Nueva York para principiantes

Imagen de virgensuicida

Cómo perder amigos y alienar a la gente

Nueva York para principantes es una de las sorpresas gratas de la cartelera de verano, llena siempre de superproducciones algo decepcionantes -como la última de Harry Potter- y de comedias con poca chicha, como La proposición, aunque ésta funcione bastante bien si no se le piden peras al olmo. Pero la película de la que ahora hablo tiene “un algo más”, como promete su divertido título original How to Lose Friends & Alienate People, que yo he utilizado para coronar mi artículo, a pesar de que a la distribuidora española no le pareciese lo suficientemente bueno. Éste es un viejo debate.

 

El guión de la película sobre la que escribo ahora es de los más chispeantes que he visto últimamente, aunque la historia no pierde un marcado tono clásico que la convierte en entrañable e impide que caiga por el lado del chiste fácil.

 

Trata de un joven inglés no muy agraciado y con peculiar sentido del humor que dirige una revista ácida e independiente y que es contratado para trabajar en una gran revista de Nueva York. Allí tendrá que plantearse si entra en el juego de los poderosos o sigue fiel a sus principios.

 

El cásting es buenísimo: enorme Simon Pegg, tanto en las partes graciosas como en las emotivas. Hacía tiempo que no veía a un protagonista masculino tan carismático en una comedia. Kirsten Dunst brilla con luz propia, como suele, y el reparto queda redondo con la participación de Gillian Anderson (¿dónde se había metido esta mujer?) y un hilarante Jeff Bridges.

 

Si bien la historia es una comedia de amor “típica”, por así decir, ya que sigue el clásico esquema de dichas películas, los gags pasados de rosca y un trasfondo crítico hacia el mundillo del periodismo del famoseo convierten Nueva York para principiantes en una experiencia muy refrescante.

 

Como se ha comentado mucho, este nuevo film recuerda bastante a El diablo viste de Prada. En ambas aparece una revista sospechosamente parecida a Vogue, hay jefes bordes y excéntricos y un protagonista que en un principio quiere entrar al trapo de la gente VIP y que después acaba redimiéndose. Sin embargo, la película de Meryl Streep y Anne Hathaway proporcionaba menos buenos momentos al espectador, aunque tenía más glamour y parecido nivel de mala leche.

 

El ritmo ágil de Nueva York para principiantes es uno de los puntos fuertes de la película, que no se pierde en rodeos y presentaciones, cosa frecuente en esta clase de propuestas. Cabe mencionar también su estupenda banda sonora.

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

Nah, ftemplar, no sale. Pero, aún así, la película es muy recomendable. No se sale del esquema clásico, pero lo colorea con detalles francamente inteligentes, por un lado, y cómicos-al-estilo-Simon-Pegg, por otro. 

Eso sí, Arma Fatal sólo hay una, cuidado ;-)

PD: buena crítica, Mrs. Suicida

 OcioZero · Condiciones de uso