Guerra arbórea (CF)

13 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

A los dos kilómetros del poblado alienígena, el terreno empezaba a elevarse en una suave pendiente, y aquí y allá comenzaron a verse algunos fragmentos de roca, en tanto el bosque de bananos, majestuoso, espigado y maloliente dejaba paso de forma abrupta a los árboles bikulo, retorcidos, achaparrados, pegajosos por la constante exudación de resina, de fruto incomestible y sin duda con alguna virtud muy bien oculta. Había algo extraño en aquella falta absoluta de transición entre unos árboles y otros, y una tensión que se palpaba en el ambiente, siempre que uno tuviera raíces, tronco, copa y bastante paciencia. De hecho, como el lector habrá intuido, detrás de todo ese inmutable estar ahí y agitar las hojas hay una historia plena de acción, amor y odio, escaramuzas sangrientas y despliegues estratégicos. Para ser sinceros, amor lo que se dice amor, más bien poco. Cuando uno suelta sus esporas reproductoras como si fueran caspa para que fertilicen por su cuenta a una pareja desconocida a tres mil kilómetros sin siquiera ser antes presentado formalmente a la familia, tiende a ser bastante pragmático y con los pies en la tierra en ese sentido. Más aún si sospecha que su distante media naranja, como hacen todas sus vecinas, se la pega con cualquier insectucho.

No obstante, seguro que el amable lector prefiere seguir adelante con la trama principal. El narrador es todo oídos, aunque como es el caso, sus orejas sean bastante bien proporcionadas.

...

¿He oído un «no»?

...

 

 

A lo largo de los últimos dos mil millones de años, milenio más o menos, había estado librándose en la sombra una implacable batalla arbórea oculta y silenciosa en el planeta Gonadín; tan oculta y silenciosa que interesados aparte, nadie más se había enterado.

Otrora, que ya es decir, bananos y bikulos compartían el mismo hábitat en paz y armonía. Los jóvenes de ambas especies pasaban el rato compitiendo de buena lid rama con rama para levantar cabeza por encima del irregular dosel arbóreo y coger de paso un poco de tono al calor de la estrella Globulina XVII. Los mayores echaban animadas partidas de mananca[1] y departían sobre unos monzones que ya no eran lo que eran o bien se quejaban de una parasitosis que los llevaba por la calle de la amargura, e intercambiaban referencias sobre insectívoros de confianza, que picapostes de tres al cuarto sin titulación los había a patadas.

Una estampa idílica que por desgracia vende poco comparada con los cromos de futbolistas, seres sobrenaturales imaginarios con foto y currículum, o mindundis de buen ver que hacen como que cantan, con lo que el Quiosquero Celestial acaba dejando las de esa remesa en un rincón del sótano para alegría de los lepismas inquilinos.

Así, el siglo menos pensado, bananos y bikulos partieron peras por un quítame allá esas raíces, y la cosa degeneró en violencia. Empezaron a brotar grupos de bikulos haciendo el vacío a un solitario banano, que acababa muriendo en medio de una tierra yerma sin nada que echarse a los rizomas, en venganza por lo que habían oído sobre unos bananos tratando de hacer sombra a un pequeño bikulo. Hubo fulgurantes incursiones por sorpresa en las que una partida de aguerridos bananos se adentraba en territorio enemigo en una ladina maniobra envolvente dejando bolsas aisladas de enemigos en cuestión de apenas diez lustros, contestadas por bikulos kamikazes especialmente entrenados para crecer mucho y venirse abajo sobre un soto de pimpollos bananeros.

Con el tiempo los bikulos se especializaron en el cuerpo a cuerpo, desarrollando musculosos zarcillos y retorciendo su tronco en escorzos dalinianos hasta ahogar al oponente en una presa mortal, a la par que le sorbían los jugos vitales.

Superados en combate, los bananos pusieron a investigar a lo más florido de su intelligentsia respondiendo a su vez mediante la guerra química, impregnando el subsuelo con diversos venenos naturales mortales para sus contrincantes, pero por lo demás biodegradables y respetuosos con el medio ambiente, y muy en especial con los bananos mismos.

En el presente, la lucha prosigue encarnizada, y el bando bikulés parece estar llevando las de ganar con los nuevos métodos de guerra psicológica que está aplicando para asegurarse de que ningún brote bananero ocupe territorio bikulo.

—Hace buen día hoy, ¿no? —dice un bikulo del grupo que rodea al joven banano.

—Ah, hola. Sí.

—Apetece tomar el sol y sorber nutrientes, ¿eh?

—Sí.

—Igual que ayer —interviene otro de los bikulos.

—Y anteayer —comenta otro.

—Y el milenio pasado —abunda un cuarto.

—Tiene que haber algo más en la vida que echar raíces —remata un quinto.

—No lo había pensado —reflexiona en voz alta el pimpollo de banano.

—A veces sueño con que me desarraigo y voy rodando en pos de nuevos horizontes —dice entonces el primer bikulo.

—Escribir un libro, eso sería bonito —suelta el segundo.

—O plantar un hijo —suspira el tercero.

—¿Cuál es la razón de nuestra existencia? —pregunta con intención nada retórica el cuarto.

—¿Somos libres de elegir nuestro destino?

—¿Acaso uno no se define como árbol en virtud de sus acciones y el sentido de sus elecciones vitales? —deja caer el primero ya lanzado.

—Si tú y yo hacemos exactamente lo mismo, ¿por qué existimos los dos? —concluye cualquiera de los otros cuatro.

Luego los bikulos guardan un calculado silencio de diez o veinte años, se despiden y se dedican a sus cosas. El joven banano experimenta por primera vez la angustia existencial y entra en una profunda depresión mustiándose. La intendencia bananera está tratando de paliar el problema con grupos de terapia a distancia que se mantienen en contacto vía topo, mientras idea una forma de hacer llegar hasta los afectados unos nuevos frutos modificados sabor banana split con doble ración de chocolate.

 


[1] Juego de habilidad consistente en atinar al mayor número posible de bichos con el propio fruto en un tiempo límite establecido, por lo general de cien años.

Autor: Fermín Moreno González

 

Imagen de Victor Mancha
Victor Mancha
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1798

Bienvenido, Fermín.

Participas en la categoría de CIENCIA FICCIÓN.

Recuerda que si quieres optar al premio del público o a su selección debes votar al menos una vez (punto 9 de las bases).

En este hilo te pueden dejar comentarios todos los pobladores. Te animamos a que comentes los demás relatos presentados.

Si tienes alguna duda o sugerencia, acude al hilo de FAQ´S y en caso de que no encuentres respuesta puedes señalarla en el post correspondiente.

¡Suerte!

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 194268

Fermín, al pasar el texto del procesador a la web había salido "código parásito" que he intentado borrar para que no moleste en la lectura. Si ves algo raro en el relato, avísame e intento arreglarlo.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

Hola:

Gracias, parece que el relato está bien :).

Imagen de iulius
iulius
Desconectado
Poblador desde: 13/05/2009
Puntos: 651

Derrochas imaginación, descaro y humor. Enhorabuena :O)

Imagen de kokio
kokio
Desconectado
Poblador desde: 20/05/2009
Puntos: 18

Ja JA

Me lo he pasado en grande con tu relato.

Dices mucho más de lo que parece a simple vista.

Me gusta la guerra psicológica de los bikulos. Se resume en lo siguiente: saca al babano de su segura vida vegetativa con preguntas trascendentes. La filosofía como arma de destrucción masiva.

Muy bueno y un derroche de imaginación.

 

 

¡Muerte a la realidad!

http://josepmartinbrown.blogspot.com

 

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6057

La verdad es que tu relato es muy original.

 

Enhorabuena y suerte.

Imagen de Gilles de Blaise
Gilles de Blaise
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 272

Un relato muy fresco.

Enhorabuena.

 

 

La mentira puede recorrer el mundo antes de que la verdad tenga tiempo de ponerse las botas.

http://historiasdeiramar.blogspot.com/

Imagen de Tusitala
Tusitala
Desconectado
Poblador desde: 08/05/2009
Puntos: 813

Gracias a iulius, kokio, LCS y Gilles de Blaise por vuestros amables comentarios sobre el relato :-)

Fermín Moreno

Editor de Tusitala

http://www.tusitalaediciones.blogspot.com/

Imagen de Ajimalayo
Ajimalayo
Desconectado
Poblador desde: 03/08/2009
Puntos: 41

Ja, es exactamente el estilo de humor que me gusta leer y escribir. Me he divertido mucho con el relato, comparto íntimamente esos códigos. Saludos y éxitos

Claudio Guillermo del Castillo Pérez

Imagen de Imaka
Imaka
Desconectado
Poblador desde: 29/06/2009
Puntos: 231

Muchya imaginación, sin duda.

Me ha gustado mucho el toque humoristico con el que lo has llevado.

Imagen de nestordarius
nestordarius
Desconectado
Poblador desde: 16/07/2009
Puntos: 93

Divertido relato, Fermín ;-)

No he entendido mucho un párrafo de por el medio...

"Una estampa idílica que por desgracia vende poco comparada..."

En fin, deben ser los localismos. Más allá del humor, rescato una idea muy profunda: una guerra perpetua (o muy larga, al menos) puede ser el motor más poderoso de la evolución, ¿no? Creo que ese concepto está implícito en tu relato (no sé si es así intencionalmente de tu parte, tal vez fur inconsciente. Pero está.)

Felicitaciones ;-)

Néstor Darío Figueiras (Stratofan!!)

poeticoprofeticopoliedrico.blogspot.com

Imagen de jspawn
jspawn
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2859

Sorprendente y delirante -a la vez que crítico- relato que hay que leer en clave metafórica. Te deseo mucha suerte con el concurso porque intuyo un gran, original y maestro narrador detrás. Esto es LITERATURA con mayúsculas, sí, porque me encanta eso de sugerir...

"Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo a mí" (Ortega y Gasset)

 OcioZero · Condiciones de uso