¡Indignaos!

Imagen de luhaxel

Comentario de este breve pero intenso libro de Stéphane Hessel

Este pequeño alegato se ha hecho con los medios de comunicación recientemente, con motivo de la festividad de San Jordi y la costumbre de regalarse libros. Siempre se pone uno en guardia con cierto tipo de escritos, que salen de la nada y se les da bombo y platillo. Sin embargo, en este caso las suspicacias sobran. No trata este de vendernos una moto, tocar un tema de moda o popular, o darnos recetas mágicas para la vida, y esto es algo que se hace patente a los dos minutos de lectura.

En ¡Indignaos!, Stéphane Hessel está simplemente dando un consejo simple pero sólido, una voz de alarma que no debería ignorarse: ¡Indignaos! Despertad del letargo. Cuidaos de la indiferencia. No os dejéis engañar porque el enemigo sea menos tangible que los nazis.

Y es que, es así. Uno no puede evitar recordar un poco a Tyler Durden cuando hablaba de que nuestra generación no ha vivido guerras o grandes penurias. Bueno, al que no le haya tocado, claro está. Pero lo cierto es que los privilegiados del primer mundo vivimos un poco adormecidos. Hessel apunta a los culpables. Entre otros, da este aviso: ¿quiénes son dueños de los medios de comunicación?

La indignación se presenta como motor de la resistencia, de la lucha contra la injusticia. "Encontrad cada uno vuestro propio motivo." Ya digo, no es un libro de instrucciones. Y es que, motivos sobran. Como se señala en ¡Indignaos!, basta con abrir los ojos y echar un vistazo alrededor. Stéphane Hessel nos indica sus propias razones para la indignación, lo cual es todo un privilegio, dado que este hombre es historia viva, y ha podido ver con desencanto cómo los logros del pasado están en peligro: "Son los cimientos de las conquistas sociales de la Resistencia lo que hoy se pone en tela de juicio".

¿Cómo puede ser que, viviendo en una sociedad tecnológicamente más avanzada, cuyos niveles de producción deberían permitirnos vivir de una forma más humana, tengamos que sufrir cada vez más recortes sociales? ¿Quién se está beneficiando de esto? ¿Por qué permitimos estas nuevas acumulaciones de poder?

Una instrucción da Hessel: no emplear la violencia. Si bien parece ser algo inevitable en este mundo que vivimos, se nos señala como algo necesariamente contrario a la esperanza e ineficiente. Se toca el tema de Palestina, que ha vivido el autor de cerca en su experiencia reciente, como ejemplo de por qué la insurrección pacífica es el camino efectivo a seguir.

Se trata, sí, de un pequeño libro (alrededor de 40 páginas, si se quita el prólogo de José Luis Sampedro, la biografía del autor, y otras notas), pero con un mensaje concentrado, esencial, importante y escrito en un estilo universal, que puede llegar a todos.

Editorial Destino
Colección Imago Mundi
 

Stéphane HesselStéphane Hessel (Berlín, 1917)
Nacionalizado francés, luchó en la Resistencia, sufrió las torturas de la Gestapo, escapó varias veces de los campos de concentración. Tras la guerra, siempre comprometido con la política y la disidencia, fue diplomático y embajador en las Naciones Unidas. Es el único redactor vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. A sus 93 años, tiene algo muy importante que decirnos.

(Fotografía de Marie-Lan Nguyen)

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6621

Me ha gustado la comparación con Tyler Durden.

Imagen de luhaxel
luhaxel
Desconectado
Poblador desde: 11/02/2009
Puntos: 199

Gracias... salvando las distancias, claro... pero también él llevaba megáfono.

 OcioZero · Condiciones de uso