Pesadilla en Elm Street: El origen

Imagen de xulio_eston

Reseña de la película de terror con la que se renueva la saga

 

Ambiente enrarecido, una niebla tan densa que se puede escribir sobre ella, una cantinela infantil, una risa grave y metalizada que parece desplazarse alrededor de nosotros... y el chirrido de unas uñas de metal que hielan la sangre. Echaba de menos a Freddy Krueger, no lo puedo negar.

Hace poco alguien me dijo que Freddy es el mejor asesino de todos los tiempos, hasta el punto de que estás deseando que mate a todo el mundo.

Quizás.

Tras aquella primera Pesadilla en Elm Street de Wes Craven, que consiguió a principios de los ochenta que todos los niños nos fuésemos a la cama temiendo quedarnos dormidos, ninguna de sus secuelas le había hecho justicia. Hubo alguna más o menos curiosa (de pequeño, mi favorita era la tercera, que parecía un cruce de cinta de terror con capítulo de Dragones y Mazmorras), pero ninguna a la altura de la original (la segunda parte hubiera sido mejor quemarla antes de que viera la luz). Freddy se fue convirtiendo progresivamente en un bufón, en una parodia de sí mismo que ya no lograba asustar, pero que siempre entretenía. El intento del propio Craven de darle una muerte digna a su personaje no hizo más que prolongar el esperpento, en aquel experimento de cine dentro del cine titulado La nueva pesadilla de Wes Craven. En esta “película definitiva de Freddy” los actores se interpretaban a sí mismos, en una vuelta de tuerca tan delirante que llegaba a tener su encanto.

Tras este nuevo fracaso, el personaje tuvo una aparición más, en la inclasificable Freddy Vs Jason. En ella, los dos iconos más reconocibles del cine de terror de los 80 se batían en un duelo tan poco terrorífico como divertido, si eras capaz de dejar los prejuicios de lado y disfrutar de su falta de pretensiones.

Ahora nos llega el resurgir del mito. Tras el engañoso título Pesadilla en Elm Street. El origen se esconde un remake del original de Wes Craven que, si bien no logra superarlo, se puede decir que es bastante respetuoso, y aceptable como cinta de terror que consigue entretener y aportar algunas novedades bastante curiosas.

Los responsables del regreso de Freddy han sido fieles en muy justa medida, pero también supieron aportar algunas innovaciones que le dan otro aire a la saga, empezando por el nuevo actor que encarna a este moderno hombre del saco: Jackie Earle Haley. He llegado a leer en algunos medios que supera al inigualable Robert Englund. No estoy de acuerdo, pero sí me parece que ha sido una elección muy acertada, ya que redimensiona al personaje, otorgándole un enfoque distinto, a pesar de las limitaciones que suponen los kilos de maquillaje que requiere la caracterización. El Freddy de Englund era terrorífico y socarrón, siempre temible. El de Earle Haley es más perverso, depravado. Su imagen no infunde miedo, sino el rechazo que provocan los pervertidos, lo cual es bastante lógico, teniendo en cuenta los antecedentes que le llevaron a acabar con la cara completamente desfigurada por las llamas.

En lo que al resto de las interpretaciones se refiere, la cosa ya cambia. El personaje de Nancy pierde totalmente su gancho, y en este caso sí, se puede decir que el espectador llega a desear que la mate de una vez, pero no por el carisma de su agresor, sino por la insípida actuación de Rooney Mara. Del resto de personajes, mejor ni hablemos, porque todavía no entiendo qué encuentran los productores de Hollywood en Kyle Gallner, asiduo del cine de terror que no aporta nada más allá de su natural aspecto enfermizo.

Por otra parte, en esta nueva versión no encontramos aquellas pesadillas de ambientación malsana tan reconocibles, sino otras que se confunden con la realidad en todo momento, jugando con el espectador al susto fácil, pero efectivo. Las muertes, tan bien hilvanadas en la película de Craven, resultan ahora un tanto insustanciales, sobre todo cuando pretenden homenajearla (palabra que siempre se utiliza para evitar el término plagio). Las secuencias que se grabaron a fuego en las retinas de los espectadores de la cinta original no deberían haberse imitado, y hubiese sido mejor encargar un diseño de muertes original. Seguramente habría quedado mejor si esa parcela la encargaran a auténticos especialistas en la materia, como los de las sagas Hostel o Saw. Pero se decantaron por el camino fácil, y el resultado se resiente.

Entre las notas positivas de la película, cabe destacar el clímax final en la escuela infantil, que es en lo único que creo que puede superar a la precedente. Y es mejor no desvelar nada al respecto, y que el espectador lo disfrute tanto como yo.


 

LO MEJOR: Jackie Earle Haley encarnando a un Freddy pervertido y deplorable, la idea de los “micro sueños” y el clímax final, incluido el epílogo.

LO PEOR: El resto de los actores, cuyas interpretaciones son lamentables, las muertes que pretenden “homenajear” a la cinta original y que no han sabido ambientar las pesadillas de una manera tal malsana como en sus precedentes.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Muy interesante el artículo, y muy bien escrito. Conozco poco la saga, la verdad, aunque recuerdo el boom que tuvo en su momento. Sólo he visto fragmentos de la primera (que me pareció muy prometedora) y del versus contra Jason, que me pareció de lo más cutre que había visto en mucho tiempo (creo que perdía la gracia al no ser fan de ambas sagas). Intentaré ver la original completa.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de stikud
stikud
Desconectado
Poblador desde: 04/10/2009
Puntos: 103

Yo soy un seguidor de la saga y he visto todas (a excepción de Freddy vs Jason, que no me sugiere nada y prefiero pasar de ella). Me ha alegrado encontrar aquí este artículo, con el que estoy bastante de acuerdo y que me da pie para dar una breve opinión sobre cada una de las películas. Con el permiso de OZ, allá va:

Pesadilla 1: Lógicamente, la primera siempre es la más auténtica. El ambiente es estupendo y las interpretaciones también. La forma de matar de Freddy es original y con estilo, y Robert Englund el actor perfecto para él.

Pesadilla 2: Un desorden absoluto. Se pierde mucho del magnetismo de la primera haciendo caso omiso de muchos puntos fuertes de la historia, del argumento, que era lo que hacía creíble al film. Entretenida pero prescindible.

Pesadilla 3: Excepcional. Para mí, incluso supera a la primera. La muerte del "titiritero" es de lo mejor que he visto. La idea de que cada uno tenga su "profesión" en el sueño, un éxtasis para los que como yo siempre han disfrutado de los juegos de rol.

Pesadilla 4: Poco argumento y muchos efectos; no obstante, tiene detalles que me encantan, como cuando Freddy se las arregla para hacerles dar vueltas en círculo con el coche. Algunas muertes también tienen un toque especial.

Pesadilla 5: Otra buena película. Vuelve el argumento a tener su peso y los efectos son tan buenos como en la cuarta. Me dejó un muy buen sabor de boca.

Pesadilla 6: De lo peor de la saga. Con el rollo del 3D y demás trataron de salvar una película que no se sostiene la mires por donde la mires. Los efectos están bien, pero no compensan. Es tan mala como la 2, o casi.

Pesadilla "7": Un acierto rescatar personajes de la 1 y otra apuesta por el argumento. La idea del cine dentro del cine, sin ser el colmo de la inspiración, tiene su punto. Sin embargo, a esta película le falta intensidad, le faltan muertes. Algo más de "caña" la hubiera revalorizado para mí.

Pesadilla "8": Una completa decepción. Englund es mucho Englund y, en efecto, ni origen ni leches: como dice xulio es básicamente un remake que no aporta apenas nada. Insípida e inane.

Así que, resumiendo, aun a sabiendas de que vi la primera con 16 y ahora tengo 35, me quedo con las pesadillas impares y con la cuarta.

Dulces sueños a todos.

 

Imagen de virgensuicida
virgensuicida
Desconectado
Poblador desde: 28/04/2009
Puntos: 2374

 Me ha gustado mucho la crítica. Creo que me animaré a verla en el cine, pese a sus deficiencias. 

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

stikud, a decir verdad, y aunque parezca por mi crítica lo contrario, yo disfruté con todas las secuelas, en mayor o menor medida. Y es que una cosa es valorar su supuesta calidad cinematográfica y otra decir sin lo pasé bien o no. Por ejemplo, las pelis de "pijas" ( Clueless, fuera de onda, A por todas, Una rubia muy legal...etc) suelen ser bastante malas, pero yo me lo paso bomba viéndolas.

La tercera era mi favorita de pequeño, pero revisionando la saga ya de adulto, me quedo con la primera por ser la más terrorífica. La escena de la muerte del titiritero es brutal, como también la de la chica que acaba viendo demasiada tele, por ejemplo. Pero llegado un momento se les va la pinza, aunque sigue entreteniendo hasta el final.

De la cuarta también me quedo con ese momento bucle con el coche, es genial. Tanto de esta como de la quinta me gusta que son las que tienen las pesadillas más malsanas, repletas de mal rollo (las risas exageradas, la distorsión de realidad, ese aspecto tan teatral cuando están soñando, es muy inquietante). Escenas como la de la chica anoréxica saliendo de la nevera, o el pavo con la cara de Freddy, son un poco tontas, pero cojones, yo me asusté de verdad cuando las vi por primera vez.

Del resto poco que decir. Sí que vi Freddy Vs Jason, como digo en la crítica, y me divertí, aunque es mejor no incluirla en la saga, porque nada tiene que ver.

Y sobre el actual remake, pues descubro sus carencias, pero también me gustó, no lo voy a negar. Es entretenida, el nuevo Freddy aporta algo distinto (no supera, porque es imposible) y contiene innovaciones que la hacen un producto apto para el consumo de los adeptos. Eso sí, espero que las nuevas generaciones no descubran al mito con esta película, sino con la original.

 OcioZero · Condiciones de uso