Primero la universidad, luego la sanidad.

56 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Primero, tras hacer expolio a la universidad con el plan Bolonia, le llega el turno a la sanidad.

Mucho nuevo puto ministerio, mucho discurso social, mucho Plan-zpE, pero la realidad del Psoe es que hablan mucho de la izquierda y hacen muchas cuentas con la derecha.

Desde que se descentralizó el sistema sanitario (un error imperdonable) cuando se impuso el nuevo modelo de autonomías, la privatización de sectores sanitarios se convirtió en algo posible…y no veas como lo están aprovechando.

El PP y el PSoe se pondrán a parir cual enemigos acérrimos, pero en estas cosas, se llevan a partir un piñón y no solo no discuten, se aplauden y brindan.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/privada/conquista/tarta/sanitaria/publica/elpepusoc/20090707elpepisoc_1/Tes

Décadas y generaciones enteras para tener un sistema sanitario público, que en su día llego a ser modélico…y unos pocos años para que unos políticos imbéciles e incapaces lo destruyan.

Como siempre, los políticos robando lo que es de la gente…Y lo que es peor, la gente consintiéndoselo.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de lololz
lololz
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2009
Puntos: 2374

Cada dia estoi mas convencido de que esto se va mas a la mierda y ada vez creo que mas hace falta que alguien mate a un par de politicos por no decir a todos joder vaya mierda de mundo les vamos a dejar a las generaciones siguientes si llegamos claro

La Guerra es la mejor escuela del Cirujano
-Socrates

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

Colgué no hace mucho un artículo de un especialista y director en recursos sanitarios que hablaba del tema. Daba una serie de soluciones, luego lo busco.

 

Después de ver que se negaron a subir los impuestos a las rentas altas por pactos en los presupuestos ya no espero nada más del Psoe en temas sociales. Las migajas que traigan bienvenidas, pero no me sorprende nada que se vaya en sentido privatizador y antisocialista.

Imagen de Corwin
Corwin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1468

Pues si, con la sanidad pasa como con la educacion, como con el transporte publico y como con tantas otras cosas. Como los politicos no los usan porque sus hijos van a la privada, tienen seguros medicos y/o van en coche oficial/avion les importa una mierda. Salvan la cara para la galeria, pero si han de elegir entre recortar de eso o del mobiliario del despacho pues se recorta lo que no van a ver cada dia y ahi queda eso.

The early bird might get the worm, but the second mouse gets the cheese.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

Sois un poco injustos. Estamos en tiempos de crisis, con un déficit cercano al 10% y ahora además están los 4.000 millones de euros para la financiación de Cataluña. ¿Es que alguien pensaba que el Plan E y el estatut iban a ser gratuitos? Si la gente estaba en babia en los "buenos tiempos" y creía que todo iba bien pues que se joda.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Después de ver que se negaron a subir los impuestos a las rentas altas por pactos en los presupuestos ya no espero nada más del Psoe en temas sociales. Las migajas que traigan bienvenidas, pero no me sorprende nada que se vaya en sentido privatizador y antisocialista.

El hecho de que ICV y ERC no den su apoyo a nada de lo que quiera hacer el PSOE sin que se ponga límite a la solidaridad interterritorial, no tiene nada que ver.

Por lo demás, Solharis tiene razón: los presupuestos del Estado son limitados, y un défitic exagerado también acaban pagándolo los más pobres.

A lo que añado que el que lo importante no es que un servicio público sea suministrado por el Estado o por una empresa privada, lo importante es que el cambio mantenga o mejore la calidad del servicio.

 

Imagen de lololz
lololz
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2009
Puntos: 2374

Que recorten su sueldo y sus pagas inclusive la del rey y vereis como si hay dinero vamos porque lo que cobran esos hijos de puta no tiene nombre

La Guerra es la mejor escuela del Cirujano
-Socrates

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Cierto que los presupuestos del estado son limitados...

Cierto que estamos en crisis...(pero no veo tan cierto, Solharis, que la gente este tan en "babia" con este tema, y maxime cuando este tema ha reventado a mucha gente)...

Dada esta situación, es razón mas que suficiente por la cual el estado debe ser lo mas sensato y cauto posible con el dinero...y establecer prioridades.

Pero resulta que, cada nada, se inagura un nuevo ministerio a cual más inutil (con su ministruño/a de turno, sus correveidiles y su legión funcionaria), se meten en proyectos sin futuro como el plan E, aumentan el presupuesto del cine aspañol y las subvenciones a los "artiztaz", pagan millonadas a los sindicatos para que den cursos inútiles cursos de formación y que estén callados, determinan que los sueldos de los ricachos nadie los toque...y un enorme ecetera. 

¿Que la cosa esta jodida? Si...¿Que la defensa de la sanidad pública figura entre las prioridades del gobierno? NO.

Te garantizo que si quieran defender la sanidad pública lo harían...con crisis o sin ella.

Por otro lado, te garantizo también que no es lo mismo, pero para nada, un sistema sanitario gestionado desde lo público que desde lo privado.

Y aparte de el sistema sanitario pertenece a los ciudadanos, no ha ellos para que hagan con el lo que les de la gana sin contar con Dios ni con el diablo.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Por otro lado, te garantizo también que no es lo mismo, pero para nada, un sistema sanitario gestionado desde lo público que desde lo privado.

¿En qué sentido?

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

Nada más lejos de mi intención que defender ciertos dispendios como las subvenciones al cine español o el mantenimiento de ciertos ministerios inútiles pero creo que estáis ignorando las dimensiones de lo que estamos hablando porque con los gastos de los que habláis no tenemos ni para empezar...

Aquí no estamos hablando de un millón de euros ni de diez ni de cien. Estamos hablando de un déficit de casi el 10% del PIB, de miles y miles de millones de euros, y repito que no voy a defender ciertos gastos que me parecen muy inútiles pero el grueso del problema no está ahí.

El grueso está en los salarios de los funcionarios, que han crecido en estos tiempos de bonanza sin justificación ninguna. Sobre todo a nivel municipal y autonómico, donde los municipios y CC.AA. han competido entre sí en vez de intentar una política coordinada. Por hacer el mismo trabajo puedes cobrar hasta un 50% más que un funcionario de tu misma provincia según el nivel administrativo al que trabajes. Señores, es que no puede ser que un funcionario del municipio de Madrid gane más del 50% que su homólogo de la Administración Central o que la Generalitat les suba a sus funcionarios el sueldo un 7% al año.

El grueso está en la financiación autonómica. Por ejemplo, el principal coste de la monarquía no es la paga del rey : alguna vez ya he dicho que con lo que nos cuestan los fueros vascos y navarros podríamos construir un palacio de oro  para Juanca y ponerle un harén.  Ahora exigen 3.800 millones de euros de aportación menos de Cataluña para el estatut y a los de CiU les parece poco. Ya empezamos a ver lo que nos va a costar el estatut.

El grueso del problema está en que Zapatero no quiere problemas con las CC.AA. y lo ha arreglado hasta ahora a base de dar a todos más dinero a costa de endeudarnos. Al lado de esas cifras tan terroríficas lo del cine español o los sueldos de los diputados pueden tener una gran importancia moral pero para cuadrar la contabilidad nacional no tenemos ni para empezar.

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

Nada más lejos de mi intención que defender ciertos dispendios...

 

Vicenç Navarro: ¿Demasiados funcionarios?
Vicenç Navarro es  catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y director del Observatorio Social de España.

Existe una visión bastante generalizada en los foros conservadores y liberales (y también en algunos foros de izquierdas) de que el sector público en España está sobredimensionado. Es decir, se considera que la Administración Pública es demasiado grande, percepción que se ha incrementado a raíz del aumento del gasto público invertido (por parte de las CCAA y de los municipios) en crear ocupación en los servicios públicos como parte de la respuesta del Estado español a la crisis actual. Así, en los últimos días, han aparecido dos artículos, uno en El País, en la edición de Cataluña (titulado “Funcionarios”, 17-06-09), y otro en El Periódico (titulado “La cifra de funcionarios se acerca a la de empresarios”, 15-06-09), que señalaban la alarma de que el número de lo que tales artículos definen como funcionarios es casi idéntico al número de empresarios y autónomos en España. Estos artículos son representativos de una percepción bastante generalizada que requiere una corrección.

Tales tesis, y la evidencia que utilizan para apoyarlas, son erróneas. En primer lugar, lo que se define en aquellos artículos como funcionarios no lo son. Las cifras que tales artículos citan corresponden al número de personas que trabajan en los servicios públicos (tanto del Gobierno central y autonómico como del municipal), incluyendo los servicios públicos del Estado del bienestar (tales como sanidad, educación, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios, vivienda social) y los servicios generales (como correos, transportes públicos y servicios de seguridad, entre otros). Estos empleados tienen varios tipos de contratos, siendo el funcionarial la minoría (un 28%). Es lógico que el número de personas que trabajan en el sector público sea mayor que el número de empresarios y autónomos. Ello ocurre en todos los países de la UE-15 (el grupo de países que tiene semejante nivel de desarrollo al nuestro). En realidad, España es el país europeo donde esta relación empresarios y autónomos versus empleados del sector público favorece más al primer grupo.

Así, mientras que en España (2008) el porcentaje de personas adultas que son empresarios y autónomos es mayor (10,64%) que el promedio de la UE-15 (9,78%), el porcentaje de personas adultas que trabajan para el sector público es sólo el 9%, uno de los más bajos de la UE-15 (cuyo promedio es el 16%). En los países escandinavos es el 26% para Dinamarca, el 22% para Suecia y el 19% para Finlandia, estando estos entre los países cuya economía es más eficiente y emprendedora en la OCDE, tal como señala el último informe sobre competitividad y eficiencia económica de esa organización, publicado por el prestigioso Economic Policy Institute de Washington. Una situación semejante ocurre, por cierto, en Cataluña, donde el número de empleados en el sector público es incluso menor. En contra de lo que dicen aquellos artículos, el problema que tenemos en España es el opuesto al que tales reportajes denuncian: el sector público está subdesarrollado en lugar de sobredimensionado.

La mayor causa del subdesarrollo del sector público es la falta de ingresos al Estado, consecuencia de la limitada carga fiscal, una de las más bajas de la UE. Es sorprendente que ello sea motivo de orgullo por parte de dirigentes del Gobierno socialista español. Una de las causas de esta subfinanciación del Estado español (sea central, autonómica o municipal) es el enorme fraude fiscal que, según los propios técnicos haciendistas de la Agencia Tributaria del Ministerio de Economía y Hacienda del Gobierno español, alcanza la cifra de 88.617 millones de euros, fraude realizado a la Agencia Tributaria del Estado español (58.676 millones) y a la Seguridad Social (29.941 millones).
Para hacernos una idea de lo que estas cifras significan, tenemos que saber que España se gasta 58.000 millones de euros menos de lo que debiera gastarse en su Estado del bienestar, para alcanzar la cifra del gasto público social per cápita que nos merecemos por el nivel de desarrollo económico que tenemos. La mayoría de este fraude procede del mundo empresarial y financiero; según las declaraciones de la renta, los empresarios en España ingresan unos 6.000 euros menos que los asalariados. Ningún otro país de la UE se encuentra en esta situación. Por cierto, el Estado español es el que se gasta menos de la UE-15, el 0,06% del PIB, en recoger impuestos (tax collection), cinco veces menos que Suecia (0,32%).

Esta actitud está dañando la calidad de vida de las clases populares de España y de sus CCAA. Estas últimas tienen la responsabilidad de gestionar sus estados del bienestar con unos fondos que son claramente insuficientes. La cifra que el Estado ha citado para cubrir sus déficits (9.000 millones de euros) es, a todas luces, insuficiente. Mientras, continúa la filosofía de no aumentar los impuestos (excepto en tabaco e hidrocarburos). Esta situación, si continúa, es potencialmente inestable políticamente. Es bien conocida la situación de que, a mayor desigualdad, mayor criminalidad y mayor descohesión social. España, que es después de EEUU el país con mayores desigualdades de renta en la OCDE, es también el que se gasta más en policía y seguridad, siendo, después de EEUU, el país que tiene un porcentaje mayor de tal gasto (2,1% del PIB y EEUU 2,2%). En contraste, Noruega con un 0,9%; Suecia con un 1,3%; y Dinamarca con un 0,9%, son los países que tienen menos gasto en policía y seguridad, y tienen menos desigualdades.

España debiera corregir las excesivas desigualdades sociales mediante políticas fiscales progresivas, con incremento notable de su Estado del bienestar, escasamente desarrollado. Esto implicaría una mayor carga fiscal sobre los sectores más pudientes de la población, con corrección del enorme fraude fiscal, incrementándose así la protección social, que permitiría una reducción de la excesiva protección policial. No hay duda de que España requiere una reforma de la Administración Pública, pero no en el sentido de reducir el excesivamente bajo empleo en su sector público.

Público, 25/06/09

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

La insoportable levedad del copago
José R. Repullo*
El País (suplemento salud), 9 de mayo de 2009: página 14.

En la economía doméstica es bastante cierto aquello de que “el dinero ni se crea ni se destruye, sólo cambia de bolsillo”. Los gastos médicos y sanitarios no son una excepción: de los 1.700 euros per cápita que gasta cada español, 1.200 le son extraídos vía impuestos, y 500 constituyen su desembolso privado, ya sea en seguros o en pagos directos.

Las medias engañan siempre, pero en sanidad mucho más. El 5% de la población que más gasta al año tendría un gasto per cápita de 12.000 euros (10 veces más que la media), y el 1% podría llegar a los 120.000 euros de gasto. Es ésta una variabilidad inusitada e inadvertida: para los más sanos (más del 50%) apenas equivale al gasto de un fin de semana fuera de casa; para otros equivale al precio de un coche, y para los más desafortunados, al precio de una vivienda.

Por eso se precisa mancomunar riesgos y conjuntar aportaciones de todos, de manera que podamos protegernos de las enfermedades económicamente catastróficas. Así, la sanidad pública es un poderoso mecanismo de protección financiera del conjunto de la población (y no sólo de los más pobres), pues recolecta ingresos en función de rentas y los aplica a prestar servicios en función de necesidad. Si no existiera, funcionaría la regla de mercado: demanda y capacidad de pago. El pago en el momento de utilización (llamado copago en términos vulgares) reduce inevitablemente esta función de integración social de riesgos de enfermar y debilita la solidaridad con los más enfermos, los más viejos y los más pobres.

Hay tres tipos de argumentos para justificar el copago: a) el psicológico o pedagógico: al pagar se valoran más los servicios consumidos, se exigen mejor los derechos y se reconcilia el usuario con el sistema de salud; b) el financiero: se busca conseguir recursos adicionales manejando exenciones para los pobres que minimicen el impacto en la equidad, y c) el de eficiencia social: si se aplican copagos selectivamente, aumentamos el bienestar global, al reducir el riesgo o abuso moral (tendencia al uso excesivo e inapropiado cuando no se pagan directamente los servicios que se consumen). Es demasiado habitual mezclar los tres tipos de argumentos. No entraremos a comentar los aspectos psicológicos, por más que sean muy cuestionables (contrariamente a lo que se piensa, las cosas más importantes y valoradas por los seres humanos carecen de precio), y nos centraremos en las dimensiones financieras y económicas del debate.

En un país pobre, no habría nada que objetar al argumento financiero, pues si la capacidad tributaria es insuficiente, no quedará más remedio que complementarlo haciendo que los usuarios colaboren con el sostenimiento económico. ¿Es este el caso de una de las 10 potencias económicas mundiales como pomposamente se califica a España por los políticos y tertulianos? Y, de forma más pragmática, ¿cuánto dinero se sacaría con los copagos?

Hagamos una rápida exploración del rendimiento financiero de los copagos asistenciales (dejando a un lado los ya existentes para medicamentos prescritos en receta). Imaginemos que por cada consulta de médico de atención primaria y de especialista se cobran cinco euros, que cada urgencia son 10 euros, y que por cada día de estancia hospitalaria se pagan 10 euros. No son copagos despreciables (aunque en la Europa de los Quince, UE-15, los hay mayores), pero suficientemente impopulares como para tirar al primer gobierno que se atreviera a proponerlos sin anestesia. El rendimiento bruto de todo lo anterior sería de 60 euros por persona y año.

Pero de esos 60 euros brutos per cápita hemos de descontar 12 euros de costes administrativos de recaudación, 23 euros si ponemos un techo anual máximo de copagos (por ejemplo de 150 euros) para proteger a los más enfermos, y 12 euros de exención de copagos al 20% de los habitantes que están por debajo del umbral de pobreza. Nos quedarían poco más de 12 euros per cápita, unos 575 millones de euros anuales en cifras absolutas. Por ponerlo en perspectiva, en 2007 la Agencia Tributaria obtuvo 10 veces esta cantidad tan sólo en el epígrafe de recaudación directa por acciones de control sobre el fraude: esto podría ser una buena pista sobre donde encontrar un yacimiento alternativo de recursos para financiar mejor el sistema de salud, que además de evitar entropía y despilfarro administrativo, aumentarían la progresividad de nuestro magro Estado de bienestar.

Y finalmente comentaremos el argumento de eficiencia social. El “gratis total” ciertamente tiende a aumentar el uso excesivo e inapropiado. Pero para modular este efecto deberíamos actuar sólo en decisiones de utilización que tomen los propios pacientes, y que básicamente afectan al primer contacto con el sistema sanitario ante un problema de salud (en atención primaria o urgencias). Hay que tener en cuenta que a partir de este momento, son fundamentalmente los médicos los que determinan, indican o prescriben las acciones subsiguientes. Por eso no tiene sentido en economía del bienestar poner un copago por cada día de estancia en el hospital, pues no tiene ningún efecto en la reducción del uso excesivo e inapropiado, dado que es el médico el que ingresa y da el alta. Igualmente ocurre con las pruebas de laboratorio y de radiología (que tampoco se indica a sí mismo el paciente).

Los copagos no son selectivos ante el uso excesivo e inapropiado: elevan el umbral de dolor, molestia o preocupación que desencadena la acción de ir al médico (la muela ha de doler suficiente para obligarnos a ir al dentista). Pero el umbral no se eleva por igual para todos: los más hipocondriacos y con más renta se lo saltan, mientras que los más descuidados, y sobre todo, los más pobres, no llegan a superar dicho umbral hasta que el caso es muy agudo o avanzado. En particular, las acciones preventivas o de atención precoz quedan socavadas (lo que ocurre con la revisión periódica del dentista para la gente con menos recursos o con menor preocupación de su salud oral). El equilibrio en términos de eficiencia clínica y de equidad es claramente cuestionable.

Pero si al menos se ahorraran recursos al inhibir una buena parte del uso inapropiado, tendríamos como beneficio la liberación de parte de la presión asistencial. ¿Ocurriría esto? En general no, porque cuando disminuye la llegada de “clientes nuevos” (por las barreras de entrada), los servicios sanitarios tienden a ajustar al alza incrementando la intensidad asistencial y frecuencia de revisiones en los pacientes que están “en proceso”. Pobre resultado entonces: más gente fuera esperando que le duela lo suficiente como para hacer frente al copago y entrar en el sistema, y más gente sobretratada (al menos comparativamente) dentro del mismo.

¿Puede estar indicado el uso de algún tipo de copagos? No es descartable en absoluto, particularmente en su formato de “copago evitable” para inhibir conductas oportunistas de los usuarios sin mermar un ápice la capacidad de obtener servicios efectivos para las necesidades del paciente (un ejemplo sería el sistema de “precios de referencia” de los fármacos, donde se garantiza el medicamento, pero si el paciente quiere una marca comercial de precio superior, debe abonar la diferencia).

Posiblemente también podría desempeñar un papel como discriminador de prestaciones de baja utilidad terapéutica si la expansión irracional de la oferta de cartera de servicios no pudiera limitarse por la regulación planificadora. En todo caso, las políticas específicas de copagos deberían superar la carga de la prueba de sus efectos adversos sobre la equidad y la eficiencia social.

Es importante recordar que hay alternativas para racionalizar los servicios sanitarios mucho más efectivas que los copagos: dado que el grueso de las decisiones son tomadas por los médicos, el camino más corto para reducir el uso inapropiado es contar con el compromiso del propio facultativo que lo indica, prescribe o desarrolla. Pero para ello se precisa una estrategia bien diseñada y de largo alcance: gestión clínica, información, incentivos y apoyo suficiente, limitación de conflictos de interés, buen gobierno y profesionalización de la gestión… Es otra agenda de cambios estructurales que implica un contrato social renovado entre ciudadanos, políticos, gestores, profesionales y pacientes. Demasiado complejo para la política posmoderna y efectista que invade el sector sanitario; es más fácil descansar en la insoportable levedad del copago y vivir con la esperanza de que los usuarios aporten la financiación asistida que necesitamos para evitar una vez más enfrentarnos con los necesarios cambios estructurales.

*Jefe del Departamento de Planificación y Economía de la Salud, Escuela Nacional de Sanidad.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

Natxo, yo no he hablado del número de funcionarios (que por otra parte es imposible de reducir a corto plazo, así que no vale la pena ni plantearlo) sino de sus salarios. Más cuando nos encontramos con altas probabilidades de deflación y esto hace que los servicios públicos se encarezcan porque los sueldos reales de los funcionarios aumentan sin necesidad de aumentos nominales.

Sobre posibles aumentos impositivos, diré que el PSOE puede haberse equivocado en este tema pero carece de apoyos. El PNV es abiertamente hostil, CiU no quiere ni oír hablar del tema, IU tiene un sólo escaño y otros pequeños partidos nacionalistas que se dicen de izquierdas están más interesados en el nacionalismo que en políticas de izquierdas. Las mates no salen...

El fraude fiscal no debería sorprender a nadie. Es parte de un problema más amplio y que tiene que ver con la obediencia de las leyes.

Por último confieso cierta desconfianzas sobre las afirmaciones de un funcionario catalán sobre ciertos temas...

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

El grueso está en los salarios de los funcionarios, que han crecido en estos tiempos de bonanza sin justificación ninguna. Sobre todo a nivel municipal y autonómico, donde los municipios y CC.AA. han competido entre sí en vez de intentar una política coordinada. Por hacer el mismo trabajo puedes cobrar hasta un 50% más que un funcionario de tu misma provincia según el nivel administrativo al que trabajes. Señores, es que no puede ser que un funcionario del municipio de Madrid gane más del 50% que su homólogo de la Administración Central o que la Generalitat les suba a sus funcionarios el sueldo un 7% al año.

El grueso está en la financiación autonómica. Por ejemplo, el principal coste de la monarquía no es la paga del rey: alguna vez ya he dicho que con lo que nos cuestan los fueros vascos y navarros podríamos construir un palacio de oro  para Juanca y ponerle un harén.  Ahora exigen 3.800 millones de euros de aportación menos de Cataluña para el estatut y a los de CiU les parece poco. Ya empezamos a ver lo que nos va a costar el estatut.

El grueso del problema está en que Zapatero no quiere problemas con las CC.AA. y lo ha arreglado hasta ahora a base de dar a todos más dinero a costa de endeudarnos. Al lado de esas cifras tan terroríficas lo del cine español o los sueldos de los diputados pueden tener una gran importancia moral pero para cuadrar la contabilidad nacional no tenemos ni para empezar.

--------------------

Totalmente de acuerdo, muy acertada tu exposición…pero esto no justifica lo otro,  si Zp la caga (y no veas como la caga), si la política de CCAA es un saco sin fondo que va a absorberlo todo, que rectifique (que ingenuo yo, un político rectificando), no que nos enmarrone a todos.

Si la conclusión final es que hay que elegir entre gestión pública sanitaria o mantener el  política de CCAA…pues lo justo (no lo que van a hacer) sería mantener la sanidad y cambiar el modelo de CCAA.

------------------------

¿En qué sentido?

------------------------

Los modelos de gestión privada y de fundaciones medicas que se han propuesto emplear traen problemas y no pocos. Su verdadero fin se basa en maximizar la inversión y minimizar costes, no nos engañemos, el objetivo es la reducción del gasto sanitario…Lógico dirás ¿Pero a que precio? Recortes de platilla (lo que implica aumentos del número de pacientes por profesional), contratos temporales de seis meses a los profesionales sanitarios, racanear aquellas pruebas diagnosticas especialmente costosas por otras menos precisas pero menos dolorosas para el bolsillo, lograr recortes cada vez mayores en farmacia, es más…se cuenta que algunos centros obligan a los propios clínicos los que tomen las decisiones mas en función de las variables económicas que del juicio clínico…así que, me temo, todo esto produce un recorte, en general, de la calidad sanitaria y todo eso sin comentar que ocurre con la situación de los enfermos crónicos (los que nunca se recuperan y que suponen un enorme gasto continuo) o con el tema de investigación (si lo gestiona una entidad privada ¿Se investigará solo lo que ellos quieran?) y formación de residentes.

Y no olvidar que los centros de gestión privada son los que acumulan mas denuncias por mala praxis de todo este país.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Los modelos de gestión privada y de fundaciones medicas que se han propuesto emplear traen problemas y no pocos. Su verdadero fin se basa en maximizar la inversión y minimizar costes, no nos engañemos, el objetivo es la reducción del gasto sanitario…Lógico dirás ¿Pero a que precio? Recortes de platilla (lo que implica aumentos del número de pacientes por profesional), contratos temporales de seis meses a los profesionales sanitarios, racanear aquellas pruebas diagnosticas especialmente costosas por otras menos precisas pero menos dolorosas para el bolsillo, lograr recortes cada vez mayores en farmacia, es más…se cuenta que algunos centros obligan a los propios clínicos los que tomen las decisiones mas en función de las variables económicas que del juicio clínico…así que, me temo, todo esto produce un recorte, en general, de la calidad sanitaria y todo eso sin comentar que ocurre con la situación de los enfermos crónicos (los que nunca se recuperan y que suponen un enorme gasto continuo) o con el tema de investigación (si lo gestiona una entidad privada ¿Se investigará solo lo que ellos quieran?) y formación de residentes.

Y no olvidar que los centros de gestión privada son los que acumulan mas denuncias por mala praxis de todo este país.

Es la primera vez que veo una crítica coherente en contra de la sanidad privada. Se ha demostrado en algunos países que el dogma de que el sector privado siempre funciona mejor es falso.

Con todo, este tipo de situaciones también obedecen a una inercia en la contratación de servicios. Si el Estado condicionase la renovación de la concesión a unos resultados, las empresas privadas se esforzarían en conseguirlos, pero en la práctica se conceden a amiguetes y con un blindaje tal que después es imposible meter mano.

Imagen de Pesto
Pesto
Desconectado
Poblador desde: 20/02/2009
Puntos: 236

A mí el sistema autonómico no me termina de convencer, me parece un sistema demasiado pesado, son 17 Estados y algunos presidentes de comunidad cobran más que el del gobierno. 17 estados con todo lo que ello conlleva, es aplastante se quiera o no. Por otro lado, creo que en el congreso solo deberían estar fuerzas políticas que se presenten en todo el territorio, y el senado para las provincias. Que una parte decida por el interés de lo general no me vale.

Y en cuanto a los funcionarios, en España me parece que o bien sobran o bien están mal distribuidos. Tal vez falta gente en puestos clave y sobran en otros. Solo hay que ir a un ambulatorio, dos atendiendo, dos detrás hablando, otra hablando por el teléfono con la amiga de lo que va a hacer el finde u otra sin hacer nada directamente. (eso hablo de esta mañana mismo que he estado). Y lo mismo pasa en la Universidad malgasto a punta pala de todo (luz, agua, teléfono, papel, profes que hacen lo justito), diputaciones, registros civiles y tal. Habría que ver alguna manera de dinamizar un poco eso, la movilidad, contratos temporales cuando sean necesario etc.

Lo público es bueno y debe estar, pero hay que buscar una manera que no nos lleve a hipotecar a nuestros hijos o que sea simplemente, insostenible, es engañarnos a nosotros mismos. Y la cosa no pinta bien, no sé en que comunidad había un altísimo porcentaje de gente que quiere opositar, mucha peña ya sale de la universidad con miras a opositar, iniciativa 0, a chupar de papá estado ¿por vocación?, naaa, una mínima parte, todos dicen, "te haces funcionario y a vivir". Con esa mentalidad no se va a ningún sitio.

Soy lo que soy, gracias a Son Goku.

Imagen de rvm
rvm
Desconectado
Poblador desde: 28/01/2009
Puntos: 6069

Pues yo cada vez que tengo que ir a un ambulatorio (con freqüencia), veo todo lo contrario, funcionarios desbordados y colas de enormes, médicos sobreexplotados con un montón de consultas por día y con listas de espera de dos meses de media. La seguridad social ahora mismo en cuanto al rendimiento en relación con la población de cada zona es un desastre.

Por el otro lado cada año hay centenares de chavales que se quedan a las puertas de empezar la carrera de medicina sacando ochos y sietes de media en el batxillerato. Yo estoy con lo que ha dicho Natxo, el sector público está subdesarrollado en muchos aspectos y los principales perjudicados somos nosotros.

Imagen de Pesto
Pesto
Desconectado
Poblador desde: 20/02/2009
Puntos: 236

No está subdesarrollado en mi opinión (hay que tener en cuenta que país somos también, no perdamos la perspectiva), en todo caso, está mal desarrollado.

Soy lo que soy, gracias a Son Goku.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

En cuanto a la relación de autónomos/ empleados del sector público, varios puntos:

Primero, que las cifras del artículo son muy matizables. Lo que la socieda percibe por "funcionarios" son en realidad "gente que trabaja para el Sector Público". Mucha gente es empleada en calidad de personal contratado o de autónomo. Por ejemplo, los enfermeros de un hospital público no son funcionarios, son otra cosa.

Por otra parte, lo de que tenemos un alto ratio de empresarios y autónomos es más por el segundo componente. Puede producir perplejidad que ahora resulta que en España la gente no aspira a ser rentista (o lo que es casi lo mismo, funcionario) si no que somos emprendedores, pero si después analizamos la realidad vemos el porqué. Muchos negocios que aquí son llevados por autónomos, en otros países son llevados por empresas. Aquí las tiendas, cafeterías o restaurantes no pertenecen a grandes cadenas, y el modelo de transporte opta más por el camionero autónomo que por las empresas de logística. Además, gran parte de ese fraude procedente del mundo de la empresa viene también de estos autónomos: El IAE en su estimación objetiva (lo que comunmente se conoce como pagar por módulos) es una figura impositiva que sirve para blanquear dinero, y sinceramente, no comprendo para qué se mantiene. Y no es la única, tenemos un sistema impositivo que favorece el fraude (otro ejemplo sería el ITP), sin contar con que muchas veces se contabiliza como fraude la utilización de figuras impositivas fiscalmente más convenientes (como si fuera fraudulento hacer la declaración de la forma más conveniente, porque entonces, los que se aprovecharon de la desgravación fiscal de la vivienda son unos pecadores).

En cualquier caso, coincido con Solharis, el problema de los funcionarios es su falta de responsabilidad disciplinaria y el elevado sueldo en relación a las tareas que desempeñan. En cuanto al número, posiblemente sobren en algunos departamentos de la Administración y falten en otros muchos.

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

Funcionario=rentista... pero luego más de la mitad de universitarios aspira a ser funcionarios, según una encuesta que leí hace poco.

¿Por qué? porque aspiramos a buenas condiciones laborales, sin grandes exigencias y no hacernos ricos, pero vivir bien. Algo extraño para un libegal, pero para mi racional 100%. Lo que queremos, sin saberlo y sin decirlo, es una especie de socialismo, cojones. Salir de aguantar al jefe, y trabajar para vivir, no vivir para trabajar y enriquecernos, con seguridad y con derechos.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

Funcionario=rentista... pero luego más de la mitad de universitarios aspira a ser funcionarios, según una encuesta que leí hace poco.

¿Por qué? porque aspiramos a buenas condiciones laborales, sin grandes exigencias y no hacernos ricos, pero vivir bien. Algo extraño para un libegal, pero para mi racional 100%. Lo que queremos, sin saberlo y sin decirlo, es una especie de socialismo, cojones. Salir de aguantar al jefe, y trabajar para vivir, no vivir para trabajar y enriquecernos, con seguridad y con derechos.

Pues yo discrepo porque tal como está el mercado de trabajo esto cada vez es menos una disyuntiva entre un empleo modesto pero bueno y seguro de funcionario y un empleo más duro y costoso pero mejor pagado y con expectativas de ascenso. A no ser que estés muy cualificado y tal el empleo asalariado no tiene una sola ventaja respecto al de funcionario. Trabajas más por menos como asalariado y eso si consigues empleo.

Todavía me parece poco que sea sólo la mitad la que aspire a ser funcionarios. Creía que era más. El problema es que para que unos sean funcionarios otros tienen que ser asalariados.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Funcionario=rentista... pero luego más de la mitad de universitarios aspira a ser funcionarios, según una encuesta que leí hace poco.

¿Por qué? porque aspiramos a buenas condiciones laborales, sin grandes exigencias y no hacernos ricos, pero vivir bien. Algo extraño para un libegal, pero para mi racional 100%. Lo que queremos, sin saberlo y sin decirlo, es una especie de socialismo, cojones. Salir de aguantar al jefe, y trabajar para vivir, no vivir para trabajar y enriquecernos, con seguridad y con derechos.

No, lo que queremos es ser rentistas. Inglaterra era el país de los burgueses emprendedores, España, de toda la vida de Dios, es el país de los hidalgos, y un Español, desde siempre, a lo que aspira es a vivir de trabajar. De hecho, no sé como será el PP valenciano, pero el gallego está nutrido de funcionarios: sin ir más lejos, los hijos de Fraga son abogados del Estado y no sé qué más puestos de la alta función pública, Rajoy es registrador de la propiedad (y de hecho, se acusa en su forma de hablar en público el método de un opositor) y el propio Núñez Feijóo presumió la pasada legislatura que el se había destetado en la función pública...

¿Socialismo? Hombre, si por socialismo se entiende quejarse ante el Estado de todo y aspirar a un puesto de trabajo en el que se trabaje poco, se cobre un sueldo digno y sea blindado y vitalicio...

Pero no hay más que ver los comentarios en la calle: "¿Fulano? Ese sí que tiene suerte, cobra de puta madre y su principal problema es que le duele el culo de estar sentado." ¿Me vas a decir que nunca has oído nada parecido? ¿Y que no recuerda poderosamente a la figura del rentista?

 

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

Funcionarios son médicos, policías, profesores... la visión de funcionario común que se tiene es la de administrativo en ventanilla con almuerzos de horas, o bedeles viejos leyendo prensa. Esos son los que menos cobran, por cierto.

La gente indicando ese interés no creo que muestre ganas de rentismo. Rentismo implica otra serie de condiciones económicas y de relaciones laborales, deberías de saberlo. Creo que indica interés por estabilidad laboral y un sueldo digno. Y no ínfulas de 'rentista' del trabajador al que se aplica una plusvalía, ya que rentista puede ser llamado cualquier empleador de una mínima entidad o cualquier hijo de rico.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

Ricky, creo que eres bastante injusto con lo que dices.

Hoy mismo mi padre (autonómo) está que se sube por las paredes porque no le han pagado 5.000 euros y se han ido de vacaciones... ¿Así quien quiere ser autónomo en vez de funcionario? Cobras prácticamente lo mismo por trabajar menos y con mayor seguridad. El panorama que ofrece el mercado de trabajo es desolador. De hecho ya me parece increíble que tanta gente se arriesgue a trabajar por su cuenta o montar su propia empresa en esta situación. ¿Quién puede preferir trabajar a destajo sin saber cuándo va a cobrar o trabajar de asalariado por ganar apenas más y trabajar mucho más con un contrato basura?

Hay que ser tonto o muy optimista para no querer ser funcionario.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Funcionarios son médicos, policías, profesores... la visión de funcionario común que se tiene es la de administrativo en ventanilla con almuerzos de horas, o bedeles viejos leyendo prensa. Esos son los que menos cobran, por cierto.

... Y también todo el aparato administrativo de Estatal, autonómico y municipal, inspectores de Hacienda, registradores de la propiedad, miembros de aduanas... Y viven de puta madre. En ningún otro sector puedes salirte de tu trabajo para atender un negocio familiar, comer o hacer la compra.

La gente indicando ese interés no creo que muestre ganas de rentismo. Rentismo implica otra serie de condiciones económicas y de relaciones laborales, deberías de saberlo. Creo que indica interés por estabilidad laboral y un sueldo digno. Y no ínfulas de 'rentista' del trabajador al que se aplica una plusvalía, ya que rentista puede ser llamado cualquier empleador de una mínima entidad o cualquier hijo de rico.

Joder, que eres estudiante de historia... la evidencia es innegable: En España la aspiración a ser rentista es una constante. Si hasta la burguesía se compró tierras tras la desamortización para poder vivir de rentas.

Además ¿qué otras condiciones económicas? Si muchos funcionarios son tambien hidalgos (hijos de un cargo electo o de alguien dentro del mismo sector... en cualquier caso, capaz de otorgarle ventaja en la entrada). Y la mayoría son inamovibles, con puesto vitalicio y practicamente irresponsables. Si hasta, como en el oficio público del Antiguo Régimen, se puede comprar (aunque ahora hay que disimular, y no se pueden vender todos).

Y por cierto, el Sectro Público no produce para el mercado, por lo que un funcionario no puede cobrar parte de su valor generado... cobra parte del valor generado por el resto de la sociedad.

Si no cabe hablar de ellos como rentistas, coño, se parecen mucho al grupo social que Marx describía con ese nombre. Y aunque no lo sean, la mayor parte de la gente que quiere acceder al empleo público es porque sí lo perciben como lo más parecido al rentismo, o lo que es lo mismo, lo más aproximado a vivir sin trabajar.

En todo caso, cuando el resto de la sociedad exige la equiparación del empleo público al privado, no le está exigiendo a los funcionarios nada que no se exija a sí misma.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Ricky, creo que eres bastante injusto con lo que dices.

Hoy mismo mi padre (autonómo) está que se sube por las paredes porque no le han pagado 5.000 euros y se han ido de vacaciones... ¿Así quien quiere ser autónomo en vez de funcionario? Cobras prácticamente lo mismo por trabajar menos y con mayor seguridad. El panorama que ofrece el mercado de trabajo es desolador. De hecho ya me parece increíble que tanta gente se arriesgue a trabajar por su cuenta o montar su propia empresa en esta situación. ¿Quién puede preferir trabajar a destajo sin saber cuándo va a cobrar o trabajar de asalariado por ganar apenas más y trabajar mucho más con un contrato basura?

Hay que ser tonto o muy optimista para no querer ser funcionario.

No sé a qué te refieres exactamente, pero si es por alusión, hablar de los autónomos en abstracto es bastante difícil. Sé que hay sectores que se empeñan en ser su propios jefes cuando vivirían mejor como asalariados o al menos, en una cooperativa (cuando fue la huelga de transportes se quejaba de la difícil competencia entre el camionero autónomo y la empresa de logística, cuando la razón de ser es que una empresa grande puede ajustar mejor los pedidos y optimizar los viajes, siendo eficientes), y otros que están muy puteados, como los profesionales liberales que necesitan de colegiarse para ejercer les toca pagar los platos rotos (son el sector de la sociedad con mayor tasa impositiva, ya que al no poder escapar, la Hacienda se deba con ellos).e e

En cualquier caso, si estudiaste la tributación por módulos de la partida de actividades económicas del IRPF no me puedes negar que esta figura en concreto es un foco de blanqueo de dinero. Si aún no hace mucho descubrieron una red de blanqueo de dinero procedente de la prostitución porque desarticularon la red de prostitución.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

No sé a qué te refieres exactamente, pero si es por alusión, hablar de los autónomos en abstracto es bastante difícil. Sé que hay sectores que se empeñan en ser su propios jefes cuando vivirían mejor como asalariados o al menos, en una cooperativa (cuando fue la huelga de transportes se quejaba de la difícil competencia entre el camionero autónomo y la empresa de logística, cuando la razón de ser es que una empresa grande puede ajustar mejor los pedidos y optimizar los viajes, siendo eficientes), y otros que están muy puteados, como los profesionales liberales que necesitan de colegiarse para ejercer les toca pagar los platos rotos (son el sector de la sociedad con mayor tasa impositiva, ya que al no poder escapar, la Hacienda se deba con ellos).e e

En cualquier caso, si estudiaste la tributación por módulos de la partida de actividades económicas del IRPF no me puedes negar que esta figura en concreto es un foco de blanqueo de dinero. Si aún no hace mucho descubrieron una red de blanqueo de dinero procedente de la prostitución porque desarticularon la red de prostitución.

No comprendo que te quejes de la supuesta falta de iniciativa de los españoles, que prefieren la seguridad a ser emprendedores, y al mismo tiempo digas que muchos autónomos deberían hacerse asalariados.

Normalmente estoy de acuerdo contigo o con Natxo pero esta vez creo que ni los españoles son unos hidalgos faltos de iniciativa como sostiene cierto discurso laboral ni tampoco son unos conformistas que les gusta la vida sencilla. Es que hoy por hoy las alternativas al funcionariado no son muy buenas. ¿Qué ventaja se  supone que tiene el mileurista asalariado (cada vez más corriente) frente a un funcionario? Trabaja más, las condiciones laborales son peores, el futuro es inseguro y su nivel adquisitivo es de facto menor porque consigue un préstamo con mayor dificultad, Ah, y desempleo masivo.

Hacerse autónomo y montar un pequeño negocio propio es todavía peor. La financiación es difícil porque antes los bancos preferían financiar el ladrillo y ahora dicen que no pueden financiarte porque tienen demasiadas deudas con el ladrillo. Luego tenemos impagos, trabajo a destajo, deudas, etc. Por supuesto hablo siempre dentro de lo legal. Ya si te metes a contratar sin papeles, defraudar a Hacienda y demás no te digo que ser emprendedor no tenga sus ventajas. Pero hay entramos en el delito.

¿Realmente os extraña tanto que los españoles queramos ser funcionarios?

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

No comprendo que te quejes de la supuesta falta de iniciativa de los españoles, que prefieren la seguridad a ser emprendedores, y al mismo tiempo digas que muchos autónomos deberían hacerse asalariados.

Parece paradójico, pero conviven las dos realidades. Vaya por delante en esto que los autónomos son una realidad muy heterogénea, tanto en lo dicho, como en lo que voy a decir.

Al menos donde yo vivo, la mayoría de nuevas empresas reproducen esquemas tradicionales: bares, tiendas, plazas de taxi, bateas, mariscadores... son autónomos, pero ¿innovadores?

Lo cierto es que hay sectores de negocio que están muy mal, que sobreviven a duras penas y con ayuda estatal, pero hay gente que se sigue metiendo. Los taxis, los camioneros, incluso los barcos pesqueros, son negocios donde hay gente que sigue ahorrando para meterse ahí, cuando lo cierto es que son sectores en extinción.

Normalmente estoy de acuerdo contigo o con Natxo pero esta vez creo que ni los españoles son unos hidalgos faltos de iniciativa como sostiene cierto discurso laboral ni tampoco son unos conformistas que les gusta la vida sencilla. Es que hoy por hoy las alternativas al funcionariado no son muy buenas. ¿Qué ventaja se  supone que tiene el mileurista asalariado (cada vez más corriente) frente a un funcionario? Trabaja más, las condiciones laborales son peores, el futuro es inseguro y su nivel adquisitivo es de facto menor poncurque consigue un préstamo con mayor dificultad, Ah, y desempleo masivo.

Ojo, no he dicho que los españoles sean hidalgos. Digo que muchos funcionarios lo son (desde luego, yo no he oído hablar de oposiciones en las que no se intuya algún chanchullo).

Evidentemente, el hecho de que los funcionarios tengan una vida mucho mejor que el resto de la sociedad hace que cada vez la gente lo encuentre más atractivo. Pero también en el Antiguo Régimen, si fuese factible el hacerse noble habría cola ¿o no?

Hacerse autónomo y montar un pequeño negocio propio es todavía peor. La financiación es difícil porque antes los bancos preferían financiar el ladrillo y ahora dicen que no pueden financiarte porque tienen demasiadas deudas con el ladrillo. Luego tenemos impagos, trabajo a destajo, deudas, etc. Por supuesto hablo siempre dentro de lo legal. Ya si te metes a contratar sin papeles, defraudar a Hacienda y demás no te digo que ser emprendedor no tenga sus ventajas. Pero hay entramos en el delito.

Pero después resulta que hay marineros que se van a pescar a África o al Gran Sol para juntar dinero para comprarse un barco con el que pescar en bajura siendo sus propios jefes, montarse un bar, comprar una plaza de taxi, un camión, o una tienda. En otras palabras: repeitir esquemas de negocio tradicionales y en muchos casos anticuados.

 

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21859

¿Que a los españoles nos gusta ser nuestros propios jefes? Eso sí que no me cuesta nada creerlo y si lo de la hidalguía va por ahí, entonces estamos de acuerdo.

Por eso mismo no creo que estemos en una sociedad sin espíritu emprendedor. Lo que pasa es que ese espíritu choca con una realidad muy hostil. Con una banca que prefiere apostar por el ladrillo, unas leyes que dejan indefenso al acreedor y libre al defraudador, etc. tenemos un sistema que acaba machacándonos y acabamos prefiriendo ser funcionarios o al menos asalariados.

También es cierto que tenemos mucho apego por nuestras costumbres. No puedel culpar a tus paisanos por intentar vivir en el mar o en el campo como hicieron sus padres antes de irse a la ciudad a ver si les contratan. Pero eso no tiene nada que ver con ser funcionarios comodones. Significa mucho trabajo duro y esperar grandes resultados.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12096

Ocurre por mezclar temas...

A ver, lo de los autónomos venía a cuento porque en uno de los artículos que posteó natxo se decía que el número de empresarios y autónomos es elevado respecto a otros países, a lo que yo repliqué que se debe más bien a los autónomos, y por este tipo de situaciones: se están repitiendo esquemas que para la sociedad actual están muy anticuados.

Lo de equiparar funcionarios a rentistas viene porque si hay un grupo social que se parece por su fuente de ingresos y régimen a aquellos, son los funcionarios. De hecho, mencioné lo de los hidalgos porque, efectivamente, muchos funcionarios son hijos de algo (el alcalde o un concejal importante, algún miembro del ejecutivo autonómico o algún funcionario con capacidad de decisión en el departamento... y no hablo por hablar, conozco algunos elementos que preparan oposiciones con ventaja por tener a su padre dentro, y quien dice padre, dice algún otro contacto). Si hasta la casta política proviene mayoritariamente de la función pública.

Ahora, tampoco niego la mayor: tenemos una cultura económica que no favorece para nada la creación de empresas, y un sistema impositivo que favorece el fraude y no da seguridad jurídica en materia tributaria a los empresarios que pretendan ir de honrados (cometas fraude o no, en caso de inspección te tocará ir a un tribunal).

Imagen de Corwin
Corwin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1468

Si hasta la casta política proviene mayoritariamente de la función pública.

Esto es algo de explicacion sencilla si piensas en el tema de excedencias. Un profesional que 'desaparece' de su puesto durante 4 años tiene un handicap muy grande para volver a su puesto de trabajo habitual (salvo que trabaje en temas en los que los contactos que haga como politico le reporten reditos posteriores). Un funcionario en cambio puede volver a su plaza sin ningun problema salvo la carga de conciencia de desplazar al interino que se hubiera puesto para sustituirle.

The early bird might get the worm, but the second mouse gets the cheese.

 OcioZero · Condiciones de uso