Star Worse

Imagen de Jack Culebra

O cómo añadir tres películas a una obra de arte obteniendo como único resultado una bajada de la calidad general de la serie

Sí, ya sé que he metido bastante tiempo –unos años, creo- en caer del guindo, pero lo cierto es que la revelación me ha asaltado de tal manera que no he podido contenerme a la hora de escribir este artículo a pesar del tiempo transcurrido. Por si alguno no se había dado cuenta, la nueva trilogía de la Guerra de las Galaxias (alias Star Wars) sólo ha conseguido quitarle lustre a la obra maestra que era la primera.

 

Llueve sobre mojado y seguramente mi artículo es la crítica un millón a la serie, pero creo que merece la pena incidir sobre ello porque, por mucho que a veces nos quedemos en lo contrario, la segunda trilogía de Star Wars no ha sido decepcionante porque Jar Jar Bins sea irritante (que C3PO ya lo era) ni porque esté dirigida a un público infantil. La segunda trilogía ha sido decepcionante porque se han confundido churras con merinas.

 

En primer lugar, está el tema de los efectos especiales. Durante años nos han vendido que la Guerra de las Galaxias era una maravilla por el escenario, las naves espaciales y las trepidantes persecuciones. Y esto es cierto, pero no por lo que algunos creen. La Guerra de las Galaxias seduce a nivel de realización (decorados, efectos especiales y espaciales, etc.) porque el escenario convence, porque la trama es consistente y te la crees. Porque el público, en definitiva, da su complicidad a George Lucas.

 

Cuando rodaron la segunda trilogía se dijeron que el escenario ya era creíble (con razón) y que con los medio actuales la cosa iba a salir mejor y sin muchos problemas (craso error). Este segundo punto les hizo dejar que la parte “fuegos artificiales” comiese terreno a la parte guión, y el resultado es lo que tenemos: las naves corren más, los alienígenas son más expresivos, los malos son más millones, y los jedis parecen saltimbanquis. Sin embargo, a pesar de todo, no han ganado un ápice de credibilidad. Chebaka, a pesar de ser un tío embutido en un peluche de tres metros, resulta más creíble que el propio Jar Jar Bins y sus megaefectos 3D. Ni hablar ya del viejo Jabba el Hut de cartón piedra frente al recuperado y remasterizado que se nos sacaron del baúl de los desechos. Curioso y terrible, pero este último parecía sobreactuar frente a Han Solo.

 

Pero más allá de haberse olvidado de que Star Wars es una obra maestra gracias en gran medida a su historia, y no al acierto con los decorados (que fue enorme también, no nos engañemos), al hacer la segunda trilogía parece que todo el mundo pasó por alto algo de cajón: la imposibilidad de sorprender al público con giros razonables.

 

La Guerra de las Galaxias tenía una trama digna del mejor culebrón, unos requiebros que dejaban al público con la boca abierta. Hagamos un pequeño recuento para el que todavía dude de que Star Wars era eminentemente una película de guión, y no un cúmulo de efectos especiales: trío amoroso con incesto involuntario, parricidio frustrado, el gran maestro bueno es el culpable de que exista el gran malo, nadie le dice al elegido que es el elegido, y además nadie cree en él, civilizaciones enteras destruidas, ewoks caníbales, conspiraciones planetarias, servicio de congelados en carbonita… Los golpes de efecto se sucedían sin piedad -implacables como los trituradores de residuos de la planta 5-, y la comedia humana era más intensa que en una película de Almodovar. Pero claro, la trilogía se presentó como acción con buenos efectos especiales, no como trama compleja e inteligente, porque parece que eso no vende o ahuyenta a los espectadores (me pregunto yo por qué).

 

Así que en la nueva trilogía se aunaron dos cosas: el triunfalismo de creer que con el escenario ya hecho y los efectos especiales actuales se iban a comer el mundo y la inconsciencia absoluta de dar precisamente lo contrario que en la primera trilogía: cero sorpresas.

 

Y así nos encontramos con que la trama carece de tensión: los jedis van a ser exterminados (a prisa y corriendo, además), Anakin se va a dejar seducir por el lado oscuro, la princesa se va a quedar embarazada de gemelos, Yoda se va a esconder, y un largo etcétera. Las dos únicas sorpresas en las tres películas son la creación de los clones, que es una buena idea si salvamos el mal gusto de meter a Bobba Fett de por medio, y la prosaica explicación de la fuerza, que lo de los análisis de sangre es de las cosas más cutres que he visto jamás. Un pobre balance en comparación a la primera trilogía.

 

Y entonces, ¿para qué demonios rodaron este desmán? La leyenda urbana dice que para satisfacer a los viejos fans de la primera, los que tantas veces soñamos con echar un nuevo vistazo a ese fabuloso mundo que creó Lucas (y que, todo sea dicho, nos conformábamos con las películas de los ewoks). Personalmente, después de ver las nuevas películas (una de ellas en Estados Unidos, que no creo que pudiera haber mejor marco para estar predispuesto a favor), me cuesta trabajo creer que hayan pensado en los fans veteranos. Más me suena la explicación de DD (y no me refiero a DareDevil).

 

En cualquier caso, lo que sí que tengo claro es que mejor hubiera sido que reflexionaran un poco sobre qué hizo grande a la Guerra de las Galaxias en su día –su guión, su interesante historia, el carisma de los personajes- y que lo hicieran con calma. Quizás así, cuando amenace la llegada de la tercera trilogía, podamos creer que se tratará de una película de acción con lo que tiene que tener, y no sólo con unas cuantas toneladas de efectos especiales –holográficos quizás- y un guión de goma para que entren todos en dos horas con una historia de la complejidad de un pito.

Imagen de kawaku
kawaku
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 2781

Lo has clavado cuando hablas del nuevo y joven Jabba el Hutt virtual sobreactuando, muy bueno...

Yo era muy fan de la trilogía original. He visto las nuevas y han pasado sin pena ni gloria por mi cerebro.

Aciertas en cuanto a que se les ha ido la mano con la confianza en los efectos especiales. Es un mal generalizado actualmente. Parece que si hay vistosidad, no tiene por qué haber trama. Y eso que en la trilogía original se improvisó bastante en cuanto al guion (recomiendo la lectura de Las galaxias de George Lucas, por David Muñoz, para el que quiera profundizar más sobre esto y pasar un rato muy entretenido leyendo curiosidades de la primera trilogía).

Pero sí... en la nueva trilogía parece que estaban más preocupados de deslumbrar y de encajar elementos de la antigua, aunque sea de la forma más forzada y absurda posible ("oh, mira, si es C-3PO"), con la excusa de reclamar la atención de los antiguos fans; más preocupados de eso, digo, que de montar una auténtica historia con pies y cabeza.

Imagen de Ignoto
Ignoto
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1919

No me importa ir contracorriente en este asunto. Obviamente la trilogía original es la mejor en todos los aspectos. Un hito. No obstante me gusta la nueva trilogía. Satisface bastante mis ganas de acción, ver a un Kenobi padawan, ver la gestación de las guerras clon, la purga jedi, ver luchar a Yoda, al insidioso y megapoderoso Palpatine, la creación del Imperio Galactico, la conversión al Lado Oscuro de Anakin, el destino de los pequeños Luke y Leia... y un largo etc.
Mi mayor queja es que lógicamente se quedan bastante cortos. Es imposible sacar todos los grandes acontecimientos pero si que podrían haberlo hecho mejor. Y quitando el Episodio I que quizás sea el que menos me guste, tengo buena opinión de la nueva trilogía. Siempre dejando claro que la original es la mejor.

Un saludo.

"Y mientras el árbol sea eternamente verde, que sus almas vivan en los salones del valhalla." 

Imagen de Tiranion
Tiranion
Desconectado
Poblador desde: 11/02/2009
Puntos: 1

Es la primera vez que escribo en Ociocero y que mejor ocasión.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, es más, has sido incluso algo blando con Lucas y su gallina de los huevos de oro. Porque es eso, un negocio que ha querido mantener con las nuevas películas a costa de perder mucha calidad en las mismas para así vender más muñequitos y gilichorradas. Se trata de unas péliculas entretenidas pero que de ahí no pasan, comparadas con la primera trilogía estas nuevas son una BAZOFIA, cada vez que las veo...

Fui a Madrid a ver la exposición de Star Wars y me pareció un poco escasa, parecía que la había realizado para vender merchandising al final de la visita. Además, los había niños pequeños que pasaban de lo expuesto de la antigua trilogía para ver cosas de la nueva, creo que con ellos se ha perdido una generación de seguidores de Star Wars para que Lucas gane algunos milloncejos más.

De la nueva trilogía sobra el 90%, sólo se salvan pocos personajes (Mace Windu es para mí el más potable de los nuevos y Dath Maul que aspiraba a malo maloso de la nueva trilogía se lo cargaron a las primeras de cambio). Los jedis parecen como bobos porque un sólo tio, por muy lord sith que sea, se la mete doblada. Y luego está el paleto de Skywalker, ahí si que nos da una lección Lucas de como cargarse a uno de los malos más carísmaticos de la historia del cine poniendo a un actor malucho e inventandose una historia peor para el pobre chico.

En fin, me alegro de que no sea el único que piense que la nueva trilogia y las series de animación que de ella se desprenden sean algo que sobra en el universo de Star Wars. Es todo un desahogo poder hablar del tema, fijaos como estaré que incluso me he planteado ir a ver al cine la nueva de Star Trek que tiene mejor pinta. Sólo deseo que Lucas se lo piense y no haga más películas de Star Wars, aunque lo veo difícil.

Para los que sois seguidores de la saga os recomiendo el videojuego Star Wars: Caballeros de la Antigua Republica, ya tiene unos 7 u 8 años y salió para PC y XBOX. La historia es muy buena y se remonta unos 5000 años antes de la primera trología.

Un saludo y que la Fuerza os acompañe

Ex Ignorantia Ad Sapientiam; Ex Luce Ad Tenebras

 OcioZero · Condiciones de uso