The Blair Witch Project

Imagen de Jack Culebra

Un comentario sobre la famosa película de terror grabada con cámara subjetiva

 

Con el cine tengo la impresión de llegar siempre tarde. Esta sensación se acentúa cuando ves, con años de retraso, una de las películas que más dieron de qué hablar en tu juventud. El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project) tuvo una de las más impresionante campañas de marketing que se hayan visto en este mundillo. Durante tiempo y tiempo se habló de cómo habían jugado la baza de su aspecto “real”, “documental”, y de si el resultado estaba o no a la altura de la parafernalia. Por supuesto, me la perdí cuando la estrenaron en el cine y he tardado más diez años en poder verla en DVD, pero a pesar de ello (o quizás gracias a ello) recuerdo con viveza la expectación que suscitó en su día.

Es por este motivo que me dispuse a verla del mejor modo posible: sin nadie en casa, con un bocata, de noche, con todas las luces apagadas... Es por esto, también, casi con total seguridad, que no me impactó tanto. Sí, es una buena película de terror, o de suspense más bien, pero es difícil creer que suscitara tantos desmayos como se le adjudicaban en su estreno.

Supongo que es una película que, sobre todo, ha servido para introducir un vehículo narrativo bastante eficaz en la gran pantalla. No obstante, creo que se deja esclavizar demasiado por este. Hay momentos en los que se graba para mostrar que se graba, cuando la elipsis hubiera permitido agilizar el desarrollo de la historia sin minar tampoco la credibilidad del planteamiento. Después de todo, para dejarse llevar por este hace falta una complicidad considerable, que el espectador, en cualquier caso, está dispuesto a dar.

Creo que una de las cosas que más me pesaron fueron las interpretaciones (o los papeles, es difícil separar una cosa de otra) de los tres adolescentes. El discurso directo falso es muy complicado de llevar con acierto, como sabrá cualquier que haya escrito una falsa carta, diario o confesión. Dar información de fuera de cuadro sin darla es muy difícil. De este modo, la idea del documental sobre una supuesta bruja llevado por unos estudiantes, que es magnífica, no encuentra eco en las grabaciones que estos mismos hacen.

Aun así, El proyecto de la bruja de Blair lidia bastante bien con las dificultades y compensa con la imagen (paradójicamente, pero es que el escenario está muy bien elegido: es Nueva Inglaterra misteriosa es magnífica) este punto débil. El cierre, además, creo que pone un buen broche al experimento. Hubiera sido fácil tirar de algo más efectista, de recrearse en ese momento clave, pero tengo la impresión de que, así, el conjunto es más coherente.

Repasando mentalmente la película me doy cuenta de varias cosas: no me encontré ni de lejos lo que me temía ni lo que me esperaba, el filme funciona en los aspectos más insospechados y, finalmente, es una película me ha merecido la pena ver, y que seguramente volveré a poner alguna noche solitaria.

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Me paso algo similar a lo que cuentas...con todo el bombo que le dieron a la peli, cuando acabas de verla no te llena.

¿La peli esta bien? Pues si...pero ni de coña es la "obra maestra" que te habian vendido.

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de The Dreadful Hours
The Dreadful Hours
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 9711

 Yo estoy seguro de que si la hubiesen estrenado en un par de festivales independientes y hubiese ido directamente al videoclub habría alcanzado la categoría de película de culto. El "problema" fue todo aquel márketing viral con el que nos torturaron que provocó que la gente fuera en masa al cine a quejarse de sus defectos (que los tiene), de que marea y de que no se ve nada. Parecía que todo el mundo iba a verla para poder decirte "la he visto y es una mierda". Películas así no las puedes convertir en un "must-see" de la misma forma que no pones grindcore en las radios comerciales. Debería de haberse quedado en el boca a boca y dirigida a un público dispuesto a tolerar las chapuzas. Por supuesto que este "problema" poco les importó a los directores después de la pasta que generaron con la tontería.

Quedándose con la película en sí, la idea fue muy buena en su momento, y esto es un valor que cada vez escasea más en el cine actual. El resultado, normalito. Tampoco puedes sacarle mucho más al poco presupuesto y a la poca experiencia de los que participaron en ella. Como ya he insinuado en el primer párrafo no pretende dar lecciones de cine, ni siquiera ser cine en un sentido estricto de la palabra. El único objetivo es acojonar amparándose en una historia-leyenda medianamente correcta. A estas alturas acojonar es bastante difícil pero a mi por lo menos sí que me dio mal rollo, de las pocas películas de terror que lo han conseguido.

Primero vinieron a por los nihilistas, y yo no hice nada. Eso es todo.

Imagen de virgensuicida
virgensuicida
Desconectado
Poblador desde: 28/04/2009
Puntos: 2374

Buen análisis. Existe una segunda parte lamentable de la que no se puede rascar nada interesante.

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso