Asteroids

Imagen de Destripacuentos

Comentario sobre unos de los juegos primigenios, un buen ejemplo de calidad con un sistema de juego sencillo

No sé si el Asteroids es el primer juego de marcianos pero, sin duda, es uno de los pioneros. Uno, además, francamente interesante por su mecánica minimalista y de posibilidades infinitas. Es uno de estos juegos que, como el Tetris, puede dar horas de entretenimiento si te lo pasas bien con lo que estás haciendo: poner a prueba tus reflejos bajo tensión continua.

El Asteroids va a la base de lo que serían los juegos de pilotar naves y los matamarcianos en general. Esto se ve muy claro en las versiones más antiguas, como la de Atari del 79. El jugador lleva una nave (un triángulo en tiempos) que puede disparar por la punta, girar a derecha y a izquierda, y acelerar y frenar. Como opción adicional, se incluía el “salto al hiperespacio”, un término muy a la Star Wars para designar una tecla que permitía teletransportar nuestra nave a otro punto del espacio.

Este espacio es finito en el sentido de que la pantalla no se desplaza, no va a ningún lado: no se avanza ni se explora nada. Pero, al mismo tiempo, es infinito también, porque si salías por un extremo de la misma aparecías por el extremo contrario, de modo que no había forma de “escapar” del lugar.

La gracia del asunto es que en este sector del espacio van entrando asteroides, cuerpos irregulares más o menos circulares que si impactan contra los proyectiles (o entre sí, dependiendo de las versiones) se fragmentan en otros más pequeños. El objetivo, destruirlos antes de que choquen contra la nave y la conviertan en chatarra espacial.

Como se ve, la mecánica no puede ser más sencilla, pero el simple sistema de dificultad creciente (si cada vez hay más asteroides y/o van más rápido) hace que sea un juego adictivo y de mejora continua. Se aprende a jugar en dos segundos, pero te puedes pasar horas intentando mejorar tus propias marcas y crispándote los nervios.

A mí, personalmente, me fascinan estos juegos “básicos” que han servido de germen para cosas más complejas (las cuales, todo hay que decirlo, se revelan igual de simplonas, aunque más adornadas, en algunos decepcionantes casos). No es de extrañar que vuelvan también ahora para los dispositivos móviles pues, para matar un rato de espera, ¿quién necesita más que una nave y algo a lo que disparar? El matamarcianos en su pura esencia.

Imagen de kawaku
kawaku
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 2779

Este fue el primer juego gratis que me bajé de Internet... creo que hace 17 años (se pegó un buen rato). Aunque nunca tuve realmente paciencia para él -en seguida llegaba a la crispación. :)

Imagen de Melkor
Melkor
Desconectado
Poblador desde: 15/08/2009
Puntos: 174

Un juegazo. Sin necesidad de gráficos 3D ni chorradas modernas. A este le echaba horas caundo era un chavalín.

Ofuscación logística

http://ofulog.blogspot.com/

 OcioZero · Condiciones de uso