Sólo lo soportamos a medias

Imagen de xulio_eston

Una reflexión sobre lo efímero

“De aquí nadie sale vivo” grita Jim Morrison desde mi equipo de música cuando hago la cama, observándola mientras pienso que ese mueble me sobrevivirá, si no hago nada por remediarlo. Y las palabras de aquel gran loco, genio, borracho y clarividente tienen tanto sentido como sencillez. Me encanta que me cuenten las cosas de una manera que pueda comprender desde lo limitado de mi inteligencia.

Somos efímeros, débiles y quebradizos, conscientes de ello, pero jugando a lo largo de toda nuestra existencia a hacer que no nos damos cuenta. “La existencia siempre va acompañada de un inevitable sonido de fondo, llamado angustia, que sólo soportamos a medias” sentenciaba Ángel en la magnífica Tierra, de Julio Medem. Es otro modo de decir lo mismo. ¿Qué pasaría si de repente la humanidad al completo decidiese asumir que no va a salir con vida de esta? El caos sería considerable. ¿No lo hacemos por mantener una estabilidad, o porque nos aferramos a la autoinducida creencia de que nos espera otra vida después de esta? Seguro que hasta el más convencido ateo alberga un atisbo de esperanza, en el fondo de su ser, una pequeña luz que le ayuda a soportar (a medias) el largo de su vida, sea cual sea esa extensión de la misma. A veces me consuela pensar que he llegado hasta los veintinueve años, y que otros no pueden decir lo mismo, pero enseguida me doy cuenta de que es absurdo pensar así. El que ya no está no echa de menos nada, y los que seguimos aquí ya hemos quemado esos años que no van a volver jamás. Miramos hacia el frente pensando en un futuro mejor, cuando sólo nos pertenece el presente, el aquí y ahora. Todo lo demás no existe, todo lo demás ha muerto. El niño que fui ha fallecido, el adolescente también, el joven se está marchando poco a poco y ni siquiera puedo tener la certeza de que el anciano llegue a existir algún día.

La opresión en el pecho es fuerte, pero abro la ventana de par en par en esta mañana lluviosa, mi mujer se acerca por detrás, me abraza y me besa en la nuca. Acaricio los brazos con los que me rodea y me vuelvo, buscando al nuevo ser que he arrojado a este mundo y que algún día se planteará todo esto y sufrirá las mismas angustias. Pero ahora duerme plácido, sintiéndose protegido por personas que a su vez se sienten quebradizas, obligándoles a ser fuertes por él, para él.

Sonrío y ya todo me da igual, pero en el fondo sé que sólo lo soporto a medias.

 

Para Xián.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Es curioso. A mí me embargó una sensación similar tras ser padre. Supongo que el apercibir el cambio generacional da un vierto vértigo. Mi padre hacía hace no mucho una reflexión en esta línea, pero de un nivel superior: comentaba que ya quedaban pocos por delante suyo por desfilar para el otro lado. Creo que ser abuelo también le ha impactado mucho.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

Pues sí, Patapalo. De hecho, la reflexión la escribí justo después de nacer Xián (de ahí que ponga veintinueve años y no los treinta y uno que tengo ahora).

Podríamos decir que la sensación es de vértigo. Y como dijo Milan Kundera, "vértigo significa que el abismo que se abre ante nosotros nos atrae y seduce, y nos defendemos espantándonos".

Imagen de nieves
nieves
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2009
Puntos: 18

Con el paso del tiempo, por suerte, se va teniendo, después de esa angustia vital que tan bien describes, una cierta serenidad y aceptación de lo efímero, se controla más la angustia de la existencia, casi diría yo que vas aceptando la muerte. Y la vida va pasando para todos, ya lo creo, incluso para tu niño que acaba de venir al mundo. A cambio de "perder" juventud,  maduras, eres más paciente, entiendes mejor a los demás, ves crecer y hacerse fuertes a los hijos y un largo etcétera. Se sobrevalora la juventud, os esperan muchas sorpresas agradables que os desmontarán mitos sobre el envejecer. Me permito deciros esto desde una edad que casi doble la vuestra.

Imagen de xulio_eston
xulio_eston
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2009
Puntos: 3230

Que va, nieves, si yo valoro la madurez, no me da miedo perder la juventud, ni envejecer. Lo que no quiero es morir

Patapalo, la reflexión de tu padre me recordó algo que dijo un familiar de mi suegro, el día que enterraban a la abuela de mi mujer. Se le acercó y le dijo: "Date cuenta de que los siguientes somos nosotros. Nos toca."

Eso se me grabó a fuego.

 OcioZero · Condiciones de uso