Mi primera casa para Mordheim

Imagen de Destripacuentos

Paso a paso de la creación de mi primera escenografía para este juego de escaramuzas en el universo de Warhammer Fantasy. Es la primera vez que he abordado algo de esta talla y estoy medianamente orgulloso del resultado. Y si yo he sido capaz de montar esto en una tarde, cualquiera puede hacerlo... y mejor.

Hacía tiempo que me rondaba la idea por la cabeza. Tenía un montón de material “útil” después de la última mudanza y la motivación necesaria para abordar el proyecto. El empujón definitivo me lo dio, junto con algunas ideas, el artículo Escenografía para Mordheim de gabrielmdh. Desde luego, no me ha quedado tan mono como cabía esperar, pero es un comienzo. Voy a presentaros paso a paso lo que he ido haciendo hasta el resultado final por si alguno se anima a hacer lo propio o a brindarme algunos consejos.

Materiales

 

El grueso del material básico lo suministró el culpable directo de que me metiera en este lío: un escurridor de cubiertos de IKEA formado por listones de madera cuya talla correspondía a la perfección a lo que sería una viga para una miniatura tipo Warhammer. El primer paso fue desmontarlo, para lo que no necesité ni destornillador para hacer palanca, pues estaba bastante atacado por la humedad. Con unos alicates quité algunos clavos, pero no todos, pues pretendo usarlos para añadir algunos detalles más adelante.

 

Además, me agencié dos buenos trozos de cartón grueso (las solapas de una caja), corcho blanco (ese compuesto de bolas prensadas), y con cola para cartón y adhesivo universal y una buena cuchilla de modelismo, ya estaba listo para la batalla.

La estructura básica

 

Mi idea era conseguir una construcción que sirviera como módulo transportable, por lo que la monté en una plancha de cartón. Para la estructura básica creé una fachada pegando un listón largo como base del porche y erigiendo cuatro vigas verticales, que sostendrían el balcón. Para el suelo del porche utilicé el corcho blanco, que tuve que cortar para reducir su espesor.

 

Dos vigas pequeñas en la base sirvieron para medir la profundidad de la casa. No tomé medidas exactas para reflejar ese aspecto algo caótico de las casas medievales y el estado de ruina. Para fijar el corcho blanco me valí únicamente del resto de los elementos: la cola se come este material, así que prefería no arriesgarme a pegarlo y no quería clavos traidores bajo el mismo.

La fachada

 

El cartón grueso sirvió para la fachada. Lo fui pegando con cianocrilato, por aquello de matar moscas a cañonazos. Mi idea es cubrirlo luego con alguna textura de piedra imprimida, pero todavía tengo que encontrarla. Le añadí un listón de madera largo a la altura del balcón para que sirviera de base al mismo. También practiqué una hendidura a modo de pórtico, como si hubieran tirado abajo una puerta de medio punto. Todavía tengo que caracterizar la abertura, pero, al menos, a efecto de juego ya está allí.

La balconada

 

Como en Mordheim resulta interesante combatir a varios niveles, mi objetivo era crear una balconada cómoda para situar miniaturas. En principio había pensado conectarla a una torre (me encanta la forma de los “corazones” de los rollos de papel de cocina), pero al final no he resuelto cómo hacer la escalera descendente, por lo que ha quedado, simplemente, como un pasaje elevado.

La estructura reposa sobre listones de madera pegados entre sí y al cartón de la fachada. En ocasiones utilicé directamente los clavos de las vigas. La parte superior de la fachada la embellecí con unos listones acoplados con las puntas y sobre ellos pegué una techumbre de cartón. Éste, con su forma de tejas, lo fabriqué como se comentaba en el artículo Escenografía para Mordheim, arrancando una de las dos capaz de cartón plano para dejar al descubierto el corrugado. El efecto “sucio” me gusta y he decidido dejarlo como está, como si hubiera acumulado tierra y suciedad entre las tejas. Eso sí, creo que recortaré algún trozo para dar más impresión de techumbre desfondada.

El pasaje en torno a la torre lo corté de una pieza siguiendo las dimensiones del cilindro del rollo de papel de cocina. Esto permite encajar la estructura, lo que le da robustez al conjunto, y evita tener que estar pegando trozos de cartón en círculo, lo que suele desembocar en catastrofes “naturales” durante las partidas.

El interior

 

Finalmente, y recordándome cuán torpe soy con los pinceles, decidí caracterizar el interior de un modo rápido y efectivo. Fotocopié un trozo del tablero del Heroquest y, recortando y pegando, creé varios espacios en el interior. A primera vista queda bastante aceptable, y creo que no será difícil retocarlo con alguna capa de pintura.

 

Separando las habitaciones añadí algunos tabiques “derruidos”. Mi idea era que quedase suficiente espacio para que las miniaturas se muevan con comodidad, pero, al mismo tiempo, dejar en pie algo de cobertura.

Estirando un muro

 

Para terminar de cerrar la casa lateralmente (por atrás quiero que quede libre para poder mover a las minis sin problemas) añadí una sección de muro que deja una grieta considerable con la estructura básica. Creo que será un buen pasaje para goblins traicioneros y halflins asustados. Un listón inclinado creo que acrecienta la sensación de ruina.

Toques finales

 

Éstos todavía tengo que darlos, pero no tengo muy claro cuáles -se admiten sugerencias-. Por un lado, había pensado añadir un pórtico habilitando una puerta de atrás a la casa. También tenía pensado añadir una escalera y algún fragmento del piso de arriba, pero no sé si no cargará mucho la estructura.

 

Para embellecer la entrada había pensado cortar trozos de cartón a modo de losas para dar forma al portal, como esas piedras que resaltan en algunas casas viejas. Lo que no sé es cómo cubrir los agujeros del cartón en los cortes, porque son bastante grandes.

 

Finalmente, recortaré un poco el cartón de la base para que sea más regular, y, por tanto, más fácil de acoplar a nuevos módulos. Para cuando haga éstos, espero haber leído vuestras sugerencias.

Imagen de Dexter
Dexter
Desconectado
Poblador desde: 01/02/2009
Puntos: 1223

Nunca he jugado a este juego de especialista, y no creo que lo haga por falta de jugadores, pero aun así, he de admitir que me gusta mucho el diseño (tanto de fachada como del interior) del edificio.

A primera vista, parece barato y fácil. Algún día, me embarcaré en un proyecto parecido.

Supongo que debería estar enojado. Hasta sentirme violado. Pero no lo estoy. No. La verdad creo que es un mensaje amigable, como: ‘Hey, ¿quieres jugar?’ Y sí, quiero jugar.

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Quizas te faltaría pintarla y añadir unos cuantos detalles (eso es fácil, con mirar alguna casa antigua de un pueblo o buscar imagenes de aldeas medievales te vienen muchos a la cabeza).

Pegar un poco de gravilla con cola blanca por alguna esquina también es un recurso simple pero agradecido.  

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de Andronicus
Andronicus
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2009
Puntos: 1472

Mordheim es sorprendentemente divertido. Su aparente aleatoriedad me ha hecho llorar de risa incontables veces.

En cuanto a la casa, está bien pensada, aunque yo prefiero hacer bien las cosas y recrear una ruinas más realistas. Aunque tengo la salita de juegos llena de proyectos de casas, de torres y de posadas incabadas...

Andronicus dixit

Imagen de Fingor
Fingor
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 3690

 La estructura está bien porque es funcional y permite jugar fácilmente, pero en el aspecto estético habría que verla pintada, que seguro que cambia mucho.

Imagen de Xoso
Xoso
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 12765

Como ya han comentado por ahí, unas manos de pintura le vendrían de perlas (no hace falta gran cosa, simplemente con unos colores básicos para madera/piedra/suelos/tejado ganaría mucho).

De todas formas, a efectos de practicidad y jugabilidad, estupendo

Xoso vive en un mundo post apocaliptico (...) y recorre en su motocicleta steampunk la desolada tierra acompañado por Pérez Reverte... [1]

 OcioZero · Condiciones de uso