De religiones

Imagen de Luc Hamill

Una pequeña reflexión. Para saber más, habrá que leerla.

Este artículo lo empecé a raíz de un mero comentario (últimamente todo lo que escribo surge así, debería ir preocupándome) pero poco a poco uno tira del hilo y acaba donde menos lo espera.

 

No hace mucho leí una frase, casi como dejada sin importancia. Decía así: “en el fondo los mártires católicos en su esencia son lo mismo que los suicidas musulmanes”. No sé en qué esencia se puede comparar a ambos. Si bien a los segundos se les considera mártires en su religión, están muy lejos de ser el tipo de mártires que fueron los primeros. Aquellos jamás buscaron matar a nadie. Morían por sus convicciones religiosas, sí, pero no se mataban a sí mismos ni vertieron sangre de inocentes. Eran asesinados.

 

La docilidad y resignación de unos es muy opuesta a la agresividad y rabia de otros. Quizás ambos sean fanáticos, yo no lo veo así. Considero que los primeros cristianos eran muy fieles a sus ideales, pero nunca cayeron en el fanatismo. Jamás buscaron imponer su religión, sólo difundirla (hablo de los primeros cristianos). Ni tampoco promovieron ninguna guerra santa: todas las cruzadas que vio la historia surgieron de la Iglesia. Aquella misma Iglesia que, bendiciendo cañones, decidió quitarse los sobrantes individuos de espada y armadura, más que recuperar rincones de la Biblia.

 

Para mí está claro que hay un estrambótico concepto de la religión hoy día. El aferrarse a la razón parece lo correcto, parece la última moda. Hay que seguir las tendencias, por eso ahora la mayoría es atea, ecologista y tolerante con las distintas razas y orientaciones sexuales. En realidad, la mayoría es hipócrita y lleva esa conducta sólo como fachada, como una carta de presentación. Soy un hombre del siglo XXI, no conozco patrias ni dioses. Pero un hombre del siglo XXI también es un hombre que se interesa por su pasado, por lo que quedó en desuso. Es un hombre que comprende, razona cuando debe razonar y cree en lo que necesita creer, y no por ello se siente inferior a nadie.

 

Si los filósofos y artistas han contribuido al entendimiento de nuestro alrededor, los devotos de cada religión han asentado un mundo y una visión de éste. Los científicos han jugado a ver dónde están los fallos. Si acaso los mitos, religiones y creencias nos hicieron dar pasos atrás, también nos impulsaron adelante cuando no se tenía otra cosa de dónde echar mano. Sólo una mente inculta despreciaría las mitologías, las parábolas y la historia del hombre. Sólo un necio intentaría borrarlas de los siglos.

 

¿Acaso sabemos dónde está la verdad? ¿Acaso sabemos qué conocemos y cómo lo conocemos? ¿Sabemos cuándo se tiene la certidumbre? En varias ocasiones me he formulado estas preguntas y siempre me he dado cuenta de que no tenía ni idea de sus respuestas. Pero no permanecía impasible sin más como quien no da con la pieza que complete el puzzle. Mi ánimo se quedaba inquieto. El motivo no era desconocer las respuestas. Tampoco el ver cómo las preguntas aumentaban en número, casi agolpándose unas con otras. Ni mucho menos era la confusión por saber cuál era la más importante de todas. El motivo era que ni yo mismo sabía mi propia opinión acerca de ellas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Estoy de acuerdo con muchas apreciaciones del artículo, pero están apoyadas en una base sesgada.

En primer lugar, no ubicas la cita del poblador que te inspira el artículo: viene de un comentario a un relato de ciencia ficción titulado "Los hijos del capitán Trueno" que se podía ver aquí:

http://www.ociojoven.com/article/articleview/987481/

En su contexto, el signo del comentario cambia bastante, a mi parecer.

En segundo lugar, él habla de martires católicos, y tú marcas la diferencia entre los primeros cristianos y los martires suicidas u homicidas islámicos, y encuentro esto tendencioso en el ejemplo. Ha habido mártires católicos después de los primeros cristianos, y algunos sí que usaron la espada. Juana de Arco entre ellos, si no me equivoco.

Por lo demás estoy de acuerdo con el fondo del artículo. Existe una tendencia a mirar la religión y la historia de un modo distorsionado. Y la cosas hay que meterlas en contexto ;-)

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de linton
linton
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8288

no es que haya que seguir la tendencia y lo que esté de moda, es que los tiempos cambian y por suerte cada vez hay más cultura y acceso a ella

La imaginación contra el poder

 OcioZero · Condiciones de uso