectura más que interesante y lo que más nos ha impactado es eso que dices que muchas veces un autor está dispuesto a pagar por la publicación de su obra y sin embargo no se deja aconsejar para corregir los posibles errores que el editor por su experiencia está acostumbrado a ver y por ende mejorar.

Una valiosa lección que nos llevamos aprendida.

Un cordial saludo y hasta pronto.

Imagen de _Pilpintu_
_Pilpintu_
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2908

Me ha gustado muchísimo la entrada; a mí me encanta este mundo de la literatura, de las editoriales sobre todo y cuanto más me sumerjo en él más cuenta me doy de lo complicado que es y de todo el esfuerzo y tiempo que requiere hacer las cosas bien. Espero que con Saco de Huesos las cosas vayan saliendo, al menos se ve que se intenta hacer lo mejor posible.

¡Ánimo y Suerte Kachi!

...(...) "y porque era el alma mía, alma de las mariposas" R.D.

Imagen de Sally
Sally
Desconectado
Poblador desde: 06/08/2010
Puntos: 1

¡Hola!

Primero muchas graicas por pasarte por mi blog!

Entro mucho a curiosear por la página de OcioZero pero nunca me había parado a leer tu blog. Me parece genial la idea de hacer un blog para explicar el mundo editorial que a algunos nos es tan desconocido.

Lo cierto es que muchos autores noveles, como ya apunta algún comentario por ahi arriba, se han topado más de una vez con editoriales de autopublicación y alomejor ya andan con pies de plomo.

Que dificil es a veces la relación escritor-editor xD.

¡Felicidades por ese primer puesto en cultura y tendencias, sigue asi!!

Imagen de mina
mina
Desconectado
Poblador desde: 06/08/2010
Puntos: 1

Hola:
El blog me parece estupendo. He accedido a él por el concurso, pero además de delirios como el de mi blog, escribo poesía y relatos macabros de humor. Y me siento muy honrada de que os hayáis molestado en leer mi trabajo. Tenía a Calabazas  en mi faceboock, pero no había accedido a vuestro espacio. Si me lo permitís, tendréis noticias mías. Me hago fan.

http://minacbs.blogspot.com/

Imagen de Diario de una escritora novata
Diario de una e...
Desconectado
Poblador desde: 14/08/2010
Puntos: 1

Muy interesante esta entrada.

En julio finalicé mi primera novela y me encontré en la tesitura de buscar editor.

Ya conocía el tema de las autoediciones porque muchos amigos me lo habían sugerido (si no encuentras quien te publique, puedes...) el caso es que considero que escribo, sino bien, sí aceptablemente y, comparándome con lo que se publica en editoriales conocidas... bueno, ahí le ando. Pero como esa es mi opinión, y no tengo demasiados reparos en recibir críticas (constructivas) positivas o no, lo primero que hice, antes de plantearme publicar, fue abrir un blog y subir la novela día a día, por entregas. Así que os podéis imaginar, tres meses de trabajo arduo, llegando de la oficina y escribiendo la entrada correspondiente mientras cenaba, llevándome el portátil a la cama, acostándome a altas horas de la madrugada... ¿Por qué? Pues porque, curiosamente, al poco de empezar a subir la novela, y sin publicitarme ni pagar un solo euro, empecé a recibir visitas. No decían nada, no votaban ni comentaban, pero entraban cada día, a veces a horas intempestivas, otras durante el desayuno tempranero, pero ahí estaban, como fantasmas silenciosos. Pronto regularicé el horario de subida. A las doce de la noche, hora bruja, dejaba la ración del día y aguardaba. Y, de pronto, ahí estaban de nuevo. Leyéndome, los de siempre y unos pocos más cada día, como si me estuvieran esperando. Entonces alguien decidió dejar sus comentarios. ¡Y qué comentarios tan hermosos! ¡Cuántas palabras de ánimo! Reconozco que aquello me hizo empeñarme aún más en mi tarea. Y así, animada por aquellos fieles extraños, concluí el manuscrito.

Buscando por la web encontré muchas "editoriales" que, en realidad, eran de pago. Es decir, tú dejas tu manuscrito y pagas entre 1.000 y 3.000€ y ellos maquetan, imprimen, encuadernan y... y poco más en muchos casos. Pero es que yo soy diseñadora, por lo que mi novela estaba ya maquetada, ilustrada y con la portada creada. ¿Debía pagar por algo que yo ya había hecho? A ver, ¿además de escribir la novela, que es un trabajo considerable, debía autofinanciarme la publicación? ¿Tan mala era mi novela que debía pagar para que alguien se molestara en lanzar una tirada corta?

Mi respuesta, claramente, es NO, así, con mayúsculas. Ni hablar. ¿Por qué? Porque no quiero que alguien sin criterio me publique sólo porque yo he corrido con los gastos. Yo quería que alguien acostumbrado a leer manuscritos estudiara el mío y valorara, de verdad, con objetividad, su calidad.

Ahora mismo la novela está en manos de un editor y en otoño tendré mi respuesta, afirmativa o no. Si se me publica, recibiré los beneficios económicos previamente establecidos en un contrato, seré publicitada y deberé acudir a presentaciones, firmas y entrevistas concertadas por mi editor. Si no se me publica, seguiré intentándolo. Porque la diferencia entre el que logra cumplir sus sueños y el que se queda en el camino, no es, en muchos casos, el talento, sino el tesón. Y de eso tengo un puñao.

Desde aquí, por lo tanto, animo a todos los aspirantes a escritores a que, si de verdad tienen un sueño, sigan intentándolo. Si la obra es suficientemente buena, nadie te pedirá dinero por publicarla, porque saben que se venderá. Así que no importa que os rechacen una o dos o tres veces... ¡A Hemingway le dijeron que no en más de veinte ocasiones! Retoca tu manuscrito, corrige sus errores (no hay nada más terrible que una obra "seria" plagada de errores de gramática, faltas de ortografía e incongruencias varias) y sigue intentándolo, porque quizás, algún día...

 

Un saludo

Victoria

Imagen de Analía Alvado
Analía Alvado
Desconectado
Poblador desde: 19/08/2010
Puntos: 3

 Hola Kachi, te escribo desde bibliopeque (http://biblio-peque.blogspot.com) acabo de terminar la entrada de esta semana, en ella, junto a las novedades, publicamos una noticia que me gustarías que leas, y humildemente te pido que, desde tu lugar, nos ayudes en lo que puedas... Sé que te pido mucho.

 Un abrazo, seguimos en contacto.

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195354

Hola, Analía. Acabo de leer la entrada y, más que contestarte en este post directamente, te voy a decicar la entrada del blog de hoy, con tu permiso. Ahí podré profundizar más en la cuestión.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de ju
ju
Desconectado
Poblador desde: 26/05/2009
Puntos: 2

Eso de los supuestos "editores" es lo mismo que llevo diciendo a todo el mundo que me pregunta cuánto cuesta publicar. Al fin y al cabo, esas "editoriales" de autoedición no son más que imprentas con pretensiones. Y como en este país a todo se le mira la etiqueta, queda mejor que digas que has publicado con una editorial, que decir que has pagado a una imprenta para que te "haga" tu libro.

Yo mismo he recibido varias ofertas de ese tipo, tantas que ya he perdido la cuenta. En una, después de sólo un par de semanas de haber enviado el manuscrito (vamos, que sé positivamente que no lo leyeron entero) me elogiaron hasta la saciedad y llegaron a comparar mi obra con las de Eduardo Mendoza. Sólo les faltó decir que estoy a un tris de ganar el premio Planeta 

Me han hecho ofertas desde 900 euros hasta 4000, siempre respondiendo en menos de un mes y siempre elogiando mi obra hasta el ridiculo. La pena es que hay mucha gente con la idea de que publicar implica pagar, y no lo ven raro. Esos siempre acabarán picando. Gracias a blogs como éste, tal vez esa tendencia cambie algún día.

Gracias por difundir esta información. El día que escriba algo que encaje en vuestra línea editorial (aún no he escrito nada de terror) seréis los primeros en recibir una propuesta.

 OcioZero · Condiciones de uso