El caso Crocop

Imagen de Edit-ando

Hablemos de rechazos editoriales y de por qué digerimos estos tan mal cuando no deberíamos

 

Para abrir esta entrada parafrasearía a Mik con aquello de “No escribimos para que nos lean, sino para que nos alaben” si no fuera porque creo que falta algún matiz a la sentencia. Es una buena reflexión pero me parece que resulta mucho más válida cuando hablamos de “dejar huella” en vez de “alabar”. Sí, escribimos para que el lector conecte con nosotros, para que nuestras historias le marquen, para que no le dejen indiferente, para que le hagan sufrir, pensar, divertirse o algo, no para que simplemente nos lean.

Esta afirmación adquiere todo su peso cuando recibimos una carta de rechazo de alguien que se ha leído nuestra obra porque, en muchos casos, no nos vale con que se la hayan leído: hubiéramos querido que, tras leerla, hubieran encontrado en ella todas las virtudes que quisimos meter, claro.

Pero esto no siempre ocurre.

No recurriré a una comparación muy socorrida: los clásicos (todos sabemos que hay clásicos de indudable valor que gente inteligente no aprecia), porque puede desviar el mensaje (que si han envejecido, que si nuestro juicio va mediatizado, etc.).

Más aún, antes de pasar al caso Crocop (chanchán!!), meteré más el dedo en la llaga. Dicen que la inteligencia es la virtud que adjudicamos a aquellos con los que estamos de acuerdo. Imaginaos la putada que supone que alguien a quien consideras no solo inteligente, sino un buen profesional, te rechace un manuscrito. Que no le suscite lo que tenía que suscitarle (es decir, un deseo irrefrenable de publicarlo).

A mí me ha pasado en más de una ocasión (cosa que no sorprenderá a nadie). La última vez con el sello que, a mi parecer, está haciendo el mejor trabajo editorial en los últimos tiempos: NGC Ficción! Me he leído todos los libros que han publicado (excepto Fieramente humano, que me lo llevo pasado mañana en el tren) y todos me han parecido más que buenos, excelentes.

Bueno, pues les mandé un manuscrito, peculiar, lo reconozco, y me cayó un rechazo. Uno, además, con explicaciones: se habían aburrido soberanamente con mi novela. Así, con todas las letras, aunque me lo dijeran de un modo mucho más amable.

Como cabe imaginar, mi intención con el libro no era solo que me leyeran ni, obviamente, aburrir a los lectores. Por ello, como cualquiera con dos dedos de frente se podrá dar cuenta, la información que me pasaron en la editorial tiene un gran valor y más valor todavía la persona que me la dio. No digo que tengan necesariamente razón (eso ya lo asumiré cuando pueda), sino que la información tiene mucho valor. Por ese lado, aunque las estadísticas apunten en la dirección contraria, no hubiera tenido ningún sentido enfadarse con el equipo de NGC Ficción!

Como tampoco tendría ningún sentido que hiciera una cruz sobre la novela (¡nunca la publicarán!), ni sobre la editorial1 (¡nunca me publicarán!), ni sobre mi carrera literaria (¡nunca me publicará nadie!). Para muestra, un botón:

Hace ya casi dos años nos llegó una novela a la editorial titulada Schadenfreude. Venía firmada por un tal Crocop. Cuando le llegó su momento, la remití al comité de lectura y, pasado un tiempo, me llegaron dos informes sobre la misma. Los dos eran coincidentes y negativos así que, lo confieso, solo la ojeé (más por curiosidad morbosa que por otra cosa, pues en Saco de huesos solo publicamos obras que apasionan a todo el equipo) antes de redactar el mail de rechazo.

Este (que lo tendré por el ordenador viejo) venía a decir, si no me falla la memoria, que no estábamos interesados en la publicación de la novela porque no encontrábamos que el interés literario de la misma compensase lo extremo de su contenido argumental. El autor, educado, me contestó que gracias por el mensaje y que su línea de trabajo, en ese momento, no iba a ser más suave, precisamente.

Esta historia no hubiera tenido mucho de particular si tiempo después la novela no hubiera ganado uno de los pocos premios de novela de terror que hay en este país. Sí, el Maracena. Yo, como soy un poco cabrito, se lo conté a mis colegas del comité de lectura en cuanto lo supe. Uno de los que había dado la negativa pidió que lo desterrásemos (o que nunca más le pidiéramos su opinión sobre nada o algo así) y el otro duda -creo que incluso a día de hoy- que “vayan a tener huevos” de publicar la novela.

Yo, personalmente, pensé que no me había equivocado con Crocop: un tipo educado, sin duda. Si no, no hubiera tardado en enviarnos un email para descojonarse de nuestro filtro editorial. Yo, lo confieso, no me atreví a escribirle para felicitarle por el premio por si pensaba que era un coña.

La anécdota no hubiera pasado de aquí si no fuera porque, para mi sorpresa, al abrir las biografías de los seleccionados para el Calabazas en el Trastero: Día de difuntos, hará apenas un par de meses, me encontré con un fantasma de las Navidades pasadas: al mismísimo Crocop. No dejaba de tener su gracia el asunto, más incluso cuando Crocop me contestó al correo de selección mostrándose encantado de participar en el proyecto.

De toda esta historia podemos sacar muchas conclusiones (por ejemplo, lo desestructurado que está nuestro mercado editorial, donde sellos de small press recién nacidos pescan en la misma pecera que los premios más importantes; ya hablaremos de esto en otro momento), pero la que motiva el artículo es una concreta: un rechazo editorial solo significa que esa obra, en ese momento y según el criterio de las personas designadas por la editorial para filtrar manuscritos, no encaja con lo que está buscando la editorial.

Crocop, sin duda, lo tenía muy presente. Y es algo que a mí, particularmente, me llena de alegría. ¿Por qué? Porque sería una pena pensar que una carta de rechazo implica necesariamente cortar puentes.

 

Nota:

1. ¡Ojo!, que esto no va en las dos direcciones: la editorial tendría mucha razón en ponerle una cruz al autor, ya que reciben toneladas de manuscritos y tienen que optimizar recursos, por lo que os recomiendo que no vayáis tentando la suerte a tontas y a locas como hemos hecho algunos en algunos momentos.

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

¡Por supuesto que estoy encantado de entrar en la antología, vamos! 

Además, que tampoco es que se me rifen las grandes editoriales, aunque espero que, finalmente, si se atrevan a publicar Schadenfreude. Es solo un libro de ficción. Por crudo que resulte no puede hacer daño leerlo... Wahhahaha (risa malévola)

No creo que fallase el filtro editorial, ni nada así. En un sitio funcionó y en otro no, nada más.

Solo añadir otra reflexión desde el otro lado por el hecho de haber sido seleccionado ahora en el Calabazas. Que una editorial rechace uno de tus textos, no quiere decir que no pueda interesarse por otro. Así que, por tanto, tampoco hay que tomarse un rechazo como una negativa absoluta a la forma de escribir, puede ser, simplemente, que un tema o unos recursos encajen mejor que otros para la línea que deseen seguir, creo. Edito porque esto ya lo ha dicho el autor de este artículo. A lo que me refiero es que puede venir bien plantearse el por qué del rechazo anterior e intentar adecuarse mejor a los contenidos habituales, en cuanto a forma o fondo, del receptor al que se haya mandado el escrito. Puede hacerse sin renunciar a lo que uno quiera expresar, en mi opinión.

Es un poco como esos escritores de los que lees algún libro que te gusta y otro que menos, no necesariamente mejor o peor. Es imposible que guste  todo lo que se haga a todo el mundo, por más que uno lo intente.

 

Un abrazo.

 

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Lady Ovejita
Lady Ovejita
Desconectado
Poblador desde: 17/04/2011
Puntos: 136

Vaya, Patapalo. Debo reconocer que me ha encantado leer este post.

De salida porque tocas un par de temas a los que me gusta darle vueltas. El primero es el de los libros que aburren. Concretamente los que aburren a unos y encandilan a otros. Para que veas. Que una novela pueda aburrir a determinado comité de lectura no quiere decir que no vaya a enamorar a otro.  A un comité de lectura o a un grupo de lectores cualquiera.  Se me ocurre un ejemplo: Frankenstein. Una de mis novelas favoritas, un clásico de la literatura que ha encandilado a generaciones y generaciones de lectores. Un buen día a mi chico le da por cogerla de la estantería y leerlo. No pasó del prólogo. Echó pestes durante días.

Y a la inversa. A él le encantó Apocalipsis Island, y a mí... Dejémoslo en que a mí no.

Para gustos colores, que dice mi madre.

Lo que me preocupa bastante más es el asunto de contenidos argumentales extremos. Todavía no he tenido la oportunidad de leer Schadenfraude, (creo que ni siquiera la han publicado todavía, corregidme si me equivoco, aunque sí pude felicitar a su autor en otro foro, en Sedice), pero no puedo evitar preguntarme hasta qué punto puede un "contenido argumental extremo" justificar la no publicación de un libro.

Supongo que habría más motivos que en su día desaconsejasen la elección de la novela para su publicación, pero reconozcamos que a bote pronto lo que parece es que la novela es tan bruta que "Saco de Huesos" prefirió no publicarla.

No puedo evitar preguntarme de qué demonios va la dichosa novela. Y no me vale eso que me respondió Crocop de que "de todo, de la vida, de la muerte, de Rammstein". Admitamos que despertar la curiosidad morbosa es la mejor campaña publicitaria que puede hacérsele a un libro a día de hoy.  Y conste que digo esto como verdadero elogio. Realmente ha conseguido llamar mi atención de la misma manera en que hace años la llamó American Psycho. Por cierto, otra novela de "contenido argumental extremo" que marcó un hito en la literatura contemporánea.

Llegados a este punto creo que sería conveniente aclarar que soy una firme defensora de los contenidos argumentales extremos. Por supuesto entiendo que cada editorial tenga su propia línea que la identifique y la distinga del resto, pero reconozco que este caso me ha sorprendido. ¿De verdad puede un argumento extremo lastrar una novela, concretamente una novela de terror? Ojo, que hablo de contenidos extremos, no de mal gusto a cascoporro sin justificación ninguna. Para aclararnos, desde mi punto de vista en American Psycho Brett Easton Ellis lo peta. Eso es Literatura con mayúsculas, por muy burro que se ponga. Pero lo de A Serbian Film como que no. No por burra, ojo, sino por mala.

Como ya he comentado en alguna ocasión, yo no escribo mucho. Leo mucho, pero no escribo demasiado. Sin embargo lo poco que escribo suelo escribirlo sin tapujos, y por el momento nunca me había parado a pensar que pudiera ser negativo de cara a su publicación. Leches, que estamos en el siglo XXI...

De verdad... ¿Tan tan tan bruta es la novela?

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

Lady ovejita. Había puesto la sinopsis, pero prefiero que, de momento no se lea. Me siento un pelo mal, porque es verdad que me lo preguntaste en otro foro donde también fui evasivo en la respuesta y no pretendo hacerme el interesante ni nada, pero de verdad que creo que es de esos casos en que, cuanto menos se sepa de la trama, mejor.

Sólo decir que son siete segmentos relacionados, que está ambientada en Madrid aquí y ahora y que no hay elementos fantásticos ni psicópatas asesinos al uso. 

 

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Lady Ovejita
Lady Ovejita
Desconectado
Poblador desde: 17/04/2011
Puntos: 136

¿Y cuándo dices que sale? 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Lady Ovejita, va a parecer que yo también te respondo con evasivas, pero es que no me he leído todavía el libro entero Solo lo ojeé y ahora estoy esperando a la versión en papel (no ya solo por la anécdota, sino también porque intento seguir el premio Maracena; otra cosa que recomiendo: seguir los premios literarios que te interesan).

Los contenidos extremos, al menos en un sello como el nuestro, no tienen una línea clara definitoria. Es más bien una cuestión de equilibro y, sobre todo, algo subjetivo. Si te pillas Antígenos de Gaia (bueno, con ver las dos primeras páginas valdrá), creo que constatarás que no somos uno de esos sellos que rechaza la violencia narrativa, el sexo explítico o similares.

Para que nosotros apostemos por una obra, el comité de lectura al completo tiene que entusiasmarse con ella. Tenemos que poder defenderla. Cuando hablamos de una obra que además se zambulle en aguas conflictivas, el sello tiene que estar al 200% seguro. Y aquí ya entramos en terreno resbaladizo, porque casi todos los miembros de Saco de huesos somos además escritores. Por lo tanto, es casi preguntarte si hubieras abordado el tema del mismo modo, si firmarías el libro. La respuesta de estos dos miembros del comité de lectura fuera clara: no.

Al mismo tiempo, Crocop se merecía una respuesta sincera. No podíamos decirle que no estamos interesados en obras de horror (hubiera sido una chorrez), hubiéramos mentido si hubiéramos dicho que estaba mal escrita la novela, si hubiéramos dicho que el tema no era interesante, etc. La verdad es que los dos miembros consideraron que basculaba demasiado en una dirección. Demasiado, al menos, para adoptar con la novela el rol de editores. Yo, como digo, sí que estoy esperando para adoptar el rol de lector.

Schadenfreude no tiene el problema de otras obras que nos han llegado que eran, por ejemplo, gore sin interés literario (ni intención literaria). Aquí sí lo hay (interés literario, digo). Es una cuestión de equilibrio. Lo que pasa es que como se toca un tema "moral", digamos, la cuestión parece enrarecerse cuando no es el caso. Sustituye "extremo" por "denso" y tendrás la misma situación pero con connotaciones totalmente distintas: un texto "denso" puede tener más o menos interés de cara al comité de lectura. Este valora todos los aspectos y luego toma una decisión global. Si va a defender la obra en todos sus aspectos, intenta ficharla. Si no, la deja pasar.

Tú imagínate qué contraportada le íbamos a hacer o qué íbamos a poner en las entrevistas. "Hey, el libro está lleno de virtudes, pero ojo con el capítulo X y con la descripción Y." Cuando se apuesta por una obra literaria no puedes pensar en los "a pesar de". Todos los elementos tienen que ser bazas fuertes. Y, obviamente, nunca intentamos modificar la obra de un autor en aspectos fundamentales: una corrección de estilo, sí; una modificación argumental, no.

Al final es lo que dice Crocop: encajar. Su relato, que no es ninguna niñería tampoco, nos ha encajado a las mil maravillas. De hecho, tenía más competencia que la novela.

Yo añadiría "encajar en el momento". Hay que tener en cuenta que todos evolucionamos, incluso los miembros de los comités de lectura. Eso no quiere decir que se retracten de sus valoraciones (yo, al igual que Crocop, creo que hicieron bien su trabajo) pero, cómo no, a veces se reconsideran (y aquí no hablo de este caso en concreto; de hecho, es otro el que me viene a la cabeza).

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

No creo que fallase el filtro editorial, ni nada así. En un sitio funcionó y en otro no, nada más.

Como digo, no puedo valorar (todavía) la novela completa, pero sí atestiguar que de prosa, en lo que me he leído, tu novela va mucho mejor que otras que ganaron el premio anteriormente, así que no creo que fallase ningún filtro (ni uno ni otro). Enhorabuena y gracias por el comentario, compañero.

Un abrazo,

 

ps.- tengo que escribir un artículo también con las diferencias de chip cuando haces de comité de lectura que de jurado de un premio.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Kefka
Kefka
Desconectado
Poblador desde: 28/02/2011
Puntos: 2927

 Pensé que ibas a hablar Mirko "Crocop" Filipovic el peleador de MMA:

 

"Tuve una visión. Los jefes del mundo me revelaron que soy más sexy que Buda y más duro que Jesús. No puedo morir"

 

Imagen de Lady Ovejita
Lady Ovejita
Desconectado
Poblador desde: 17/04/2011
Puntos: 136

Bueno, Crocop, la verdad es que me dio tiempo de leer la sinopsis antes de que la editases. Es lo que tiene ser un poco noctámbula. Pero puedes estar tranquilo que mis labios están sellados.

Por cierto, promete.

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

Kefka:

El pseudónimo lo cogí como homenaje a Mirko filipovi´c y, como me fue bien con él, ya no me atrevo a cambiarlo. Como anécdota te diré que hice una micro-bio de terror para el concurso de Horror Hispano, se publicó y todavía temo que Mirko la lea, se lo tome a mal y me lance una de sus terribles patadas, que yo soy sólo peso medio. Pero vamos,sí, cogí el pseudónimo por admiración a él, qe no es responsable de las cosas que yo escribo. Creo que se puede hacer, no está registrado así que supongo que es como si por Maradona alguien firmase "Pelusa".

Lady, llegaste a leer la sinopsis, me alegro, pero no tefíes mucho de ella... ¡Qué ovejita más rápida!

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Kefka
Kefka
Desconectado
Poblador desde: 28/02/2011
Puntos: 2927

Ja, Mirko es un crack... yo tambien he sido admirador del tipo siempre, de hecho lo pasé muy mal cuando comenzó su declive como peleador en la UFC, al igual que con Fedor en Strikeforce, pero eso no quita que ambos sean leyendas y unos cracks para la pelea.

En fin... un saludo, que si continúo hablando de estos dos señores convertiré este topic en Sherdog y el creador se puede molestar.

"Tuve una visión. Los jefes del mundo me revelaron que soy más sexy que Buda y más duro que Jesús. No puedo morir"

 

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

Volviendo al tema, uno de los segmentos de Schadenfreude, llamado Fisonomía de la derrota, está muy centrado en las MMA, aparece la Valetudo Chute Box Academy, se citan varios púgiles y el eje es la sensación de pelear para el personaje.

Supongo que saldrá para Marzo, que es cuando salió este año el del anterior.

Ferrum ferro acuitur

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 103

Este artículo me ha parecido de los más interesantes que has escrito, Patapalo. Además, me ha permitido oír hablar de un futuro libro del que no tenía ni idea, así como conocer a Crocop.

Solo una cosa: tienes que darme más detalles acerca de esa nueva corriente sexual, el sexo explítico, porque suena brutal.

 OcioZero · Condiciones de uso