Rom, caballero del espacio

Imagen de Anne Bonny

Un breve artículo para rememorar este insospechado cómic que venía de relleno en los números de Transformers que publicaba Forum, allá por mi infancia.

Creo que ya lo he comentado en alguna ocasión, de pequeño yo coleccionaba los tebeos de G.I. Joe y mi hermano, más aficionado a la ciencia ficción, o a las máquinas grandes, los de Transformers. A mí, francamente, estos me interesaban menos, pero, he de confesarlo, los cómics de relleno que traían sí que me llamaban la atención. De los Micronautas hablaremos en otro momento; hoy quería comentar algo acerca de este blanco caballero del espacio: Rom.

Sus historias eran un placer insospechado. No sé por qué nunca gozó de colección propia, al menos en nuestro país. Era difícil hacerse una cronología más o menos consistente tal y como fue publicado (incluso las historietas breves venían fragmentadas), aunque, a través de los tomos recopilatorios de Transformers (como hablo de memoria no sabría deciros los números concretos) más o menos se perfiló un origen, y una misión. Y sonaba francamente interesante. Y descabellado.

Rom, a priori una especie de robot blanco de metal flexible (¿?), era, ni más ni menos, el campeón de una raza alienígena en perpetua guerra contra los habitantes de un siniestro lugar llamado la Nébula Oscura. Estas criaturas, comúnmente conocidas como fantasmas, encarnaban todo lo malo que los bienpensantes lectores podíamos concebir. Llegadas a la Tierra, y valiéndose de sus poderes multiformes, nos hubieran complicado considerablemente la vida de no ser por el brillante caballero Rom, de eso estábamos seguros.

Cómo vinieron a parar a nuestro vecindario es algo que se explicaba en un número que implicaba a Galactus, el devorador de mundos (Marvel siempre dispuesta a ir cruzando todo tipo de historietas), y a un amplio elenco de otros caballeros espaciales, todos con poderes distintos, que resultaban de lo más sugerente y que, por desgracia, no se dejaron ver mucho más por las páginas del cómic. Sólo la chica, que parecía un robot amarillo chino (¿Starshine?), y una especie de clon del propio Rom acompañaron a nuestro héroe, así que tuvimos que pasarnos de los puños de Hammerhand y otras virgerías semejantes y contentarnos con el anulador, una especie de pistola de rayos X que lo mismo te detectaba un fantasma que lo exiliaba de vuelta a la Nébula Oscura.

Las aventuras del caballero, a pesar de lo estrambótico del planteamiento, resultaban originales y entretenidas. Las había de un corte más superheroico, que a mí era el que menos me interesaba, y de un toque más de terror. En las primeras llegábamos a encontrarnos incluso a un superhéroe casero, y en ellas Rom se comportaba como un héroe más del universo Marvel. Quizás algo más frío y atormentado, pero con el mismo modus operandi de encontrar bichos malos e impartir justicia. En esta línea le vimos luchar contra el Rey Topo o el ya mencionado Galactus, e incluso con algunos supervillanos, como Pícara y compañía. En un número había una especie de chatarrero con poderes y arañas metálicas, todo muy pulp.

La parte interesante (al menos desde mi punto de vista) venía, sin embargo, por lo de la lucha contra los aborígenes de la Nébula Oscura. En algunos momentos del cómic podíamos encontrar a los llamados fantasmas enfrentados a investigadores de lo oculto, o a perros diabólicos recorriendo nuestras calles, o incluso al terrible híbrido, que parecía extraído de un relato de H.P. Lovecraft. En estas historias nos hubieramos podido pasar, incluso, del propio Rom, aunque también tenía su gracia ver superhéroes en un escenario de horror. Recuerdo una particularmente conseguida en la que un fantasma llegado a la tierra en el Antiguo Egipto montaba una bien terrible en un museo... Es de esos cómics que te dejan huella.

Una huella que perdura a pesar de lo variopinto de la serie, de los pocos números que pude leer y de mi escasa afición a lo que sean máquinas grandes (creo que a mi hermano era la faceta que más le gustaba de Rom). Un cómic curioso, que supongo que alguno más de mi quinta leería en su momento. Que yo sepa, no ha sido reeditado por España (aunque en Francia tuvo serie propia).

Imagen de triskell
triskell
Desconectado
Poblador desde: 03/02/2009
Puntos: 686

También me acuerdo de Rom, la verdad es que sus historietas me llamabn mucho la atención, creo que todabía tengo por casa algunos comics de Transformers con las historias de Rom por casa.

Imagen de virgensuicida
virgensuicida
Desconectado
Poblador desde: 28/04/2009
Puntos: 2374

A mí nunca me gustaron nada los Transformers, pero ¡me encantaba Rom! ¡Era tan melodramático! No has mencionado su amor imposible con una humana (que además tenía novio); algunos de los mejores números eran unos en los que Rom hacía un "pacto con el diablo" (con un maloso) para tener un cuerpo humano y luego envejecía de golpe. Había mucha trama amorosa, porque la robot amarilla estaba coladita por él y no era correspondida.

Me fascinaban las historias más de terror, igual que a ti, recuerdo la de la niña egipcia que era un fantasma y algo de un orfanato... El de híbrido también lo recuerdo y recuerdo nítidamente el regustillo triste que me dejaba leer estas historias. ¿Estaría guay que las reeditaran y leer la historia completa! (si es que existe)

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

A pesar de que de pequeño leía casi más comics que ahora (bueno, no tantos), no recuerdo haber leído a Rom jamás. Todo el mundo habla maravillas de este personaje, así que me debí perder una buena serie.

Por desgracia, existe un problema con los derechos de Rom, por lo que Marvel no puede reeditar ningún comic en el que aparezca, aumentando así su carácter de serie de culto.

 OcioZero · Condiciones de uso