Peter Cushing Nunca Lo Hizo

46 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

PETER CUSHING NUNCA LO HIZO

El detective Solo no había dado importancia a la noticia hasta que Clara contactó con él por teléfono. Se trataba de una llamada de trabajo en la que la asistente social le había propuesto investigar un extraño suceso (¿podía llamarse “trabajo” si no tenían intención de pagarte?). Y sin embargo, resultaba innegable que algo subyacía bajo aquella conversación. Algo íntimo.

Clara, la asistente social. Clara, su amante. Clara, su ex… ¿Ex qué? ¿Acaso podía considerarla su ex novia? Solo se resistía a creerlo, aunque aún le escocía al recordar que lo había cambiado por un roquero trasnochado. ¿Y acaso había hecho él algo para evitarlo? Nada, ya que en su fuero interno sabía que era lo mejor. Si hubieran continuado juntos, Clara habría terminado muerta. O loca. O lo que era mucho peor: envejeciendo a su lado.

El detective sintió un escalofrío.

-Como te lo cuento, Solo. Sin una gota de sangre en el cuerpo. ¿Y sabes lo más curioso? Nadie se paró a ver si le sucedía algo. Lo encontró el guarda de seguridad de la estación de Metro de Canal al finalizar su ronda. Nadie se fijó en aquel mendigo sentado en la bancada, tan pálido que solo podía estar enfermo o muerto. ¿Puedes creerlo?

El investigador podía hacerse una idea: estaba acostumbrado a ver pasar gente junto a los sin techo como si estos fuesen invisibles. O como si no existieran. ¿Y acaso alguien podía culparlos? Darwin dijo que únicamente el más apto sobrevive, y Solo añadiría que también el más precavido. Y cuando entra en escena un mendigo, un yonqui o simplemente un tipo desaliñado, una lucecita de alarma se enciende en la cabeza del transeúnte. No es egoísmo, es selección natural.

Fue entonces cuando recordó aquella extraña noticia en el periódico, en un recuadro tan pequeñito que parecía abocado al olvido. El texto narraba la milagrosa desaparición de ciertas plagas en Madrid: la población de palomas había descendido drásticamente, y encontrar una rata en el alcantarillado se había convertido en un ejercicio de agudeza visual. Toda una buena nueva de la que, al menos por el momento, nadie había osado otorgarse mérito alguno.

La anécdota había pasado desapercibida para el público general, sepultada por cientos de noticias que todos los días oscilaban entre lo estrambótico y lo terrible. Por desgracia la muerte del vagabundo había corrido similar suerte: nadie la había prestado atención o ya había sido olvidada. Excepto por Clara, por supuesto.

Pero ahora Solo había relacionado ambos sucesos, y ya no podía ignorarlos. ¿Desaparición de animales? ¿Un mendigo desangrado? O mucho se equivocaba, o un vampiro andaba suelto en la ciudad.

****

Colarse en los túneles del Metro no era una tarea demasiado complicada. Bastaba con aguardar al último tren y jugar al gato y al ratón con el segurata de turno durante un rato.

Tras una corta espera, el investigador salió de su escondrijo y aguardó unos minutos hasta que las luces se apagaron. La oscuridad lo engulló de un suculento bocado, y Solo aprovechó para poner a prueba su nueva linterna con bombilla halógena. Iluminaba lo mismo que una normal, pero el nombre le daba un toque de distinción. Alumbró el mapa que sostenía en la otra mano, y la red de túneles impresa en aquel amarillento pergamino quedó a la vista.

El subsuelo de Madrid está repleto de pasadizos y subterráneos, conformando una especie de laberinto que volvería tarumba al mismísimo Dédalo.  El plano que llevaba el detective mostraba cada recoveco de tan intrincada red de túneles; desde pasadizos secretos que unían enclaves de interés estratégico, hasta varios polvorines utilizados durante la Guerra Civil. Por aquel entonces la red de Metro fue usada como refugio, e incluso se expandieron varias vías para transportar alimentos y medicinas a zonas poco accesibles. Pero lo que de verdad interesaba a Solo en esos momentos era la existencia de estaciones fantasma, inutilizadas hacía largo tiempo y hogar de vagabundos y drogadictos (a excepción de la de Chamberí, ahora reconvertida en Museo). Si existía mejor refugio para un vampiro, el detective desconocía cuál.

La oscuridad del túnel que partía de la estación de Canal, fue atravesada en dos por el halo de luz de la linterna. Allí habían encontrado al mendigo muerto, por lo que no era descabellado pensar que su asesino pudiera esconderse en la estación fantasma que discurría bajo la calle Bravo Murillo. La cercanía entre ambos puntos así lo hacía suponer.

El detective no se dejó amedrentar por el eco de sus pisadas rebotando en las paredes. Al fin y al cabo llevaba un arsenal digno de un Van Helsing cualquiera: balas de plata en la pistola, daga ungida en esencia de acónito y rosas silvestres, estacas recién traídas de La Roda. También la sempiterna petaca rellena con agua bendita por cortesía del padre Martín. Y aunque Solo jamás le hubiera dedicado una oración a deidad alguna, para tan magna ocasión se había resignado en colgarse al cuello una cruz de generoso tamaño.

Siguiendo las indicaciones del mapa, el detective atravesó varios túneles aparentemente cegados hasta llegar a la estación de marras. El olor a humedad y restos orgánicos en descomposición aturdía los sentidos, y Solo se preguntó por qué en las películas de la Hammer siempre se pasaba por alto aquel tipo de detalles a favor de la asepsia propia de un decorado de cartón piedra.

Lo primero que llamaba la atención de aquella estación abandonada era su escasa longitud, en cuyas vías apenas cabrían cuatro vagones de un convoy moderno.  El detective apuntó con la linterna intentando abarcar la máxima extensión posible. Según las habladurías, aquellas estaciones estaban llenas de seres marginales de muy diferente ralea. Sin embargo allí no había ni un alma.

Aunque quizás…

Sí, allá en el fondo el detective vislumbró un bulto con forma humana. El gatito tatuado en su brazo izquierdo escocía como un demonio, como si quisiera avisarle de un peligro inminente.

-Alto ahí- dijo una voz a escasos metros de distancia.

Solo obedeció, sacando su pistola y apuntando con la linterna a aquel que acababa de romper el silencio de la estación.

-¿Quién eres?- preguntó el investigador. Y sin dar tiempo a contestar:- ¿Y qué coño haces en mi ciudad?

El tipo que tenía delante no parecía representar ninguna amenaza, con su camisa de franela y sus pantalones de pana. De hecho, si no fuera por los colmillos que sobresalían por las comisuras de sus labios habría pasado por un ejemplar padre de familia.

-No estamos aquí por gusto- dijo con un extraño acento medio rumano medio italiano. El vampiro se llevó una mano a los ojos para protegerse de la luz directa de la linterna, un tic tan humano que en una criatura como aquella resultaba extravagante.- Nos echaron de nuestra ciudad, allá en la vieja Roma. Vivíamos en unas catacumbas cercanas a San Calixto, pero el auge del turismo nos obligó a emigrar… Únicamente queremos ganarnos la vida… Sobrevivir…

El detective no había escuchado aquella perorata; se había quedado en la primera frase: “no estamos aquí por gusto”. En plural.

Quizás por ello sintió que el corazón se le escapaba por la garganta cuando una mano se posó en su hombro. Si no llegó a gritar, le faltó un pelo. Solo se dio la vuelta dispuesto a enfrentarse a una muerte segura cuando se encontró cara a cara con un demacrado yonqui.

-Yo te cubro, compañero- dijo aquel con una sonrisa despistada.

“Lo que me faltaba”, pensó el detective. Luego se preguntó si habría alguna película de la Hammer titulada “Drácula contra el politoxicómano”. No, definitivamente el bueno de Van Helsing no se había visto metido en nada similar.

-Por eso os pido que nos dejéis en paz. No queremos problemas. No hacemos daño a nadie.

El discurso del indefenso refugiado habría calado más hondo si no fuera por un detalle.

-Excepto a mendigos, ¿verdad?

El vampiro negó triste con la cabeza.

-Fue un descuido, de verdad. Antes solo comíamos alimañas, ratas. Pero mi hijo… Muy impulsivo, ¿sabes? No pudo evitarlo. Pero jamás volverá a suceder.

El detective estaba de acuerdo. Tanto, que sacó de inmediato su pistola y descerrajó tres tiros a la cabeza de la criatura.

-¡Jooodeeer! ¡La hostia, tío!- jaleó el yonqui a su lado-  ¡Así, directo a la cabeza! ¡Menuda puntería, jefe!

Solo contempló atónito como su supuesto aliado ocasional, después de palmearle la espalda con entusiasmo, se acercaba al cadáver de manera muy temeraria y estúpida, y con aviesas intenciones.

-¿Pero qué coño te crees que haces?- bramó el detective.

-Heeeeyyy. Tranquilo, compañero. Que el bicho está fiambre y a los fiambres ya no les hace falta la cartera, ¿verdad?

Solo profirió una carcajada socarrona. Se adelantó, agarró al yonqui por el cuello de la camiseta y lo apartó del vampiro con un violento empellón. Fue fácil; probablemente el pobre diablo no pesaba ni los cincuenta kilos.

-Grandísimo gilipollas. ¿Pero dónde has visto tú que se pueda matar a un vampiro de un tiro en la cabeza?- El tipo le devolvió una mirada desconcertada a través de unas greñas grasientas, y a Solo le dio algo de lástima. A fin de cuentas, había pretendido ayudarle.- Cretino… Las balas son de plata, y la plata los envenena, los paraliza, pero no los mata.

-Pero yo creí que íbamos a patearle el culo al chupa-sangres…

-Todo a su tiempo, amigo.

En realidad la prioridad del detective pasaba por tener un bis a bis en privado con el/los verdadero/s culpables del asesinato. Y a ser posible, abandonar vivo aquella estación. Pues claro que no iba a cargarse de buenas a primeras a su único informador y posible salvoconducto. “No estamos aquí por gusto”. Las palabras continuaban revoloteando en su cabeza, como murciélagos excitados.

-Venga, salid de vuestro cubil, alimañas- exigió el detective a la oscuridad mientras barría la estación con su linterna-. Sé que estáis ahí. No querréis que aquí mi amigo el patriarca sufra las consecuencias ¿verdad?

Y esgrimiendo sus mejores argumentos, el detective extrajo una afilada estaca de su petate de cuero y apoyó la punta sobre aquella pechera de franela en cuadros rojos y negros. Lamentos y murmullos a su alrededor. Seis silenciosas siluetas abandonaron sus escondites entre las sombras y avanzaron con paso vacilante hacia la luz de la linterna. Venían por la derecha, por la izquierda, se descolgaban del techo por encima de ellos. Jesús. Los habían tenido así de cerca desde el principio. Solo examinó a la peculiar familia: dos desgreñados chiquillos de unos cinco años, gemelos;  una niña delgaducha con largas trenzas morenas de unos doce o trece;  una cuasi-veinteañera que parecía mayor a causa de las gruesas capas de maquillaje en el rostro y el llamativo atuendo (compuesto por un ceñido corpiño de leopardo, unos translúcidos leggings negros y zapatos de tacón de aguja color cereza); el bebé, que vaciaba con su diminuta boca de lamprea el pecho otrora grávido de su pálida  y sufrida madre. Un bebé... Maldita sea. Eso complicaba las cosas.

-¡Ay, la hossstiaa!- exclamó el yonqui, un poco por detrás del detective.

-Muy bien, familia. Lo estáis haciendo realmente bien.- Solo recorrió los rostros asustados de las criaturas.

-Tíoooo…- insistía el yonqui, mientras señalaba a la hija mayor-. Que a esa la he visto yo en Montera…

-Por favor, signore…- susurró la mujer-. No le haga daño a mi marido… Haremos lo que usted diga, pero no le haga daño.                                               

Espera. El respetable papá había dicho algo sobre cierto hijo impulsivo. Un muchacho. ¿A cuál de los gemelos se habría referido…? A no ser que… Un aullido escalofriante surgió desde lo profundo del túnel. Dos rápidas ráfagas de linterna bastaron para enfocar al demonio que se les venía encima corriendo a cuatro patas. “Aquel bulto antropomorfo yaciendo en el suelo”. Luego, un chasquido metálico, como de dos eslabones que se abren. En serio, ¿cadenas?  Solo apenas tuvo tiempo de apartarse durante la brutal carga. Menos fortuna tuvo su improvisado compañero, que recibió el impacto de pleno. El yonqui realizó un corto vuelo hasta dar con sus huesos entre la mugre acumulada desde la prehistoria del metro. Crujido de huesos y tejidos que se abren. Espoleada por el olor de la sangre, la enfurecida criatura ya se alzaba ante el desgraciado todo garras y dientes, cuando de pronto la función llegó a su fin. La estaca se había abierto paso hasta reventarle el pecho y el detective resollaba detrás del monstruo sosteniendo el arma asesina con firmeza. Tenían razón los doctos del crimen. Siempre resulta más fácil alcanzar los órganos vitales desde la espalda, y también es más limpio. ¡Ay! Si Peter Cushing y compañía hubieran tenido en cuenta tan sabios consejos, ¡cuántas camisas y chalecos habrían salido impolutos tras la confrontación con los no-muertos!

El grito de dolor de la madre retumbó en la pequeña estación y se propagó a través del laberinto de túneles. Cayendo de rodillas y agarrando al bebé con fuerza, comenzó a mecerse mientras el resto de los hijos acudía a ofrecerle consuelo. El padre frunció el ceño, los tres agujeros en su frente parecían más pequeños; recuperaría la consciencia en unos instantes. Solo no alcanzaba a entender del todo lo que estaba pasando.

-Los cambios de la pubertad entre los nuestros a veces son… drásticos. Se había convertido en un peligro para todos- explicó la hija mayor haciendo rodar las palabras en su boca antes de escupirlas- Por eso lo teníamos encadenado.

-¿Va a matarnos también, señor?- preguntó la niña de las trenzas.

Solo contempló el desgarrador cuadro compuesto por aquellas criaturas impías. “Hay que joderse”.  No, no iba a matarlos. Al menos de momento. Una idea se había abierto paso en su cabeza. Tal vez aplicando el correctivo adecuado que sirviera de ejemplo y advertencia…

-Podéis vivir… pero necesitaremos una muestra de buena voluntad a modo de garantía.

Acto seguido se agachó junto al padre, introdujo los dedos en las cuencas y le arrancó los ojos con una velocidad y una presteza envidiables. El vampiro gimió en su inconsciencia.

-Estos- le dijo a la aterrorizada familia- se vienen conmigo. Así podré veros siempre y saber si os estáis portando bien.

Luego el detective guardó los órganos en un bote dentro de su petate y se volvió hacia el yonqui. El tipo tenía las piernas rotas y quizá varias costillas hechas puré, pero aún respiraba. Era muy probable que dado su precario estado no sobreviviera aquella noche pero, ¿qué iba a hacer el detective? ¿Dejarlo allí? Así que cargando con el compañero entre sus brazos y los ojos del vampiro a buen recaudo en la bolsa, dio la espalda a la familia y se adentró de nuevo en el túnel.

****

En un primer momento, Clara no prestó demasiada atención al grupo de niñas rumanas que se había repartido los vagones del metro para optimizar la recaudación de posibles limosnas. Era una escena demasiado común en los últimos tiempos, y siempre la ponía de mal humor eso de ver a los niños explotados en plan Oliver Twist. Por eso no pudo evitar dar un respingo cuando la chiquilla se paró junto a ella y la agarró del brazo. Era una cría de unos doce o trece años, con trenzas largas y negras, bastante guapa.  La niña olisqueó la manga de su abrigo y tras clavar sus negros ojos sobre el rostro desconcertado de Clara susurró:

-Dile a tu amigo que estamos siendo muy buenos. Y pregúntale cuándo le devolverá los ojos a mi papá. Ahora le cuesta más cazar a las ratas…

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 204245

Relato admitido a concurso.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Sanbes
Sanbes
Desconectado
Poblador desde: 16/10/2013
Puntos: 1271

El relato está muy bien escrito, pero personalmente no me ha gustado. No entiendo como el detective Solo relaciona el caso de UN solo vagabundo muerto con los animales, y de ahí saca la conclusión de que el causante es un vampiro. Tampoco me creo los diálogos, por ejemplo cuando Solo pregunta ¿qué haces en mi cidad? Y el otro le confiesa ser un vampiro de primeras. Ni que una familia entera de vampiros se quede en jaque ante un hombre corriente. Y lo de los ojos, ¿cómo puede ver lo que hacen?

En definitiva, que no me he creido la historia. Y lo siento de veras, porque la calidad con la que está escrita demuestra que el autor/a tiene capacidad de sobra para escribir grandes historias.

Le doy 2 estrellas.

Imagen de Mr. Garlic
Mr. Garlic
Desconectado
Poblador desde: 14/11/2013
Puntos: 70

Me parece un punto a favor introducir a un vampiro como al supuesto "malo" de una novela negra. Tambien me gusta el toque de critica social y la vuelta de tuerca de presentarnos a la familia de vampiros como una pobre gente, debil, desemparada y con un hijo problematico. El supuesto monstruo que deberia ser el vampiro se convierte en una víctima de la sociedad, es un giro interesante, aunque resulta poco creible que un ser tan poderoso acepte esa condición tan subordinada.

Por otro lado no me gusta la forma en la que está escrito el texto, tiene demasiadas disgresiones y cuesta seguir el hilo, sobre todo en los primeros parrafos. Tampoco favorece la lectura el rebuscado nombre del detective, es facil confundir al protagonista con un adverbio. Y como anecdota, no sé que tiene de especial que la estaca sea de La Roda, (si no me equivoco es un pueblo de Albacete, de navajas entenderán, pero de estacas...)

Le doy 2 estrellas. A pesar de sus virtudes, me ha resultado complicado de leer. BombillaBombilla

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Hola a los dos, Sanbes y Mr. Garlic. En primer lugar, me gustaría daros las gracias por tomaros las molestias de leer y analizar el relato, y también por las críticas. En relación a algunas de vuestras dudas y/o disconformidades, me gustaría aclarar ciertas cuestiones:

-Este relato esta englobado en una serie enfocada en el mismo personaje, el Detective Solo (no,  Mr. Garlic; me temo que lo del nombre no es negociable). Si bien es una historia independiente que puede leerse de manera aislada, es cierto que hay detalles que funcionan mejor si se conocen las andanzas del Detective.

-Una de las cosas que me sorprende, Sanbes, es que alguien aficionado al terror piense que no resulta creíble establecer una asociación inmediata entre una persona totalmente  desangrada y un caso de vampirismo. Si en la vida real a cualquiera se le pasaría la idea por la cabeza, a pesar de saber que es algo ficticio.  ¡Y los medios! Serían los primeros en sacar el tema del vampiro a colación…

-¿Y quién ha dicho que Solo sea un tipo normal y corriente?  ;)  El Detective tiene una historia y  es un hombre de recursos.

-¿Por qué no vampiros débiles y asustadizos?

-Lo de los ojos forma parte de una mitología propia que se ha incluido en el relato.

-Mr. Garlic, te prometo que en La Roda hay una fábrica de estacas tan sórdida como encantadora. No todas las estacas llevan el sello del Vaticano, al igual que no todas las navajas, el de Albacete.  :)

Con todo, me gustó leer vuestras opiniones. Seguiremos aprendiendo y escribiendo, que todavía queda mucho por contar.

Saludos!

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

A mi me ha sorprendido la base en la que su sustenta el cómo el detective llega a la conclusión del vampiro ¿Desaparecen todas las palomas de Madrid y él es el único que lo nota? Difícil de creer, la verdad, las ratas aún porque están más ocultas pero las palomas se ven a simple vista y no es congruente. Otra cosa que no entiendo en que apareciera la red de túneles del metro en un plano escrito sobre un pergamino, ha sido como uno de esos anacronismos que te hacen saltar de la butaca del cine XDD. Y lo de los ojos necesita una explicación porque es otra de las cosas que te hacen desconfiar de lo que el autor le está contando al lector.

Un relato bien escrito y con un protagonista absoluto que el autor tiene muy claro peeeeeero, creo que no ha sabido dejárselo tan claro al lector porque al no aclarar los motivos por los que los vampiros desvelan su identidad en vez de agarrarse al instinto de supervivencia lógico, lo que queda es la "chuleria" del omnipotente protagonista algo desubicada.

Mi votación es: 2 estrellas

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

El relato está bien escrito (ortografía, sintáxis, etc). Precisamente por eso, sorprenden sus numerosos defectos en cuanto a trama. Además de lo que han citado mis compañeros, el protagonista me ha parecido inconsecuente y artificial, tanto en diálogos como en acciones. No me creo que Clara sea su ex-novia ni su amante, no comprendo su motivación para ninguna de sus acciones. Me ha chirriado el modo en que se presenta al yonqui, un estereotipo zafio convertido en payaso.

Leyendo tu comentario he comprendido que el protagonista pertenece a una serie de historias cortas. Lamentablemente la historia no se sostiene por sí sola, no solo por el tema de los ojos sino porque no entendemos qué pinta un detective cazando vampiros y por qué tiene un nombre tan especial. Si juzgo la historia como una sola, falta información. Si la juzgo como una colección de relatos, este no es su concurso... Te animo a que escribas una historia autoconclusiva y te presentes con ella.

Por todo lo anterior, especialmente por la sensación de que es un trabajo incompleto, solo puedo darle a este relato 1 estrella. Sin embargo, quiero incidir en que, formalmente, es un texto muy bien escrito; estoy convencido de que el autor puede hacerlo mucho mejor y no me gusta dar esta puntuación.

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Hola Jane y  Aldous; igualmente gracias por echarle un rato y comentar el relato.  En relación a ello, os respondo a las dudas y disconformidades que  hayan surgido en su lectura:

-En el texto no dice que desaparezcan todas las palomas de Madrid, sino que su población se ha visto reducida. Claro que hay gente que se da cuenta de esto; como mínimo los investigadores,  reporteros, y editores de los periódicos de los que Solo extrae la información, de acuerdo con el texto. Otra cosa es que ello le importe al grueso de la población. ¿Y quién va a echar de menos a las palomas si apenas se parpadea ante un mendigo muerto? Algún ornitólogo aislado  y esa tribu urbana de viejecitos con pan de varios días en el bolsillo de sus chaquetas, hoy en vías de extinción.

-Lo del anacronismo… Teniendo en cuenta la historia acerca del trazado de los túneles, no creo que resulte descabellado pensar que el Detective se haya hecho con un plano dibujado en tela, algún tipo de vitela o papel muy basto, deteriorado con el paso del tiempo hasta apergaminarse.  Baste como muestra el aspecto actual de los folletos de propaganda y carteles de hace 50- 60 años. Te aseguro que en algunos  el aspecto del papel recuerda al pergamino.

-¿Instinto de supervivencia lógico? Bueno, dejando de lado la figura agónica y doliente del mito con algún que otro ejemplo literario  de vampiro suicida, pongámonos en situación. Una madre, un bebé, tres niños y una chavalita en tacones frente a un tipo armado hasta los dientes que acaba de noquear al patriarca y cargarse a su monstruoso hermanito. Que además, por si se os ha escapado en la lectura, lleva una cruz colgando del cuello.  A mi entender la rendición y el intento de suscitar la compasión en el enemigo son tácticas tan válidas para permanecer vivo como tirársele al degüello.  Cómo sois. Uno que si solo se ha cargado un mendigo, otra que si no le han atacado en aras de desatar una masacre. Lo que veo es mucha sed de sangre, así, de manera gratuita.  :)

-¿Por qué alguien puede ver lo que ocurre a través de los ojos de un vampiro? ¿Por qué los vampiros se transforman en niebla, o en lobos? ¿Por qué les repele el ajo? ¿Por qué solo pueden entrar si son invitados? Y no me vale lo de que son no-muertos y /o entes demoniacos y ya viene descrito de antes.

-¿De verdad crees que Solo rezuma chulería? ¡Me alegro! ¡Es algo que quería transmitir y veo que se va consiguiendo!

-Aldous, temo que 3000 palabras no son suficientes para explicar toda la historia previa del Detective y contar lo que se pretendía (Dios, ¿en serio es necesario añadir un párrafo para resumir su historia amorosa con Clara y que el lector se lo crea?).  La historia tiene su presentación, su nudo y su desenlace. No veo que el desconocer ciertos aspectos sea incompatible con el disfrute de una narración. Por poner un ejemplo, es como ponerse a reflexionar por qué un ser inmortal de  cinco siglos de edad, sabio y experimentado, decide alargar su existencia con sufrimiento  y dolor si le bastaba con haberse expuesto al sol para acabar con todo mucho antes, solo para esperar que llegue su asesino de turno en plan Deus ex machina. Le quita toda la gracia al asunto.

-¿Pero por qué es tan importante lo del nombre? ¿Hubiera sido distinto si se llega a llamar Venancio, Benito o Paco?

-El personaje del yonqui es 100% basado en hechos reales. Desgraciadamente, tiene un rostro, nombre y apellidos.

-¿A qué te refieres con que este no es concurso para este relato? Creía que la convocatoria versaba sobre el vampirismo y  esta es una aventura independiente que se ajusta al tema.

De todas formas, veo que casi todas vuestras dudas y desavenencias van referidas a detalles del Detective  así que dejo a disposición un correo y os animo a seguir charlando e intercambiando opiniones.

logiadelgato66@gmail.com

Un saludo!

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

Siento que te lo estés tomando a la defensiva, pero bajo mi punto de vista de autora, el que tengas que explicar algo de un texto ya es señal inequívoca de que no lograste transmitir lo que pretendias.

 

Edito que s eme olvidaba algo: el pergamino es piel de animal. Solo debería recibir ese nombre con este material, si el plano era papel o tela, quizás deberías haber dicho que su color recordaba al pergamino o algo parecido pero no catalogarlo como tal ;)

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Solo, en mi caso no he expresado ni dudas ni desavenencias, solo mi valoración como jurado popular, y no esperaba respuesta. El único modo de afectar a mi valoración es escribir un buen relato, no rebatir en los comentarios.

De todos modos y ya que me has hecho preguntas directas, voy a contestarte, por supuesto, aunque no me gustaría alargarme más con el asunto.

Solo dijo:

-Aldous, temo que 3000 palabras no son suficientes para explicar toda la historia previa del Detective y contar lo que se pretendía.

El espacio ha sido suficiente para todos los demás. Fíjate que yo en mi relato, por lo que me han comentado, a lo mejor me he pasado y podría haber quitado algunos pasajes.

Solo dijo:

-¿Pero por qué es tan importante lo del nombre? ¿Hubiera sido distinto si se llega a llamar Venancio, Benito o Paco?

Si no fuese importante, probablemente no te lo habríamos mencionado.

Solo dijo:

-El personaje del yonqui es 100% basado en hechos reales. Desgraciadamente, tiene un rostro, nombre y apellidos.

Eso no mejora en absoluto la sensación que tuve al leerlo, pero sí que agudiza mi rechazo hacia el modo en que ha sido escrito ese pasaje.

Solo dijo:

-¿A qué te refieres con que este no es concurso para este relato? Creía que la convocatoria versaba sobre el vampirismo y  esta es una aventura independiente que se ajusta al tema.

Se ajusta al tema, sí, pero no es una historia independiente por lo que ya te he explicado y nos has tenido que explicar tú mismo: parte de la información que hace falta para entender la historia está en otras historias. A pesar de ello, no he dicho que este no sea concurso para tu relato: he dicho que no es concurso para una colección de relatos, en una frase bastante más larga y condicional.

 

Solo, comprendo por qué no te ha gustado mi veredicto. En ningún momento he querido ofenderte y no me gustaría que pasases un mal rato o un mal trago. Pero entiende que es solo una opinión, igual que las de mis compañeros, y que admitir y comprender los fallos es el único modo de mejorar.

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Hola de nuevo Jane,

Creí interesante resolver vuestras dudas acerca del texto, de ahí que además de agradecer las opiniones, intervenga para responder. Me gusta el diálogo y me sorprende que pienses que mi actitud es defensiva por ello.  Obviamente, soy un entusiasta del terror y la literatura desde hace muuuucho tiempo , como muchos otros por acá (o al menos eso espero) y desde luego, no soy experto en la materia, ni mucho menos.

 Por ello estaría interesado en conocer vuestra opinión respecto al resto de las cuestiones que he planteado. Te agradezco el apunte acerca del pergamino (insisto que me sigue sin parecer descabellado que un artesano de los años 30-40 los fabricara), pero me interesan también las respuestas a las demás dudas. Quiero decir ¿por qué es creíble que un vampiro se transforme en niebla y no que una persona pueda ver a través de sus ojos? ¿Por qué no es válido intentar establecer una conexión entre el sangrado de un mendigo y la desaparición de palomas y ratas con una posible actividad vampírica? ¿Por qué se supone que el vampiro tiene que ser poderoso y resuelto? ¿Y comportarse de una forma determinada? A mi entender en ello hay mucho de conceptual: la idea preconcebida del vampiro.

También me ha resultado curioso, que gente con tanto rodaje en el terror se pierda en detalles que o bien vienen referidos en el texto (lo del crucifijo lo veo imperdonable, que lo sepais) o no son esenciales para que corra la historia (al menos en mi humilde opinión). Que el relato tiene  puntos flacos para criticar, de sobra. En alguno tendremos que coincidir, digo yo :)

Un saludo!

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

[quote=Aldous Jander]

Solo, en mi caso no he expresado ni dudas ni desavenencias, solo mi valoración como jurado popular, y no esperaba respuesta. El único modo de afectar a mi valoración es escribir un buen relato, no rebatir en los comentarios.

¡Ay Aldous! Me temo que no he visto tu comentario hasta ahora. He  leído en tu mensaje previo, que estabas totalmente  de acuerdo con lo expresado con los compañeros, de lo cual se puede entender que también compartes sus dudas acerca de la trama. No espero influir en tu valoración ni en la de nadie. ¡Cosa extraña! tenía la idea de que lo más interesante de una convocatoria abierta era el intercambio de opiniones y el debate entre el autor y lector/crítico. Y si por el hecho de explicar ciertos puntos o defender mis argumentos e incluso lanzar una serie de interrogantes para continuar el debate, a la primera de cambio se habla de que he adoptado una postura defensiva e incluso de que me he ofendido por las opiniones (!!! ¿En serio? ), creo que es evidente que hay algo que no funciona.

Y eso sí que es una pena.

Un saludo!

 

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

" Quiero decir ¿por qué es creíble que un vampiro se transforme en niebla y no que una persona pueda ver a través de sus ojos? ¿Por qué no es válido intentar establecer una conexión entre el sangrado de un mendigo y la desaparición de palomas y ratas con una posible actividad vampírica? ¿Por qué se supone que el vampiro tiene que ser poderoso y resuelto? ¿Y comportarse de una forma determinada?"

El problema no es que sea algo creíble o no, es que tu función como autor es hacerlo posible, y para eso hacian falta las explicaciones que hemos apuntado.

Eruditos de terror o no, analizar los detalles es algo bueno y no malo, y muchisimos más en una certamen de valoraciones públicas.

Edito que otra vez olvidé lo del pergamino, puedes seguir pensando como quieras pero en los años que dices tampoco cuela, el coste del papel barato era mucho menor y todos sabemos cómo estaba la economía de España en ese momento. Es como si trataras de justificar tus argumentos a toda costa, por eso mencioné lo de a la defesiva

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

 

"Es como si trataras de justificar tus argumentos a toda costa"

¡Toma ya! Pues claro. En eso consiste un debate ¿no? Gente con distinta opinión exponiendo, defendiendo y rebatiendo argumentos que enriquecen la información acerca de una idea determinada.

Y llegados a este punto y viendo que volvemos una y otra vez sobre lo mismo, si os apetece zanjamos este supuesto debate.

Un saludo!

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

Es que el debate lo has montado tú solito, los demás hemos estado siempre de acuerdo jjajjajjajjajaj

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Sí, y tal y como lo veo siguen saliendo dos posturas con ideas diferentes.  Y con dos hubiera bastado...

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de sharkbook
sharkbook
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2013
Puntos: 584

    Un relato correctamente escrito, bien estructurado y que hace gala de un lenguaje cotidiano y jovial, que sin embargo, no resulta chabacano. Me ha hecho gracia el ver a una familia de vampiros desahuciadas de su vivienda ancestral por culpa del turismo: muy ocurrente y original. Alguna coma fuera de sitio, algún giro extraño y un "bis a bis" por "vis a vis" que duele al verlo. Pero gramaticalmente hablando, el relato es bastante bueno.

      Pero lo que si es cierto, y me sumo a los compañeros en sus comentarios, es que el relato está lleno de incongruencias e incoherencias. Cuando la policía descubre un cadáver desangrado ( o varios, da igual), lo primero que piensan es que el cuerpo ha sido trasladado del lugar del crímen al de su aparición, además de otras muchas teorías aplicables antes que la del vampiro. Habla el autor de la desaparición de palomas y ratas de las ciudades... ¿sabe cuantos miles, sino millones, de ellas corretean impunes por las alcantarillas, túneles, vertederos y basureros de una gran urbe? ¿Cuántas palomas revolotean por sus parques y jardines? O han llegado miles de vampiros o los que han llegado tienen mucha hambre. La idea, en principio, es buena, pero necesita de una buena argumentación, cosa que no se nos proporciona a los lectores.

    Coincido con los demás compañeros en casi todo, por lo que no voy a repetirme. Sí haré un inciso: lo de los ojos me ha gustado bastante, original y diferente, aunque por supuesto, necesita de esa aclaración de la que hablo.

    Esperaba otro final, quizás más abrupto, lúgubre o sórdido, puede que hasta macabro o bizarro, pero no el que he leído. La sumisión es algo que jamás me creeré en un personaje como el de un vampiro.

    Un relato correctamente escrito, falto de las matizaciones necesarias para hacer de él una buena historia.

 

★★☆☆☆

 

Imagen de Misne
Misne
Desconectado
Poblador desde: 24/09/2012
Puntos: 616

Pues será que me estoy encariñando con las historias del detective Solo, de haberlo leído ya en un par en los Calabazas en el trastero Risa cachonda

El relato, más de género negro, a mí no me resulta descabellado, ni incongruente. Y presenta un enfoque del vampirismo algo más original, con temas sociales de fondo.

Me ha gustado mucho la historia de la procedencia de la familia. Y también el final, que da bastante repelús y lo acerca más al "terror", con la niñita pordiosera agarrando de la mano a la chica y advirtiéndola con esa "inocente" velada amenaza... Vamos, que ya está el detective devolviéndole los ojos al padre o a saber si es peor el remedio que la enfermedad, ¡porque de algo tendrán que comer! Demonio

Está escrito correctamente, salvo la errata del "bis a bis", que le pesa Mmmh. El tema del "pergamino" a mí no me preocupa tanto: podría tratarse de pergamino de paño, o bien hubiera sido mejor decir "mapa o plano de aspecto apergaminado".

En fin, mi voto: 3 estrellas

★★★☆☆

Saludos,

Misne

Editado: para copiar las estrellitas de Invierno Guiño

 

 

-Tus padres son Profundos...

-¡Pues los tuyos unos superficiales!

http://numenerratico.blogspot.com

Imagen de Bestia insana
Bestia insana
Desconectado
Poblador desde: 02/05/2013
Puntos: 1928

El caso es que cuando lo leí, el relato me entretuvo y divirtió, me pareció bien escrito y no pensé que necesitara ninguna aclaración. La idea de los ojos me gustó, el nombre del detective también (yo conocí a un perro que se llamaba Solo, tal vez por eso). Ahora, vistos los comentarios, lo he vuelto a leer, y lo mismo. 3 estrellas

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Claro que se puede debatir, Solo, como ves te estamos contestando y no me parece necesario que digas que es una pena, cuando de verdad que lo hacemos (yo al menos y seguro que los demás también) todo con la mejor intención. Con todo, has dicho que lo interesante de este concurso es un debate entre autor y lector, y aunque no digo que no pueda ser así y es solo mi forma de verlo, lo que yo veo realmente interesante es el debate entre los lectores que valoran el relato, no con el autor. El escritor ya ha participado con su relato, y poco más puede aportar a su valoración, ¿no? Más bien lo que hace es recibir un feedback en forma de las opiniones del jurado popular, algo que es infrecuente y, en teoría (en mi caso es así y por eso participo), muy de agradecer.

Lo que ocurre es que nuestras opiniones (no dudas, no, ni tergiversaciones, ni ninguna de esas cosas: opiniones, por favor, que son consecuencia directa de la lectura de tu relato) son las que son, y tú ya has defendido lo contrario y además de manera diametral. Poco más puede debatirse, nosotros te damos consejos y tú los tomas o los dejas, que no tienen por qué ser correctos. Tampoco he dicho directamente que te hayas ofendido ni que estés a la defensiva (por mucho que sí, esa es la impresión que dan tus comentarios), sino en todo caso que ofenderte o hacerte pasar un mal rato no era mi intención. Vamos a dejar el tema y a seguir con el certamen, antes de que [Pratchett]empecemos a ponernos irónicos o, peor aún... ¡Sarcásticos![/Pratchett]

 

Misne dijo:

Pues será que me estoy encariñando con las historias del detective Solo, de haberlo leído ya en un par en los Calabazas en el trastero Risa cachonda

Anda, pues no me suena para nada. ¿Sale en algún número anterior al Creaturas, que es el último que he leído?

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

Quiero dejar claro que lo de responder a la defensiva lo dije yo, no el autor, porque esa es la sensación que me transmitió con sus réplicas.

Y sí, yo soy otra calabacera que ha flipado con la mención jjajjajja supongo que es que se habrá presentado en alguno en los que Misne hizo de jurado y por eso lo leyó.

Imagen de Misne
Misne
Desconectado
Poblador desde: 24/09/2012
Puntos: 616

Aldous Jander dijo:

Misne dijo:

Pues será que me estoy encariñando con las historias del detective Solo, de haberlo leído ya en un par en los Calabazas en el trastero Risa cachonda

Anda, pues no me suena para nada. ¿Sale en algún número anterior al Creaturas, que es el último que he leído?

Sí, salía en el inmediatamente anterior a ese, el de Supersticiones, ¿no te suena una investigación por el Casino de Torrelodones? En el recién salido Especial Mitos de Cthulhu también lo hace, pero no te digo con lo que se enfrenta... Heyhey

Saludos,

Misne

 

-Tus padres son Profundos...

-¡Pues los tuyos unos superficiales!

http://numenerratico.blogspot.com

Imagen de Misne
Misne
Desconectado
Poblador desde: 24/09/2012
Puntos: 616

jane eyre dijo:
Y sí, yo soy otra calabacera que ha flipado con la mención jjajjajja supongo que es que se habrá presentado en alguno en los que Misne hizo de jurado y por eso lo leyó.

¡Jurado! Ooooh ¡Si yo no he sido jurado en ningún Calabazas! Manos

Me he leído las historias con gusto, eso es todo Guiño

Saludos,

Misne

 

 

-Tus padres son Profundos...

-¡Pues los tuyos unos superficiales!

http://numenerratico.blogspot.com

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9852

coñe, pos yo ye hacía metida del todo en el fregao de los mitos jjajjajjaja

Imagen de Misne
Misne
Desconectado
Poblador desde: 24/09/2012
Puntos: 616

jane eyre dijo:

coñe, pos yo ye hacía metida del todo en el fregao de los mitos jjajjajjaja

En el fregao sí, en el jurao no Risa cachonda. Y ahora dejemos el hilo para el relato de Peter Cushing... Por cierto, que me gusta mucho el título Arriba

Saludos,

Misne

 

-Tus padres son Profundos...

-¡Pues los tuyos unos superficiales!

http://numenerratico.blogspot.com

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Hola a los tres, Sharkbook, Misne y Bestia Insana:

 

Muchas gracias por dedicarle un rato al cuento de Detective, tanto en la lectura como por los comentarios.

 

Sí, lo del dichoso vis a vis (y mientras escribo, aquí mi amigo del Word ha intentado corregirlo varias veces) es un gazapo que se las trae :)  Gracias por el apunte Sharkbook, bien visto y muy útil. Ea, a editar en el manuscrito original.

 

Misne y Bestia Insana, le habéis sacado una sonrisa a Solo. El que esta historia, con todas sus bondades y pecadillos haya logrado entreteneros y divertiros gratifica y mucho. Porque eso es lo único que se pretende: hacer pasar un buen rato al lector. Gran nombre para un sabueso, por cierto :)

 

Y Misne, me alegra que también disfrutaras con los previos calabaceros del Detective. Aún queda mucho Solo por explorar …

 

Un saludo!

Imagen de Carmilla
Carmilla
Desconectado
Poblador desde: 15/11/2013
Puntos: 76

El relato está bien escrito, tiene ritmo tanto en la acción como en los diálogos, pero hay ciertos elementos que llaman la atención negativamente, como ya te han señalado los anteriores lectores.

Voy comentar a modo de respuestas, espero que no te molesteGuiño.

Bueno, en primer lugar no me parece lo suficientemente oscuro para este concurso. Me parece más humorístico que fosco.

La elección del nombre complica la lectura, al menos a mí me lo ha hecho, sobre todo cuando el “Solo” iba delante de un punto. Tenía que regresar al principio de la frase cuando llevaba la mitad leída. Entiendo que no vas a cambiarlo ahora, además ya hay algunos relatos publicados con él de protagonista, pero si yo volviera a inventar otro personaje, intentaría que su nombre no significase nada en nuestro idioma.

El tema de cómo deduce que el asesino es un vampiro, pienso como los demás. Es hilar muy fino. Creo que haciendo un simple comentario a un caso pasado de Solo en otro lugar, se podría haber solucionado un poco.

Lo que dices del crucifijo es dependiendo del tipo de vampiro. Hay casi tantos tipos como culturas. Si tus vampiros son de los que no pueden acercarse a un humano que lleve colgado un crucifijo (no olvidemos que el humano tiene que tener mucha fe) hubiera bastado con que el narrador acotará un comentario de uno de los vampiros. Por ejemplo: “Por favor, signore…- susurró la mujer sin apartar la vista de la maléfica cruz que colgaba del cuello de Solo-. No le haga daño a mi marido… Haremos lo que usted diga, pero no le haga daño.”

Son catorce palabras que nos dan mucha información de los vampiros en cuestión.

Lo de los ojos no lo había escuchado nunca, pero puede ser un recurso interesante. Lo que pasa es que, como lectora, no me acaba de quedar claro cómo es capaz de ver lo que hacen. ¿Dónde lo ve Solo? ¿Reflejado en el iris de los ojos, como si fuera una bola de cristal? ¿Y qué es lo que ve? ¿Lo que hacen los demás vampiros? Podría ser interesante, pero creo que no está bien explicado. Al menos yo no lo he entendido.

El final me ha gustado mucho, esa escena en el metro está muy lograda, y la frase final también.

Por lo comentado, y por estar más cerca del humor que del terror, mi puntuación es de:

★★☆☆☆

Imagen de Solo
Solo
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2013
Puntos: 19

Hola Carmilla,

Igualmente, muchas gracias por tu lectura y apreciaciones. ¿Y por qué habría de molestarme? Se supone que el ánimo de la convocatoria es fomentar el diálogo autor-lector  y el debate de las distintas opiniones. Uno dice tal, el otro pascual, hay un intercambio de ideas y todo eso. :)

¡Ay, el nombre...! Me temo que lo único que puedo decir al respecto es que siempre intento dejar la estructura lo más pulida posible. Creo que todos los nombres significan algo. Siempre hay una historia. Y el de Solo no es una excepción.

Saludos, y también a Mr. Dandridge y cía :)

Imagen de Carmilla
Carmilla
Desconectado
Poblador desde: 15/11/2013
Puntos: 76

Solo dijo:

Hola Carmilla,

Igualmente, muchas gracias por tu lectura y apreciaciones. ¿Y por qué habría de molestarme? Se supone que el ánimo de la convocatoria es fomentar el diálogo autor-lector  y el debate de las distintas opiniones. Uno dice tal, el otro pascual, hay un intercambio de ideas y todo eso. :)

¡Ay, el nombre...! Me temo que lo único que puedo decir al respecto es que siempre intento dejar la estructura lo más pulida posible. Creo que todos los nombres significan algo. Siempre hay una historia. Y el de Solo no es una excepción.

Saludos, y también a Mr. Dandridge y cía :)

No creía que fuese a molestarte, pero como las preguntas no iban dirigidas a mí concretamente, preferí hacer el comentario Guiño

Imagen de Hedrigall
Hedrigall
Desconectado
Poblador desde: 14/01/2011
Puntos: 1031

Un relato bien escrito, aunque el ritmo de la narración es irregular. Alterna momentos muy fluidos con otros más divagadores, y eso en un relato de corte pulp es penalizador.
En especial la introducción, con la llamada de Clara, su imprecisa presentación, la desaparición de las plagas... me ha parecido poco convincente para meterme de lleno en la trama. Con poco peso, como si fuera un trámite que cumplir para adentrarnos en el metro y entrar ya en el meollo del relato. Ese punto y el protagonista, un cliché andante, me han resultado un pequeño lastre.
Los detalles con que se salpica la historia me han gustado; esa familia de vampiros, el adolescente extrahormonado, el detalle de los ojos... Muy original, a mí me ha recuperado de la impresión inicial.

2 estrellas.

Imagen de Invierno
Invierno
Desconectado
Poblador desde: 21/09/2010
Puntos: 794

Leído el relato, y el debate posterior. A mí tampoco me convence la deducción inicial, y lo de los ojos creo que requería una mayor explicación, o haber terminado el relato de otra forma.
El principal problema que veo aquí es que pesa mucho el personaje y poco lo demás. El relato funcionaría bien en una antología sobre el detective, pero lo veo flojo e incompleto para una antología sobre vampiros.
Eso sí, me cae bien el protagonista, por lo poco que he visto, aunque tenga cosas muy típicas. El estilo es muy ameno, y he disfrutado de sus toques de humor. No les tengo mucho cariño a los "A no ser que..." o "Aunque quizás...", manía personal. El título también me parece un acierto.

Por esto último, la nota final es de 3 estrellas.

★★★☆☆

 OcioZero · Condiciones de uso