GUERRA R.

4 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Moises Cardenas
Moises Cardenas
Desconectado
Poblador desde: 23/01/2016
Puntos: 20

Guerra R.

 

Transité por una ancha y larga calle. A los lados se encontraban tres locales, cada uno tenían sus respectivos letreros, que decían: zodiacos, islamistas, evangelistas.

En la calle estaban esparcidos pedazos de vidrios rotos, hojas de libros que volaban con el viento, sillas tiradas en el suelo y mesas de maderas destruidas. A lo lejos se divisaba un puente de cristal, decidí ir hasta él y cruzarlo.

Desde la altura vi cuerpos esparcidos, me tapé la nariz por el olor nauseabundo que emanaban. Llegué a una calle y leí un letrero que tenia grabada en letras violetas la palabra «Hortelut».

Quedé pensativo por el nombre, y proseguí mi marcha. Asustado por los muertos, aceleré mis pasos hasta llegar a una turba que estaba parada enfrente de una iglesia.

La mayoría de los manifestantes eran jóvenes vestidos de negros y sostenían pancartas con el logo ese que se usa para prohibir cosas, dentro de ese símbolo tenía el dibujo de una cruz.  Detrás de ellos había un grupo de hombres de unos cuarenta años con barbas blancas que sostenían enérgicamente una pancarta blanca, en ella estaban escrita la siguientes palabras en letras negras: «Se ataca toda religión».

Pensé en el libro de Revelación escrito por el apóstol Juan, en donde se habla de una gran tribulación. Levanté mi mirada hacía la cruz que prendía en la cúpula de la inmensa catedral que tenia frente a mí, y supuse que estaban oponiéndose de Babilonia la Grande.

El río que cruzaba por el puente salpicaba sangre y el color bañaba partes del cielo.

Seguí mi camino, y me topé con un callejón en donde estaban dos  adolescentes ultrajando a una mujer joven. Los chicos me miraron rabiosamente, y de soslayo pude darme cuenta que en el suelo estaban la falda y la camisa. Supuse que la mujer era de alguna religión cristiana.

La dama cuando me vio con sus ojos me suplicó que la ayudara, no pude hacer nada, no sé si cobardía o dolor por lo que ocurría a mi alrededor. Los sujetos me apuntaron con pistolas de uso personal de combate marca Beretta.

Salí apresuradamente y le pedí perdón a Dios por lo sucedido. Caminé muy rápido, y sudoroso llegué a un grupo de hombres adultos que lanzaban fervorosamente piedras hacia una sinagoga. Del lugar salieron un grupo de hombres quienes llevaban rotas sus caras, y estaban siendo apedreados por la enérgica turba.

Seguí y llegué hasta otra calle, que estaba llena de humo de cauchos quemados, y había un grupo de enfurecidos estudiantes con pancartas que decían: «Estamos hartos de tantos políticos basuras».

Cavilé sobre aquellas agitaciones sociales, y continué mi camino para hallar a  alguien que me explicara aquellos acontecimientos que pasaban frente a mí. Más adelante otros jóvenes se pasaban unos a otros una camisa de color vino tinto que le había sido despojada a un adolecente. Estos le gritaban:

- ¡Ya no queremos gente como tú!

El jovenzuelo tratado de defenderse les dijo en voz alta:

-¡Los tiranos nos llevan al caos!. 

Mirando todo alrededor pude ver que dos mujeres furibundas golpeaban a una mujer joven que estaba tendida al suelo, le daban bofetadas gritándole fuertemente:

 - ¡Por ser bella es que te pegamos!

- ¡Oh! Están todos locos en este lugar- me dije a mí mismo.

Las féminas al verme rieron diabólicamente. Huí de ellas.

A unas cuadras, me topé con un anciano que estaba flaco y demacrado. Mirándome a los ojos me dijo:

-Hijo, al demonio le queda poco tiempo, anda desesperado. 

Sentí un escalofrió recorrer por mi piel. Vi que el hombre se desvanecía. Escuché un estrepitoso sonido, alcé la vista y vi que en el cielo volaban helicóptero de ataque marca MilMi-35. Sonaron sirenas, se escuchó una fuerte explosión. Entonces no pude salir del lugar.

 

 

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Salvo error en el conteo, el relato tiene 634 palabras. Necesitas ampliarlo hasta las 1000 para que podamos admitirlo a concurso.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Ligeia
Ligeia
Desconectado
Poblador desde: 03/12/2013
Puntos: 869

Como no cumple la norma de extensión y aún no lo han arreglado, me abstengo de comentar.

Imagen de Olethros
Olethros
Desconectado
Poblador desde: 20/06/2015
Puntos: 352

Ídem.

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam... ;oP

 OcioZero · Condiciones de uso