El Dios de la Montaña

21 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Dersu
Dersu
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 342

El Dios de la Montaña

Leila sabía que no debía llorar. De hacerlo, avergonzaría a la familia. Permaneció callada mientras el sacerdote continuaba con el ritual, pero apenas oía ya nada más que los latidos de su corazón acelerado. Cuando el hombre dejó de hablar, una multitud de rostros aliviados se acercó a felicitar a Leila y a sus padres. Camila, madre de la muchacha, parecía estar al borde de las lágrimas, pero Leila no habría sabido decir si de aflicción o de alegría. Para Leila, el mundo se había vuelto mudo y más oscuro. No conseguía descifrar los sonidos desordenados que le llegaban; por encima del alboroto un zumbido insistente, reiterativo, distorsionaba todo. Había logrado contener las lágrimas, mas aún así la vista se le nublaba como en un día neblinoso. La gente se aproximaba a ella para abrazarla, besarla, acariciarle el brazo en señal de ánimo, y Leila sólo podía responder con movimientos torpes que se le antojaban extraños y distantes, como en un sueño que se hunde en la aurora.

Vino hacia ella un muchacho de trece años, delgado y pálido, como todos lo eran allí, de ojos penetrantes y el pelo de un negro intenso como la noche.

—Soy Kontar —le dijo, aunque ella, claro, ya lo sabía. La población del valle era demasiado exigua como para ignorarlo.

Durante un instante, Leila, en su aturdimiento, no supo que debía contestarle; pero él se le quedó mirando y Leila comprendió que el muchacho era el otro elegido.

—Soy Leila —respondió al fin, pues no se le ocurría nada más importante que decir.

—Espléndido, espléndido. Ya se conocen —dijo una mujer, cuyos ojos enrojecidos y el mal disimulado dolor que se reflejaba en su rostro delataban que se trataba de la madre del muchacho.

—Me siento muy honrado. Me siento muy honrado. Con qué buenos hijos se nos ha recompensado —dijo el padre de Leila, con evidente afectación, dirigiéndose al padre de Kontar.

Las otras familias abandonaron con lentitud el templo, aunque a Leila se le antojaron como hormigas que huían de un incendio a toda prisa. La idea le resultó divertida, porque al dios de la montaña no le agradaba el fuego ni nada que fuera luminoso, y este pensamiento le arrancó una sonrisa, y los que estaban junto a ella la miraron con extrañeza. La mayoría de la gente se acercaba a felicitar a los escogidos antes de irse y se lamentaba amargamente por el hecho de que no eran sus hijos quienes habían recibido tal honor. Cuando ya no quedaban más que los dos muchachos y sus padres, el sacerdote, que había salido a despedirse de todos, volvió a entrar, muy excitado y dando grandes brincos, y los miraba con los ojos enloquecidos, como fuera de sí. Mis hermanos, los llamaba, y les agarraba las manos y se las juntaba: mis hermanos, repetía.

—Hermana, el Dios de la Montaña te ama —y la asía por las muñecas y envolvía las manos de Leila con las suyas.

—Hermano, el Dios de la Montaña te ama -y asía el rostro del muchacho entres sus manos.

Y se movía de uno a otro con energía desbordada, y decía una y otra vez que el dios los amaba y los había escogido.

—Hermana, el Dios de la Montaña te ama -y la besaba en los labios.

—Hermano, el Dios de la Montaña te ama -y lo abrazaba tan fuerte que le cortaba la respiración.

Y, de tanto en tanto, el padre de Leila entonaba uno de sus <<me siento muy honrado>>, la voz firme y enérgica, con que acompañar aquellos arrebatos de entusiasmo.

—El Dios Sediento quiere que compartáis su dicha, hermanos. Debéis beber.

—Debéis beber —aseveró Camila, la digna madre. Y alzó los brazos a lo alto.

—Debéis beber —insistió la madre doliente del muchacho. Y alzó los brazos a lo alto.

—Honrad al dios —intervino el padre de Kontar, y se golpeó el pecho con fuerza.

—Honrad al dios —conmino el padre de Leila, y se golpeó el pecho con fuerza.

Los jóvenes asintieron con un leve movimiento de cabeza. El sacerdote se desnudó para dejar su pecho al descubierto y ofreció su cuello primero a Leila, echando la cabeza hacia atrás exageradamente, como si no quisiese ver lo que ante él ocurría. Leila colocó una mano en su nuca con suavidad y, sin muecas ni fanfarrias, mordió tan fuerte como pudo. Y el sacerdote abrió los brazos en cruz y parecía luchar por echar la cabeza todavía más hacia atrás cada vez que Leila succionaba. La muchacha notó cómo la sangre se escapaba de la boca y fluía hacia abajo por la barbilla, goteando hasta el suelo. Percibió que la sangre se agolpaba en la boca, la saboreó en la lengua y, haciendo un esfuerzo por vencer su reticencia, tragó, mareada por la sacudida, su cuerpo en combustión por un violento fogonazo. El sacerdote la obligó a detenerse, pues, al contrario de lo que había imaginado, no se había sentido nunca tan extasiada. Al apartarse vio que Kontar tenía también los labios y la barbilla llenos de la sangre del sacerdote, le limpió con la mano y luego se metió la mano en la boca para catar la sangre por última vez; él hizo lo mismo con la sangre de Leila.

Después los jóvenes abandonaron la casa cogidos de la mano, y sus padres les seguían. La madre de Kontar se golpeaba el pecho reiteradamente al grito de <<Qué buenos hijos, qué buenos hijos>>, y alzaba los brazos hacia la montaña, y se arañaba el rostro, y se tiraba del pelo sin dejar de repetir <<qué buenos hijos, qué buenos hijos>>. Y el padre de Leila coreaba <<Me siento muy honrado>>.

Leila pensó que ella no era en absoluto una buena hija o no tanto como debería, es decir, el punto exacto como para recibir un honor que nadie deseaba. En el fondo, sabía que la habían elegido por, a sus diecinueve años, no haberse casado todavía. Ella había rechazado a muchos pretendientes, con la altivez con que sólo puede hacerlo una mujer muy hermosa, y ahora era una carga y una problema constante para los suyos. En teoría era el dios, por medio de su sacerdote, quien escogía, pero todos sabían que en la práctica muchas familias suplicaban que se llevase a los hijos más molestos y no a los más queridos.

Los condujeron a los establos donde podrían elegir las monturas con que se presentarían ante el dios y, además, se les concedería unos instantes de soledad compartida. Antes de separarse de su familia, Leila tuvo un primer y único momento de debilidad. Se volvió hacia su madre, los ojos ardiendo en la noche helada, y le suplicó con voz dulce.

—Mamá, por favor, hay muchos dioses y no todos son tan crueles.

No hallaron eco sus palabras en aquel cuerpo que no se había vaciado de odio y de miedo. Sólo un gélido beso en la frente de apariencia maternal y revestimiento devoto, la misma devoción que tantas veces contempló Leila en sus deambulares sombríos, durante las noches frías, cuando había visto a su madre rezarle al dios, al igual que hacían muchas otras madres, para que apartase de su lado a los hijos ingratos.

Leila se quedó a solas con Kontar. Mientras ella observaba a los caballos, Kontar sólo miraba a Leila. Para desviar su atención, Leila quiso saber si ya había decidido con cuál de ellos se presentaría ante el dios.

—En la Noche de la Sed, bajo el cielo estrellado y las débiles teas, todas las monturas son dignas de reyes —respondió Kontar, que seguía sin apartar la vista de Leila.

Leila le sostuvo la mirada.

—Quiero estar con una mujer, nunca he estado con una. Te prometo que no te dolerá, así que no te resistas.

Ella sintió un gran temor, porque sabía que no podía hacerle daño al muchacho para defenderse. Si lo hacía sangrar, el dios se enfadaría.

—Si no te gusto —prosiguió él —sólo ponte a cuatro patas e imagina que soy otra persona —insistió él, mientras se desvestía y dejaba al descubierto su miembro erecto y oscurecido.

Al verlo tan confiado y desprotegido, Leila se movió rápido hacia él y le asestó una patada en los testículos, y el muchacho cayó al suelo sujetándose la entrepierna y retorciéndose de dolor, lágrimas de impotencia resbalando por sus mejillas.

—Cómportate —le dijo, mientras Kontar trataba de recomponerse —y no nos deshonres.

El muchacho no paraba de llorar, pero Leila no quiso saber qué más escondían aquellas lágrimas de niño que eran el único consuelo que hallaría en la vida.  

No cesó el llanto hasta que sus padres regresaron, y no dejó lugar para el placer. Pero en algo había acertado Kontar: el quejumbroso relinchar de los animales a través de las tinieblas, amplificado por la callada oscuridad y acompañado por las tenues luces, otorgaba a la comitiva el aspecto de una regio séquito fantasmal bajo una persistente nevada. Leila dejó que le ataran las manos con una cuerda a la espalda, mientras alguien conducía a la montura, porque sabía que era la costumbre. Debían proteger de sí misma la libertad a la que había renunciado voluntariamente porque en el momento de ser ofrecida al dios la fe era más frágil y quebradiza. Encapuchados, envueltos en sombras y cubiertos de nieve, el cortejo de la reina Leila y del rey Kontar presentaba una inquietante monotonía. Quizá fue eso lo que hizo pensar a Leila que todas aquellas caras, antes conocidas, eran ahora una misma: la del enemigo. Antes de que el ascenso a la montaña terminase, ya se había convencido de lo estúpida que había sido.

Tal vez el mismo pensamiento se apoderó de Kontar, pues empezó a revolverse en el caballo y miraba a un lado y a otro como si quisiese saltar de su montura. No se atrevió, pero cuando alcanzaron su destino trató de salir corriendo y gritaba suplicando que lo liberasen. Llamaba a su madre y a su padre, pero no estaba seguro de dónde estaban entre tanto rostro sin nombre. Como si creyesen que Leila también intentaría huir, los dos acompañantes que tenía más cerca agarraron a la muchacha por el brazo; pero ésta, aunque lo deseaba, se limitó a eludir las manos que la sujetaban y caminó por sí misma hacia el castillo del Dios de la Montaña. Tras ella, varias personas arrastraban a un aterrado Kontar que se debatía y rogaba.    

Se introdujeron en el castillo por una pequeña puerta situada en el lateral del mismo, y recorrieron un estrecho pasillo que les condujo a una habitación inmensa, vacía y sin ventanas. Alguien extrajo una llave con la que abrió la última puerta que Leila y Kontar atravesarían. Indicaron a Leila que permaneciese quieta y arrojaron a Kontar al suelo antes de regresar al pasillo y sellar el destino de los dos jóvenes. El muchacho se abalanzó sobre la puerta pero ésta ya no tenía retorno; nadie respondió a sus golpes y demandas de auxilio. Leila, conmovida y arrepentida, lo llamó para consolarlo; pero todavía estaban atados con las manos a la espalda y no podía abrazarlo. Lo besó en la frente y en las mejillas, mas Kontar se hallaba en tal estado de pánico y desconcierto que en su afán por aferrase a ella sólo consiguió embestirla con el cuerpo y hacer que ambos cayesen al suelo.

—No, Kontar, hay que levantarse. Haz de la obediencia tu rebeldía —le dijo ella, temiendo que el dios llegase en cualquier momento y los encontrase allí tendidos.

Mas apenas habían salido estas palabras de su boca cuando una risita burlona resonó en toda la estancia.

—¿Es el dios? —preguntó Kontar, en un atemorizado susurro.

—Aquí no hay ningún dios —contestó Leila, con voz firme.

Oyeron unos pasos aproximarse, pero no lograban distinguir la silueta del dios, pues las sombras reinaban sobre la débil iluminación de una pocas antorchas que resultaban insuficientes para alumbrar la vasta estancia. Mientras Leila se esforzaba por alzarse, Kontar gimoteaba y suplicaba desde el suelo. Ella se puso en pie, pero no podía ver al dios. Avanzó hacia el centro de la habitación; Kontar, en cambio, se arrastró hacia la pared donde estaba la puerta hasta sentir el contacto de la fría piedra. Se había situado bajo una antorcha, pero con los nervios no acertaba a levantarse.

Leila lo oyó pasar junto a ella sin llegar a verlo, y comprendió el error que había cometido: el dios iba primero a por Kontar. Se maldijo por no haber ayudado al muchacho a ponerse en pie, pues ya era tarde. El dios se movía con mucha mayor rapidez que ella y apenas tuvo tiempo para darse la vuelta cuando vio una capa deslizarse hacia el muchacho.

Kontar tenía el rostro desencajado de terror; tan pronto pedía clemencia como lanzaba patadas y amenazas, y no paraba de revolverse con desesperación. Leila quería socorrerlo pero se había quedado paralizada. El dios se movía alrededor del muchacho, jugando con él e incrementado su terror. Kontar le prometía sumisión y lealtad, pedía clemencia, lo amenazaba, maldecía, volvía a suplicar piedad. El dios lo empujaba contra la pared, lo pateaba, fingía retirarse, lo gopeaba, se movía a un lado, de nuevo atacaba. Al fin, en mitad de un arrebato de furia del muchacho, el dios se hartó y lo embistió con todas sus  fuerzas, inmovilizándolo contra la pared y arrojándose sobre su cuello para beber como horas antes ambos jóvenes habían bebido del cuello del sacerdote. Pero al dios nadie le diría basta, nadie lo obligaría a detenerse. Leila cerró los ojos hasta que ya no hubo más gritos de dolor; entonces, al abrirlos, contempló el cadáver del niño que había muerto solo, asustado y sin consuelo, y sintió una rabia infinita contra el dios y contra sí misma. El mordisco del dios había sido mucho más limpio que el suyo, apenas un par de marcas visibles en el cuello de Kontar y un hilo de sangre que descendía travieso por la garganta.

—Monstruo —le gritó, una lágrima silenciosa resbalando por su rostro.

Y, a pesar de que de verdad lo creía un monstruo, observó que la palidez extrema en contraste con la cabellera de un negro intenso le confería una gran delicadeza a sus rasgos y un gran atractivo. Leila pensó que aquella blancura era algo sobrenatural, divino, que superaba la ya de por sí extraordinaria blancura de su propia piel, doncella hija de una gélida tierra. Además, el dios se movía con insólita agilidad, casi sin hacer ruido. Tal era su habilidad que le costó percibir que se acercaba a ella, pues apenas emitía sonido y, de nuevo alejado de la antorcha, resultaba muy difícil divisar su silueta.

Leila no pudo ver su rostro hasta que lo tuvo encima. Se concentró en no temblar y clavó la mirada en sus ojos inexpresivos e inhumanos: en verdad le parecieron los ojos terribles de un dios. El dios le acarició la mejilla.

—Nunca me habían hecho un regalo tan hermoso –dijo al tiempo que la contemplaba maravillado.

El dios le arrebató la ropa y palpó su cuerpo desnudo, y la olisqueó como un animal. La tocó donde nadia la había tocado, y Leila trató de no desfallecer.

—Acaba ya. Sacia tu sed —lo retó furiosa.

Pero, en lugar de aceptar su deseo, el dios la desató y la cubrió con la capa que él portaba.

—Hasta ahora me has conocido, al igual que toda tu gente, como el Dios Sediento o el Dios de la Montaña. Nada más he sido que la sombra de una amenaza, como una nube henchida que anuncia la tormenta. Pero ahora... Elbio es mi nombre, a ti te lo ofrezco y Elbio soy para ti.

—Monstruo, bestia, endriago. Así te llamo.

—No temas. Esto no es un truco. Quería hacerte daño... No sufrirás por mi mano.

—¿Que no sufriré?. ¿Y cómo llamas a esto, fiera inhumana?. ¿A ser vejada, abandonada, a estar sola contigo?. ¿A ver morir a ese pobre niño en horrible sufrimiento?. Mátame ya, y no te burles. Podrás quitármelo todo, pero no se postrará ante ti mi orgullo.

—No voy a matarte. Ni hoy ni mañana. Tantos años han visto mis ojos y tan pocas cosas dignas de ser vistas...

—Engendro. ¡Déjame!. ¡No quiero ser nada tuyo!. ¡No quiero que se enturbie mi virtud en la suciedad de tu mejor sentimiento!. Vive para tu sed infame y nada más.

—La llamas infame, pero la has conocido. ¿Por qué la odias tanto?.

—Es abyecta. Mi peor recuerdo y mi peor experiencia.

—No es posible que lo detestes tanto.

—Más aún.

—Mientes.

—Me produjo arcadas. Te habría maldecido allí mismo si no me hubiesen inculcado que eso es una blasfemia.  

—No creo en tus palabras.

—Son la verdad. Sólo es veneno para oídos indignos.

—He recibido muchos regalos, incontables. Y muchos me han hablado de la sed.

—En términos despreciables.

—Pocos. Y no tanto.

—Palabras de aduladores.

—Puedo leer la mentira y la verdad en ti, chiquilla. Soy demasiado viejo para que tú puedas engañarme.

—Mi voz es la verdad.

—Nunca nadie ha condenado la sed en tal grado, niña furiosa. A mí no me engañas. Yo sé lo que todos pensáis de ella, incluso el que la siente con mayor intensidad como algo vergonzoso.

—Es repugnante para todos, bestia inmunda.

—Ni el que la encuentra más repulsiva puede resistirse a experimentar un mínimo de la vitalidad que te ofrece el saciar la sed. ¡Confiesa!.

—Tus sesos de monstruo...

—¡Dilo!. Anhelas volver a sentirlo.

—Nunca.

—¡Reconócelo!. Te gustó sentir...

—¡No!

—El poder.

Leila calló durante un momento, y luego habló.

—Me das asco. Y siempre me darás asco. Ahora... ¿mantienes tu palabra de no hacerme daño?. ¿Sí?. ¿La mantienes?. Pues, si no me encuentras apetitosa para tu sed, ¿podré irme de aquí?.     

Y el vampiro dijo:

—No verás otra cosa nunca más.
     
       

 

 

 

 

 

    

¡No disparen, soy gente!

Imagen de Bestia insana
Bestia insana
Desconectado
Poblador desde: 02/05/2013
Puntos: 1928

Encuentro el relato irregular, bueno el principio, demasiados diálogos y precipitación al final; la historia acaba bruscamente, no está completa, como si hubieran entrado las prisas. De tal manera, una buena historia se queda coja; recomiendo al autor dedicarle más tiempo y pensar un buen final. En lo formal, habría que quitar los puntos después de los signos de interrogación y exclamación, y reducir el tamaño de las comillas, es una pequeñez pero queda mal.

2 estrellas

Dersu, perdón por empezar a disparar

Imagen de Sanbes
Sanbes
Desconectado
Poblador desde: 16/10/2013
Puntos: 1225

Relato que me ha gustado más a medida que iba leyendo.

Coincido con Bestia insana en que los puntos después de los signos de interrogación / exclamación no deberían de estar.

Al principio no me ha gustado que se repitiera tanto los diálogos, aunque luego he llegado a la conclusión de que quizá es necesario para mostrar la psicología de esta gente tan religiosa, cuya fe no les permité pensar más allá de sus creencias. Y esas frases repetidas, junto al caso omiso que les hacen a los niños, demuestra la gente tan cerrada que se nos ha querido mostrar.

El final me ha dejado un poco frio. Creo que al final el Dios termina por alimentarse de la chica. Me hubiera gustado algo más potente, aunque bueno, esto no quiere decir que sea un mal final.

Todo lo demás me ha gustado bastante, y como ya he dicho, lo he disfrutado más a medida que iba leyendo.

Mi votación es de 4 estrellas.

Imagen de sharkbook
sharkbook
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2013
Puntos: 584

   Relato correcto, aunque con algunos fallos en las comas y puntos, acentos, algún "dedazo" como "entres" por "entre" o "nadia" por "nadie". Demasiadas repeticiones para mi gusto, no tan solo las que se repiten como coletillas al principio, sino otras más preocupantes: no sé cuantas veces habré leido Leila, Kontar y el dios. Creo que se pueden usar otras maneras para nombrarlos sin que se tenga que dar el nombre.

     Coincido con lo de los puntos tras los signos de interrogación y exclamación, quedan bastante mal, aunque no estorben para la lectura del texto.

    No me ha atraido la idea de un dios al que se supone que le han "regalado" numerosos presentes a lo largo de su longeva vida, se quede prendado sin más de su último regalo y que le permita además, todos esos insultos y agravios. Se sabe que es un ser cruel, no hay más que ver como actua con el muchacho, no entiendo como deja de serlo con ella.

   La debacle por la sed en la que entran tampoco me ha resultado satisfactoria y por supuesto, el final demasiado abierto, tanto que no veo final.

 

★★☆☆☆

2 estrellas para quienes no puedan verlas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Relato admitido a concurso.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Muy buena prosa y muy bien ajustada a lo que querías contar. El escenario queda muy bien trazado y los personajes muy bien descritos. El tono de los diálogos, muy teatral, me ha chocado en un primer momento, pero creo que le sienta bien a la historia.

El único punto que no me convence es el cierre. Me resulta muy brusco, abrupto. Creo que no hace justicia a todo el terreno que habías allanado y a las cuestiones indirectas que suscitaba la narración (el culto dentro de la sociedad, la idea de los sacrificios humanos tan propia de la fantasía épica, el destierro, etc.).

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Ligeia
Ligeia
Desconectado
Poblador desde: 03/12/2013
Puntos: 869

Relato correcto, coincido en los fallos ya comentados y ese final que ni lo parece. Tres estrellas:

 XXX

Imagen de Invierno
Invierno
Desconectado
Poblador desde: 21/09/2010
Puntos: 792

Bien conseguida esa atmósfera lúgubre, misteriosa y fría. "...Nublaba en un día neblinoso" no me termina de sonar bien. Me atrae mucho la historia planteada, destacando ese párrafo donde Leila reflexiona sobre el verdadero motivo de su elección como sacrificio. El final del relato me ha dejado algo descolocado; como han dicho, no lo veo final, o al menos no un final adecuado para todo lo que se nos ha dado antes en el texto. Aun así, pesa más lo que me ha gustado que lo que no, y se lleva tres estrellas.

 

★★★☆☆

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Aunque la idea es atractiva y el símil entre el despertar de la sed y el despertar de la sexualidad es interesante, el relato se pierde en sí mismo y no alcanza a encontrar la salida en un final que me ha dejado insatisfecho. Por lo demás, un estilo correcto y sin apenas erratas aparte de algunos de carácter tipográfico. 

Imagen de L. G. Morgan
L. G. Morgan
Desconectado
Poblador desde: 02/08/2010
Puntos: 2579

La primera parte me ha gustado mucho, ese aire de ritual religioso, de pautas y comportamientos estereotipados. Y cómo va desvelando las características de esa sociedad, el supuesto honor de ser escogido que no es otra cosa que librarse de los individuos "molestos". La "construcción" del culto y del dios.

Pero desde que Leila se queda a solas con el vampiro me gusta menos: los diálogos me parecen demasiado tópicos e irreales.

3 estrellas.

Imagen de Belagile
Belagile
Desconectado
Poblador desde: 09/12/2013
Puntos: 829

Relato bien escrito. Me parece interesante la historia que presenta, aunque los diálogos resulten un poco artificiosos, más al principio, y el final sea tan precipitado.

Mi votación es de 3 estrellas.

Giny Valrís
LoscuentosdeVaho

Imagen de Hedrigall
Hedrigall
Desconectado
Poblador desde: 14/01/2011
Puntos: 952

La exquisitez y delicadeza narrativa transportan una historia cruel.

La inmersión es inmediata y plena, gracias a los múltiples detalles anexos al tronco narrativo que le fascinan a uno. Me gustaría escribir con tanta sencillez y pocas palabras y ser capaz de transmitir la mitad de lo aquí transmitido.

El final abrupto me parece el broche perfecto a ese diálogo víctima-asesino, que parecía abrir la posibilidad de un final feliz.

5 estrellas y mi enhorabuena.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9773

El relato está salpicado de frases mal estructuradas y con una puntuación dudosa. He encontrado una acumulación excesiva de la conjunción “y” (163 para ser exactos) que le dan un tonillo raro y monótono a la lectura.

Hay partes que no son creíbles, como la idea del Dios que tiene el pueblo que resulta confusa porque tan pronto parecen unos fanáticos dispuestos a todo por complacerlo como que la niña suelta “hay más dioses y no todos son tan crueles” y no hay reacciones al respecto. O que la chiquilla, en semejante trance, piense que el aspecto del Dios lo hace atractivo.

El último diálogo, al carecer de acotaciones que lo personalicen, se queda más en un intercambio de frases sin fuerza.

En fin, el fondo me estaba gustando, la tradición y el ritual del pueblo, la perspectivas de las madres y el aterrizar en el castillo de aquella forma, creo que son imágenes que tienen potencial si se arregla el resto peeeeeeeero el final me ha recordado demasiado a La bella y la bestia y ahí se me ha acabado de desinflar todo el relato, lo siento.

 

Mi puntuación es de  2 estrellas

 

*Editado porque me falló el copypaste y no salió el comentario completo.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

jane eyre dijo:
la idea del Dios que tiene el pueblo que resulta confusa porque tan pronto parecen unos fanáticos dispuestos a todo por complacerlo como que la niña suelta “hay más dioses y no todos son tan crueles” y no hay reacciones al respecto.

Para mí, es que son politeístas.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9773

Patapalo dijo:

jane eyre dijo:
la idea del Dios que tiene el pueblo que resulta confusa porque tan pronto parecen unos fanáticos dispuestos a todo por complacerlo como que la niña suelta “hay más dioses y no todos son tan crueles” y no hay reacciones al respecto.

Para mí, es que son politeístas.

Claro, es la única solución, sí, pero como no se dice nada al respecto pues como que se me hizo raro Mmmh Creo que, teniendo tantísimo peso la religión en la historia, no hubiese estado demás aclararlo.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9773

ups, salió doble XDD

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Un relato interesante y con buena prosa, que sin embargo no logra que la historia termine de funcionar para mí. El argumento podría resumirse en: los aldeanos entregan a dos jóvenes a un vampiro que se hace pasar por dios desde tiempos remotos y él se encapricha de una de ellos. Ahora bien, si eso lo sabemos desde prácticamente el principio, y el final no revela nada que no podamos haber imaginado ya, servidor se queda con ganas de más.  No porque el relato sea malo, sino porque no destaca, no sorprende, no cambia, y cuando las expectativas del lector ni cambian a lo largo de una narración ni se satisfacen al terminar, la ilusión de que el texto está vivo es mucho más difícil de mantener. 

Así que por su buena prosa y su planteamiento interesante pero por esa falta de nuevas incógnitas o revelaciones durante la segunda mitad del relato, se queda para mí en 3 estrellas

jane eyre dijo:

Patapalo dijo:

jane eyre dijo:
la idea del Dios que tiene el pueblo que resulta confusa porque tan pronto parecen unos fanáticos dispuestos a todo por complacerlo como que la niña suelta “hay más dioses y no todos son tan crueles” y no hay reacciones al respecto.

Para mí, es que son politeístas.

Claro, es la única solución, sí, pero como no se dice nada al respecto pues como que se me hizo raro Mmmh Creo que, teniendo tantísimo peso la religión en la historia, no hubiese estado demás aclararlo.

Bueno, si dice "hay más dioses" ya está aclarado ¿no? Lengua

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9773

¿A que va a resultar que al final el lishto eres tú? jajjajjaja Lengua

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Si yo lo de tocar la moral lo hago sin malicia, por el deporte. Risa cachonda

Imagen de Covitjes
Covitjes
Desconectado
Poblador desde: 21/12/2013
Puntos: 47

La idea inicial del relato estaba bien, pero en mi opinión se ha perdido un poco en el camino, no me queda muy claro el objetivo de la historia y me parece que el personaje de la protagonista es inconsistente. En ciertos momentos parece casi arrogante y en otros un ratón asustado. También el estilo es demasiado enfático, creo que en ciertos momentos es mejor expresarse con sencillez.

He echado de menos también una presentación de ese temible dios, pero al no haberla, ha perdido todo el gancho. Tampoco me he enterado muy bien del final.

Por último, lo de "a cuatro patas", me ha parecido bastante soez y fuera de lugar. Soy la primera que cree que el sexo es un tema importante en la temática vampírica, pero siempre considero mejor una narración con buen gusto y en este punto me ha resultado chocante y además no veía que encajase, lo veo puesto con calzador

En fin, que aunque la idea del ritual y del Dios de la Montaña era buena, no puedo darle más de dos estrellas. Aun así te felicito por la idea de la ambientación.

Otra cosa: te paso los atajos de teclado para las comillas latinas, ya que los signos duplicados de mayor y menor que (<<, >>)  no son el recurso correcto: Alt+174 para abrir  y Atl+175 para cerrar. Si no se muestran bien en el foro, te recomiendo que mejor utilices las inglesas: “ y ”.

 

Covadonga González-Pola

www.talleresliterariosonline.com

Imagen de Dersu
Dersu
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 342

La bella y la bestia. Me he quedado a cuadrosRisa cachonda

¡No disparen, soy gente!

 OcioZero · Condiciones de uso