El regreso del mal

15 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Jacky
Jacky
Desconectado
Poblador desde: 21/12/2013
Puntos: 10

Los creyentes se santiguaron y abandonaron la nave de la catedral ante la atenta mirada del sacerdote. Eran tan pocos que apenas habían ocupado un par de bancos de la veintena que había en el recinto. La gente ya no creía en el Dios de la iglesia desde que el nuevo Papa sacase a la luz unos manuscritos escondidos en el vaticano, cuyos mensajes estaban escritos por los primeros seguidores de Jesucristo, y en donde se contradecían muchas de las enseñanzas del cristianismo. Aprovechó también para pedir perdón por los siglos de engaño y condenó las injusticias cometidas en el pasado, prometiendo cambiar muchas de sus riquezas por alimento y ropa a la que entregar en los países más necesitados.

El mundo occidental entró en una nueva era, en la cual no era necesario acudir a un templo para sentirse en contacto con Dios. Las iglesias y catedrales se convirtieron en monumentos del pasado, haciéndose más necesario en estos sitios una taquillera que un cura. 

Pero había gente que se negaba a evolucionar, como el abajo firmante de la carta que el sacerdote guardaba en el bolsillo.

Una vez a solas, el hombre cogió un aro oxidado con llaves y bajó por la escalera que llevaba a la cripta. Llegó a la silenciosa sala y se dirigió a una pared con nichos donde descansaban santos, sacerdotes y personas con cuyas aportaciones económicas habían ayudado en su día a construir el templo. Retiró una placa dorada y apareció una ranura en la lápida. Metió la llave y los cuatro nichos de la pared se abrieron a la vez, formando una puerta secreta. Detrás había una escalera que llevaba a un subsuelo sumido en la oscuridad.

Dio a la luz y se encendieron una serie de bombillas colgadas de la pared.

Bajó por la escalera y llegó a una biblioteca con un fuerte olor a papel podrido. Al final de los pasillos que formaban las estanterías de libros había una puerta junto a una mesa, y sobre ésta descansaba un uniforme, un pasamontañas y una linterna. 

El sacerdote se puso el uniforme encima del suyo. Era una túnica negra que llegaba hasta las rodillas y con una gran cruz dorada cosida en el pecho. Se colocó el pasamontañas, con la misma cruz cosida en mitad de la cara, cogió la linterna y abrió la puerta.

Se protegió la nariz para soportar el hedor que se escapaba de aquella mazmorra. En aquel lugar había cientos de cruces clavadas en las húmedas y mohosas paredes de piedra, colgadas del techo e incluso detrás de la puerta que acababa de abrir. Eran de todos los tamaños y formas, de simple madera y adornadas con brillantes.

Se producían destellos cuando el haz de la linterna acariciaba las joyas de las cruces. De pronto, el haz iluminó a un ser  que estaba encadenado y encogido en el suelo.

Más que un ser, era un esqueleto cubierto por una fina capa de piel; su cráneo era una bola repleta de vasos sanguíneos, debajo de las cuencas no había ojos, ni labios en su boca, donde se adivinaba una fila de pequeños dientes capitaneados por dos largos colmillos. Era como un feto enfermo cuya mazmorra hacía las funciones de útero.

Con manos temblorosas, el sacerdote buscó una llave y liberó a aquel ser de las cadenas. Luego lo agarró de sus huesudos pies y lo arrastró hacia fuera.

 

Hace ya muchos años, el antecesor del sacerdote le mostró el camino para llegar al vampiro. Primero le enseñó la biblioteca, donde se guardaban los documentos que hablaban de ese ser maldito. Allí se contaba su historia. Se decía que no había sido el único vampiro, y había una lista de catedrales donde tenían prisionero a otros como él.

Esos escritos contaban que en la época medieval las brujas que querían llegar a contactar con el Diablo para aumentar su sabiduría y sus poderes, debían de dejarse morder por los vampiros, pues éstos sabían cuando dejar de chupar sangre para que sus cuerpos entraran en trance, ayudándolas a ver más allá, y por consiguiente, tener contacto con los seres del otro lado.

Fueron muchas las mujeres torturadas para obtener la información del lugar en el cual se escondían estos seres, y quemadas posteriormente acusadas de brujería.

La caza de brujas fue también una caza de vampiros, donde hombres armados con crucifijos, estacas y antorchas se jugaban la vida durante el día para destruir a estos seres salidos del infierno.  

Pero no se hizo lo mismo con todos. Algunos fueron encadenados y ocultados por la iglesia, para soltarlos en aquellos países gobernados por reyes que amenazaban con abandonar la fe cristiana. En tan solo unos días, los vampiros provocaban el horror y la locura por allí donde pasaban. Los ejércitos caían bajo sus garras y sus colmillos, y finalmente los reyes pedían ayuda a la iglesia, entregándoles a cambio de sus servicios muchas de las riquezas que el nuevo Papa se empeñaba ahora en devolver.

Según la carta que había recibido el sacerdote, era necesario volver a utilizar esta técnica para que el mundo entero recordase lo mucho que necesitaba a la iglesia, y para que ésta recuperase todo su poder. Y debía de hacerlo con rapidez, pues el nuevo Papa había mandado la orden de darle muerte a todos estos seres para asegurarse que nunca más volvían a causar ningún daño. 

 

El sacerdote soltó al vampiro justo enfrente de la puerta de la catedral. Abrió las pequeñas tijeras de su cortaúñas y se hizo un corte en la palma de la mano.

Derramó la sangre sobre la boca del vampiro y vio como las venas de su cuerpo se llenaban de vida a medida que la tragaba. En las cuencas de sus ojos se formó un líquido blanco y gelatinoso que iba tomando forma redonda, su rostro se hinchaba y el vello de su cabeza se iba fortaleciendo hasta convertirse en cabello negro.   

 
Volvió a agarrarle de las piernas y, sin perder ni un segundo, lo sacó a la calle. Sin más, cerró la puerta y apoyó su espalda en ella, santiguándose ante la imagen lejana del Cristo crucificado sobre el altar.

 

┼ ┼

 

A los ojos del vampiro los coches eran carrozas huecas y metálicas que escupían luz solar por los ojos, los edificios eran tan altos como montañas, el suelo estaba formado por una sustancia tan dura como la roca y algunos árboles de troncos estrechos carecían de ramas y producían luz.
Sin lugar a dudas, el mundo se había protegido muy bien contra los vampiros.   

Tan solo había una cosa que no había cambiado, el olor a sangre, su sabor, las miradas de horror de los humanos al verle y los espasmos de sus cuerpos al sentir como se les esfumaba la vida.

El ser maldito recorría desnudo las callejuelas más oscuras de la ciudad, ocultándose entre los contenedores para mirarse las manos y ver como, poco a poco, las uñas le crecían y entre la piel y las venas aparecían bultos de carne y músculo.

Los aullidos de las sirenas de policía eran desconocidos para él, pero pronto los asoció con un sonido enemigo, pues aquellos carruajes de extraños colores siempre aparecían después de que alguien encontrase a la victima de la cual se había alimentado.

Tras cada muerte sus sentidos se agudizaban. Escuchaba mejor, veía más claro y había recuperado el olfato. No entendía muy bien el lenguaje, pero tampoco le preocupaba, ya que tenía toda una eternidad para aprenderlo.

Se dirigió a un portero de discoteca por el simple echo de verlo tan grande como uno de los guerreros a los que tantas veces se había enfrentado, pues quería comprobar su propia fuerza. Y se alegró al sentirse de nuevo poderoso cuando pudo destripar al gigante mientras sonreía a unas chicas que entonaban su melodía favorita: los gritos. 

Supo que debía buscar un lugar donde refugiarse en cuanto comenzó a sentir que su cuerpo se calentaba. 

Probó la fuerza de sus uñas en la fachada de un edificio, entusiasmándose al comprobar que tenían la resistencia suficiente para soportar su peso. Trepó entonces por la fachada, moviéndose como una lagartija, y entró por una ventana abierta.

Al no tener apetito, tan solo les cortó la yugular con las uñas a la pareja que dormía en el dormitorio. Se entretuvo un tiempo hasta descubrir el manejo de la persiana. Consiguió bajarla y se tumbó en la cama.

 Cerró los ojos y se concentró en recordar el sabor de la sangre de aquellos vampiros con los que había compartido mordiscos en algún pasado. Quería ponerse en contacto telepáticamente con ellos. Saber si aún existían y, sobretodo, hacerles saber que había regresado a la noche, este nuevo mundo le excitaba, y se moría de ganas de cazar en manada. 

 

┼ ┼ ┼

 

El sacerdote sujetaba la biblia con la mano que tenía vendada.

La catedral estaba llena de gente. Algunos no cabían sentados.

Pidió una oración para que Dios ayudase a capturar a ese ser del infierno que causaba el terror por las noches; otra oración por el alma del Papa, que acababa de ser asesinado; y una tercera por su sucesor. Al finalizar las oraciones dio por zanjada su última misa en la catedral.

Sin esperar la llegada del nuevo sacerdote cogió la maleta y salió del templo esquivando a los creyentes que se entretenían charlando y comprando crucifijos en un puestecito de monjas. Llevaba en su bolsillo la carta que le había mandado el nuevo Papa, donde le daba las gracias por haber cumplido las órdenes de su anterior petición y le hacía entrega de un billete de tren con destino al vaticano, donde le pretendía hacer obispo. 

El sacerdote caminaba aprisa por las calles atiborradas de gente. Todos aprovechaban para hacer sus tareas por el día, pues el ejército había puesto el toque de queda una hora antes del anochecer.   

La mayoría de los ciudadanos tapiaban las ventanas al enterarse de que muchas de las victimas eran personas que dormían plácidamente en sus habitaciones, sin importar la altura en la que vivieran.

Durante el día, en todos los bares, supermercados, oficinas y, en fin, en todos los  sitios donde pudieran caber más de dos personas se hablaba del anticristo, de vampiros, demonios y simples asesinos. Pero al llegar la noche tan sólo se oía el ruido de los tanques al ir de un extremo al otro de la ciudad.  

El sacerdote entregó el billete al vigilante y subió al tren. Sus ilusiones y su aire de grandeza se fueron de un plumazo cuando vio que el vagón estaba lleno de curas con maletas y maletines. Se sentó, resignado, y miró por la ventanilla para no tener que verles la cara a todos esos tipos que acababan de pisotearle sus fantasías de tener un sitio de confianza junto al nuevo Papa. Estaba claro que no era el único que había recibido esa carta.

Pasaron las horas y el cielo comenzó a oscurecerse. Afuera ya no se veía ni un alma, tan solo coches de policía, algún que otro tanque y muchas, muchísimas cruces clavadas en el exterior de las persianas de los edificios.

El tren dejó atrás la ciudad y comenzó a disminuir la velocidad hasta detenerse cuando cruzaban un extenso campo.

Los pasajeros se pusieron tensos, pero ninguno osó levantarse. Entre rezos y plegarias un cura sacó dos pistolas de su maletín, se puso en pie y mató al sacerdote que estaba a su lado de un disparo en la cabeza.

Semejante acto le convirtió en el centro de atención de todo el vagón, aprovechando para obligar a los viajeros a bajar del tren.

Afuera estaba tan oscuro que apenas se veía mas allá de lo que alumbraba las luces que salían de los compartimentos del convoy.

Había una densa niebla que fue engullendo al tren hasta llegar a la altura de los pasajeros. Entonces se consumió rápidamente y en su lugar aparecieron una docena de vampiros. Entre ellos estaba el ser que nuestro sacerdote había liberado.

El hombre armado se arrodilló frente a una vampira de pelo largo y ropa ceñida para besarle los pies, pero ésta lo apartó a un lado y avanzó unos pasos. Sacó una hoja del bolsillo de su pantalón, la desdobló y comenzó a dictar cada una de las frases que contenían las cartas que habían recibido los sacerdotes. El resto de vampiros la imitó, y pronto fueron un coro de voces parafraseando lo mismo en un tono de burla.

Los sacerdotes habían caído en una trampa.

Algunos hincaron las rodillas en el suelo, pidiendo piedad. Otros huyeron tan rápido como sus oxidadas rodillas les permitían correr. Hay quien quiso protegerse con las cruces, pero éstos recibieron un disparo del pistolero.  

Nuestro sacerdote era uno de los que había echado a correr, perdiéndose en el extenso campo sembrado de oscuridad. Lo único que conseguía ver, y durante un instante, era el vaho de su propia respiración. Lentamente dejó de correr para andar aprisa, y de caminar para doblarse de dolor ante los pinchazos afilados de un inoportuno flato. Buscaba su crucifijo mientras oía el crujido de las hojas del suelo. Alguien se acercaba.

Sacó la cruz y estiró la mano hacia la nada. A lo lejos se oían gritos de dolor y muerte, pero ni un solo ruido de pasos.

De pronto alguien lo agarró del cuello y lo subió a la rama de un árbol.

Era el vampiro, su vampiro.

Vio su propio rostro desencajado por el miedo reflejado en las pupilas amarillas del chupasangre, justo antes de sentir como los colmillos atravesaban su garganta.
Esta vez, el aullido de dolor que se escuchó aquella noche fue el suyo.

Tras la venganza, los vampiros pactaron ocultarse en los países más pobres para no hacer mucho ruido.

La iglesia se adjudicó el parón de los asesinatos y ocultó, junto a los gobiernos de los países más ricos, las extrañas muertes que se producían en Asia y en algunos países del Este donde aún coleaban las últimas guerras.

El mundo retomó la triste normalidad y volvió a ser el mismo de siempre, sin saber que la retirada de los vampiros era tan falsa como las cartas a los sacerdotes. Pues esta vez no se enfrentarían a las estacas y las cruces por separado, estaban formando un ejército.

Y dicho ejército tenía una única misión. Encadenar a los humanos para su posterior consumo. 
 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Relato admitido a concurso.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de sharkbook
sharkbook
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2013
Puntos: 584

  Una historia interesante la relatada en este caso, aunque mal trazada, a mi parecer, y puede resultar un tanto liosa por faltar detalles y explicaciones. Demasiado a la mente del lector (las falsas cartas, porqué los vampiros no están muertos, sino encadenados, a quien sirven, etc).

   Se me hace terriblemente incongruente el hecho de que la Iglesia llegue algún día a admitir sus errores, y menos con la explicación que se da en este texto. Ya antes, hoy en día, había escritos que contradecían los principales bastiones de la cristiandad, como los Manuscritos del Mar Muerto y los Evangelios Apócrifos, bastante interesantes para quienes no los hayais leido, los recomiendo. Esa mención al nuevo Papa no deja de llevarme a ver la imagen del actual Papa Francisco y ni aun así, veo que se reconozcan errores pasados. Pero en fin, no soy yo el autor.

   La historia está correctamente escrita, pese a alguna coma faltante, algún error de trascripción ("El nuevo Papa dio orden de darle [dar] muerte a todos estos seres..."), algunas construcciones farragosas y enrevesadas, y ese terrible "echo" por "hecho" que hace que sangren los ojos. Una revisión más exhaustiva hubiera corregido estas cosas probablemente.

   Muy curioso el hecho de marcar los capítulos con cruces. Original. El final quizás sea algo precipitado, pero en general, he disfrutado de este relato.

 

★★★☆☆

3 estrellas para quien no pueda verlas.

Imagen de Cruz Diablo
Cruz Diablo
Desconectado
Poblador desde: 09/07/2013
Puntos: 488

Me ha resultado un relato poco creíble. El proceso por el que la gente deja de ir a la Iglesia (a partir, además, de que el Papa saque a la luz esos documentos y pida perdón y demás), el hecho de que no se sabe quién matase o redujese a todos los vampiros del mundo, y luego los ejercitos de un país no pudieran con los pocos liberados y tuvieran que pedir ayuda militar a la Iglesia, el modo en que la gente reacciona al ser liberados, que el ejercito no pudiera con ellos cuando en el pasado se pudo, que los que liberan sean tan terribles y la historia se haya olvidado de ellos...

No obstante está bien escrito, el lenguaje es correcto y apenas tiene faltas (la más flagrante es que Vaticano debería ir en mayúscula, puesto que es el nombre de un país). Además, pienso que es una idea interesante, pero que para desarrollarse bien, o debería usar más texto y explicar mejor los procesos para que se den tales devenires del orden mundial, dar más detalles de por qué pasan las cosas, o no ser tan ambiciosa y quedarse a un nivel más bajo.

Le doy 2 estrellas.

Imagen de Ligeia
Ligeia
Desconectado
Poblador desde: 03/12/2013
Puntos: 869

Hay, en efecto, algun fallo ortográfico como Vaticano en minúscula, frases confusas, cambios raros (empezar en pasado y luego pasar a presente para volver a pasado) y todo el relato, en general, se me ha hecho ligeramente confuso y, sobre todo, muy poco creíble. Dos estrellas:

 XX

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Un relato hiperbólico, digno de la revista Creepy. Es indudable que hay unas cuantas inconsistencias en el escenario si nos ponemos a analizarlo de un modo purista, pero creo que quedan bien sepultadas por los golpes de efecto y el tono pulp de la historia. Carácter propio. El encuentro de los curas en el tren es antológico.

Lo que menos me ha convencido es la prosa, que me ha resultado fría, expositiva. Conduce bien la narración, pero creo que no le da toda la fuerza a la historia que se le podría haber dado.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Hedrigall
Hedrigall
Desconectado
Poblador desde: 14/01/2011
Puntos: 952

La introducción del relato es apresurada y hay un exceso de explicaciones de los antecedentes necesarios para encuadrar el relato. 

Siempre se explica, no se sugiere, insinúa o se deja adivinar al lector. Le lleva de la mano de un sitio a otro, mecánica, a menudo a saltos poco creibles. La historia no es en absoluto consistente, y aunque en relatos de tipo pulp esto no se tenga muy en cuenta, el detalle salta a la luz por una exposición muy desapasionada, algo que todo relato pulp no debe tener.

Dicho esto, la historia en general me ha resultado original, digna de escribirse en formato más largo, donde todas estas explicaciones apresuradas puedan tener su espacio. El detalle de asociar las brujas con los vampiros, la implicación de la Iglesia Católica, el resurgir vampírico como herramienta de manipulación... Muy buenas ideas, interesantes y amenas.

2 estrellas

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Un relato bastante original y de entretenida lectura, pulp en su esencia y bélico en sus conclusiones. conspiranoico, crítico, gamberro, lo tiene todo para triunfar en un certamen de estas condiciones, aunque adolece quizá de un estilo demasiado llano, demasiado poco estridente para lo que se cuenta en sus líneas. La idea, sin embargo, es suficientemente interesante como para que me haya agradado y me haya parecido demasiado precipitado y elíptico en su final.

Imagen de Invierno
Invierno
Desconectado
Poblador desde: 21/09/2010
Puntos: 792

Por tramos parece el resumen de un texto más largo, en lugar de un propio relato. En general está bien escrito, salvo un "echo" que debería ser "hecho" y un "sobretodo" que debería ser "sobre todo", pero de una forma un tanto fría, casi desganada. Y se cuentan cosas muy, muy gordas, como la crisis de esa iglesia, que requerían, creo, un poco más de detalle, y bastante más pasión. Además, los "pasa esto, esto y luego esto" los veo poco justificados y bastante simplones, como esa explicación de para qué tenían a los vampiros recluidos.

La idea original me parece buena, pero la encuentro mal desarrollada. Destaco como positivos esa imagen del vampiro casi cadavérico y la decepción del párroco al entrar al tren y descubrir el pastel. Dos estrellas.

★★☆☆☆

Imagen de L. G. Morgan
L. G. Morgan
Desconectado
Poblador desde: 02/08/2010
Puntos: 2579

Sobre las faltas se ha dicho casi todo, añado de mi cosecha los "como" sin tilde.

Me ha gustado mucho y tiene pasajes de suspense concentrado que me han entusiasmado especialmente. Toda la bajada del cura a la cripta, pasamontañas incluido, los nichos que se descorren, el hedor, la criatura patética encadenada... Y la treta de la Iglesia para seguir conservando el control, su alianza con los países ricos y su cuelgue de medallas falsas. Hasta el nuevo Papa reformista que no es muy bien recibido, todo me parece muy bien trabado y realista, dentro de la ficción.

La parte final en cambio se me desinfla. El personaje del cura se hace "blando", el vampiro se desdibuja en medio de la pandilla vampírica, y el final se ve concebido para una segunda parte.

3 estrellas.

Imagen de Belagile
Belagile
Desconectado
Poblador desde: 09/12/2013
Puntos: 829

Me parece un relato muy original y el tema que presenta me encanta, pero me habría gustado más si no se hubiera presentado la figura del vampiro dentro del mismo. Sé que era imprescindible en este certamen que apareciera alguna alusión al tema, pero creo que en este caso resulta muy forzada y superficial. No me convence mucho, eso no quiere decir que no me haya gustado. Pero claro, hay prioridades xD

Le doy 2 estrellas.

Giny Valrís
LoscuentosdeVaho

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Sé que iba con la mejor de las intenciones gamberras, pero el tema del tipo de la mitra me tienta a darle la puntuación mínima. La noción de que de un cónclave papal pueda salir elegido algo con un mínimo sentido de la realidad humana es tan inverosímil que ha emborronado toda la lectura. Por no hablar de la reacción de los creyentes... Entiendo que al pulp se le da manga ancha, pero esto pesa demasiado.

Ahora bien, todo lo demás (el tema de la iglesia utilizando vampiros en su política internacional, las implicaciones de esas excomuniones políticas y demás) sí que me ha parecido permisible (aunque a mí el pulp me gusta con más lógica interna). Matizando lo del jefe del estado del Vaticano me parece una historia genial para un cómic o un relato por entregas publicado online, no tanto para una publicación literaria que busque más calidad.

A pesar de sus fallos mencionados y de una prosa mejorable, por algunas ideas originales y divertidas como la de los vampiros encadenados bajo las iglesias y algunas imagenes como la del vagón, le doy al relato 2 estrellas.

Imagen de Carmilla
Carmilla
Desconectado
Poblador desde: 15/11/2013
Puntos: 76

La idea es interesante pero creo que no está bien desarrollada. Parece una especie de resumen más que un relato, por lo que opino que si tuviera un espacio mayor para ser explicado ganaría enteros. Coincido con algunos compañeros en lo inverosímil que parece el papel que juega la iglesia en la trama y en que hubiera sido muy difícil controlar esos “soldados” vampiros una vez soltados en los países en cuestión. Creo que con más palabras todas esas cosas se podrían explicar mejor y conseguir un relato bastante interesante.

Mi puntuación es:

★★☆☆☆

(2 estrellas)

Imagen de Covitjes
Covitjes
Desconectado
Poblador desde: 21/12/2013
Puntos: 47

Me ha gustado la originalidad de la idea, pero luego se me ha hecho denso, ya que suceden demasidas cosas no muy explicadas en demasiado poco tiempo. Aparte, echo de menos cierta consistencia en el punto de vista, que pasa del sacerdote al vampiro y a un punto de vista demasiado general e impersonal sin aparente consistencia.

Un par de apuntes es que se te ha colado un "echo" que era "hecho" y e "iglesia", con minúscula, refiriéndose a la institución, que debería ser con mayúscula.

 

Tres estrellas ***

Covadonga González-Pola

www.talleresliterariosonline.com

Imagen de Dersu
Dersu
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 342

Relato con una historia interesante y con idea llamativas, pero que me ha dejado indiferente por su estilo plano y frío. 

2 estrellas.

¡No disparen, soy gente!

 OcioZero · Condiciones de uso