Predicador: Salvación

Imagen de Anne Bonny

Reseña de este arco argumental de la serie Predicador de Garth Ennis y Steve Dillon publicado en España Norma editorial y, en un volumen recopilatorio, por Planeta DeAgostini en su línea Vértigo

Lo primero que he de aclarar es que, aun siendo éste mi primer contacto con Predicador, y aun tratándose este arco argumental de una trama claramente ubicada dentro de un escenario más amplio, no me he perdido en ningún momento leyendo Salvación. Bien es cierto que hay aspectos del personaje que no se aclaran en este tomo, y que el cierre resulta más bien abierto, aunque concluya con lo planteado; pero no es algo que perturbe la lectura.

 

Más perturbantes son otros elementos que, sin duda, no resultarán aptos para todos los lectores. Estamos ante una obra protagonizada por un particular tipo duro que entra dentro de la estela, en cierta medida, de los antihéroes. A pesar de ser carismático y en gran parte un tipo moralmente correcto, el predicador que protagoniza estas aventuras no duda en traspasar la línea que nos separa de la violencia gratuita -o casi- y de los métodos excesivamente expeditivos.

 

El tono algo gamberro y desenfadado de la historia encaja muy bien con este planteamiento, y sin duda es el punto más fuerte del cómic. Hay momento totalmente memorables, donde los textos de apoyo, los diálogos y los títulos roban, irrefrenables, una carcajada al lector. Rótulos como "El hombre de Dios sabe dónde" con el que me desayuné en la primera página me dejaron claro por dónde iban a ir los tiros.

 

Lo que ya no me esperaba tanto era el ambiente de wéstern, no sé si restringido a esta entrega o predominante en el cómic en general, que me iba a encontrar, un toque crepuscular muy conseguido que dota de un encanto particular a la narración. Sin duda, el retrato de la américa profunda, aunque algo descarnado y parcialmente malintencionado en ocasiones, llega a tocar al lector. Es algo que está muy conseguido, y que se aprovecha muy bien en el apartado gráfico, el cual, sin ser aparentemente deslumbrante -es muy de cómic americano, e incluso en el coloreado se muestra más bien sobrio- lubrica muy bien la acción y adquiere mucho peso narrativo. El tándem Ennis - Dillon funciona a la perfección, como pone de manifiesto el ritmo que coge el lector y el modo en el que engancha la lectura escasamente se empieza.

 

El conjunto, así, es un cómic muy entretenido, que deja con ganas de más y que se disfruta dentro de su particular sentido del humor y la aventura. En algunos momentos puede resultar excesivamente rocambolesco, incluso de mal gusto, y la colección de personajes y situaciones que circulan por sus páginas parecen puestas ahí con el único deseo de dejar perplejo al lector, pero, a la larga, uno percibe que es algo más que un simple deseo transgresor: es un modo distinto de contar las historias de siempre, uno muy personal que, si se le da el guiño cómplice, puede funcionar muy bien.

 

A mí, desde luego, me ha llamado la atención, y creo que buscaré alguna historia más de este melancólico predicador y su búsqueda, aparentemente, maldita.

Imagen de ViejoBastardo
ViejoBastardo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11772

Seguramente el mejor arco argumental (sobre todo para leer unitariamente) de una de las mejores colecciones que he leído en mi vida.

Ya está a la venta La Taberna de Bloody Mary en la colección A Sangre de Saco de Huesos.

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

 Yo en cambio me quedo con el arco de la abuela L'Angelle. Eso sí que es América profunda on the rocks...

Imagen de Capitán Canalla
Capitán Canalla
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7780

Uno de los mejores arcos de uno de los mejores comics que he leido en mi vida comiquera ¿un momento? la paliza al KKK.

Que el mundo sea una selva no significa que debamos comportarnos como monos.

 OcioZero · Condiciones de uso