Debate sobre el capitalismo: La difícil alternativa anticapitalista

7 posts / 0 nuevo(s)
Ir al último post
Imagen de Razamanaz
Razamanaz
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1702

JOSÉ A. GONÁLEZ CASANOVA

La crisis actual ha confirmado el sentimiento y el afán de millones de seres para que desaparezca de una vez el sistema capitalista, basado desde su origen en la injusta explotación del trabajo humano, el ansia de lucro ilimitado y el expolio destructor de los bienes de la Tierra. El daño que está haciendo a la humanidad y a la naturaleza comienza a ser irreversible y casi tan amenazante como una guerra nuclear. Las alternativas históricas que propugnaban la llamada “revolución social” fracasaron en su combate, debido a la represión de dictaduras reaccionarias –inducidas y sufragadas por el capital–, o a la forzada y astuta “cohesión social” que este supo crear mediante una socialdemocracia manipulada, dividiendo y comprando a las clases trabajadoras con el señuelo del bienestar tras siglos de miseria y, sobre todo, inyectando en toda la ciudadanía como “pensamiento único” su materialismo, su ética individualista y su ideología conservadora. Esto convirtió a los revolucionarios en “profetas desarmados”. Dos siglos de luchas, sacrificios y muertes
parecían perdidos.

Con el ascenso político del liberalismo neocon, la caída del imperio soviético y el nuevo imperialismo globalizador, se auguraba nada menos que el fin de la Historia. La economía capitalista respondería a la verdad matemática de una ciencia natural, que, siempre a la larga, se acabaría imponiendo a las mentes sensatas por ser la única en dar riqueza y felicidad a todos los habitantes de la tierra. Sin embargo, la radical crisis presente le ha dado la razón a más de media humanidad y a todos cuantos en el pasado –pensadores, políticos dirigentes obreros–, ya habían diagnosticado la naturaleza irracional, injusta y a menudo criminal de un sistema histórico ya sin futuro en una sociedad de personas libres e iguales, democrática, solidaria y deseosa de la paz perpetua entre los pueblos.
Pero la oligarquía global capitalista es una dictadura que no se rinde fácilmente. Promete refundarse y chantajea a los Estados con el síndrome de Sansón: si los Gobiernos democráticos, en vez de apoyarla y sustentarla, derriban los pilares de su poderoso templo de mercaderes corruptos, las ruinas de su techo aplastarán a los ciudadanos. Por tanto, todo proyecto de sustituir el sistema imperante de forma pacífica y democrática, si bien radical, ha de contar con tal amenaza y tener muy claros los datos del problema mundial planteado.

Ante todo no debe olvidarse que ya no hay más soluciones económicas eficientes que las aplicadas por una acción política que recoja, aglutine, dirija y conserve la indudable fuerza social anticapitalista existente en todo el mundo. Pero dicha fuerza política ha de movilizar a una población todavía resignada, apática, temerosa e insolidaria, la cual, por ser víctima del sistema, carece de cultura suficiente para tener conciencia de una participación democrática combativa.
Por otro lado, ya no cabe el “socialismo en un solo país”, y los Estados, sin un acuerdo internacional revolucionario, no pueden combatir a la mafia sin fronteras: tanto a la dictadura oligárquica financiera, más o menos legal, como a la “economía criminal” que mueve billones en todo el planeta. Sólo una ONU renovada y democratizada podría ser el embrión de una gobernanza global. Por ahora, el gran promotor de la protesta anticapitalista, el Foro Social Mundial, es la única alternativa, pero aún carece de unidad en una acción política influyente y eficaz.

Ante tanta dificultad, cabe el pesimismo, pero eso supone ignorar que la crisis actual se gestó hace 20 años y que el sistema ya ha iniciado su suicidio por éxito y también la futura alternativa social, política y económica. En Sudamérica, por ejemplo, la carencia de gobiernos que gobernaran de verdad ha obligado a sustituir su inacción social por comunidades de base autogestionadas, en la línea de la breve experiencia anarquista catalana de 1936 (sin sus excesos), que inspiró al comunismo yugoslavo entre 1945 y l970. Y es que el Estado hace tiempo que también sufre una profunda crisis por falta de confianza ciudadana y su dependencia del capitalismo mundial.

Los partidos políticos de izquierda pierden votantes, desencantados y hartos y, si no son ellos los que se refundan radicalmente, desaparecerán del mapa. Queda la esperanza de los movimientos sociales (ecologismo, pacifismo, feminismo), mas deben organizarse políticamente para compensar la tentación populista-fascista de las masas fomentada por el capital, como hizo tras la crisis norteamericana del 29.
La urgente tarea de presentar una alternativa positiva al capitalismo es harto difícil, pero no imposible. La utopía ya no carece de lugar (topos). Se practica hoy por la acción de muchos “viejos topos” que horadan los cimientos del sistema y abren las brechas por donde, como decía Walter Benjamin, pueda penetrar la esperanza mesiánica y “la energía revolucionaria de lo nuevo”.

José A. González Casanova es Catedrático de Derecho Constitucional y escritor

 

"Me he buscado a mi mismo"

Imagen de natxo
natxo (no verificado)

Buah, hay mucho por discutir y destripar del texto. Resalto la cita de Walter Benjamin, un valor moral inexcusable para todo movimiento de izquierdas.

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

...desde qe comencé a leer el artículo me pareció harto sesgado. Trata a las alternativas sociales como de profecías mediáticas y emancipadoras del pueblo, y sataniza al capitalismo completo, cuando no todas las medidas socialistas son buenas y no todas las capitalistas son malas. Pese a qien le pese, la alternativa al capitalismo tiene qe salir del mismo capitalismo. Cualqier giro radical en la política capitalista significaría el colapso de todos los mercados y un regreso a cero de la actividad económica tal como la conocemos. Lo qe dice el artículo de los lobbies comerciales es bastante cierto... irreal o surrealista, pero cierto. Nuestro estado actual (el occidental) se basa en la realidad del dinero, qe aún cuando sea inexistente o falto de realismo, es imperante, y no se puede hacer simplemente como qe los mercados no existen.

...el capitalismo tiene qe tornarse socialista y ser responsable y promover la autosustentación de los peqeños mercados, si lo qe se desea es qe sigan existiendo peqeños sectores económicamente solventes. La única manera de detener las crisis monstruosas cíclicas es el estop a la explotación desmedida e inescrupulosa de los recursos materiales y humanos, el principal culpable de las grandes fluctuaciones en la relación oferta-demanda. Emprender medidas socialistas no garantiza qe la explotación se detendrá, y si se sigue por la misma vía qe se ha seguido con el libremercadeo, terminaremos especulando con nuestras vidas mismas.

Imagen de Ricky
Ricky
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 10851

Harto sesgado es quedarse corto...

Pero me has quitado de la boca lo de que socializar todo frenará la explotación del Medio Ambiente. Si el poder político tiene ya facultades suficientes para evitar los daños ecológicos, y no lo hacen... ¿qué lleva a pensar que con más poder lo van a hacer?

Siempre que sale el tema, saco a luz el mismo argumento: Si ya el Estado no es capaz de asumir la dirección de menos de la mitad de la economía de forma eficiente (en España está en torno al 40% del PIB) ¿en base a qué se cree alguien que podría hacerlo con el 100%?

El problema de la economía es que la existencia de economías de escala hace que el tamaño óptimo sea muy grande (he ahí la gran fuerza de China), mientras que la gestión política ha demostrado ser inoperante a un tamaño tan grande, al menos hasta ahora (he ahí la causa del colapso de la U.R.S.S.).

 

Imagen de chankros
chankros
Desconectado
Poblador desde: 17/02/2009
Puntos: 139

???????????? El colapso de los mercados??? pero estos son actualmente inexistentes  a partir de los 90's los mercados son pura especulación es aire con lo que se comercia en la actualidad  y realmente piensas que el sistema va a permitir un reforzamiento del pacto social , si con planes como los de bolonia y la privatización en masa que apenas esta afectando a Europa se demuestra el nulo interés en generar una convergencia entre la sociedad , pero claro si los de abajo lanzamos piedras somos los "violentos"

 

El articulo me parece mal estructurado y fácil de hace pedazos con algunos argumentos.

Obreros del mundo , busquen en lo mas profundo de su alma y encontraran la respuesta.

Nestor Makhno

Imagen de Razamanaz
Razamanaz
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1702

A mi me gustó el artículo. No aporta nada extraordinario al debate, pero realiza una mirada crítica que es bastante oportuna en un debate en el que los ciudadanos de a pie cada día escuchamos una cosa. Cosa que a la larga te cansa, cabrea y/o exaspera.

Vale, será hiperbólico decir que millones de personas están cansadas de capitalismo, pero por lo demás no veo tanto sesgo. Por otra parte, estamos hablando de un articulo de opinión...

"Me he buscado a mi mismo"

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

???????????? El colapso de los mercados??? pero estos son actualmente inexistentes  a partir de los 90's los mercados son pura especulación es aire con lo que se comercia en la actualidad

...seguiría usando de manera más adecuada la palabra "irreal", mas no "inexistente". Los mercados se han ido estructurando de manera muy similar al jenga: sacrificando las bases para obtener más altura a consta de un colapso inevitable. Las bases son conceptos y valores muy subjetivos, casi todos ellos dedicados a aumentar la riqeza de manera cíclica, mientras qe el grosso se compone de todos los índices industriales alcanzados gracias al despieze de las bases en pos de aumentar el tamaño mediante apalancamientos monstruosos; inversiones riesgosas, pronósticos apresurados, juego de la ruleta rusa con las producciones mundiales futuras, etc. Sin embargo eso no significa qe no existan dichos mercados. Existen, sí, y su latencia afecta a todos los niveles de la sociedad e, incluso, a medios ambientes en donde ni siqiera habita el hombre. Puedes palparlo en objetos materiales como la vestimenta o un automovil, y sentirlo en fenómenos sociales como la globalización.

...el otro día estaba jugando un puzzle en una página, qe me pareció una comparación bastante acorde al libre mercado: el juego se llama 99 bricks y es una versión de tetris pero en la cual debes alcanzar la mayor altura posible aún cuando tu torre de piezas se tambalee y termine colapsando. No importa qe tu torre se vaya al suelo y qede en ceros, ya qe habrás logrado un score descente.

...cualqier parecido con la realidad es mera coincidencia. :)

 OcioZero · Condiciones de uso