Tres fases

28 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Dheziel se agita nervioso en su inmundo cubículo. Algo inusual le ha puesto en alerta. Abre los reptilianos párpados y desenrosca su cuerpo con rapidez. Percibe una señal con claridad. Parece que hay una posible víctima, algún “aspirante” a poseso. Esa posibilidad es algo que le excita muchísimo. Poseer a alguien es una tarea muy difícil, mucho, algo para lo que deben darse una serie de condiciones que, por desgracia para los demonios, ocurre en muy escasas ocasiones. Por eso, se obliga a prestar más atención, intentando captar mejor las sensaciones que le llegan.

 

Sí, ahí está; sin duda. La señal es nítida, potente, apetitosa. Muy apetitosa. Hay una persona susceptible de ser poseída y es alguien importante, mucho... un auténtico VIP. No sabe aún quién podrá ser, pero le llega de manera clara la impresión de que es de sexo masculino: un hombre.

 

La hendidura que semeja una boca en el rostro de Dheziel se curva en algo que debería ser una sonrisa, pero que en su caso, se convierte en un movimiento carnoso ondulante y repulsivo.

 

Dheziel sabe que debe actuar rápido. Debe ponerse en marcha enseguida y llegar hasta él antes de que lo haga cualquier otro de los miles de demonios que pululan por allí, deseosos de poseer a alguien. Si llega el primero y lo consigue, será un triunfo de proporciones colosales para él y podrá ofrecerle el alma de ese débil mortal a su poderoso amo, el Señor de la Oscuridad. Nada le produce más satisfacción y gozo que ser útil a su señor. Es la meta de su existencia.

 

Se dispone a atravesar la densa, pero permeable barrera que separa su mundo, el inframundo, del nuestro. Un proceso doloroso y agotador, aunque necesario para llegar hasta su víctima. Nadie dijo que poseer humanos fuera algo fácil.

 

El viaje, si bien no demasiado largo, resulta penoso y arranca gritos de dolor a Dheziel, que lo soporta gracias a la fuerza que le da imaginar su recompensa cuando haya realizado el trabajo que le espera al llegar al otro lado.

 

El accidentado tour del demonio concluye. Una vez aquí, lo primordial es recuperar fuerzas. Después de conseguido esto, ya puede dar comienzo el proceso de posesión, algo que para estos seres de oscuridad es tan divertido como para un adolescente jugar a su videojuego favorito.

 

Veamos cómo logra hacerlo; veamos cómo se apodera una de estas criaturas maléficas del alma de un ser humano.

 

***

 

1ª Fase: Acercamiento.

 

El demonio –Dheziel en este caso– llega a nuestro mundo siguiendo el rastro de la señal percibida en el suyo, como un sabueso que va tras el olor dejado por una pieza de caza. No le cuesta demasiado esfuerzo dar con la persona que la emite, pero cuando descubre quién es, se retuerce por la sorpresa y por la emoción. ¡Qué gran regalo sería para su señor si él consiguiera su propósito! No es normal tener una presa de esta relevancia al alcance de la mano. De hecho, algo así ha ocurrido en escasísimas ocasiones. Por lo general suelen ser jovencitos que han tonteado con la Ouija o incautos que se pasan de listos y piensan que pueden engañar al Diablo. Pero ya se sabe lo que dice el refrán, eso de que sabe más el Diablo por viejo, etc, etc... De modo que este caso puede catalogarse de excepcional; una rareza. La recompensa podría ser enorme, pero Dheziel debe aproximarse a su víctima con cautela, pues aunque le consta que es un hombre muy religioso que ha perdido la fe en un momento de gran sufrimiento, podría recuperarla de nuevo de forma inesperada y hacerle mucho daño, impidiendo por completo la posesión.

 

El siervo del Señor de la Oscuridad se dedica a rondar a su víctima, acechante, expectante, dejando sentir su influencia de manera tan sutil como sibilina. Observa y prepara el camino con sumo cuidado para poder acceder a ella. Es como un buitre que ha olfateado un cadáver y está ávido por llegar hasta él para probar su carne.

 

La presa elegida comienza a experimentar sensaciones extrañas y percibe que algo no va bien, aunque es incapaz de precisar el qué. Escucha débiles ruidos a su alrededor de procedencia desconocida, tiene sueños agitados e intranquilos, ve sombras escurridizas..., todo muy impreciso e indefinido –todo provocado a propósito por el demonio–, y no acierta a encontrarle explicación. Esa sensación de desconcierto en su futura víctima produce una gran diversión en todos los seres del inframundo sin excepción. Dheziel disfruta muchísimo de cuanto ve y hace. Juega de la misma cruel manera que un gato con un ratón antes de devorarlo.

 

***

 

El hombre llevaba una temporada en la cual dormía poco y mal, y cuando lo hacía, solía tener pesadillas. No terminaba de entender qué le ocurría. Pensaba que tal vez era debido a un exceso de trabajo. Ya era mayor, aunque no era ese el motivo. Tal vez se debía a esa creciente sensación de que se sentía más viejo de lo que era en realidad. No tenía el mismo vigor de antes, acusaba el cansancio con mayor intensidad y se preguntaba si sería esa la razón de todas las extrañas sensaciones y percepciones de los últimos días. A veces, estando solo, le parecía escuchar pequeños ruiditos, como pasos sigilosos o como algo que se desliza con suavidad por el suelo. También le parecía escuchar susurros y en ocasiones le daba la impresión de ver sombras furtivas que desaparecían con rapidez, pero eran cosas tan imprecisas y tan fugaces que no podía estar seguro de su realidad y lo atribuyó todo al tormentoso estado emocional en el que se encontraba en ese momento.

 

***

 

2ª Fase: Toma de contacto.

 

El demonio, tras “revolotear” alrededor del humano elegido, se atreve en esta fase a realizar los primeros contactos directos con el alma del futuro poseso. Dheziel sabe que debe andar con pies de plomo ya que ésta es una acción peligrosa –la más delicada de todo el proceso–, pues el alma es nuestra Chispa Divina y como tal, su luz podría provocarle gran dolor si intentara acceder a ella sin las debidas precauciones.

 

La estrategia de todo demonio durante esta fase se basa en ir “carcomiendo” a su presa. Intenta encontrar debilidades, vicios y/o miedos para arrastrarla a comportarse de manera inapropiada, con el objetivo de corromper su alma y reducir el brillo de esa “chispa”. Se vale para ello de algunas artimañas que ya ha desarrollado en la primera fase, aunque ahora las lleva más lejos. Así, desliza sutiles susurros al oído con pensamientos maliciosos, los cuales no son percibidos de manera consciente sino de manera subliminal. Pergeña las más diversas tentaciones; bucea en sus miedos para volverlos contra ella o incluso se infiltra a nivel aún más profundo en sus sueños para hacerle ver imágenes perturbadoras, unas veces violentas, otras veces obscenas o de claro matiz sexual. Imágenes pecaminosas desde el punto de vista de esa persona y que están destinadas a causar zozobra e inquietud en su ánimo.

 

Lo bueno para el “asediado” es que, al encontrarse en ese estado de fragilidad mental y espiritual, es como si lanzara una bengala al cielo, cuyo resplandor atrae la atención de un importante aliado que todos tenemos desde el momento del nacimiento: el ángel de la guarda.

 

Así es. Aunque pueda parecer un concepto obsoleto o incluso ridículo para algunos, cada uno de nosotros tiene asignado su propio ángel de la guarda, que permanece con nosotros desde el nacimiento, como ya se ha dicho, hasta el mismo instante de la muerte. Esos momentos de debilidad, cuando la fe se ve disminuida o incluso desaparece, acercan a dicho ángel a nuesro lado. Él nos dará fuerzas –aunque no lo sepamos– y nos servirá como escudo protector, mostrándose como uno de los más importantes escollos para los planes de posesión del demonio. Muchos de estos seres de oscuridad fracasan en sus intentos de poseer a alguien debido a la acción defensiva de estos ángeles, aunque hay ocasiones en las cuales ni siquiera ellos pueden impedirlo, pues el rival es demasiado poderoso. Como en el caso de nuestro protagonista.

 

A favor del futuro poseedor juega el que, al haber perdido su víctima la fe en una entidad superior de carácter benigno –llámese Dios–, surge en ella la idea de que tampoco tiene sentido creer en la existencia de seres inferiores de signo contrario. Por lo tanto, toda creencia en figuras malignas desaparece, al igual que cualquier mecanismo de defensa, ya que, si no existen siervos del mal, no tiene sentido intentar defenderse de ellos. Este hecho es sin duda algo que el demonio acechante sabe aprovechar a la hora de establecer esos primeros contactos. Podría decirse que no es más que un oportunista esperando el momento adecuado. Una hiena en el mundo de lo espiritual.

 

***

 

Es cerca de la medianoche y el hombre se halla en su habitación, a punto de acostarse. Viste un sencillo pijama de color azul celeste y lleva unas gruesas gafas de pasta que enmarcan unos ojos anegados en la pena y la duda, dos sensaciones que arrastra estos días con demasiada frecuencia para su gusto.

 

Se arrodilla ante su cama, cierra despacio los ojos y junta las manos. Se dispone a rezar, como ha hecho cada noche desde hace tanto tiempo que ya no puede ni recordar. Es un hombre religioso, siempre lo ha sido, pero ahora el acto de rezar se debe más a una costumbre, a un automatismo, que al hecho de que posea alguna creencia en algo superior. Porque a este hombre, que antaño tuvo tanta fe que podría haber movido millones de montañas, se le ha formado ahora un agujero enorme en el alma por el cual se ha escurrido toda esa fe, como si de un sumidero se tratara.

 

Hace menos de dos meses recibió una noticia que le sacudió de manera terrible. Sus dos hermanas, uno de sus cuñados, y cuatro de sus sobrinos fueron hallados muertos tras un derrumbe debido a una explosión de gas. La fatalidad hizo que estuvieran todos ellos reunidos en casa de una de sus hermanas celebrando su cumpleaños, al cual él no pudo asistir por compromisos de trabajo.

 

Este dolorosísimo accidente le causó una gran consternación, fue como un tsunami emocional que lo zarandeó como a un pelele y le sumió en un estado de profunda tristeza y abatimiento que le hizo plantearse un montón de dudas que hasta ahora nunca había tenido. Dudas acerca de su lugar en la vida y en el mundo. Dudas acerca de su fe. Dudas acerca de Dios.

 

Estas dudas fueron como una semilla plantada en su corazón que en poco tiempo germinó y acabó echando fuertes raíces. Su fe, hasta ahora inquebrantable, había sido torpedeada bajo la línea de flotación y se fue a pique en cuestión de días. Toda una vida de religiosidad, de fe y de creencias fue borrada de un plumazo por aquel luctuoso suceso familiar. Aunque se decía a sí mismo que debía ser fuerte, no se veía capaz de serlo. Por ese motivo ahora se encontraba perdido, con una sensación de vacío que no tenía ni idea de cómo iba a poder erradicar.

 

Pero no es eso lo único que preocupa a este hombre, también siente un cúmulo de sensaciones inusuales en su organismo: apatía, disminución del apetito, decaimiento, sopor... y un profundo malestar que no sabe explicarse. Le asusta pensarlo, pero a veces le asaltan pensamientos extraños, terribles, tan desconcertantes que le cuesta creer que sean propios. En otras ocasiones siente como si hubiera desconectado de la realidad por unos instantes y su mente se hallara en otra parte. También se sorprende por el contenido de sus sueños, muchas veces de matiz obsceno y violento. Por momentos pasa por su cabeza la idea de que aquello pueda ser tal vez obra del Maligno o de alguno de sus súbditos, pero entonces se recuerda a sí mismo que ha dejado de creer en su Dios Todopoderoso y por lo tanto, no tiene ningún sentido creer en su acérrimo enemigo, de modo que rechaza tales pensamientos. Sin más, lo adjudica todo a un agudo proceso de depresión causado por su dolorosa pérdida.

 

***

 

3ª Fase: Invasión total o Posesión.

 

Cumplidas las dos primeras fases con éxito, toca rematar la faena. Dheziel ha ido dando pequeños “bocaditos” en el pastel que supone el ánima de su víctima y ahora está ya en condiciones de pegar el gran bocado y acabarse el resto. Con gran agitación, debido a la importancia de lo que va a acometer, logra introducirse de manera definitiva en su víctima, adueñándose de su debilitada alma y tomando posesión de su cuerpo. El proceso ha llegado a su fin. Ahora él es el que manda, y no piensa irse de allí a no ser que el mismísimo Dios le haga salir con sus propias manos. Su satisfacción es enorme y no cabe en sí de gozo. El Señor de la Oscuridad se sentirá muy orgulloso de él cuando le ofrezca tan preciado tesoro y Dheziel se sentirá el más dichoso de los demonios. Al fin y al cabo, servir a su amo es la meta de su existencia.

 

***

 

El hombre comprende demasiado tarde que todo lo que le estaba ocurriendo no eran imaginaciones suyas, ni algo provocado por su turbulento estado mental. Por fin asimila que lo que le ocurre es efecto del Maligno o de alguna de sus criaturas. Experimenta un frío glacial en el alma al percibir dentro de él la presencia de un ente oscuro y desconocido que destila maldad. Es consciente de que ahora no es más que una marioneta en manos de un perverso titiritero. Siente de pronto cómo su ánima es arrinconada, arrojada sin contemplaciones a un rincón tenebroso y lleno de oscuridad en el cual no puede hacer otra cosa que esperar a ser rescatada y llevada de nuevo a la luz. Un gran sentimiento de culpa le invade por haber dudado de Dios y haber permitido a uno de sus enemigos llegar hasta él. El hombre ha recobrado la fe, aunque el precio a pagar ha sido demasiado alto.

 

***

 

La hermana Constanza porta en sus manos la bandeja con el desayuno que cada día le lleva al santo padre a sus aposentos. Siempre toma lo mismo: un vaso grande de zumo de naranja y un par de tostadas con mermelada de albaricoque, su favorita. Apenas son las siete y cuarto de la mañana, pero ella sabe bien que él estará despierto mucho antes. Todos los que le rodean están al tanto de que lleva un tiempo en el que duerme con dificultad y por lo general, se despierta sobre las seis en punto de la mañana. También es evidente que el sumo pontífice se comporta de manera algo extraña estos últimos días. La monja piensa que haber perdido a casi toda su familia de manera tan trágica es algo que ha golpeado sin duda de forma muy cruel su corazón y su mente, afectando a su comportamiento, aunque ella está convencida de que, con la ayuda de Dios, es cuestión de tiempo que todo vuelva a la normalidad.

 

Llega ante la puerta de la habitación del papa y llama con una ráfaga de débiles golpecitos, esperando la respuesta desde el interior. Tras unos momentos de espera sin recibir contestación, lo cual le extraña, la anciana monja se decide a entrar, rogando porque no le haya ocurrido nada malo. Abre la puerta mientras se siente algo estúpida por haber tenido esa clase de pensamientos, cuando lo más probable es que el santo padre haya encontrado por fin ese descanso que tanta falta le hace y esté durmiendo cómo un bendito.

 

Cuando abre la puerta y sus ojos recogen la imagen que le muestra aquella habitación, la bandeja se tambalea en sus manos y parte del zumo de naranja se desborda. Un grito nace en su pecho, pero se siente incapaz de liberarlo debido al impacto que le produce la escena que tiene ante ella.

 

Su santidad se halla delante de su cama, de cara a la puerta. Está desnudo por completo y levita a una altura aproximada de un metro sobre el suelo en posición vertical. Permanece boca abajo, con los ojos cerrados y los brazos en cruz, como si fuera el Cristo de un enorme crucifijo humano al que alguien le ha dado la vuelta. Esta es una de las cosas que más perturba a la hermana Constanza, que tiembla de arriba a abajo dejando caer la bandeja del desayuno al suelo, aunque ella apenas es consciente de este hecho.

 

Pero hay otro hecho aún más perturbador y que consigue arrancarle por fin ese grito atascado en su pecho: el papa ha abierto de repente los ojos y al hacerlo ya no son como antes. Ahora son dos feroces focos ambarinos.

 

La hermana Constanza sale corriendo de allí despavorida mientras sus gritos aterrorizados resuenan por todo el Vaticano.

 

 

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Leer este comentario después del relato, por favor, no antes.

Quiero hacer una pequeña aclaración sobre el relato. Cuando ya lo tenía terminado y casi a punto de publicarlo, se me ocurrió buscar en internet si la palabra "papa" y otras maneras de llamar a un papa se escribían en mayúsculas, cómo yo creía. Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que no es así y que todas ellas deben escribirse en minúscula. O eso por lo menos es lo que he leído en varios enlaces como el que os dejo aquí. Si alguien tiene noticias de que esto no sea así, agradecería mucho que lo comentase.

 

http://www.mdzol.com/nota/480209-por-que-papa-se-escribe-con-minuscula/

 

Imagen de Olethros
Olethros
Desconectado
Poblador desde: 20/06/2015
Puntos: 352

En cuanto a lo formal, y si al autor le parecen asuntos de su interés, la palabra "Diablo" con mayúscula, que en realidad se escribe con minúscula, y poco más de carácter objetivo por completo.

En cuanto al estilo, hay dos relatos aquí, ambos abiertos a una poda sin el menor problema pero distintos entre sí: 

1) Uno que se acerca al poseído de una manera que, de una u otra forma, ya hemos visto en este concurso y fuera de él tanto desde los eventos como desde la forma en que se narran, sin mucha novedad y si algo forzado en cuanto a los calificativos que obligan al lector, supuestamente, a sentir algo sin que sea él mismo quien decida.

2) El que describe las acciones de Dheziel. Aunque también se contagia de esa adjetivación forzada y también lo hemos visto ya, de una u otra forma, en el concurso, sin embargo lo ofrece con un estilo que hace pensar en National Geographic, Discovery Channel, Félix Rodríguez de la Fuente y los documentales de la 2 que yo nunca había visto usado para este tema y que me ha encantado. Le sienta bien y le da un tono especial.

En cuanto al fondo, hay posesión, no cabe la menor duda.

Mi calificación es 3,25 estrellas.

Ceterum censeo Carthaginem esse delendam... ;oP

Imagen de Ligeia
Ligeia
Desconectado
Poblador desde: 03/12/2013
Puntos: 869

He tenido la curiosa sensación de estar leyendo la continuación de otro relato ya presentado previamente jeje Bien escrito, con ese diferente enfoque didáctico-documental ya comentado. Tres estrellas y media:

***

Imagen de Ligeia
Ligeia
Desconectado
Poblador desde: 03/12/2013
Puntos: 869

He tenido la curiosa sensación de estar leyendo la continuación de otro relato ya presentado previamente jeje Bien escrito, con ese diferente enfoque didáctico-documental ya comentado. Tres estrellas y media:

***

Imagen de Molu
Molu
Desconectado
Poblador desde: 16/11/2015
Puntos: 243

Muy buena la perspectiva de documental. Algunas reiteraciones (de conceptos). Como lo dificil que es poseer a alguien y la cautela que toma el demonio protagonista. Genera espectativa, pero en un momento enlentece al relato entero. Encuentro algunas ideas un poco "ingenuas", como que los vicios corroen el alma y disminuyen su brillo, o que los demonios están atentos a poseer a los que juegan a la ouija o a los que desafían su inteligencia. Las comparaciones: El buitre que revolotéa a su víctima; el gato que juega con el ratón antes de devorarlo. ¿Un ángel de la guarda personalizado? O sea que hay 7 mil millones de ángeles de la guarda por ahí. Asignados hasta el momento de nuestra muerte. Esto implicaría que los ángeles nacen cuando nace alguien (porque cada vez hay más gente) y que se les asigna un trabajo formal (¿O hay un depósito con billones de ángeles inactivos que son usados a medida que aumenta la población?). Supongo que cuando la persona muere, el ángel es asignado a otra persona que está naciendo. Esto implica que hay ángeles (los más viejos) que yan han "supervizado" a millones de personas. Implicaría una psicología angelical muy particular. Pero esto de "ingenuo" es una opinión personal, por supuesto. Si no sabemos de la fuerza que nos dan los ángeles, ¿cómo actúa esa fuerza en nosotros? La introducción del concepto "angel de la guarda" en el relato genera toda una teología extraña y muchas paradojas. Por otro lado no va a ningún lado. ¿Para qué introduces el concepto si luego no interviene en la trama?
La cuestión de la fe del protagonista es otro asunto. Si se pregunta si no será el maligno el que causa su padecimiento, demuestra que no ha perdido la fe. Y que después se recuerde que ya no cree, es una reafirmación de su fe. Me explico. Imagínate que estuvieras muy enamorado, y que esa persona te falla. En un momento pensarías en esa persona, pero luego te corregirías diciendote "no, ya no la amo". ¿Pero eso hace que ya no la ames? El odio no es el opuesto del amor, todo lo contrario (te odio porque no me amas como yo lo hago- el odio es la potencia máxima del amor). Lo contrario es la indiferencia. Y si debe recordarse que ya no cree, no es indiferente. Tanto que apenas el demonio ingresa en él, vuelve a creer.
No hay mucha sorpresa, por lo menos no toda la que pudo haber. El suspenso del principio y la sugerencia de que es alguien importante hace pensar en el papa. A este respecto no me cierran algunos detalles. La familia del papa muere por un derrumbe provocado por una fuga de gas. ¿Dónde vivían? ¿En una fabela de Sao Pablo? Por lo general los papas son elegidos entre otras cosas por sus conocimientos teológicos. El papa debería entender sobre los oscuros caminos del señor. Que "pierda la fe" tan pronto parece exagerado. Por otro lado no fue una "perdida", fue un "olvido".
Resalto también el valor del tono de documental del principio del relato. Me hubiera gustado que el autor lo mantuviera hasta el final. Esta frase, "Veamos cómo logra hacerlo; veamos cómo se apodera una de estas criaturas maléficas del alma de un ser humano", abre una dimensión del relato original y poco explorada. Luego el autor la abandona.
2,5 estrellas

Imagen de Mzime
Mzime
Desconectado
Poblador desde: 01/02/2016
Puntos: 241

Desde el punto de vista formal, no hay grandes reparos que oponer y el estilo es sencillo y funcional.

Desde el punto de vista argumental, hay una buena idea que yo creo que no llega a cuajar. Mezclar una descripción genérica del proceso con el mayor caso de todos los posibles, es buena idea, pero la parte científica, aquella que hubiera debido de tener carácter de tratado o de documental, queda  -para mi gusto y criterio, naturalmente-en descripciones demasiado genéricas e imprecisas, poco "técnicas", mientras que no se profundiza tampoco demasiado en el caso específico. 

Lo mejor, en todo caso, es la forma de resolver el final, muy visual y muy plástica, cinematográfica.

En conjunto y para mi gusto: dos estrellas y media. 

"Si quieres llegar rápido camina solo, pero si quieres llegar lejos camina acompañado", (proverbio masái)..

Imagen de Bestia insana
Bestia insana
Desconectado
Poblador desde: 02/05/2013
Puntos: 1928

A la primera no pasé de los primeros párrafos, decidido a no continuar; más de lo mismo, sumado esta vez al eco de algún que otro relato del concurso, de calidad, siento decirlo, muy superior. Los comentarios han hecho que complete ahora la lectura y la apreciación es ligeramente mejor: en algún momento parece que va a ser distinto pero en conjunto sigue habiendo demasiados lugares comunes y frases hechas (lo de rematar la faena me  ha matao)

2,5 estrellas

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Relato admitido a concurso.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Dr. Ziyo dijo:
Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que no es así y que todas ellas deben escribirse en minúscula. O eso por lo menos es lo que he leído en varios enlaces como el que os dejo aquí.

Como todos los títulos personales (rey, conde, don, papa, obispo, etc.) solo se escribe en mayúsculas si se ha convertido en parte del nombre con el uso. Al menos, eso es lo que dice la RAE. Tiene una sección sobre el uso de las mayúsculas muy interesante y que solventa muchas dudas. El Papa Luna, por ejemplo, iría en mayúsculas.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Patapalo dijo:

Dr. Ziyo dijo:
Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que no es así y que todas ellas deben escribirse en minúscula. O eso por lo menos es lo que he leído en varios enlaces como el que os dejo aquí.

Como todos los títulos personales (rey, conde, don, papa, obispo, etc.) solo se escribe en mayúsculas si se ha convertido en parte del nombre con el uso. Al menos, eso es lo que dice la RAE. Tiene una sección sobre el uso de las mayúsculas muy interesante y que solventa muchas dudas. El Papa Luna, por ejemplo, iría en mayúsculas.

Ya, pero resulta muy curioso ver cómo escritores conocidos internacionalmente caen en esos errores. Al tiempo que escribía este relato estaba leyendo "El regreso del Catón" de Matilde Asensi y más de una y de dos veces alude al papa y sus diferentes formas de llamarlo con mayúscula (otras veces no), y eso me generaba todavía más dudas.

Gracias en todo caso por la aclaración.yes

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6621

No sé si era la intención del autor, pero me he reído. A lo mejor es porque estoy ya un poco cansado de leer tantso relatos que pretenden provocar una sensación de temor en el lector, pero me he gustado esa forma irónico/didáctica tan original de explicarnos como se lleva a cabo una posesión.

No me ha gustado tanto lo del Papa. Pero puede que solo sea porque, como ha dicho Ligeia, a mí también me suena a otro relato. O mejor dicho, a la parte no contada de otro relato. ¡Ojo! Por favoro, no quiero decir con esto que ha habido plagio. Estoy convendio de que ha sido, más bien, una simple casualidad.

Gracias por la lectura. Mi puntuación: tres estrellas.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Molu dijo:

Muy buena la perspectiva de documental. Algunas reiteraciones (de conceptos). Como lo dificil que es poseer a alguien y la cautela que toma el demonio protagonista. Genera espectativa, pero en un momento enlentece al relato entero. Encuentro algunas ideas un poco "ingenuas", como que los vicios corroen el alma y disminuyen su brillo, o que los demonios están atentos a poseer a los que juegan a la ouija o a los que desafían su inteligencia. Las comparaciones: El buitre que revolotéa a su víctima; el gato que juega con el ratón antes de devorarlo. ¿Un ángel de la guarda personalizado? O sea que hay 7 mil millones de ángeles de la guarda por ahí. Asignados hasta el momento de nuestra muerte. Esto implicaría que los ángeles nacen cuando nace alguien (porque cada vez hay más gente) y que se les asigna un trabajo formal (¿O hay un depósito con billones de ángeles inactivos que son usados a medida que aumenta la población?). Supongo que cuando la persona muere, el ángel es asignado a otra persona que está naciendo. Esto implica que hay ángeles (los más viejos) que yan han "supervizado" a millones de personas. Implicaría una psicología angelical muy particular. Pero esto de "ingenuo" es una opinión personal, por supuesto. Si no sabemos de la fuerza que nos dan los ángeles, ¿cómo actúa esa fuerza en nosotros? La introducción del concepto "angel de la guarda" en el relato genera toda una teología extraña y muchas paradojas. Por otro lado no va a ningún lado. ¿Para qué introduces el concepto si luego no interviene en la trama?
La cuestión de la fe del protagonista es otro asunto. Si se pregunta si no será el maligno el que causa su padecimiento, demuestra que no ha perdido la fe. Y que después se recuerde que ya no cree, es una reafirmación de su fe. Me explico. Imagínate que estuvieras muy enamorado, y que esa persona te falla. En un momento pensarías en esa persona, pero luego te corregirías diciendote "no, ya no la amo". ¿Pero eso hace que ya no la ames? El odio no es el opuesto del amor, todo lo contrario (te odio porque no me amas como yo lo hago- el odio es la potencia máxima del amor). Lo contrario es la indiferencia. Y si debe recordarse que ya no cree, no es indiferente. Tanto que apenas el demonio ingresa en él, vuelve a creer.
No hay mucha sorpresa, por lo menos no toda la que pudo haber. El suspenso del principio y la sugerencia de que es alguien importante hace pensar en el papa. A este respecto no me cierran algunos detalles. La familia del papa muere por un derrumbe provocado por una fuga de gas. ¿Dónde vivían? ¿En una fabela de Sao Pablo? Por lo general los papas son elegidos entre otras cosas por sus conocimientos teológicos. El papa debería entender sobre los oscuros caminos del señor. Que "pierda la fe" tan pronto parece exagerado. Por otro lado no fue una "perdida", fue un "olvido".
Resalto también el valor del tono de documental del principio del relato. Me hubiera gustado que el autor lo mantuviera hasta el final. Esta frase, "Veamos cómo logra hacerlo; veamos cómo se apodera una de estas criaturas maléficas del alma de un ser humano", abre una dimensión del relato original y poco explorada. Luego el autor la abandona.
2,5 estrellas

Molu, no he podido evitar sonreír al leerte. Te digo de verdad que no le des tantas vueltas a las cosas, disfrutarás más.yes

Respecto a eso que te extraña de que alguien muera por un derrumbe ocasionado por una explosión. ¿Qué te parece tan raro? ¿Acaso no lo vemos muy a menudo en los telediarios, por desgracia? Y no tiene por qué ser una vivienda pobre, más bien se debe a que sea antigua o a otros factores.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Olethros dijo:

En cuanto a lo formal, y si al autor le parecen asuntos de su interés, la palabra "Diablo" con mayúscula, que en realidad se escribe con minúscula, y poco más de carácter objetivo por completo.

En cuanto al estilo, hay dos relatos aquí, ambos abiertos a una poda sin el menor problema pero distintos entre sí: 

1) Uno que se acerca al poseído de una manera que, de una u otra forma, ya hemos visto en este concurso y fuera de él tanto desde los eventos como desde la forma en que se narran, sin mucha novedad y si algo forzado en cuanto a los calificativos que obligan al lector, supuestamente, a sentir algo sin que sea él mismo quien decida.

2) El que describe las acciones de Dheziel. Aunque también se contagia de esa adjetivación forzada y también lo hemos visto ya, de una u otra forma, en el concurso, sin embargo lo ofrece con un estilo que hace pensar en National Geographic, Discovery Channel, Félix Rodríguez de la Fuente y los documentales de la 2 que yo nunca había visto usado para este tema y que me ha encantado. Le sienta bien y le da un tono especial.

En cuanto al fondo, hay posesión, no cabe la menor duda.

Mi calificación es 3,25 estrellas.

Lo de escribir diablo con mayúsculas fue un error mío ya que pensaba que se escribía así al hablar del diablo "supremo", igual que Dios se escribe con mayúscula, pero un dios no. Ahora ya sé que no es así.

Me alegro de verdad de que te haya gustado el tono de documental del relato. Si te digo la verdad, fue algo que surgió solo, no lo busqué a propósito, pero me di cuenta de que quedaba bien y por eso seguí por ese camino.

Intentaré encontrar remedio a esa adjetivación forzada que comentas, aunque me parece que me va a costar.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Ligeia dijo:

He tenido la curiosa sensación de estar leyendo la continuación de otro relato ya presentado previamente jeje Bien escrito, con ese diferente enfoque didáctico-documental ya comentado. Tres estrellas y media:

***

Hay tantos relatos que es posible que alguno nos recuerde a otro u otros.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Mzime dijo:

Desde el punto de vista formal, no hay grandes reparos que oponer y el estilo es sencillo y funcional.

Desde el punto de vista argumental, hay una buena idea que yo creo que no llega a cuajar. Mezclar una descripción genérica del proceso con el mayor caso de todos los posibles, es buena idea, pero la parte científica, aquella que hubiera debido de tener carácter de tratado o de documental, queda  -para mi gusto y criterio, naturalmente-en descripciones demasiado genéricas e imprecisas, poco "técnicas", mientras que no se profundiza tampoco demasiado en el caso específico. 

Lo mejor, en todo caso, es la forma de resolver el final, muy visual y muy plástica, cinematográfica.

En conjunto y para mi gusto: dos estrellas y media. 

Es cierto que no profundicé demasiado, no era mi intención, aunque también es cierto que hacerlo podría haber significado alargarme demasiado y traspasar el límite de palabras.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Bestia insana dijo:

A la primera no pasé de los primeros párrafos, decidido a no continuar; más de lo mismo, sumado esta vez al eco de algún que otro relato del concurso, de calidad, siento decirlo, muy superior. Los comentarios han hecho que complete ahora la lectura y la apreciación es ligeramente mejor: en algún momento parece que va a ser distinto pero en conjunto sigue habiendo demasiados lugares comunes y frases hechas (lo de rematar la faena me  ha matao)

2,5 estrellas

Hombre, Bestia insana, ¿no crees que es exagerado decir eso? No porque sea mi relato, sino porque puedes empezar a leer cualquier relato y que parezca una cosa y luego dar un giro o ir por otros derroteros y que no acabe siendo lo que parecía en un principio.

A ver si otra vez consigo rematar la faena y que me des mejor puntuación. no

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

LCS dijo:

No sé si era la intención del autor, pero me he reído. A lo mejor es porque estoy ya un poco cansado de leer tantso relatos que pretenden provocar una sensación de temor en el lector, pero me he gustado esa forma irónico/didáctica tan original de explicarnos como se lleva a cabo una posesión.

No me ha gustado tanto lo del Papa. Pero puede que solo sea porque, como ha dicho Ligeia, a mí también me suena a otro relato. O mejor dicho, a la parte no contada de otro relato. ¡Ojo! Por favoro, no quiero decir con esto que ha habido plagio. Estoy convendio de que ha sido, más bien, una simple casualidad.

Gracias por la lectura. Mi puntuación: tres estrellas.

Puesss, la verdad de la verdad de la verdad es que no lo he hecho en tono humorístico, aunque estuve a punto de hacerlo. Pero entiendo que alguien pueda encontrarlo divertido porque creo que se presta a ello.enlightened

Lo del papa... me dio rabia después de publicarlo leer un relato por ahí en donde había un papa poseído, porque pensé precisamente que la gente creería que lo había copiado, y te juro por las estrellas que me has dado que no es así. blush

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Bestia insana
Bestia insana
Desconectado
Poblador desde: 02/05/2013
Puntos: 1928

Dr. Ziyo dijo:

A ver si otra vez consigo rematar la faena y que me des mejor puntuación. no

Estoy seguro de que sí yes

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Dr. Ziyo dijo:
Ya, pero resulta muy curioso ver cómo escritores conocidos internacionalmente caen en esos errores.

Yo ya no sé si curioso o deprimente. No creo que los autores antes tuvieran más conocimientos. Es más, es francamente complicado no meter gazapos o dudar con algunas cosas. Lo que pasa es que antes existía la figura de los correctores de estilo y en las editoriales grandes era indispensable. En los últimos años, ya décadas, seguramente, se ha ido suprimiendo, por lo que a autores consagrados y sobre todo en bestsellers traducidos se cuelan algunas cosas que no hay por dónde pillarlas.

Es una lástima, la verdad, porque el idioma se aprende, básicamente, leyendo. El que tengamos que estar recurriendo a la RAE para estas cosas no deja de ser una aberración. El tema de las mayúsculas, en concreto, da mucha más guerra de lo que podría parecer a priori.

Y no hay nada que agradecer. Creo que este tipo de concursos sirven para eso. A mí, desde luego, mi paso por el foro de literatura de la difunta Ociojoven me sirvió muchísimo como autor. El Polidori, de hecho, me sigue sirviendo muchísimo como autor.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Lis
Lis
Desconectado
Poblador desde: 07/12/2015
Puntos: 209

Si tuviera que elegir trece relatos entre los presentados al certamen para publicar una antología sobre posesiones, éste entraría en mi lista de quince preseleccionados tras la lectura de todos ellos.

Encaja en el tema de la convocatoria, el argumento no tiene sorpresas de ninguna clase y resulta muy tópico pero termina funcionando, está escrito de forma competente aunque necesite corregir alguna cosa pero sobresale por ese retintín como de ensayo de divulgación tan peculiar que lo diferencia de los demás y ofrece el suficiente atractivo comercial desde esos tópicos.

★★★☆☆

Sin embargo, competiría con otros catorce relatos por conseguir una de las cinco plazas vacantes en la antología, porque desde mi punto de vista hay ocho fijos entre los presentados al certamen. Me sentaría con el editor para analizar si este relato funciona mejor que otros en la selección final, buscando evitar en lo posible la repetición de temáticas, puntos de vista, esquemas, estilos o ideas en el conjunto de la antología.

¿En qué puedo ayudarte?

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Un relato muy entretenido. Me ha gustado particularmente el arranque. Luego tiene menos destellos llamativos pero mantiene un buen nivel, un buen ritmo y un buen desarrollo. No estoy totalmente convencido con el trabajo a dos niveles, la vida del hombre de fe y la del demonio en paralelo; creo que se podrían haber entremezclado mejor. No obstante, el conjunto funciona y se cierra con una última imagen muy potente.

En conjunto, un relato muy solvente al que quizás le haya faltado una vuelta de tuerca, estética o argumental, para volverse notable. La identidad del hombre de fe es un buen golpe, pero tampoco demoledor.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Hedrigall
Hedrigall
Desconectado
Poblador desde: 14/01/2011
Puntos: 952

Es un enfoque muy original, ese tono didáctico con que se inicia el relato. A medida que se avanza, tengo la sensación de que se pierde ese enfoque al desplazar el protagonismo de Dheziel hacia la figura del poseído, el papa; no creo que ese cambio paulatino ayude al relato, porque Dheziel y esa voz didáctica pierden importancia, y ese es el cebo con el cual se ha captado la atención, la mía como mínimo, desde el inicio. El cambio de voz que se usa para entrar en la mente del papa me ha parecido accesorio; con Dheziel se nos informa de cuál es la siguiente fase y, a continuación, con el papa se escenifica esa fase tal cual se nos ha avanzado. Todo se desarrolla como se ha anunciado, y esas escenas no aportan nada nuevo a lo anunciado con Dheziel. Quizá sin esos incisos el giro final (conocer la identidad del poseído, el sumo pontífice) hubiera sido más efectivo, aunque esto es mera especulación.

Buena escena final, impactante visualmente. 

 

2,5 estrellas

Imagen de L. G. Morgan
L. G. Morgan
Desconectado
Poblador desde: 02/08/2010
Puntos: 2579

En mi opinión, la mayor originalidad de este relato, que la tiene, es también su debilidad. Es como si no fuera totalmente un relato. Debido al modo elegido para contarnos la historia, explicativo más que narrativo, como una descripción de lo que hay que hacer para poseer a alguien (3 fases, procedimiento que hay que cumplir para conseguir tal fin), no te llegas (o yo al menos) a meter en la historia, sino que la lees con distanciamiento, igual que si te estuvieran explicando en un documental el proceso de formación de las supernovas o la conservación del escabeche. El escritor no se moja, no parece estar «ahí». Y eso provoca en el lector ese no entrar en el tema.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Lis dijo:

Si tuviera que elegir trece relatos entre los presentados al certamen para publicar una antología sobre posesiones, éste entraría en mi lista de quince preseleccionados tras la lectura de todos ellos.

Encaja en el tema de la convocatoria, el argumento no tiene sorpresas de ninguna clase y resulta muy tópico pero termina funcionando, está escrito de forma competente aunque necesite corregir alguna cosa pero sobresale por ese retintín como de ensayo de divulgación tan peculiar que lo diferencia de los demás y ofrece el suficiente atractivo comercial desde esos tópicos.

★★★☆☆

Sin embargo, competiría con otros catorce relatos por conseguir una de las cinco plazas vacantes en la antología, porque desde mi punto de vista hay ocho fijos entre los presentados al certamen. Me sentaría con el editor para analizar si este relato funciona mejor que otros en la selección final, buscando evitar en lo posible la repetición de temáticas, puntos de vista, esquemas, estilos o ideas en el conjunto de la antología.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Patapalo dijo:

Un relato muy entretenido. Me ha gustado particularmente el arranque. Luego tiene menos destellos llamativos pero mantiene un buen nivel, un buen ritmo y un buen desarrollo. No estoy totalmente convencido con el trabajo a dos niveles, la vida del hombre de fe y la del demonio en paralelo; creo que se podrían haber entremezclado mejor. No obstante, el conjunto funciona y se cierra con una última imagen muy potente.

En conjunto, un relato muy solvente al que quizás le haya faltado una vuelta de tuerca, estética o argumental, para volverse notable. La identidad del hombre de fe es un buen golpe, pero tampoco demoledor.

Gracias por tus palabras, Patapalo.

Solamente te comento que la identidad del hombre de fe supongo que se adivina casi enseguida, pero tampoco me preocupaba demasiado. No buscaba un golpe de efecto, aunque pudiera parecerlo.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

Hedrigall dijo:

Es un enfoque muy original, ese tono didáctico con que se inicia el relato. A medida que se avanza, tengo la sensación de que se pierde ese enfoque al desplazar el protagonismo de Dheziel hacia la figura del poseído, el papa; no creo que ese cambio paulatino ayude al relato, porque Dheziel y esa voz didáctica pierden importancia, y ese es el cebo con el cual se ha captado la atención, la mía como mínimo, desde el inicio. El cambio de voz que se usa para entrar en la mente del papa me ha parecido accesorio; con Dheziel se nos informa de cuál es la siguiente fase y, a continuación, con el papa se escenifica esa fase tal cual se nos ha avanzado. Todo se desarrolla como se ha anunciado, y esas escenas no aportan nada nuevo a lo anunciado con Dheziel. Quizá sin esos incisos el giro final (conocer la identidad del poseído, el sumo pontífice) hubiera sido más efectivo, aunque esto es mera especulación.

Buena escena final, impactante visualmente. 

 

2,5 estrellas


 

Tal como lo cuentas, no sé si me equivoqué en el modo de plantearlo. Yo pretendía que fuera algo así como un profesor dando una lección de matemáticas: primero explica los conceptos y luego muestra un ejemplo práctico para que se vea mejor.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2122

L. G. Morgan dijo:

En mi opinión, la mayor originalidad de este relato, que la tiene, es también su debilidad. Es como si no fuera totalmente un relato. Debido al modo elegido para contarnos la historia, explicativo más que narrativo, como una descripción de lo que hay que hacer para poseer a alguien (3 fases, procedimiento que hay que cumplir para conseguir tal fin), no te llegas (o yo al menos) a meter en la historia, sino que la lees con distanciamiento, igual que si te estuvieran explicando en un documental el proceso de formación de las supernovas o la conservación del escabeche. El escritor no se moja, no parece estar «ahí». Y eso provoca en el lector ese no entrar en el tema.

Mi propia originalidad me ha destruido... qué trágico. no

Comentas que la historia se lee con distanciamiento, como si estuvieras viendo un documental. Bien, pues has dado en el clavo, porque ésa era mi intención, pero parece que no he acertado igual con todo el mundo.

Gracias por tus comentarios y tu puntuación.

 OcioZero · Condiciones de uso