Tripas rotas y frías II

Imagen de Capitán Canalla

Módulo para Dark Heresy participante en el I concurso Warhammer 4OZ

Noche en el frío

 

Inevitablemente el frío termina siendo algo demasiado espantoso cuando cae la noche y los acólitos buscarán donde refugiarse. El mejor sitios es una de las torres de seguridad. Estos edificios son especialmente robustos y resistentes al frío debido a sus motores autónomos de calor; evidentemente, hay varios muertos dentro, los pobres adeptos que se pasaban los largos inviernos cuidando de su sector del camino.

 

La torre tiene dos puertas de acceso que se pueden bloquear y un par de ventanas blindadas, una habitación con cuatro camastros, una cocina con comida deshidratada y agua, un pequeño taller con vehículos y equipamiento de reparación civiles. También hay una pequeña armería con diez escopetas correderas, munición (la que necesiten los jugadores pero sin pasarse, no es plan hacérselo pasar del todo mal) y una enfermería bastante bien equipada.

 

Esa misma noche Xajun Vanner enviará un escuadrón de cinco soldados de su escuadrón de la Muerte para capturar o matar a los acólitos montados en un cutter sin artillar (tirada fácil de Percepción para detectarlos, difícil si están dormidos). Entrarán a saco en la torre volando las puertas con explosivos luciendo orgullosos el emblema de la Inquisición.

 

Atacarán sin dar cuartel pero huirán cuando solo queden dos. Si son capturados revelarán más bien poco; bajo tortura, que la señora vive en el mismo cuerpo de la Colmena.

 

La 4º Cúpula y el juego del Ahorcado

 

La zona de la 4º Cúpula está hecha polvo. El antiguo centro comercial de la Colmena ha perdido su techo de vidrimento completamente, y la nieve lo recubre todo. Docenas de muertos recorren sus calles y avenidas, mucho más lentos que los anteriormente vistos por el frío. Muchos visten ricos ropajes de cama ya que murieron estando encamados, otros están directamente desnudos. Les cuesta reaccionar al ver a los acólitos. En algunos lugares hay postes consumidos por llamas. Una tirada de Saber Popular (Credo Imperial) Moderada revelará que son parte esencial del credo fanático de los Redencionistas.

 

Hay tres lugares de interés señalados en el mapa.

 

-Censo Calir: El mapa que tienen de la 4º Cúpula indica que en el edificio del Censo Calir está anotada la dirección de todos y cada de los habitantes de la cúpula. El censo es un edificio bastante hermoso, gótico, alto, con cinco muertos recorriendo estúpidamente sus pasadizos. Cualquier computadora dará la dirección de Malali tras una tirada Fácil de Competencia Tecnológica.

 

El pequeño bloque donde está la residencia del individuo en cuestión está cerca del Censo. Se trata de un edificio de mármol rojo bastante feo recubierto de nieve donde, como no, hay 2D10 muertos caminando sin rumbo. La puerta del piso está cerrada, pero una tirada Fácil de Seguridad permitirá abrirlo; otra Moderada de Fuerza permitirá tirarla abajo, atrayendo a algunos cadáveres.

 

Dentro de la habitación se encuentra Malali, quien se ha quitado la vida ahorcándose. Eso se deduce por la horca que hay en el techo y no por el cuerpo que se encuentra tirado en el suelo junto a la cabeza en un avanzadísimo estado de descomposición. Una tirada Facil de Medicae indicará que murió hace casi un año.

 

El hogar del difunto es pequeño: una habitación (donde hay escondida una espada sierra, ropa de distintos ordos de Adeptos, un bolter y un comunicador), un baño, una cocina (repleta de raciones de combate) y un pequeño despacho donde se encuentra la información que andan buscando los acólitos: los diarios de Malali.

 

Una tirada Difícil de Buscar pondrá en manos de los personajes casi veinte papiros en diarios que tardarán toda una hora en leer por la complicada de la ortografía del difunto. El resumen es el siguiente.

 

“Malali era un acólito inquisitorial al servicio de un miembro del Ordo Xenos llamado Xajun Vanner cuya misión era infiltrarse entre el alto cuerpo productivo de las Granjas Hostiles e introducir como fuese en la cadena de producción un “brebaje” producido por la Inquisidora, y eliminar a todo el que descubriese la auténtica fuente de éste. Este producto al parecer estaba ideado para suprimir ciertos comportamientos poco deseables en la población imperial. Malali recogía el producto en los almacenes de la Zona B12 Columna de la Colmena, en el almacén Primus Vega.

 

Por supuesto el resultado fue el ya conocido: la población empezó a enfermar para luego resucitar como abominaciones. Malali no pudo con el sentimiento de culpa y se quitó la vida.

 

Los últimos papiros están llenos de insultos dirigidos a su señora a quien tacha de blasfema, herética, y ruegos al Emperador para que le perdone.”

 

 

-Torre de Comunicaciones Xint 8: una vieja torre de comunicaciones de uso militar abandonada hace mucho, en teoría aún operativa y localizada a una hora del Censo Calir. El Inquisidor ha anotado al lado de la descripción una nota:

 

“Cuando descubráis quién o qué ha provocado esta desgracia, entrad en contacto conmigo. Frecuencia Bermellon 09.47. El Emperador provee.”

 

El problema que se plantea es que la torre está habitada por un grupo de supervivientes, adeptos al culto de la Redención, que creen estar viviendo el periodo de la Purificación Final, y están encantados.

 

La reacción hacia los Acólitos depende de si tienen psíquicos o tecnosacerdotes. Si es así, la reacción será bastante agresiva: uno es un mutante abominable y el otro un hereje. Una tirada Difícil de Carisma hará que sean algo menos hostiles. En caso de que no haya ni uno ni otro recibirán a los heraldos de la Inquisición con entusiasmo y buscarán convertirlos en redencionistas mientras los conducen ante el líder del grupo, una mujer menuda con el cuerpo totalmente quemado llamada Kalypsia.

 

Kalypsia está loca. Ha recorrido durante un año tres Cúpulas de la Colmena recuperando supervivientes, purificando a los no muertos y ejecutando a los herejes que no se quieren convertir. No está tan enferma como para agredir a los Acólitos de un Inquisidor, pero los quiere fuera, no tolerará que infecten con ideas ajenas a la Redención a “sus” fieles.

 

De todos modos, una tirada de Intimidar o de Carisma Difícil hará que se la convenza para proporcionar acceso a la sala de comunicaciones. Si se consiguen dos grados de éxito estará dispuesta a que tres de sus seguidores les acompañen.

 

La conversación con el Inquisidor (o uno de sus acólitos de mayor rango) dependerá evidentemente de cómo sea éste; cada Inquisidor es un mundo. De todos modos se mostrará preocupado si entre la información que se le proporciona está lo relativo a Xajun. Elogiará a los Acólitos por no perder la Fe en Él durante esta dura prueba y les ordenará encontrar el Supreiaton de la Colmena, un inmenso Espíritu Máquina encargado de bloquear la Colmena.

 

Luego él se encargará personalmente de ajusticiar a la Inquisidora díscola a quien declara Diabolus una vez todos los accesos estén abiertos. Luego la comunicación se cortará.

 

-Bastión de la FDP: en medio de la Cúpula, a unas dos horas de la torre de comunicación, hay un edificio de unos quince metros de altura y cien de largo donde estaba localizada la “cabeza” de la FDP (Fuerza de Defensa Planetaria). El edificio está medio derruido, le cayó encima de su ala oeste una gran viga de la Cúpula. Pero la sección este sigue en buen estado.

 

De momento.

 

Los primeros 4 pisos están llenos de barracones abandonados donde aún rondan una docena de muertos, algunos con armaduras de la FDP (equivalentes a las de la GI) y otros con jirones de ropa. Hay algunos rifles laser tirados en el suelo con las baterías a medio cargar.

 

En el último piso hay una puerta acorazada que se puede abrir con la tirada de Seguridad Difícil, dentro hay comida deshidratada en lata, agua purificada, camas, un baño… y el cadáver de un idiota que se metió dentro sin un abrelatas.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

La aventura se pone cada vez mejor. El encuentro con los supervivientes tiene que ser un magnífico punto de inflexión. Muy buen trabajo, Capitán.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso