Jackie Chan’s Action Kung-Fu

Imagen de linton

Allá por el año 1990 apareció un juego bastante bizarro para la NES con Jackie Chan como protagonista, éste que os presentamos.

 

Por aquel entonces el bueno de Jackie ya había protagonizado un sinfín de películas, y se ve que era ya lo bastante conocido y tenía el suficiente tirón como para protagonizar un juego. A veces los juegos basados en algo o alguien solían ser un poco decepcionantes, pero realmente éste no es el caso, porque el juego es bastante divertido.

 

La historia comienza con Jackie Chan paseando tranquilamente con su hermana, cuando se encuentran con un villano suspendido en el aire que ataca a nuestro protagonista con un rayo y la hermana de Jackie desaparece, por lo que se deduce que el malvado de la función se la ha llevado y lógicamente deberemos enfrentarnos a él y sus secuaces para rescatarla.

 

A partir de ahí, comienza la aventura con un Jackie Chan muy enfadado haciendo una patada giratoria.

Jugabilidad

 

Por si había alguna duda, nosotros controlaremos a Jackie Chan, y básicamente lo que tendremos que hacer es repartir estopa a diestro y siniestro a todo lo que se mueva. Se trata de un juego de scroll lateral, aunque a veces también pasa a ser vertical. Al comienzo, y después de cada una de las cinco fases, veremos un pergamino que se despliega y en el que nos encontraremos un mapa con el trazado que nos queda para llegar hasta la fase final. Ahí ya vemos que tendremos que atravesar ríos, puentes, palacios y montañas hasta alcanzar nuestro objetivo.

 

A lo largo del periplo, nos encontraremos todo tipo de enemigos, bastante raros por norma general, porque si bien nos enfrentaremos a guerreros con espadas y otro tipo de armas, por el camino nos atacarán otros menos esperados a priori, tales como peces asesinos, monos locos, pajarracos, una especie de caracolas, tortugas kamikazes, demonios variados, luchadores cabezones y toda una serie de engendros varios que resultan un conjunto bastante surrealista y le dan al juego un tono frívolo y un poco de cachondeo, pero que tampoco hace que se resienta por eso. Quizá sabiendo que el cine de Jackie Chan es en tono de comedia, tampoco se trataba de hacer una cosa excesivamente seria.

 

El manejo de nuestro protagonista no es demasiado difícil, y tiene bastantes posibilidades para un juego de esta época. Así, con el botón de disparo Jackie dará un puñetazo, suficiente para acabar con la mayoría de enemigos, con el botón de salto conseguiremos saltar pero podremos controlar la longitud del mismo soltando el botón antes o después, e incluso cuando estemos en el aire podremos echarnos atrás y recular, opciones todas bastante útiles a lo largo del juego. También pulsando disparo mientras estamos en el aire, podremos dar una patada voladora y también al agacharnos podemos dar una patada baja. Éstos son los golpes estándar, pero no son los únicos.

Si mantenemos pulsado un par de segundos el botón del puñetazo, Jackie lanzará una especie de magia que tiene un poder que equivale a tres golpes normales. El problema de esta magia es que está limitada a cinco usos. Pero todavía hay algo más. Nuestro jugador todavía puede ejecutar una serie de movimientos especiales (pulsando arriba + disparo) que son realmente útiles para acabar con los jefes finales de cada fase. Estos golpes especiales son cuatro, todos bastante espectaculares: patada de 180º, patada de 360º, ataque tornado (en el que Jackie se tirará hacia el oponente haciendo una serie de volteretas en el aire) y ataque vertical (en el que Jackie dará una patada de abajo hacia arriba). Estos golpes especiales también están limitados a varios usos, que van de 5 a 9, dependiendo del tipo de ataque y su fuerza. A mayor poder de ataque, menos usos disponibles. Para conseguir uno de estos golpes, así como para aumentar algún punto nuestro nivel de vida, a lo largo del camino nos aparecerán unas ranas saltarinas a las que deberemos dar un mamporro para obtener el premio.

 

A medida que vamos eliminando enemigos, recibiremos una bola de cristal por cada enemigo liquidado. No todos contienen bola, pero sí la mayoría. En la pantalla aparece un marcador para saber cuántas hemos recogido, y al llegar a treinta se nos llenará al máximo el nivel de vida y el número de magias. También en algunos puntos del juego nos encontraremos unas campanas, que al tocarlas entraremos en una fase bonus. Entonces montaremos en una nube mágica voladora e iremos a superar una prueba con nuestro maestro, que es calvo y con barba blanca, como casi siempre en estos casos. En las fases bonus tendremos que eliminar enemigos o saltar de nube en nube u otro tipo de prueba más bien de habilidad. Cuanto mejor lo hagamos, más puntos y mejor premio (en forma de continuaciones y magias) recibiremos.

 

En el juego sólo disponemos de una vida, pero cinco continuaciones, que se podrán incrementar por los métodos antes mencionados. Pero una vez cogido el ritmo al juego, se antojan suficientes para poder terminarlo con éxito.

Gráficos

 

Lo cierto es que si nos encontráramos en la primera pantalla del juego sin saber el título del mismo, sería imposible imaginarnos que estamos manejando a Jackie Chan, pues nada hace pensarlo, ni el muñeco se parece especialmente a él ni nada del entorno nos lo recuerda. El diseño de Jackie tira un poco hacia el aspecto manga, con ojos grandes y demás, y bastante cabezón. Los enemigos, como ya hemos comentado, son bastante surrealistas, aunque el entorno que nos rodea es más bien “real”, aunque a veces se repite una y otra vez el mismo fondo, de la misma forma que pasaba en Los Fruittis y en general en las inefables series infantiles de D’Ocon Films. Lo mejor es que los gráficos están realmente bien, los muñecos son muy grandes y todo tiene una claridad y un detalle bastante interesante para lo que había por aquel entonces.

 

Hay otra versión para PC de este mismo juego en el que la apariencia cambia bastante, cada plataforma tenía sus señas de identidad, y se nota al verlo que es para ordenador, aunque la esencia del juego sea la misma.

 

Musica y sonido

 

Como en muchos de los juegos de la NES, la música es parte fundamental y la banda sonora está muy cuidada. En cada fase hay un tema diferente, pero todos muy pegadizos y que acompañan perfectamente a los movimientos del jugador. En las fases en las que tenemos que darnos prisa, la música acelera su ritmo y acompasa bastante lo que sucede en la pantalla. Cuando nos enfrentamos a los jefes de fase la música es la misma en todas ellas, pero es realmente buena. El sonido no destaca tanto, hay muchos que se repiten, y cuando eliminamos a un enemigo suena más bien a explosión, pero tampoco desentonan y ya decimos que no son especialmente brillantes pero tampoco quedan mal.

Conclusión

 

Es un juego muy divertido y muy completo, más que nada porque contiene diferentes modalidades y mezcla fases de acción con otras de habilidad y otras en las que deberemos ser más rápidos que otra cosa sino queremos terminar antes de tiempo. Tampoco es demasiado difícil, con un poco de maña no tardaremos en completarlo. Tiene pocas fases pero éstas son bastante largas, y tiene una duración adecuada. Además, los jefes de fase están muy conseguidos, son muy originales y es una gozada enfrentarse a ellos. Tampoco son muy difíciles y no requerirán que les demos demasiados golpes, aunque esto tampoco es especialmente bueno. Pero en definitiva es un buen juego de la NES, no demasiado conocido, pero que merece la pena. Y además no hace falta haberse visto antes las pelis de Jackie Chan, lo que siempre se agradece.

 

 

Desarrolladora: Hudson Soft

Distribuidora: Nintendo

Lo mejor: Los gráficos y pelear con los jefes de fase

Lo peor: Que el protagonista no se parece a Jackie Chan ni en el blanco de los ojos

Resumen: Juego de la NES basado en el actor Jackie Chan y que mezcla muy acertadamente acción y habilidad.

Nota: 82

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195154

Demonios, desde luego los juegos eran otra cosa en aquellos tiempos. Qué nostalgia. Muy bueno lo del parecido

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso