Reseña - Calabazas en el Trastero: Juegos

3 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Curro
Curro
Desconectado
Poblador desde: 24/09/2015
Puntos: 624

Buenas, he venido aquí a hablar de mi libro. Bueno, mío y de otras catorce personas.

Lo prometido es deuda, aquí voy con la reseña. Como dije, abro hilo nuevo para que el buscador de Google lo identifique con facilidad y así lograr mayor difusión.

 

Reseña de Calabazas en el Trastero: Juegos

En términos generales, es un gran volumen. En esta colección los autores siempre se esfuerzan en que la trama sea original, pero también en contarla de forma original y con estilo propio. Pues bien, en cuanto originalidad, este volumen se lleva la palma de oro y encontramos algunos relatos que, de tan originales, no son siquiera un relato. Y cuando lo leáis, me comprenderéis.

Vamos a decir algo de cada uno. En algunos me enrollo más y en otros menos; no tiene nada que ver con si me gustan más o menos, simplemente en ocasiones veo más cosas ―malas o buenas― que comentar o se me va la pinza en mayor o menor grado.

 

Al escondite

Gerard Moliné

Estupendo inicio para la antología porque no solo trata de un juego, sino que además indica las instrucciones de uno bastante peculiar ―o, más bien, una versión bastante peculiar de un juego clásico―. Lo mejor, el tono, que mezcla el humor negro y el humor absurdo y a la vez consigue que la narración parezca espantosamente real.

Como pega, que quizás el final no cuadre demasiado con la parsimonia del narrador, pero, como diego siempre, cada persona es un mundo y el mundo de esta persona en particular es muy loco.

 

Sacrificar a la dama

María Tordera

Queda claro que se ajusta a la temática, pese a que el juego en sí va perdiendo importancia mientras transcurre el relato. Es un relato 100% ciencia ficción que descuadra un poco con el resto, y esto es una virtud, porque le permite destacar

Argumento y ritmo narrativo muy correctos, un estilo sencillo que también favorece al relato y un final que me gustó mucho y da qué pensar.

 

Demostración

Javier Donate y Lisardo Suárez

La primera aproximación al mundo de los videojuegos que encontraremos dentro del volumen. Era evidente que habría más de una, aunque no esperaba tantas. Sin embargo, cada uno de estos relatos sobre videojuegos tiene una temática muy distinta.

Se nos plantea un revolucionario videojuego de realidad virtual que juega con nuestro horror personal y un protagonista que es ―y no hago spoiler, porque se ve a la primera― un completo gilipollas. Esta es una de la pega del relato: quizás el odio que siente el lector hacia el personaje se busca de forma demasiado explícita y la intención de los escritores se intuya pronto. Sin embargo, se corrige en parte gracias a una narrativa trepidante y también explícita, muy dura. Yo por lo menos me agobié bastante y me vi forzado a devorar las líneas a gran velocidad hasta llegar al clímax, algo que suelo hacer cuando la lectura me absorbe.

 

Arcanum

Curro Esteves

Es evidente que no me corresponde a mí comentar este relato, pero aprovecharé las líneas que me corresponden a contar alguna cosilla como si fuesen los extras de la edición coleccionista en DVD.

Soy un maldito ludópata y empleo casi todo mi tiempo libre a jugar; cuando cazo a algún colega, a juegos de mesa; cuando no, a videojuegos. Así que me vinieron cantidad de ideas para esta convocatoria, tantas que hice el guión de tres relatos.

Arcanum no es ninguno de los tres. La idea me vino cuando ya tenía completo el primero que envié ―poco original― y que tuve que escribir y revisar a contrarreloj.

Está basado en las cartas coleccionables de Magic: the Gathering ―que me robaron muchísimo tiempo y pasta durante mi adolescencia― y en los videojuegos de Yu-Gi-Oh.

El ambiente del club Arcanum está inspirado en algo que escribí para la convocatoria de Libros malditos y nunca llegué a terminar. Era todo muuuuucho más largo, pero, como siempre, hubo recortes y tuve que cagarme muchas descripciones. Ahora lo leo y la atmósfera me resulta algo sosa…

Y ya, que me enrollo como las persianas.

 

La Iglesia de los Rezagados

Darío Lozano

El principio del relato me encantó por ser sencillo y efectivo, muy creíble. Los diálogos también favorecen a crear una escena cotidiana de un matrimonio que hace turismo ―la calma que precede a la tormenta― y se encuentra de golpe con circunstancias bastante extrañas. Una pega que encuentro es que la situación pasa a volverse algo artificial de forma repentina, quizás por la actitud sospechosa del párroco, las extravagantes reglas del juego que propone y la naturalidad algo pasmosa con la que los protagonistas deciden acatarlas. Quizás es un modo de introducir la temática de la convocatoria en el relato y dejar claro que, al fin y al cabo, es un juego, pero personalmente me habría gustado que todo fuera más progresivo, creo que podría haber favorecido la narración.

Pero que no se me malinterprete, el relato resulta espeluznante de todos modos y disfruté mucho la lectura. Desde luego, no es de los que se olvida.

 

Doble uno

Marc Sabaté Clos

Como fanático que fui de los juegos tradicionales de rol con papel, lápiz y dados, no puede no gustarme este relato.

El comienzo recuerda de forma evidente a Stranger things, pero es que cualquiera que haya jugado al rol de crío sabe que toda partida empezaba más o menos así. Pero desde luego el relato no tiene nada que ver con la serie de Netflix; aunque desde luego pasarán cosas extrañas, serán de otro tipo.

Se viene un poco abajo en cuanto esas cosas empiezan a suceder porque se vuelve un poco predecible, aunque por otro lado eso permite al lector dejar de pensar en qué va a pasar y preguntarse cuándo y cómo va a pasar. El texto fluye y alterna realidad y ficción de manera muy apropiada y el lector ―al menos este lector― sentía bastantes ganas de saber qué pasaría a continuación en un mundo y otro.

Para terminar, tengo que decir que esos jugadores son unos mantas, mis amigos habrían jugado mucho mejor :D

 

Esos ojos azules

Josema Amigó

Es un librojuego. Ya sabéis, de esos de Escoge tu propia aventura que tanto nos cautivaron en los 80s ―a mí ya más bien en los 90s―, donde básicamente íbamos escogiendo qué hacía el personaje ―si quieres abrir la puerta y salir corriendo, ve a la página 10; si prefieres pedir ayuda, ve a la página 115; si prefieres rascarte la barriga, ve a la página 22―. El hecho de escribir un librojuego dentro de un concurso de relatos con temática de juegos es una idea sublime, porque la temática no se emplea en el argumento del relato sino en la forma de escribirlo ―¡y, sobre todo, de leerlo!―, por lo que básicamente puedes escribir lo que te venga en gana y colarlo. Una genialidad.

Así que reseño un relato que no trata sobre juegos sino que es un juego en sí mismo. Qué reseño entonces, ¿el juego o el relato?

Sobre el relato. La historia es bastante más adulta y cruenta que la que contaban los librojuegos de Timun Mas en mi infancia. Es terror claustrofóbico que se recrudece todavía más al hacerte elegir las acciones de la protagonista y, por tanto, vivirlo en primerísima persona. Es estilo del escritor es impecable y castiga nuestro horror a base de no dejar casi nada a la imaginación. Como es evidente, al haber más de un camino para llegar a uno de los posibles finales, cada “versión” de la historia es corta, pero, aun así, cuando has leído todos los finales ―oh, y desde luego que lo he hecho―, todo cuadra y resulta tan escalofriante como el desarrollo.

Sobre el juego. Como todo lector de librojuegos sabe, se siente una especie de necesidad de terminar leyendo todas y cada una de las decisiones ―. Esto a mí me generaba cierta ansiedad y no poca pereza, por lo que tampoco era gran fan de estas historias. Por eso, no me gustó mucho que las decisiones fueran del tipo ¿qué puerta quieres?, ¿la de enfrente?, ¿la de la derecha?, ¿la cerrada?, ¿la entreabierta?, ¿la de cristal?; porque, maldita sea, ¡¡luego no recordaba qué puerta había explorado ya y cuál no?

Pero, dejando a una lado mis divagaciones obsesivas, una idea brillante y un desarrollo sublime. De mis favoritos.

 

Cuando las cartas las reparte un pobre diablo

Juan Ángel Laguna Edroso

Una historia de corte algo más clásico ―tras la ida de pinza de antes, ese comentario aporta bien poco―. La protagonista es una mujer de la que se nos cuenta más bien poco y parece algo plana al comienzo de la historia, pero que va ganando carisma hasta convertirse en un personaje muy interesante. La historia tiene más de suspense que de terror, aunque desde luego cuadra en el género fosco. Presenta un juego que, desde el principio, parece evidente que puede resultar letal. La investigadora decide arriesgarse con tal de destapar la trama tanto al lector como a los propios jugadores.

Aunque el final queda claro y es apropiado, hay ciertos detalles para los que no encuentro explicación y dejan sensación de que o bien se me ha escapado algo, o bien el relato es parte de algo más grande. Hacen que me pregunte si no habrá más material escrito sobre la protagonista o su universo…

 

ZX Bang

Santiago Eximeno

Segundo relato sobre videojuegos.

Una genialidad de historia, un protagonista simplemente genial y una ambientación… genial; sí, me repito, pero si todo es genial, qué le voy a hacer.

He de decir que al principio creía que iba a ser otro relato sobre videojuegos inmersivos virtuales, pero desde luego el sr. Eximeno no iba a conformarse con eso, por eso crea un personaje original como ninguno con una personalidad abrumadora. Es un cowboy al 100% y a la vez no lo es en absoluto.

Realmente, me siento tan desarmado comentando el relato como me sentí leyéndolo. No sé qué más se puede decir sin contar nada de la trama. Desde luego, lo subo a mi podio particular de esta antología.

 

Mueve ficha

Miguel Matesanz

Quizás el relato más poético y extraño de la antología.

Un escenario perfectamente recreado, cuidado con mimo y esmero. Personajes carismáticos y entrañables, también muy bien pintados, creíbles. Un misterio que me caló hondo, sobre el que quería saber más, lo necesitaba ―suerte que lo leí mientras volvía del trabajo y pude terminarlo en casa; si llego a leerlo en el viaje de ida, igual me tengo que quedar en la puerta de la oficina hasta llegar al final―. Y un desenlace quizás algo extraño, sorprendente porque no es lo que esperaba y no me terminó de cuajar, pero que, aun así, es oscuro y aterrador.

Grandísimo relato, sin duda. Al podio.

 

Feliz cumpleaños extraño

Gema del Pardo Marugán y Miguel Martín Cruz

Después de haber leído al menos otros tres relatos ―no recuerdo si más― del detective Solo, es agradable volvérselo a encontrar por sorpresa en las páginas de una antología.

El relato me pareció un poco descompensado entre la larga introducción y el desenlace precipitado. Creo que se podrían haber obviado ciertos detalles iniciales ―quizás no soy buen juez porque ya conozco al personaje e igual a mí me son innecesarios, y no es así para quien lo lea como relato independiente― para profundizar más en la historia y las motivaciones del antagonista. También veo demasiado drástico el cambio en el comportamiento de los niños cuando Solo llega hasta ellos, un poco forzado.

Me gustó mucho en cambio el trato que recibe dicho antagonista por parte del detective, que no le perdona una. Es fiel al carácter del personaje y le hace justicia.

 

Partida inconclusa

Aitor Solar

Una maravilla de narración, una historia de tiempos pasados en la que se hurga en tiempos… aún más pasados. Disfruté mucho la reconstrucción de los hechos que el narrador ―o más bien el secuaz del narrador―, motivada por la fascinación que siente hacia el protagonista de la historia. Aunque nunca he sido gran ajedrecista y de hecho es un juego que ―apaleadme― considero aburrido, siempre me ha fascinado, pues considero que cierto misticismo científico ―yo me entiendo― envuelve al juego y a sus jugadores. Creo que el autor emplea con éxito ese misticismo para aportar suspense adicional y utiliza con cuidado sutil los tecnicismos del juego para atraer la atención del lector y desarrollar la trama sin agobiar demasiado al lector profano ―como servidor―.

Sensacional. Va al podio.

 

Soul-eating Bastards!

Gerard P. Cortés

Y lo mejor para el final.

El tercer relato sobre videojuegos es también un juego en sí mismo, en el sentido de que es una apuesta muy arriesgada. Opino que el autor ha ganado esa apuesta.

No es el primer relato que leo en formato foro de Internet ―blog, en este caso―. Yo mismo publiqué uno ―publicidad― y también aparecerá otro en el Polidori de Frankestein ―ese no es mío―. Pero nunca había leído ninguno tan bien hilado como este.

El formato es genial. Está claro que la editorial ha ayudado mucho en este sentido, pero la mayor parte del mérito se la lleva el autor. El tipo de historia cuadra al 100%: sensacionalista, delicia para los cyberfrikis exaltados. Cada una de las respuestas está muy bien encajada para darle más realismo al conjunto ―grande la intervención de los bots―. El desarrollo tiene un ritmo perfecto; gracias al flujo lento pero constante de información y pistas, el comportamiento y las respuestas de los participantes del blog continúa siendo creíble hasta el final.

Y el final ―con esto me refiero a la última frase― me arrancó una carcajada.

Otro que va al podio (si, en mi podio caben cuatro, ¿algún problema?).

 

Y hasta aquí la reseña. No se me dan demasiado bien los artículos de opinión, prefiero discutir, así que, si alguien quisiera responder y llevarme la contraria, estaría más que encantado :D

Imagen de Dr. Ziyo
Dr. Ziyo
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2016
Puntos: 2119

Qué gran reseña, Curro, breve y al grano. yes A mí esto se me da fatal, prefiero escribir un relato de 10.000 palabras que hacer una de ellas porque siento que me faltan ideas y conocimientos para expresarme. Yo no me he leído aún la antología, pero cuando leo una buena reseña aumentan nis deseos de leer los libros reseñados.

Imagen de eximeno
eximeno
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1089

Muchas gracias por la reseña, y muchas gracias por tus palabras sobre mi relato :)

www.eximeno.com

 OcioZero · Condiciones de uso