Terapia de choque (T)

23 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

  “Terapia de choque”

 

El cuerpo de aquella muchacha, en aquel instante, semejaba a un muñeco de paja. Sus brazos caían desmadejados por un lateral de la cama y su pelo revuelto ocultaba su cara. Las sábanas tapaban el resto de su cuerpo como si hicieran un favor al resto del mundo retrasando la imagen que se escondía bajo ellas.

Allí no había nada que preguntar, no había nadie que pudiera responder. Los pequeños detalles que despedían a una mujer bonita gritaban rotundos desde la decoración de aquella habitación. La misma habitación que hasta entonces había formado parte de un hogar y que ahora guardaba el recuerdo sucio contra el que tendría que luchar para conciliar el sueño.

Una llamada de tantas. Una madre desesperada que gritaba pidiendo ayuda al otro lado del hilo telefónico. Una madre más sintiéndose culpable. Un caso más. Un expediente entre tantos.

Refunfuñó algo entre dientes dirigido al hombre que hacía fotografías a su lado. Lo único que le respondió fue un nuevo fogonazo del flash.

Abandonó la escena, escaleras abajo, para salir al mal llamado mundo. De inmediato, un soplo de aire le movió el flequillo y le refrescó la sensación de angustia sin que apenas se diera cuenta. Su mente seguía enredada en los cabellos de aquella muchacha.

Nunca lograría acostumbrarse, ni siquiera el dar con el culpable del dolor conseguía devolver la normalidad a su vida. Después de todo lo que había visto, su vida no era una vida normal, sólo era la vida que había escogido.

Ahora sólo quedaba esperar. Aquel cuerpo contaría algo de lo que su dueña no pudo y él ya había aprendido que el final de aquellas historias no se contaba con palabras.

 

......................................................................................................................

 

Siempre le dijeron que el miedo era una debilidad, un lastre innecesario que le impediría crecer como persona y avanzar hacia la vida que quería construirse.

Ella se sabía valiente. Lo había demostrado frente a mil y una situaciones complicadas  de su vida, pero no era suficiente, no cuando trataba de enfrentarse a la peor de sus pesadillas.

Los que para el resto del mundo no pasaban de ser insignificantes insectos con muchas patas, para ella eran el detonante de un miedo irracional y, por supuesto, incontrolable. Su cerebro no admitía ni la orden ni la necesidad de tranquilizar a su corazón enloquecido. Su respiración se agitaba hasta el punto de resultar insuficiente para llenar de aire sus pulmones. La boca se le transformaba en una cavidad reseca, inútil hasta para gritar en busca de la ayuda  o del simple desahogo nervioso.

Arañas... su mayor miedo. El miedo... su mayor debilidad.

A lo largo de los años, su madre le había concertado citas con cuatro psicólogos diferentes, pero ninguno consiguió curarla de aquello que llamaban aracnofobia.

Cuando aquel número de teléfono llegó a sus manos no se hizo ilusiones, había aprendido a no creer en los milagros, pero intentarlo una vez más tampoco la mataría.

 

  ................................................................................................................

 

_ Las partículas sólidas encontradas en la cavidad bucal resultaron ser pelos.

_ ¿Humanos?

_ No. Pelos de araña. Concretamente pertenecientes a la especie Gramastola rosea, comúnmente llamada tarántula rosa de Chile.

_ ¿Chile? ¿Qué diablos hace una araña chilena en pleno centro sevillano?

_ Según el informe, es característica de la sabana centro chilena pero es un animal muy exportado como mascota.

_ ¿Murió envenenada por la araña?

El experto negó con la cabeza.

_ Entonces... ¿Cuál es la causa de la muerte?

_ Fallo cardiaco.

Algo en la expresión del forense le hizo restarle veracidad a aquel diagnóstico.

_ Pero ...

_ Pero el corazón estaba... _ notó que buscaba una palabra no técnica que le ayudara en su explicación _... rígido... y los índices de adrenalina  eran demasiado elevados, además sus pupilas estaban dilatadas.

Aquello no le ayudaba a comprender cómo había muerto la joven y debió parecer perdido, porque el forense argumentó su opinión médica.

_ El hipotálamo ha recibido un intenso estímulo, provocando un exceso de adrenalina liberada y una modificación bioquímica en el músculo cardiaco. El hipotálamo estimulado, induce a las glándulas adrenales a lanzar al torrente una gran cantidad de catecolaminas, como la adrenalina y la noradrenalina. _el especialista se veía tan cómodo moviéndose en aquel lenguaje que Mateo decidió no interrumpirlo _ Estas sustancias contraen los vasos sanguíneos y aumentan la posibilidad de inducir un coágulo.

Calló sus palabras y miró al agente.

_... el cuerpo se prepara por si sangra. Es extraordinariamente sabio y ante una situación de estrés es capaz de dilatar las pupilas para agudizar la vista y desviar sangre del sistema gastrointestinal hacia los músculos para enfrentar una posible huída.

Parpadeó consciente de que divagaba y volvió a escudarse en aquel tono técnico que manejaba en su trabajo.

_ El exceso de adrenalina liberada provoca una modificación bioquímica en el músculo cardiaco que permite la entrada de gran cantidad de calcio al interior de las células, como consecuencia, el sistema eléctrico del músculo falla y se precipita una arritmia general... con resultado de muerte, una muerte casi instantánea por una arritmia caótica.

_ Conclusión... en cristiano, por favor.

_ Marta Reinosa murió de miedo.

 

.........................................................................................................................

 

En aquella sala de espera no había nada que hiciera promesas de curaciones instantáneas, sólo una luz súbita que asaltaba a los ojos, pero tampoco esperaba encontrar nada diferente.

Aquel anciano pulcro sonreía ladeando la cabeza y tenía el aspecto de un médico pobre, sin pretensiones de aparatos sofisticados ni presuntuosas titulaciones envejeciendo en las paredes.

No se lo había contado a nadie. Ni siquiera a su madre, aunque ella no se hubiera negado. No, desde que presenció uno de  sus ataques de pánico al descubrir uno de aquellos “monstruos” caminando sobre el mantel extendido del primer y último picnic de su vida. No. Ella sabía que aquello era un verdadero problema, pero quizás hubiera puesto reparos ante aquel anuncio del periódico que prometía: “Terapia de choque para cualquier fobia. Resultados 100 % garantizados.”

Tampoco quería que sufriera creándose falsas esperanzas, después de todo, una madre es una madre y tienden a ver la luz al final del túnel  pensando: “Esta vez todo se va a solucionar, pequeña.”

Pero sus intenciones de mantener al margen de todo aquello a su progenitora se fueron al traste conforme fueron avanzando las sesiones, a razón de una por semana.

Durante la primera, la consulta consistió en poner al corriente de su “problema psicológico” a aquel hombre que parecía tener un don natural para ganarse la complicidad de sus pacientes.

El nivel de dificultad fue aumentando y llegó el momento, en la siguiente sesión, en la que aparcaron los recuerdos tétricos de su memoria para beneficiarse del enfrentamiento a su propio miedo, en una primera fase, en la que desfilaron ante ella fotografías a todo color de aquellos pavorosos arácnidos.

Sus músculos se ponían rígidos y su cuerpo se cubría de un sudor frío. Su cerebro repetía: “sólo son fotos, sólo son fotos” pero su respiración se agitaba y sus ojos se esforzaban en despegarse de aquel papel. Sus manos temblaban y aquellas malditas arañas parecían poder saltar de las fotos. En un par de ocasiones estuvo a punto de desmayarse pero algo en su cuerpo hizo que el oxígeno siguiera llegando a su cerebro para superar aquella tortura.

La segunda fase del enfrentamiento fue aún peor. Con la sala completamente a oscuras aquella pantalla cobraba vida y la imagen en movimiento de aquellas espantosas entidades se quedaba grabada en su retina por mucho que sus párpados se cerraran para protegerla de tan espeluznante visión.

Su cuerpo paralizado trataba de mimetizarse con la tapicería del sillón y aquel sonido... los granos de tierra desplazándose bajo el peso de aquellas patas... como un alud que amenazaba con sepultarla.

Llegó a perder el conocimiento, pero mereció la pena. Después de noches infectadas de aquellas imágenes; de sueños interrumpidos por sobresaltos y alaridos desconsolados, el especialista que doblaba la cabeza cuando sonreía, decidió que estaba preparada para la última parte de la terapia. La fase definitiva que acabaría con su fobia a las arañas.

Todas las angustias, los temblores, las pesadillas, los escalofríos, las desconfianzas y las vergüenzas... todo había merecido la pena si con aquello lograba superar su miedo.

Nunca se había sentido tan capaz de controlarlo como en aquel momento y su madre estaba tan orgullosa como ella.

Le ayudaría en la última fase de la terapia. En ningún momento dudó de que contaría con su apoyo. Ni siquiera cuando aquel anciano pulcro con aspecto de médico pobre la avisó de lo duro que podría resultar.

_ No flaquee. Usted debe mostrar entereza cuando a su hija le falle la suya. Escojan un lugar tranquilo y familiar para que se sienta lo más cómoda posible... su dormitorio estaría bien.

Le tendió una caja de cartón con la tapa perforada por pequeños agujeros.

Marta prefirió no mirar, ya era bastante terrorífico escuchar cómo el cartón era arañado desde dentro.

 

.........................................................................................................................

Su hija está  tendida sobre su lecho, intentando respirar profundamente para superar aquella prueba.

Un último beso para darle ánimos y un guiño de complicidad antes de agacharse a los pies de su cama.

El remedio a sus problemas corretea por el suelo de madera buscando un rincón acorde a sus necesidades.

Salió del dormitorio con aquella caja vacía entre las manos. Necesitaba música a todo volumen para aislarse, para evitar que la voz de su hija minara su entereza.

Cuando los gritos cesaran y el silencio volviera al dormitorio, entraría.

 Marta lo habría conseguido.

 

 

Fin

 

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Los asíduos al foro de Literatura ya os habréis dado cuenta: reciclaje literario

Imagen de Miguel Puente
Miguel Puente
Desconectado
Poblador desde: 16/06/2009
Puntos: 491

Sencillamente espeluznante. El final lapidario me ha puesto los pelos de punta.

Enhorabuena, Jane.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

jajja siento el susto, pero de eso se trataba jajajjaja . Gracias, por leer y por comentar.

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

enhorabuena jane eyre, has conseguido lo que todos pretendemos cuando escribimos un relato de terror: generar desasosiego...

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Guau... mil gracias

Imagen de Yandros
Yandros
Desconectado
Poblador desde: 10/06/2009
Puntos: 92

Madre mía que relato!

Me ha gustado mucho, mi mujer tiene fobia a las arañas así que no intentaré curar su fobia a ver si va a ser para peor!

El relato es sencillamente genial, Jane. No tengo más palabras (ya sabes que soy de pocas palabras jajaja)

Un saludo

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Mil gracias, señor parco en palabras, elegiste las justas

Lo escribí para otro concurso y el tema eran las arañas, así que lo del tema no es mérito mio.

Me alegro de que os esté gustando porque yo no soy nada miedosa y me costó horrores tomarle miedo prestado a esos bichitos, por eso me fui por lo "psicológico"(si se le puede llamar así)

Imagen de Imaka
Imaka
Desconectado
Poblador desde: 29/06/2009
Puntos: 231

Me ha gustado.

El hecho de que no tenga un desenlace inesperado no tiene importancia si el relato esta bien llevado y te engancha. Solo hay que ver los episodios de Colombo, el asesino y el final se conocen de antemano... es el contenido lo que importa... Y en eso, creo que lo has conseguido.

 Suerte!

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Gracias, y espero que mi poli no se parezca a Colombo (era muuuuy pesado) jajjajaj. Gracias por comentar.

Imagen de Nachob
Nachob
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2197

Hola, Jane

¿Así que reciclando, eeeh?

Yo también mandé el mio de las arañas al Aullidos, no creas ;).

Una historia bien hilvanada y narrada, aunque se ve venir un poco más de lo que me gustaría.  

Pobre chica... y pobre madre. El final me ha resultado conmovedor.

Suerte y sonrisas peludas de ocho patas...

 

Imagen de Ajimalayo
Ajimalayo
Desconectado
Poblador desde: 03/08/2009
Puntos: 41

En mi opinión escribiste un relato de TERROR con mayúsculas. Felicidades.

Claudio Guillermo del Castillo Pérez

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Ajimalayo, gracias por el piropazo y a Nachob otra sonrisa de ocho patas para ti que estás desaparecidísimo (literariamente hablando, claro). Gracias a los dos por los comentarios.

Imagen de Question
Question
Desconectado
Poblador desde: 05/06/2009
Puntos: 927

Buen relato y bien llevado el tema de las fobias, con detalles como los de las fotos o las imagenes en movimiento de los bichos; yo tengo una fobia (ligera ) a las serpientes y me basta con ver una en una peli para empezar a sudar en frio con el corazón medio desbocado, asi que  las reacciones de la chica de parecen de lo más creibles.

El final te deja con el corazón enocogido.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Mil gracias por tus palabras porque la credibilidad de ese miedo era lo que más me preocupaba transmitir. Es un consuelo saber que no desvarié demasiado

Imagen de mawser
mawser
Desconectado
Poblador desde: 17/07/2009
Puntos: 205

En mi opinión has sabido captar muy bien las reacciones hacia las fobias, así como has explicado con claridad las reacciones biológicas del miedo. Buen relato, sin duda.

https://www.facebook.com/La-Logia-del-Gato-304717446537583

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Gracias XDD

Imagen de nestordarius
nestordarius
Desconectado
Poblador desde: 16/07/2009
Puntos: 93

Hola, Jane ;-) Buena historia. Te hago mis no solicitados comentarios, tal vez ayuden a mejorarla: al principio hay varias repeticiones de palabras que podrían evitarse. Lo de los saltos tipo episodios está bueno, pero tal vez al final, al usar tiempo presente, se pierde la coherencia. La presentación del detective (su nombre), tal vez, debería ser anterior. Y trabajaría más la descripción del cuasi doctor (falso terapeuta), porque sumaría a la historia, develar sus motivaciones y su locura... Es un personaje siniestro, y estaría buno mostrarlo más abiertamente para hacerlo más creíble.

Felicitaciones por los detalles médicos y fisiológicos: investigaste!!!! ;-)

Un saludo y suerte.

Néstor Darío Figueiras (Stratofan!!)

poeticoprofeticopoliedrico.blogspot.com

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Gracias por tu aportación, lo tendré en cuenta si algún día me animo a alargar el relato, pero para esta ocasión, la limitación de palabras no permite profundizar demasiado en el análisis de los demás personajes. Gracias.

Imagen de Canijo
Canijo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4573

Está bien el relato. Quizá la historia me pareció más simple de la cuenta, pero está muy bien llevada (aunque al principio renquea ligeramente), y la documentación está muy bien metida y suma puntos. Yo no veo tanto problema en que no haya giro final, porque la última frase hace las veces de tal pero en otro sentido, aunque es posible que al ser un relato que empieza por el final quizá necesite un argumento con más giros para mantener más vivo el interés.

 

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Se me ocurrió contarlo al revés, precisamente, por lo simple de la historia pero con la limitación de palabras tampoco hubiera podido "girarlo" demasiado. ¿Podrías darme más pistas sobre el renqueo del principio? no sé si te refieres a la descrpción de la escena del cadáver, o al principio de la propia historia de la chica .

Mil gracias por comentar.

Imagen de Canijo
Canijo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4573

Los dos primeros párrafos. Entiendo que quieres entrar con gusto y demás, que se vea bonito, pero creo que se te va ligeramente (opinión muy personal y subjetiva, claro).

Y tienes razón: con el límite de palabras, a menos que te surja la idea feliz, es complicado darle las vueltas. Yo este ejercicio lo había visto en "El túnel" de Sábato, y ahí emplea toda una novela corta para hacer eso mismo.

 

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9736

Vale, ahora sí, lo querías más crudo jajjajaja.

Gracias.

 OcioZero · Condiciones de uso