John Carpenter III

Imagen de HPLovecraft

Última entrega de este artículo sobre el cineasta americano

 

Puedes ver las entregas anteriores en:

John Carpenter I

John Carpenter II

 

En la boca del miedo

In the mouth of darkness, 1994, 95 minutos.

Guión: Michael De Luca

John Trent (Sam Neill) es un investigador que es contratado por una importante editorial para localizar a Sutter Cane (Jurgen Prochnow), uno de sus escritores superventas, que se encuentra desaparecido. John acepta el encargo aunque enseguida comienza a sospechar que todo puede ser un montaje. No obstante, John comienza a tener visiones y, al investigar sobre el escritor, descubre que sus novelas, además de tener un gran éxito, también parecen estar detrás de una oleada de violencia que se desata entre algunos de sus lectores. John y Stiles (Julie Carmen), la editora, viajan entonces hasta el pueblo de Hobbe's End, un lugar que en teoría solo existe en la mente de Cane pero al que ellos consiguen acceder de forma misteriosa. Allí encontrarán a Cane, pero también se sucederán todo tipo de hechos paranormales y violentos que harán que Trent se debata entre la realidad y la ficción hasta hacerle perder la cabeza.

A esta película le corresponde el puesto número dieciséis dentro de la filmografía de John Carpenter; sin embargo, la he dejado para el final (aspecto que el lector no notará, pero que es importante para mí) ya que se trata de mi obra preferida del director estadounidense. Como muchas películas del conocido director, la descubrí por casualidad en el videoclub y fue la diosa fortuna la que decidió que la alquilase para una tarde de sábado con un amigo y un bol de palomitas. Cuento todos estos intrascendentes detalles para que el lector comprenda lo especial del momento para mí, ya que creo que es algo que nos ha ocurrido a todos en algún momento al descubrir una pequeña joya entre un montón de baratijas sin valor. En la boca del miedo se convirtió en una de mis películas favoritas desde el mismo instante en que vi aparecer los títulos de crédito finales. Ni que decir tiene que no puedo ser nada objetivo en su juicio.

Con un presupuesto de unos catorce millones de dólares y unos ingresos bastante inferiores, volvemos a encontrarnos con una producción dirigida por Carpenter económicamente fallida. No es nada raro en la filmografía de este director, pero en este caso resulta una completa desgracia por la originalidad de la idea y su excelente planteamiento. Como admirador de la obra de Howard Phillips Lovecraft, no puedo dejar de admirar En la boca del miedo como la contribución de Carpenter a Los Mitos de Cthulhu, cosa evidente en varios momentos de la película. A pesar de que basó su personaje de Sutter Caine en Stephen King, tiene ciertos rasgos similares al mencionado Lovecraft. La señora Pickman, regente del hotel, hace referencia a El modelo de Pickman, relato publicado por el escritor de Providence en 1927. De hecho, hacia el final de la película se muestra una caterva de seres que podrían ser dichos modelos.

Las novelas supuestamente publicadas por Caine, junto con sus posibles equivalentes reales son The Hobb's End horror (El horror de Red Hock), The feeding (El banqueteador de muy lejos), The whisperer in the dark (El que susurra en la oscuridad), Something in the cellar (Las ratas de las paredes), The breathing tunnel (para este no encuentro equivalente real, aunque no dudo que lo tenga) y Haunter out of time (El que acecha en la oscuridad). Además en la película se hacen constantes referencias a los Antiguos, criaturas que habitaron la Tierra antes que el hombre y que regresarán, gracias a la fe que la gente deposita en la obra de Caine, para volver a gobernar sobre ella. Algunos de los fragmentos de la película están extraídos de las obras de Lovecraft, en concreto de Las ratas en las paredes (1923) y El que acecha en la oscuridad (1935) de la que Trent lee la descripción de la iglesia negra donde se oculta Caine.

La ciudad donde se esconde Sutter Caine se llama Hobbs End, que es una referencia a la estación de metro donde se desarrolla la tercera parte de la trilogía del doctor Quatermass, titulada en España ¿Qué sucedió entonces? (Quatermass and the pitt, Roy Ward Baker, 1967) con lo que paso ampliamente de criticar las traducciones españolas de los títulos de las películas, pero que cada cual saque sus propias conclusiones… ¡por el amor de Dios! Como detalle curioso tenemos que la habitación que ocupa Trent en el hotel es la número 9, el mismo número de la celda donde le encierran en el psiquiátrico (tras disculparse por haber pateado las pelotas de uno de los celadores). Con esta película, John Carpenter cierra su Trilogía Apocalíptica, comenzada con La Cosa y seguida por El Príncipe de las Tinieblas. ¿Qué puedo decir de En la boca del miedo? Una verdadera obra maestra que borda Sam Neill.

 

El pueblo de los malditos

Village of the damned, 1995, 98 minutos.

Guión: David Himmelstein

Durante unas horas todos los habitantes de Midwich, un tranquilo pueblo costero, pierden el conocimiento. El desmayo generalizado ha afectado también a los animales. Poco tiempo después, se produce otro inquietante y extraño fenómeno que parece estar relacionado con aquel suceso: la mayor parte de las mujeres de Midwich se han quedado embarazadas. Cuando las madres dan a luz, todos los recién nacidos presentan unos intensos ojos azules y pelo albino, además de una increíble inteligencia, una ausencia total de emociones humanas y una poderosa e irresistible telepatía con la que logran controlar la acciones de todos aquellos que están a su alcance. El médico de la localidad, cuya mujer también quedó encinta, y una científica enviada por el gobierno, deciden unir sus fuerzas cuando los niños comienzan a usar sus extraños dones para someter a todos los vecinos de Midwich a sus caprichos.

La película es la adaptación de la novela Los cuclillos de Midwich (The midwich cuckoos, 1957) del británico John Wyndham. Marcado por su servicio en la Segunda Guerra Mundial, su obra se centra en las invasiones catastróficas; otra de sus novelas es El día de los trífidos, (The day of the triffids, 1951). También destaca Chocky (1968), adaptada para la televisión y que supone un contrapunto pacífico a sus otras obras. El cuclillo que da nombre a la novela es un ave que pone sus huevos en los nidos de otras especies y, tras el periodo de incubación, el polluelo arroja al vacío al resto de sus hermanos. Christopher Reeve, el único Superman, actor versátil fuera de las mallas azules, realiza una magnífica interpretación en la que se ve forzado a inmolarse en beneficio de la humanidad, demostrando que sigue siendo un héroe sin la S en el pecho. Fue el último papel que interpretó antes del accidente que sufrió montando a caballo.

Junto Christopher Reeve aparecen Kirstie Alley (conocida por su papel de Rebeca en Cheers), Linda Kozlowski (Cocodrilo Dundee, Peter Faiman, 1986) y Mark Hamill (el eterno Luke Skywalker) en el papel del reverendo George. Como ya sabemos, se trata del remake de la película homónima dirigida Wolf en 1960 y que, como es habitual en Carpenter, supera a su versión original como demostró, y nunca me cansaré de repetirlo, en La cosa (The thing, 1982) actualización de El enigma de otro mundo (The thing from another world, Christian Nyby, 1951). Es justo reconocer que no supone tampoco ninguna revolución del género, máxime cuando es sabido que el famoso director gusta de rodar con planos sencillos, sin movimientos extremos de cámara, y en esta ocasión incluso mantiene alguno de los planos y composiciones originales. Una muestra más de lo que puede hacerse con poco presupuesto y mucho talento.

 

2013: Rescate en L.A.

Escape from L.A., 1996, 102 minutos.

Guión: John Carpenter / Debra Hill / Kurt Russell

Estamos en el año 2013 y un gigantesco terremoto de magnitud 9.6 ha asolado Los Ángeles ese mismo año y lo ha separado del continente. En la Nueva América Moral, los ciudadanos indeseables que no obedecen las leyes (esto es; que fuman, comen carne roja, son de cualquier religión no católica o incluso ateos o mantienen relaciones sexuales extramaritales) son deportados a L.A., que ahora es una colonia penal. Pero la hija del Presidente ha robado un arma letal y ha huido allí con su amante, un peligroso revolucionario que pretende usarla. Serpiente Plissken ha vuelto, o más bien ha sido capturado de nuevo por una serie de crímenes, y tiene una nueva oportunidad de redimirse: entrar en la peligrosa isla de Los Ángeles, rescatar (o secuestrar, según se mire), a la hija del presidente y recuperar el arma. Una misión más que suicida para la que sólo cabe enviar un loco como Serpiente Plissken.

Los productores de Monstruoso (Cloverfield, Matt Reeves, 2008) reconocieron que la idea de quitarle la cabeza a la estatua de la libertad surgió por influencia de esta película (los carteles promocionales de ambas películas guardan varias similitudes en este sentido). Tal y como se indica en varias páginas especializadas en cine, la escena en la que Serpiente Plissken y el surfista toman el tsunami es realmente imposible, pues se ha demostrado la imposibilidad de surfear en una ola de tsunami. Los Ángeles es un infierno de pandilleros sin seso y hambrientos de poder cuyo líder guarda gran semejanza con el Che Guevara. Por otro lado, el fascista gobierno de los Estados Unidos tiene un presidente demagógico y ultracatólico. Todo ello redunda en una nueva crítica social que ya hizo Carpenter en la obra original. Como buen amante de las películas del oeste, el director vuelve a homenajearlas en la presente.

La película se estrenó el once de agosto de 1996 en 2.312 pantallas americanas, con unos ingresos en ese primer fin de semana cercanos a los nueve millones de dólares. Con un presupuesto de unos cincuenta millones de dólares, su recaudación apenas superó los cuarenta y dos millones de dólares sumando la de todo el planeta. Así que nos encontramos ante otra película deficitaria de John Carpenter que no volvería a rodar de nuevo hasta dos años después, lo que para él es poco tiempo. Por alguna razón, sabe recuperarse con excelente velocidad de los golpes recibidos; quizá por una confianza en sí mismo a prueba de balas. El 12 de marzo de 2007 la revista Variety informó que Gerard Butler estaba a punto de firmar un acuerdo donde entraría el derecho de hacer un remake de la película, con Ken Nolan como guionista, combinando la película presente con la de 1981. Carpenter insinuó que podría ser una precuela.

 

Vampiros de John Carpenter

John Carpenter's Vampires, 1998, 107 minutos.

Guión: Don Jakoby

Durante el día, el exterminador de vampiros Jack Crow capitanea un grupo de mercenarios a sueldo de la iglesia católica creado para eliminar sin piedad a estos peligrosos seres. Las reglas son diferentes a las normales contra las criaturas de la noche habituales: ni son elegantes, ni duermen en ataúdes acolchados, ni los crucifijos son útiles contra ellos. Tras la reunión de vampiros en un pueblo de Nuevo México, el grupo de Crow cae en una emboscada que le tiende el terrible Valek, un vampiro que lleva vivo desde el siglo XIV, y casi logra acabar con todo ellos. El objetivo de esta oscura y poderosa criatura es conseguir una cruz centenaria para realizar un exorcismo invertido. Crow cuenta como ayuda para realizar su misión a Montoya, una prostituta llamada Katrina que ha sido mordida por Valek y el padre Guiteau, que ha sido enviado por el Vaticano para colaborar en la muerte del vampiro.

Que a Carpenter le gustan las películas del oeste es un secreto a voces que sabemos todos. Precisamente por ello se decidió a rodar Vampiros, una extraña mezcla entre el género sobrenatural y el western. Sin embargo, la película está basada en la novela Vampire$ (1991) del escritor Texano John Steakley y que fue adaptada por Don Jakoby, de cuyo trabajo Carpenter no pudo tocar ni una sola coma. Tiene algún momento, como la chica viendo a través de los ojos de Valek, que recuerdan poderosamente a Drácula, la novela de Bram Stoker, y la conexión que se establece entre el vampiro y su víctima aún en transformación. Los protagonistas son brutales, codiciosos, salvajes, viciosos y pese a ello resultan eficientes en su trabajo. O al menos hasta el momento en el que Valek hace acto de presencia y provoca una masacre tan brutal como espectacular. El enemigo ha hecho acto de aparición.

Para algunos una obra maestra y para otros un subproducto del maestro a ignorar. Lo cierto es que la película conoció dos secuelas: Vampiros: los muertos (Vampires, los muertos, Tommy Lee Wallace, 2002), protagonizada por Jon Bon Jovi y Vampiros 3 (Vampires: The Turning, Marty Weiss, 2005). Películas estas, todo sea dicho, bastante olvidables. Como es costumbre en Carpenter, una historia sin artificios ni imágenes a toda velocidad con estética videoclip (tan de moda hoy en día). Pero sí tiene vampiros que dejan de lado los clichés actuales del no-muerto torturado y vestido de Armani (Entrevista con el vampiro: Crónicas vampíricas, Interview with the Vampire: The vampire chronicles, Neil Jordan, 1994) o criaturas dispuestas a darse un festín de sangre como si no hubiera un mañana (30 días de oscuridad, 30 days of night, 2007). Indumentaria vaquera y un odio acérrimo a los humanos es la estética escogida para Vampiros.

 

Fantasmas de Marte de John Carpenter

John Carpenter's Ghosts of Mars, 2001, 101 minutos.

Guión: Larry Sulkis / John Carpenter

Marte, año 2176. Debido a la superpoblación de la Tierra, el Planeta Rojo se ha convertido en una zona habitada, pero sigue siendo un lugar peligroso. Para colmo, durante una exploración se descubre que una civilización marciana que ha permanecido dormida mucho tiempo, ahora está despierta y libera guerreros fantasma, que poseen a los trabajadores de la mina. En tal circunstancia, un pequeño grupo de policías es enviado a una lejana población minera con la misión de escoltar a un peligroso criminal, James Desolation. Al llegar a este lugar, el equipo de policías debe unirse con el criminal que están transportando con la esperanza de hacerle frente a la amenaza sobrenatural. Lo que en un principio parece una confrontación normal y corriente se transforma poco a poco en una lucha por la supervivencia de los seres humanos y la huida del planeta rojo, condenado y en manos de los fantasmas.

Fantasmas de Marte no se cuenta precisamente entre las películas más admiradas de Carpenter. Hay que reconocer que su manía y habilidad de rodar buenas películas con bajo presupuesto no siempre logra dar en el clavo. El film, rodado enteramente de noche, desperdicia la belleza de la protagonista, la hermosísima Natasha Henstridge, quizás más acostumbrada más a hacer de alienígena que a lidiar con ellos (Species, especie mortal / Species, Roger Donaldson, 1995) aunque ofrece un creíble papel de dura policía. Papel que en un principio iba a interpretar Courtney Love, por cierto. Ice Cube, el criminal al que escoltan, nunca ha sido santo de mi devoción, pero su actuación tampoco desmerece a ninguna otra, con lo que, en general, actores y guión son aceptables. Para muchos vuelve a ser la peor película de Carpenter pero, afortunadamente, la gente no siempre tiene muy claro lo que quiere.

Ciertamente no se trata de una película de terror y sí de la más pura ciencia ficción. El hecho de los fantasmas duerman en espera de la llegada de alguien recuerda a la clásica La cosa, vista más arriba. La banda sonora es obra del propio Carpenter con la colaboración de otros grupos de música como Anthrax y el guitarrista conocido como Buckethead. La ambientación es más que correcta, con sus escenarios rojizos y la atmósfera claustrofóbica tan propia del director (hasta el punto de ser casi marca de la casa). En contra tiene a los fantasmas, tanto por su descuidada y poco explicada aparición como por el maquillaje empleado en ellos, que recuerda enormemente al grupo estadounidense Kiss. Lo cierto es que, aunque resulta un producto entretenido para una tarde de aburrimiento, con casi treinta millones de dólares se hubiera podido realizar algo mejor. No es lo peor de Carpenter… pero tampoco se luce demasiado.

 

Maestros del terror: El fin del mundo en 35 mm

Masters of horror: Cigarette burns, 2005, 57 minutos.

Guión: Drew McWeeny / Scott Swan

Kirby Sweetman administra su propia sala de cine en donde exhibe películas de culto y que logró abrir gracias a un préstamo de su suegro. Sin embargo, ese trabajo no es del todo rentable y dedica parte de su tiempo a la búsqueda de películas perdidas y extrañas para gente con dinero. Un día es contratado por el misterioso señor Ballinger para encontrar la que sin duda es la película más extraña de todas: Le fin absolute du mond (El fin absoluto del mundo). Una película que cuando fue expuesta en el Festival de Sitges provocó una orgía de sangre entre el público y dejó la sala llena de cadáveres. El problema es que existen muy pocas copias, acaso sólo una, de paradero desconocido. Pero antes de mandarle en su búsqueda, el señor Ballinger le muestra a uno de los protagonistas de la película, encadenado a la esencia misma del film hasta que este desaparezca: un ángel con las alas amputadas.

Sin lugar a dudas, Cigarete burns es la película que Carpenter siempre quiso rodar: apocalíptica, caótica, maldita y difícil de encontrar. Curiosamente el título en su idioma original hace referencia a los símbolos que aparecen en el extremo superior derecho de la pantalla y que avisan del cambio de rollo a la persona encargada de la proyección. Como siempre, la traducción al español liquida esos pequeños detalles. La historia tiene trama suficiente como para una película y, en ocasiones, da la impresión de ser una historia hipertrofiada; tanto es así que el protagonista encuentra la cinta maldita con demasiada facilidad. Casi se la podrían haber dado en mano a la salida de su sala de cine, pero hasta de este detalle nos podemos olvidar si es preciso. Como han señalado algunos críticos tiene una cierta semejanza, más espiritual que argumental, con En la boca del miedo (vista anteriormente) y su carácter enloquecedor.

El protagonista, un hombre torturado por su pasado, logra su cometido y, al igual que su patrón, arde en deseos de contemplar qué es lo que hay en la cinta maldita. Por supuesto, siempre es mucho más sugerente lo que podemos imaginar que lo que se nos pueda mostrar y Carpenter, conocedor de este hecho, no nos muestra más que retazos sin conexión ni sentido de la infame película. El ambiente, como todos los del director, es absorbente e intrigante, y debo decir sin la más mínima vergüenza que ya he visto El fin del mundo en 35 mm en varias ocasiones y sólo echo de menos que la búsqueda hubiera sido más larga. Como si se tratase del anillo de Sauron, hubiera debido tratarse de un camino iniciático, de un lento descenso a la locura por parte del protagonista, incapaz de aceptar lo sucedido en su propia vida y el camino que le lleva a su propia perdición. El mejor capítulo de Masters of Horror, sin duda.

 

Maestros del terror: Pro-vida

Masters of horror: Pro-Life, 2006

Guión: Drew McWeeny / Scott Swan

Tras sufrir un accidente en una carretera aislada en una montaña, la joven Angelique acaba en una clínica donde practican abortos, a lo que desea someterse inmediatamente por alguna razón relativa al padre. Tras analizar concienzudamente a madre e hijo, los doctores llegan a la conclusión de que el feto que la joven porta en su interior tiene horrendas y peligrosas malformaciones, llegando a pensar incluso que no se trata de una criatura de este mundo. El padre de la chica, Dwayne, un fanático antiabortista con el que no cabe la más mínima posibilidad de razonamiento, y sus tres hermanos tratarán de liberar a la joven armados con rifles y utilizando toda la violencia que sea necesaria para ello. Sin embargo, la chica descubre que quizá la única cosa más peligrosa que sus salvadores es la criatura que lleva en sus entrañas. Una criatura que tiene un padre que no está dispuesto a que dañen a su pequeño.

Pro-life es un término inglés traducible por Pro-vida que designa un movimiento por el cual se defiende la vida por encima de cualquier otra cosa, añadiendo prácticas como el aborto, la eutanasia, la clonación, la investigación con células madre y la pena de muerte. Al tiempo también es el capítulo quinto de la segunda temporada de Masters of Horror. Las influencias del episodio son muy claras: el ambiente opresivo y donde esperan el ataque de Asalto a la comisaría del distrito 13, el demonio de El príncipe de las tinieblas y el horrendo bebé parece surgido directamente de La cosa. Pero en esta ocasión Carpenter ha ido más allá con violentas explosiones craneales, torsos humanos abiertos en canal y monstruos sacados directamente de la revista Creepy. Es de destacar el padre de la criatura, un trasunto del famoso demonio que apareciera en la imaginativa Legend (Ridley Scott, 1985) pero con algo más de mala leche.

Los personajes tienen una actuación correcta con la excepción de Ron Perlman, que interpreta a la perfección al clásico fanático religioso ultracristiano que parece dispuesto a masacrar a cuantos se pongan en su camino con tan de impedir una muerte (paradójico, ¿verdad?). En efecto, se trata de una crítica nada velada al fundamentalismo religioso o a las políticas anti-abortistas que tanto se prodigan en Estados Unidos, y otros lugares del mundo, sin tener en cuenta las circunstancias de la madre (que en este caso, y con toda sinceridad, era digno de un muy detallado estudio). La calidad del capítulo no es estrictamente mala, pero si lo comparamos con otros trabajos de Carpenter queda bastante por debajo. Incluso pese a tratarse de los mismos guionistas y el mismo director, Pro-Life se encuentra muy por debajo del octavo capítulo de la primera temporada El fin del mundo en 35 mm.

 

The Ward

The Ward, 2010, 88 minutos.

Guión: Michael Rasmussen / Shawn Rasmussen

En 1966, la joven Kristen es capturada por la policía de Oregón tras haber sido sorprendida quemando una casa. Por ello es encerrada en un sanatorio psiquiátrico donde conoce a otras jóvenes perturbadas con sus respectivos problemas; Emily, Sarah, Zoey e Iris. Kristen es presentada al doctor Gerald Stringer, que usa terapias experimentales en sus métodos psiquiátricos. Al llegar la noche, en su ducha nocturna, Kristen ve el fantasma de una mujer que, según llega a descubrir, se llama Alice Leigh Hudson, una misteriosa interna del sanatorio que desapareció en circunstancias extrañas. Cuando Iris está preparada para regresar a casa, el fantasma de Alice la ataca y acaba con ella. Una a una, las jóvenes van siendo asesinadas por el fantasma de Alice. Cerca del final y cuando casi todas ellas están muertas, Kristen se esconde en la oficina del doctor Stringer y descubre un informe con la verdad sobre Alice.

La acción transcurre en un opresivo hospital psiquiátrico, con lo que mucho de lo que va a suceder podemos imaginarlo (repito: el público ya está curado de espanto) y tanto más cuando el escenario escogido ha sido revisitado tantas veces en los últimos tiempos. Que el ambiente sea siniestro, oscuro y claustrofóbico sólo nos recuerda, para los despistados, que estamos ante una película de John Carpenter. No hay grandes escenas sangrientas ni sustos cada doce minutos, lo cual es bastante de agradecer, aunque sí una trama que parece seguir un rumbo diferente a cada rato (pese a que el final será más que evidente para más de uno). El número limitado de pacientes y cuidadores reduce los actores a un mínimo irrisorio que podemos pasar por alto si nos concentramos en la bellísima Amber Heard, en la no menos atractiva Danielle Panabaker y recordamos el presupuesto de la película fue de sólo diez millones de dólares.

The Ward juega con nosotros como ya hizo en su momento la película Identidad (Identity, James Manglod, 2003) o la menos conocida y no por ello peor película francesa Laberintos (Dédales, Rene Manzor, 2003) en la que la patología de los desórdenes de personalidad múltiple juegan también un papel principal para el desarrollo de la trama. El giro final, efectista, que no efectivo, no acaba de sorprender del todo quizá por ya esperado, pero es una culminación más que aceptable de una historia que sin pasar a la historia del cine, sí merece la pena ver. Owen Gleiberman, crítico del Entertainment Weekly la definió con mucho acierto como: Básicamente esta es una historia de fantasmas mezclada con un slasher y sellada con un toque a lo Shutter Island. Pero al menos Carpenter, el maestro del espanto, sabe cómo ponerte la piel de gallina. Ni yo mismo habría sabido definirla mejor así que, ¿por qué intentarlo?

 

Para finalizar…

Sus muchos admiradores tenemos la esperanza de que Carpenter tenga aún mucho que decir en el cine y, como fieles espectadores, aguardamos sus siguientes pasos, el primero de los cuales parece ser que será Fangland (Tierra de colmillos) que contará con Hillary Swank. Basada en una novela de John Marks, la historia busca reimaginar la fábula de Drácula centrándose en una joven productora de televisión llamada Evangeline Harker quien es enviada a Rumanía para entrevistar a un personaje que resulta ser un legendario criminal. Swank interpreta a la heroína que es capturada por unos sedientos vampiros que han invadido los pasillos de una emisora de televisión, en una historia que reflejará el ambiente infernal que se vive en los estudios del famoso programa de informativos 60 Minutos.

Parece ser que por fortuna aún tenemos Carpenter para rato…

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Magnífica la serie de artículos. No tengo muy buen recuerdo de "Vampiros", pero creo que la volveré a ver (y también la que sale Bon Jovi XD). Me apunto unas cuantas películas más.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Miguel Puente
Miguel Puente
Desconectado
Poblador desde: 16/06/2009
Puntos: 491

Genial artículo, H.P.,

Me lo he pasado pipa leyéndolo. Sin duda, La cosa, Golpe en la pequeña china y En la boca del miedo son mis favoritas. Pero todas tienen algo, hasta la más cutre. Será que me encanta lo fiel que este director ha sido para con el género fantástico. Algo que le agradezco de todo corazón.

Y ya por si no lo sabes sus dos posibles proyectos futuros (Fangland no lo conocía) son:

Riot: http://www.filmaffinity.com/es/film667102.html

Y

Darkchylde: http://www.filmaffinity.com/es/film389509.html

Imagen de Darkus
Darkus
Desconectado
Poblador desde: 01/08/2009
Puntos: 759

CO-JO-NU-DO el artículo aunque siendo gran fan de Carpenter, se me hace dificil ser algo objetivo, jeje.

Tengo entendido que tenía por ahí un proyecto con Nicolas Cage que estaba a punto de rodar. ¿Antes o después de "The Ward"?

"Si no sangras, no hay gloria"

Imagen de Miguel Puente
Miguel Puente
Desconectado
Poblador desde: 16/06/2009
Puntos: 491

Por cierto, en referencia al capítulo de Maestros del terror, y como anécdota, decir que las malas lenguas aseguran que se basó en Begotten (http://www.filmaffinity.com/es/film825956.html) para crear su Le fin absolute du mond.

 OcioZero · Condiciones de uso