Romance de las dos estacas (T)

8 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

Autor: Fermín Moreno González

 

La masacre comenzó, – con los cazadores fuera,

idos lejos a buscar – la carne de luengas tierras

que la diestra salazón – conservase toda entera

cuando el torvo manto blanco – recubriese las laderas

ansioso de cuerpos viejos, – nacidos y parturientas.

Los asaltantes mandaron – a matar al centinela,

degollada la garganta – luego la ciudad entera

abrióse ante sus espadas – como una doncella tierna

forzaron a las mujeres, – sajaron niños y viejas.

Hubo ancianos que lucharon; – ensartaron sus cabezas

en estacas aguzadas – para que todos las vieran;

el deleite más insano – brillaba en sus caras fieras.

Ocultaron las esclavas – en el bosque a las afueras.

Dispusieron el acecho, –  comenzó la infanda espera.

El caudillo Nulvator – quien con sus hombres volviera

oyó horrísono sigilo – husmeó sangre ya seca,

traspuesta la empalizada – una lluvia de saetas

encontró los corazones – de la mitad de su cerca.

Las blindadas comadrejas – dejaron su madriguera

dispuestas a rematar – aquella incursión artera

empalando a Nulvator – desde el sieso a la cabeza

en una afilada estaca – para que todos lo vieran.

Cotas de bruñido acero, – celadas de cruel cimera,

contra jubones de cuero, – azagayas de madera,

el padre de Nulvator, – que a aquél su puesto cediera

acució a veinte soldados – gritando su última arenga

a cubrir la retirada – de su vástago a las cuevas

con el resto de guerreros – como si del campo huyeran,

aquellos que se quedaron – buscaron la muerte cierta,

contener al enemigo – hasta las últimas fuerzas

y caer en la batalla, –  ¡ah, caer en la refriega!

la insaciable descarnada – permanecía a la espera

junto a estacas puntiagudas – para que todos las vieran.

Nulvator y su mesnada – pasaron la primavera,

el otoño y el invierno – en las lóbregas cavernas

de recónditos rincones, – húmidas honduras negras

acechando sabandijas, – murciélagos, carpas ciegas,

prendiendo la parca leña, – los matojos y maleza

que su hosco dios pusiera – en corrientes bajo tierra

mientras Rak el invasor – y la esposa traicionera

del oculto Nulvator, – Laribina la rastrera

paladeaban la carne – que el buen Nulvator trajera,

en una cálida choza, – flanqueada de cabezas

sobre sangrientas estacas – para que todos las vieran.

No hubo más conquistadores, – aquélla era tierra yerma

de fríos atardeceres – y heladas y eternas nieblas,

pardo liquen, abedules – cipreses, bestias hambrientas,

peñascos, cumbres peladas – y revueltas torrenteras.

La guardia se relajó, – las mujeres eran tiernas

sus maridos sepultados – en el vientre de las hienas

y sus mórbidos abrazos – sabían a miel de especias,

que todas las que escaparon – aquellos que las prendieran

las hicieron ensartar – antes que su turno fuera

con las manos tremulentas – a sus propias compañeras

en estacas amoladas – por que las demás las vieran.

El invierno agonizante – con la nevada postrera

sombras de piel macilenta – protegiéndose las cuencas

de luz de luna cubierta – abandonaron su cueva

cuchillos de hierro en mano – y lizas de cañavera

la noche en que las mujeres – con el vino de la cena

remezclaron cautelosas – acónito y dormidera.

La mañana iluminó – una horrífica floresta

de invasores gemebundos – sobre carmesíes yemas

ante Rak y Laribina, – atados con recias cuerdas,

toda regada con sangre – salvo dos estacas nuevas,

dos estacas ensebadas – para que los dos las vieran.

 

Imagen de PedroEscudero
PedroEscudero
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2661

Bienvenido, Fermín.

Participas en la categoría de TERROR.

Recuerda que si quieres optar al premio del público o a su selección debes votar al menos una vez (punto 9 de las bases).

En este hilo te pueden dejar comentarios todos los pobladores. Te animamos a que comentes los demás relatos presentados.

Si tienes alguna duda o sugerencia, acude al hilo de FAQ´S y en caso de que no encuentres respuesta puedes señalarla en el post correspondiente.

¡Suerte!

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 194290

He borrado el código "parásito" que estaba al principio del relato. Espero que no se haya modificado nada que no debiera.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

Hola:

Gracias por la "limpieza" de código. Creo que no se ha modificado nada.

Saludos.

Fermín

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Virtuosismo verbal, estilo pulido y mucho valor para lanzarse con un romance

lástima que haya que leerlo varias veces para poder disfrutarlo del todo

Suerte!

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6087

Eres muy valiente escribiendo un romance tan largo. Sólo por el trabajo que seguro que te ha llevado te mereces un aplauso.

 

Sin embargo, para mí hay un exceso de casquería. Demasiada sangre y visceras.

Imagen de Tormenta
Tormenta
Desconectado
Poblador desde: 03/08/2009
Puntos: 89

Lo primero alabar tus agallas para escribir algo así y luego la creatividad de la que haces gala durante todo el texto...no pierde la intensidad en ningun verso, y aunque la narración es densa  y a veces he tenido que detenerme ha sido un verdadero placer leerte.

un saludo.

Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

Gracias, Léolo, LCS y Tormenta por vuestros comentarios :-).

Fermín Moreno

Editor de Tusitala
http://www.tusitalaediciones.blogspot.com/

 OcioZero · Condiciones de uso