Tom Holland: la Historia novelada

2 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Andronicus
Andronicus
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2009
Puntos: 1472

Tom Holland es un escritor británico, nacido en el 1968, que estudió historia y se dedica a escribir divulgación. Hasta ahora, todos sus libros me han parecido, además de entretenidísimos y amenos, muy rigurosos dentro de lo que cabe.

Y no lo digo en un mal sentido. Dentro de lo que cabe, porque Tom Holland es un narrador de hechos. Le interesan la historia política y la sociedad, pero desarrolla poco o nada los temas de economía. Los procesos suelen quedar detrás de las vidas de grandes hombres y grupos sociales, que encadenan sus acciones para llevar al lector a una narración verdaderamente épica.

Holland tiene tres libros de divulgación histórica: Fuego Persa, que trata la aparición del Imperio Persa y las Guerras Médicas; Rubicón, que narra la evolución de la República Romana, siempre con el punto de mira en sus protagonistas; y Milenio, sobre los mal llamados Años Oscuros que van desde la caída del Imperio Romano de Occidente hasta el año 1000 dC.

He leído los dos primeros y me han encantado. Holland maneja bien sus fuentes clásicas, que conoce bien porque ha trabajado con ellas, adaptando Heródoto, Tucídides y otros a programas de la BBC. No faltan las citas ni los pies de página. El problema, que ya he comentado, es que se centra demasiado en el aspecto político del proceso histórico, pero hay que reconocer que es el aspecto que más tira entre el gran público. También, y es quizá la principal virtud de Holland, que es capaz de explicar, sin caer en las típicas lecturas actualistas demasiado a menudo, una época y una civilización, con sus mentalidades y sus características, y mostrar la imagen general de un periodo o de un proceso.

Lo que el texo propiamente dicho no aclara son los debates y las incertezas. Holland prefiere novelizar las oscuridades históricas y explayarse en el debate real en sus pies de página, que nadie va a leer si no está interesado. Esto es malo para la Historia en sí, pero bueno para la narración.

Y, reitero, Holland narra una Historia épica. Su relato sobre el establecimiento de la democracia en Atenas es emocionante. La forma cómo describe la Segunda Guerra Média es sobrecogedora. Personaliza los protagonistas de la política tardorrepublicana en Roma de un modo apropiado y realmente atractivo. Lleva la desconocida y mitificada civilización persa, retorcida por la mala prensa y la poca documentación, a la comprensión del lector regular, que así puede quitarse de la cabeza el estereotipo de persa sacado de la propaganda helenófila y de Frank Miller y la consiguiente película 300.

Esto me lleva a pensar, ¿es bueno que un escritor con talento como Holland escriba Historia de un modo responsable y en cierto modo riguroso, aunque la simplifique y le dé toques culebronescos, y dé la impresión de que todo lo que se sabe, se sabe al 100%...? Su modo de llevar la historia al lector común es efectiva, pero ¿es preferible?

Yo creo que sí. El problema es que luego cualquiera en el mundo se ve capaz de discutir historia con un historiador. Aún recuerdo cuando hablaba con un conocido de mi familia, técnico de sonido que trabaja en la miniserie de TV3 Ermessenda, sobre la condesa de Barcelona de este nombre, y decía que habían elegido a una acriz como Laia Marull, más joven de lo que es su personaje la mayor parte del metraje, porque "a los 30 la gente ya era vieja". Viejos tópicos, como lo de los 300 en las Termópilas, como lo de subir los caballeros a los caballos con poleas y grúas (ridículo), explicados por profesores de historia de instituto que no han estudiado historia y saben lo que leen en Historia y Vida, o ni eso. Tópicos que se extiendes, malinterpretaciones que prosperan. La Edad Media fue una época de oscuridad de la ciencia y el pensamiento. Los griegos eran todos homosexuales, y por lo tanto afeminados. Los persas eran seres cobardes y despreciables "que conquistaron el mundo por un inexplicable azar del destino" (palabras de Holland). Napoleón era bajito. Tópicos y tópicos. Y yo, por no hacerme el pedante, prefiero callarme cuando no tengo la suficiente confianza con el que ha soltado el topicazo de turno.

Holland no relata una Historia de tópicos. Va a las fuentes y se documenta. Sabe de lo que habla, pero tambén sabe lo que gusta y lo que vende. Aun así, logra hacer libros de divulgación rigurosos. No he leído Milenio, el de la Alta Edad Media, y quizá cuando lo lea pensaré: "Dios, este tío no sabe nadaaaa", pero tengo la sensación de que no va a pasar.

Recomiendo sus libros encarecidamente. También tiene ficción histórica de terror. Quizá sea interesante. Pero sus obras de divulgación se leen deprisa y se digieren bien.

Andronicus dixit

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21795

He leído ambos libros y son bastante entretenidos. Milenio lo tengo pendiente.

Sobre tu comentario, entiendo tu postura porque a mí me ocurre algo parecido respecto a la economía. No me gusta el modo en que ciertos periodistas o políticos se dedican a divulgar ideas económicas de andar por casa cuando todo es mucho más complejo. Pero lo peor no es eso sino la intención claramente política de convencer a la gente de que subir los impuestos destruye empleo es una conclusión exacta y sencilla de entender cuando todo es mucho más complejo y depende de muchos factores.

Algo parecido pasa con la Historia. Todo es bastante más complejo y para tener una idea bien formada necesitas mucha información. Por eso me suele pasar que cuando discuto sobre estos temas a algunas personas les cuesta entender que haya otros puntos de vista.

 OcioZero · Condiciones de uso