Billy Bat 4-5

Imagen de Kaplan

Reseña de la obra de Naoki Urasawa publicada por Planeta DeAgostini

 

Tras el desconcertante comienzo de la nueva obra de Naoki Urasawa, a medio camino entre la ambición y el esperpento, que hundía la mitología de Billy Bat en temas tan dispares como la llegada a la Luna, Jesucristo o el Japón de los ninjas, todo parece indicar que la trama empieza a asentarse dentro de lo que cabe. Y decimos esto porque el autor de Monster ha cesado en su escalada de exotismo historiográfico, sí, pero la última parada, en la que parece haber centrado la historia, tiene como protagonista a uno de los personajes más enigmático del siglo pasado: Lee Harvey Oswald. En el fondo, un autor siempre tan cercano a temáticas conspirativas como Urasawa tenía que acabar acercándose al magnicidio de Dallas de una forma u otra.

Mientras Oswald es influenciado por Kurusu y el extraño murciélago, Yamagata y el Agente Smith (no ese Agente Smith) intentan dar con él e impedir que consume el asesinato que todos nos imaginamos.

Dos señas de identidad de Urasawa aparecen en estos dos tomos. La primera es la espiral creciente de misterios interrelacionados. Ya hablamos por aquí de este autor como un ilusionista que armaba sus historias a partir de montañas de mcguffins y conseguía que el lector entrara a saco en ella sin darse cuenta de que bajo sus pies no había nada. En estos tomos el misterio más inquietante es la suplantación sufrida por Chuck Culkin, el que fuera sufrido ayudante de Yamagata, convertido ahora en un remedo de Walt Disney.

La segunda seña de identidad de Urasawa es su habilidad para insertar apasionantes relatos con una importancia relativa en la narración central. Aquí se luce con la desasosegante historia de una pareja atrapada en una red del Ku-Klux-Klan, creando un ambiente más y más opresivo en el que demuestra su maestría a la hora de crear suspense.

Billy Bat ha tomado, por fin, tierra tras una deriva inicial alocada. Urasawa ha apostado mucho con semejante comienzo y parece que a muchos seguidores habituales del autor les ha parecido demasiado. Una postura respetable, sí, pero no consecuente. Quizás Urasawa ha exagerado en sus planteamientos, pero es que eso es parte de su estilo —que podríamos denominar como el retruécano argumental elevado a n—. En estos tomos podemos observar que Urasawa sigue igual de bien que siempre, que sus tramas tienen el brío que acostumbran, que nos sigue llevando por donde quiere, que estamos expectantes ante el próximo tomo sin saber por qué, que es, en definitiva, un maestro.

 

 

Imagen de Ángeles Pavía
Ángeles Pavía
Desconectado
Poblador desde: 04/06/2011
Puntos: 674

 Es un manga estupendo, que muestra la madurez que ha alcanzado el autor. Hoy precisamente se presenta un ensayo sobre Urasawa, de Dolmen, escrito por un filólogo valenciano, Joaquin Sanjuán. 

 

http://www.dolmeneditorial.com/coleccion-manga-books-22-el-mundo-de-urasawa/

 

Un libro muy interesante y muy completo que hace un repaso a toda su obra.

Somos el tejido del que estan hechos nuestros sueños. 
www.codexiuvenis.com

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

No tenía noticia del libro que comentas, gracias por el apunte. Y sí, Urasawa es todo un maestro. Pocos autores garantizan esa capacidad continua de sorprender al lector...

 OcioZero · Condiciones de uso