Especial OcioZiencia: formas en el universo (1ª parte)

Imagen de Luc Hamill

Los científicos también sueñan. Across the universe

¿Sí? Probando un, dos, tres. ¿Sí, sí? Ahora.

 

Señores, aquí estamos, y podemos estar contentos. Os he hecho venir porque llevamos acumulados unos veinte artículos (un poquito más, sumando los especiales y el introductorio). Eso significa que estamos en nuestro segundo aniversario, y por eso me he traído la guitarra. No es bueno echar la vista atrás, pero a veces es necesario. Cuando recuerdo los comienzos, aquella tarde en la que pensé “¿y por qué no?”...

 

 

Jum, ¿sabéis que pienso cuando repaso el 0.6, el 1.2 ó el 1.4? Pienso que se ha abierto una puerta. Pienso que por ella la ciencia entra en vuestras vidas, en vuestras casas, como de peque pasara en la mía con los documentales, ésos que la tele se ha empeñado en quitar de en medio (que pa’ lo que se demandan ya, tampoco va a haber una revolución en su defensa). Y pienso un poco más. Pienso que con cada nueva entrega algún amigo, por curiosidad o azar, se nos une en este viaje para no abandonarnos. Pero eso significaría que actualmente somos unos veinte, y que esta sección no es un vacío, sino un reclamo. Pienso que con los OcioZiencia, si realmente son seguidos con agrado por mis veinte, he tirado para ellos el cliché de que la ciencia es aburrida. Aún más, he pensado que alguno de mis veinte el día de mañana recuerde algo de lo aprendido aquí, y le haga esbozar una sonrisa.

 

Decidme, ¿creéis que estoy aquí para dejar cuatro frases? Pues no. ¿Para soltar unas formulitas? No. ¿Chistes? ¡No! Todo eso es circunstancial... Estoy aquí para, en la medida de mis posibilidades, ayudaros (en cosillas de ciencia, preferentemente). No hay más. Absolutamente nada más. Es bueno tenerlo presente si queremos llegar al 3.0. No entiendo cómo tan poca participación. Yo nunca tuve a nadie que se sentara conmigo a explicarme las cosas. No seamos tontos, todo el mundo necesita ayuda alguna vez, incluso Spiderman. Bueno, Spiderman más que nadie. ¿Será que el problema soy yo? ¿Tanto miedo os doy? No creo que sea eso, en mis visitas a los coles, instis, academias, etc. los peques se lo pasan diver conmigo, de verdad. Cuando se me acercan, algunos se emboban y se caen al suelo (¡verídico!), pero a veces no. A veces las niñitas me dicen “qué guapo eres... eh, eh, voy a ser tu novia”, je, y los nenes “de mayor quiero ser como tú, ¿qué tengo que hacer?” Yo les digo “comer mucha fruta (y yo comía muy poca), hacer caso a vuestros papis y ayudar a vuestros amigos”. Para vosotros también valen esos consejos, claro. Venga, no me tengáis miedo, ¡en mi vida sólo hay deportes y limonadas! ¿Acaso será que os asusta preguntar? ¿Os asusta aprender? Oh, eso sí que no. Vale perder ante un reto, pero nunca perder ante el miedo de afrontarlo. Lo que aprendemos en OcioZiencia no se aplica sólo a la ciencia. No lo olvidéis, si leéis entre líneas advertiréis que lo aprendido es válido para la vida :)

 

Ea, se acabó, que dando discursos tampoco soy Castro. Habiendo dicho lo que creo justo y necesario, nos metemos en el Especial. Veréis, me pilla algo inspirado. La otra noche el mar me volvió a susurrar, y a lo alto vi la inconfundible cruz del Cisne, vi Scorpio y su brillante Antares. Y la Osa Mayor. Orión quedaba al otro lado del hemisferio, castigado por los dioses... Ahora me siento a escribir y tengo un pequeño problema, un problemita de nada. Este especial se suponía que iba tras un artículo que, si lo publicaba, nos pasábamos en la numeración del 1.9, cosa inaceptable. Entonces, quedándose sin publicar, el handicap es éste: la presente entrega se basa en cosas que aún no he explicado. Toma ya xD

 

Por favor un poco de calma, sigan disfrutando del té con pastas. Voy a salvar el bache con mi habitual talento, ya veréis. Como veremos en el 2.0, en el universo podemos dejar volar nuestra imaginación. Así, el universo admite todo tipo de comparaciones. En particular comparaciones culinarias, todas salidas de mi inquieta y ordenada cabecita, siendo el resultado tan bestial como tronchante. Luego la conclusión feliz es que la Astronomía es la Gastronomía sin G. ¿¡A que nadie se dio cuenta!? ¡Yo sí! La idea quizás aún no se haya pillado (normal, no he explicado nada...), pero ya veréis como os gusta a TODOS (espero). Ejem, ya está. Ése ha sido mi “habitual talento”.

 

No obstante, ahora no estamos en el 2.0 sino en el Especial, y aquí dejaremos un poco de lado el contexto alimenticio en favor de comparaciones genéricas. Lo que son las cosas, por algo tenemos que empezar, y empezaremos visitando la cocina... No me enrollo, mejor verlo en un ejemplo. ¿Estáis listo? Estupendo. ¡FaFres, despega! ¡Rumbo a la constelación de Sagitario!

 

 

¡Yajuuuuu!

 

 

¡Echaba de menos la ingravidez! Señores, hemos llegado. Os presento a IRAS 18059-3211, más conocida como... ¡la hamburguesa de Gómez!

 

 

¡Ahhh, una hamburguesa en el espacio! Un poco de calma, no nos atacará. En realidad se trata de una protonebulosa planetaria que en unos pocos miles de años será una nebulosa planetaria, esto es, una nube de gas que chorrea una estrella. A lo largo de estas dos entregas veremos muchas nubes graciosas de este tipo.

 

Nuestra amiga está en un burguer a unos 6.500 años-luz, y fue descubierta en los años 80 por el astrónomo chileno Arturo Gómez. Esa noche Arturo no había cenado, y cuando miró por el telescopio dijo “¡Co**! ¿¡Y las patatas!?”. Las patatas no sé, pero la carne es un grueso disco de polvo (visto de perfil) que rodea a una estrella situada en el centro del manjar. Por tanto, aunque la carne esté pasada y fría (es la zona oscura), en su centro está calentita: la estrella está a unos 10.000ºC. Nadie sabe por qué el disco de polvo rodea a la estrella, eso es secreto del cheff. En cuanto al pan, es la luz que emite la estrella, que emerge en direcciones perpendiculares al disco.

 

Bueno, ésta ha sido la primera de las muchas bromas que nos ha preparado el cosmos y que mi mens sana in corpore sano ha seleccionado. Espero que ahora se entienda mejor mi jueguecito: al igual que en las nubes de la Tierra vemos todo tipo de figuras, formas y objetos sexuales (yo sólo veo figuras y formas, eh), en las nebulosas del espacio también podemos identificar siluetas. El motivo es un fenómeno llamado pareidolia (¡cuánto aprendemos en OcioZiencia!) por el que a partir de un detallito que vemos ya creemos percibir algo que conocemos. Bueno, en el caso del cosmos dichas siluetas los científicos las llaman, usando tecnicismos complejos, trompas de elefante.

 

 

Como si fuera el villano de la peli, no puedo resistirme a seguir contando mi plan. Es éste: en nuestro Especial presentaré trompas y figuras absurdas, y tenemos para rato. En cada una, al lado entre paréntesis os pondré su designación astronómica para que veáis que no es fruto de mi delirio con el Photoshop. Esa designación es como la matrícula y, al igual que en los automóviles, suele ser una letra y un número. La letra a menudo es la inicial del primer astrónomo que lo ve y se apunta el tanto (M por Messier, B por Barnard...) y el número es la forma de catalogarlo en la colección del citado astrónomo. Ah, si veis NGC no es por Norberto Guti Campillo sino por New General Catalogue, un recopilatorio de objetos del espacio profundo (casi todos galaxias). Uf, creo que lo he dicho todo, ¿seguimos? ¡O.K.! FaFres, a la constelación de Lira, y sin derrapes, que te conozco.

 

Nebulosa del Anillo (M57)

 

Empezamos con una de las nebulosas más famosas y brillantes que se conocen, observable en estas noches de verano si disponemos de un telecopio normal y corriente. Le voy a pedir al personal femenino que se tape los oídos un momento. ¿Ya? Vale. Chavales, si en una de esas citas estáis un poco nerviosos y a cada palabra que soltáis metéis la gamba, para impresionar a vuestra chorvi podéis optar por hacer algo diferente a lo que intenta el resto, que suele ser llevarla al huerto en vez de hacer una genialidad. ¿Un anillo de compromiso? Por favor, sed originales. En la velada en vez de eso le enseñáis esta nebulosa. Todo irá sobre ruedas (ya me devolveréis el favor, tranquilos).

 

 

En la hora H del día D soltáis esta frase: “para ti... en su centro no tiene joyas, tiene una estrella”. Lo sé, es un poco cursi, pero ya veréis, a las chicas les gustan esas cosas ;)

 

No obstante, y esto queda entre caballeros, pudiera ser que le estéis ofreciendo, en vez de un anillo, un donut revoleao. ¡Mantened la calma!, primero porque las mujeres no lo saben (¡no me digas!, ¿estudia Astronomía?) y segundo porque es cierto que la existencia de moléculas de H2 y CO en las cercanías sugiere que puede ser un toroide, pero en absoluto es seguro. Insisto, NO ES SEGURO. Por favor, chavales, ¿queréis hacer el favor de seguir escuchando... y dejar de temblar? Ejem. ¡Ya está, señoritas, podéis quitaros las manos de los oídos!

 

Como decía, se puede ver en noches de verano usando un telescopio común, aunque para encontrarla hace falta mucho talento. Vamos, el hombre que lo logre, sin duda debe gozar de cualidades admirables. Si alguna vez volvéis a ver esta nebulosa, no lo olvidéis, será en una ocasión más importante y especial que ésta, que ya es decir (¡hala, nenes, os lo he dejado en bandeja!).

 

Fijémonos. Situada a unos 2.000 años-luz, el azul de esta joya no es un ópalo sino gas de oxígeno ionizado, mientras que los contornos enrojecidos de toda ley se deben a la presencia de hidrógeno y nitrógeno ionizados. Posiblemente se trate del anillo más grande del universo, con un diámetro de unas 500 veces el del Sistema Solar, y ha oído la llamada de su dueño: se nos va aproximando a toda pastilla, a más de 60.000 km/h. Paradójicamente, en el cosmos esa velocidad no es gran cosa. Sin ir más lejos, FaFres le arrancaría las pegatinas al M57.

 

 

Supongo, tampoco es que tengas oídos, ¿no? Anda, tira pa’ la constelación del Dragón...

 

Nebulosa del Ojo de Gato (NGC 6543)

 

Amigos, si antes teníamos al Anillo, ahora tenemos a Sauron. El Señor de Mordor se nos muestra en forma de nebulosa de hidrógeno y helio, luciendo una de las estructuras más complejas que se han visto hasta ahora, debido a esos chorros de material, y a sus formas de arco.

 

 

La estrellita que vemos en el centro brilla unas 10.000 veces más que el Sol, y parece que a causa de un fuerte viento estelar está perdiendo masa a un ritmo acongojonante (¡uy, casi lo digo!). El material expulsado podría estar siendo disparado por una segunda estrella, sin embargo, no hay evidencias de que exista.

 

Ésta no es la única nebulosa con forma de ojito. Al igual que los anillos, hay varias más. Frodo debería andarse con cuidado porque Sauron se halla sobre la eclíptica del Sistema Solar, es decir, sobre el disco imaginario en el que están nuestros planetas y el Sol, vigilándonos...

 

FaFres, hora de ver cosas más graciosas: rumbo a la constelación de Norma.

 

Nebulosa de la Hormiga (Mz3)

 

Hay bichitos por todas partes. Yo soy uno, y conozco algunos más, je. Incluso a unos 3.000 años-luz los seguimos encontrando en una de las nebulosas bipolares más sorprendentes. No es fruto de su imaginación, lo que ven es una hormiguita. Dicho bichejo fue formado por un núcleo brillante que en realidad es una estrella. La estrella, que prácticamente es una bolita, está esculpiendo a la hormiga a medida que se va vaciando. Curioso.

 

 

Sé lo que estáis pensando: “¿por qué si la estrella es redonda el gas presenta la imagen de una hormiga... que no es redonda?” Os diré por qué, muchachos. Quizás sea por el magnetismo de la estrella, puede ser. Somos muy viejos para hacer hipótesis sobre insectos cósmicos. Pero es que ese magnetismo rebosa carisma, y en la construcción ayuda la alta velocidad con que el gas es expulsado. No me miréis así, ¡si os lanzasen a 1.000 kilómetros al segundo no sería raro que tuviéseis forma de hormiguita!

 

Vamos a seguir. FaFres, ¿me dejas conducirte? Gracias.

 

 

Estamos a unos 18.000 años-luz de casa, amigo, y parece que también bajo del mar, bajo del maaar...

 

Nebulosa Stingray (Hen 3-1357)

 

Eso que se ve por allí es la nebulosa “de la mantarraya”. Es pequeñaja, lo sé. Es más chiquitita que el resto, aunque eso supone unas 130 veces el tamaño del Sistema Solar. El que la mantarraya sea chiquitita no es algo casual, pues es la más joven de todas. Hace sólo 20 años desde que el gas que rodeaba a la moribunda estrella de su centro se empezó a calentar lo bastante como para brillar.

 

 

Entre la compleja estructura, que incluye un anillo y burbujas de amor y gas, tenemos en el núcleo una estrella que es binaria. Vale, lo repito: hay dos estrellas ahí. Si ves las dos estás en lo correcto, no te han echado nada en el batido.

 

Simpática, con chispa. Vayamos a la constelación de Ofiuco, sospecho que allí se encuentra la que será la nebulosa favorita de muchos de mis lectores.

 

Nebulosa Alas de Mariposa (M2-9)

 

El nombre más fresa no puede ser. Esta nebulosa bipolar está a unos 2.100 años-luz, y pertenece al mismo mundo que la Nebulosa de la Hormiga, esto es, de insectos colosales. Nuevamente tenemos una estrella binaria que, lamentablemente, está en su etapa final. Las dos estrellas (una gigante y la otra enana blanca) van esculpiendo la crisálida gaseosa. En cuanto a las alas, la mariposa las revolotea con un material emitido a más de 320 kilómetros al segundo, ahí es nada.

 

 

Qué bonita y grácil, eh. Dejadme que os comparta una reflexión muy personal, AL MENOS POR UNA VEZ, leches, que es mi sección y estamos de aniversario. Resulta que...

 

 

Resulta que siempre que en mis noches de bohemia he contemplado la M2-9 he sentido maravilla y nostalgia a la vez. Incluso ahora. Mariposa de sueño... te pareces a la palabra melancolía. Cuando la veo, siempre acabo preguntándome si acaso, paradójicamente, las estrellas son más bellas cuando mueren... :)

 

 

Gracias, cuatro ruedas, estoy bien. Venga, mete quinta, dejamos los bichitos. Vamos en busca de animales más grandes.

 

Nebulosa del Caballo (B33)

 

He aquí la más familiar de las nebulosas de absorción, ésas que son oscuras. Señores, les presento al noble corcel del universo:

 

 

¿Véis la cabeza del caballito? No es más que una oscura y fría nube de gas que resalta contra otra nube de gas, la brillante IC 434. ¿Pero en dónde está? Pues el bello animal va trotando por el sur de un extremo del Cinturón de Orión, ni más ni menos, a unos 1.500 años-luz. ¿Y eso os parece sorprendente? Je, je. Señores, esto es el cosmos, en cada esquina nos aguarda su majestuosidad... FaFres, marcha atrás, quiero una panorámica más general.

 

 

 

Gracias, amigo. Ahí las tenemos. ¿No las véis? Todo lo contrario, lo véis todo, pero no sabéis extraer la info. Queridos lectores, ahí tenemos una de las estrellas causantes de las radiaciones que dan forma al caballito. Es Zeta Orionis, más conocida como Alnitak, que como nick está chachi, ¿eh? Alnitak es una de las “tres Marías” del Cinturón de Orión. Las otras dos son Alnilam y Mintaka (en breve alguien se creará una cuenta con estos nombres). ¡Pues sí! El origen del caballo está en las estrellas del mítico cazador, como si lo fuese cabalgando... El color rosado/rojizo proviene de la recombinación de electrones con protones de átomos de hidrógeno. Pero dejémonos de químicas y limitémonos a observar. Nada dura por siempre: el caballo desaparecerá en unos pocos miles de años, cuando los movimientos de la nube alteren su apariencia...

 

Me estoy dando cuenta de que esta zona del cosmos es especial. FaFres, marcha atrás, un poco más.

 

 


Guau. Parece que el caballito no está solo, sino que transita unas praderas de remolinos de gas y filamentos de polvo que se han ido creando a lo largo de eones. Repito: eones, ¿entendéis eso? Ni los dioses recuerdan cuándo se originó esta maravilla, todo a base de vientos estelares y antiguas supernovas.

 

Pero si tenemos un caballito, y si tenemos cazadores mitológicos y dioses, entonces deberíamos tener un unicornio, ¿no os parece? Tal es así, y el descubrimiento de la criatura corresponde a alguien que me suena de algo...

 

FaFres, a la Trífida.

 

Nebulosa del Unicornio (Hamill 1)

 


Efectivamente, señores, esta nebulosa es mía. Bonita, ¿verdad? ¡Nooo, es muy bonita! Si desde ni se sabe el universo ha cautivado nuestra fantasía, sabía que por él debía galopar un unicornio. Aquí está. Lo encontré :)

 

Mi hallazgo está dentro de otra nebulosa, la Trífida, y al igual que la mayoría simplemente es un montón de chorros y pilares... Pero eso no es algo degradante, los pilares de polvo son como montañas interestelares. Todos están siendo erosionados poco a poco, el hecho de que resistan se debe a que son más densos que su entorno.

 

El cuernecito del unicornio, de casi un año-luz, es un enorme pilar de gas y polvo interrumpido por la orejita, que es un pilar más pequeño. En cuanto a los puntos rosas, son estrellas recién nacidas. ¡Resulta que junto a mi Unicornio hay una guardería estelar! La estrella cercana a la orejita está siendo lentamente despojada de su gas por la radiación de una estrella tremendamente brillante que en la imagen no la vemos, pero está más arriba. Cuando todo el gas y el polvo se evaporen, la fuente estelar de los chorros quedará al descubierto. Pero para eso queda una eternidad, antes el Unicornio echará a volar.

 

Yo... había pensando dedicarle a alguien este hermoso regalo de la Creación, incluso hacer unas llamadas y cambiarle la nomenclatura (Hamill 1), pero creo que lo voy a dejar así. Ya llegará el momento, si acaso.

 

Como decía, Porschecito, déjame conducirte. Volvemos a los océanos de la Nebulosa Stingray.

 

La Ballena (NGC 4631)

 

Una galaxia, para variar. En este caso una gran y hermosa galaxia espiral, que vista de canto parece una ballenita. Otros dicen que es un arenque cósmico, pero hacedme caso, es una galaxia. De hecho a NGC 4631 se le conoce como la Galaxia de la Ballena.

 

 

El cetáceo nada en la constelación de Canes Venatici, a unos 25 millones de años-luz, y en tamaño es similar a nuestra Vía Láctea, ahí es nada. En esta magnífica imagen, el polvo oscuro interestelar de la Ballena, su corazón amarillento y sus racimos de azuladas estrellas jóvenes son fáciles de distinguir (creo). Arriba de la ballenita va una compi, la pequeña galaxia elíptica NGC 4627.

 

Marcha atrás, FaFres, creo recordar que hay otra sorpresita en esta constelación...

 

El Palo de Hockey (NGC 4656)

 

En efecto, junto a la Galaxia de la Ballena y la NGC 4627 hay una tercera galaxia deformada que parece… ¡un palo de hockey! ¡Ahhh, ja,ja,ja!... ¡Ja! Coger este palito es el sueño de Pol Amat, fijo. Enorme NHL. La afición por este deporte va más allá de los U.S.A. por lo que se ve.

 

 

Todo cuanto existe tuvo un origen. En este caso, estas tres galaxias no están ahí por casualidad. Según las longitudes de onda del gas de cada una (ballenita, compi y palo de hockey), parece que en el pasado estuvieron juntas.

 

¿Estáis cansados? Vamos, ya queda poco. FaFres, a la Nebulosa del Águila, allí tenemos una visita obligada.

 

 

Pues sí, en el centro la tenemos.

 

El Hada de la Nebulosa del Águila (M16)

 

Junto a mi Unicornio (naturalmente), ésta será la prefe de mucha gente. Luego al final si queréis decís qué nebulosa/galaxia os gustó más, cuál os hizo más gracia, o incluso podéis recriminarme el pasearme por el cosmos sin escafandra. En fin, por excusas que no quede.

 

 

El Hada, que así se llama este trocito, es uno de los objetos astronómicos más reconocibles (¿la recordáis al comienzo de la peli Contact?):

 

 

Cuanto vemos es una ondulante torre de gas y polvo en la constelación de la Serpiente. La torre es enooooorme, mide algo más de dos veces la distancia que separa al Sol de Próxima Centauri, la estrella que tenemos más cercana. Aun con todo ese poderío, el Hada no durará por siempre, ya que está siendo erosionada por un torrente de luz ultravioleta que viene de estrellas próximas.

 

 

Pero las hadas son etéreas. Antes de que la varita caiga, de su centro habrán surgido más estrellas. Qué bonito. Lindo, muy lindo. Esas estrellas no surgen por arte de magia. No. Las estrellas nacen, crecen y mueren, como las personas. En este caso, dichas estrellas nacerán del gas caliente (se advierte en los filamentos superficiales) que comprime al gas frío.

 

 

Un momento. En cuanto a los colorines, el azul de la zona superior es oxígeno resplandeciente y el rojo de la región inferior es hidrógeno brillante. Pues bien, nuestra hada vuela a una distancia de 6.500 años-luz, y sigue sumando, porque se nos aleja a más de 60.000 km/h. Y la dejaremos que se vaya, pero, por estas cosas, no permitáis a los niños decir que las hadas no existen. Es un crimen, en la M16 hay una.

 

Ya está. FaFres, tú dirás.

 

 

¿QUÉ? ¿ESTÁS TONTO? Intenta recuperarlo con la memoria auxiliar, al lío.

 

 

Mmmm... No. ¿Y tú?

 

 

Sí, hijo, sí. Espera, ese botón que parpadea, déjame ver.

 

 

¿Eh?

 

 

Ya, ya veo.

 

 

Uf, quítalo. Vamos, radio en posición on. Si alguien recibe este mensaje, soy Luc Hamill, y no estoy loco. Yo y mi coche andamos en alguna zona del cosmos cercana a la constelación de la Serp...

 

 

¡Oé, quítalo ya! ... Decía, estoy con mi coche en la constelación de la Serpiente. Nos hemos perdido. Pedimos rescate urgente. Tenemos aire para... ¿para cuánto tiempo, nene?

 

 

Para un día. Queremos volver a la Tierra, y de una pieza. Gracias.

 

Envíalo, majo. Uf, al resto: papá, mamá, os quiero. Lo que hay en la cajita fuerte no es mío, se lo guardo a mi amigo Jolly. Vale, es mío, pero sólo lo tengo por curiosidad. A mis queridos lectores, no sé si habrá siguiente entrega. Si no la hay, fue un placer. Os pido un favor pequeñito, hacedlo porfa. Ya que habéis clickeado para leer esto, hacedlo ahora abajo para dejar un mensajito. Ale, todo el mundo, eh, TODOS, porfa, sin excepciones, y sólo una vez por persona, animal o cosa. Venga, ya os diré por qué os lo pido, si es que sigo vivo. Oye, FaFres, ¿eso de la guantera es lo que parece?

 

 

Pues, no pensé que en una situación tan crítica como ésta lo haría, pero voy a abrir un coco xD

 

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Bueno, pues yo por aquí estoy presente. Me ha gustado mucho la entrega. Algunas imágenes son francamente impresionantes. De todas formas, me surge una duda. ¿De dónde sale la coloración de las mismas? Porque no han sido tomadas con telescopios ópticos, ¿no?

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Executor Cid
Executor Cid
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2009
Puntos: 1770

Salve:

Aquí está el mensaje que pidió, Don Hamill. XD

En Taro Adun

"Non nobis, Domine, non nobis; sed Nomini tuo da gloriam."

Milites Christi Templi (Salmos 115, 1)

Imagen de DarkReaper
DarkReaper
Desconectado
Poblador desde: 18/02/2009
Puntos: 108

madre.....

a mi esto del cosmos me viene grande...

podras explicar que es una nebulosa? siento ser tan paleto XD pero no tengo muy claro si als nebulosas estan dentro de las galaxias, vagan por libre o son un "proyecto" de sistema solar con sus planetillas y satelites.

hasta el proximo articulo!

PD: que conste que yo leo tus articulos, pero no siempre pongo preguntas porque no se me ocurren, debo ser una mente tranquila...o dormida segun mi madre XD

no hay camino para la paz, la paz es el camino

Imagen de _Pilpintu_
_Pilpintu_
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2908

¿Y el 2.0?!!!! ehhh ???

...(...) "y porque era el alma mía, alma de las mariposas" R.D.

 OcioZero · Condiciones de uso