Cómo entrenar a tu dragón

Imagen de Lawbug

Crítica de la película de DreamWorks

 

Desde hace 300 años los vikingos de isla Mema sólo tienen un objetivo en su vida: Matar dragones. Su sociedad gira alrededor de darles caza. Día sí y día también se defienden de los ataques que reciben para robarles comida haciendo que aquellos más bravos y duros tiendan a ir contra los más peligrosos. Y es que conseguir la cabeza de un dragón hace que ganen el respeto y la admiración de toda la tribu. Pero esto resulta un serio problema cuando eres el hijo enclenque del jefe y una catástrofe andante. Y es que Hipo es un adolescente que ha nacido siendo el antagónico de cualquier prototipo vikingo. Debilucho, sin capacidades físicas o agresivas, una capacidad nula para utilizar arma y un don para estar en el peor sitio posible. En resumen, la vergüenza del padre. Así y con todo Hipo posee una serie de virtudes que nadie en su aldea sabe apreciar y a las que saca el mayor partido cuando le es posible. Desde pequeño siempre ha estado al cargo de la fragua, dado que en teoría allí no molestaría a nadie, por lo que ha desarrollado un gran ingenio y habilidad para los inventos. Y es gracias a ello que durante un ataque logra reducir y capturar al dragón más peligroso de todos. Aunque su tremendo corazón le impedirá matarlo y esto provocará un cambio en su vida y el destino de su belicosa aldea.

Cómo entrenar a tu dragón tiene una doble lectura moralista fácilmente reconocible para los más pequeños. La primera comienza con el enfrentamiento de Hipo con un padre, y la aldea entera ya de paso, que se avergüenza de él por ser tan diferente y tan poco vikingo. El segundo toque moral viene de parte de los dragones y su doble cara dado que no son lo que aparentan. Pese a su alta carga de buenos principios en todo momento no deja de ser una obra atractiva para todas las edades. Además hay que indicar que aunque sus creadores sean los mismos que los de Shrek, Kung Fu Panda o Madagascar, no es otra película para adultos disimulada para niños. La historia es consistente y real hasta el punto de darle buena credibilidad a las enseñanzas sin dejar a un lado la parte fantástica ni su objetivo. Puede que lo único que no lleguen a apreciar los más pequeños es la evolución de Hipo, no sólo como héroe sino como persona. Durante la obra se le ve ganando seguridad en sí mismo, capacidad social o interés por cosas mas importantes que agradar al resto de su entorno. Esto hará que todos los espectadores, sin importar la edad, sientan un cierto afecto por un personaje que, en un principio, no tiene más interés que darle un buen par de guantazos. Pero el artífice de este cambio es la verdadera estrella que permanece oculto como un mero secundario: Desdentao.

Como es de suponer no se puede evitar hablar de dragones y en especial del más atípico de que ha visto el cine. La importancia de los dragones en la historia no es meramente decorativa como seres maltratados, injustamente tratados y que nuestro protagonista tiene la obligación de salvar. Durante la hora y media se comprueba que son seres fieros, muy coloridos y con variedad de recursos pero no por ello menos adorables. El más reseñable de todos es el que se convertirá en amigo-mascota de Hipo: Desdentado. Una criatura que según se la vaya conociendo recordará más a un gato que a una lagartija hiperdesarrollada y agresiva, aunque tiene sus momentos de mal carácter nada amistoso. Desdentao tiene su propia personalidad, que va desde ser afable y cariñoso a lo sarcástico o destructivo con instantes de maldad. Algo que gustará a muchos gracias a la gran expresividad. Con todo hay que tener en cuenta que sus creadores son los mismos que hicieron Lilo & Stitch, así que no sorprende la gran cantidad de parecidos entre Stitch y Desdentao.

En el aspecto gráfico hay que reseñar las texturas en 3D visualmente atractivas y su alto colorido, cosa que se agradece después de tantas películas infantiles de tonalidades oscuras. Es más; las numerosas expresiones que poseen los personajes, sobre todo Desdentao, aportan su granito de arena a convertir la película en un compendio de sonrisas. No, no resulta una obra cómica donde puedas reír, aunque tampoco cae en el chiste fácil que sólo agrada a los más pequeños. Lo que sí tiene son multitud de guiños, el más sobresaliente, tal vez, el gran parecido que tiene Hipo con Vickie el vikingo.

En resumen, es una película entretenida y agradable. No es la maravilla de DreamWorks pero tampoco tan infantil como para aburrir a los padres. Pese a tener una historia típica con personajes típicos no resulta típica para niños. Es sencilla, agradable, profunda, pensada para recordar que no todo es lo que parece y la historia de siempre que todos nos sabemos bien contada. Si alguien tiene niños, o le apetece pasar un momento sintiéndose uno de ellos, es muy recomendable verla para hacer pasar una hora y media volando.


 

Ficha técnica:

Basada en los libros de Cressida Cowell

 

Título original: How to train your dragon

Género: Fantasía, comedia, animación

Director: Chris Sanders, Dean DeBlois

Guión: Adam F. Goldberg, Peter Tolan

Música: John Powell

Productora: DreamWorks Animation

País: Estados Unidos

Duración: 98 min.

Año: 2010

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 204575

Muy interesante el artículo. Esta me la apunto que mi chico es fan absoluto de los vikingos (y de los dragones).

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Giliath Luin
Giliath Luin
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7946

...pues a mí me maravilló. Es una de las favoritas de mi hijo y yo la he visto con él más de una vez sin llegar a aburrirme. Los efectos son fantásticos y la bansa sonora es hermosa. La única película que me había entretenido y fascinado tanto como esta sólo fue Kung-Fu Panda, otra genialidad de DreamWorks con lo que suman dos películas que pegan fuertemente a Pixar.

Imagen de Maundevar
Maundevar
Desconectado
Poblador desde: 12/12/2010
Puntos: 2089

La vi ayer y me gustó mucho.

Es la típica película en la que los críos disfrutan con un film de animación, y a la vez los adultos podemos encontrarle la gracia también.

Mira que ya soy mayorcito para estas películas pero me parece muy lograda y agradable. Eso sí, se nota que no es una sensiblería de Disney, con cómo termina el protagonista... Ese detalle en parte me gustó. No todo tiene porque terminar perfecto... ...No diré el qué, por aquello de las personas que les fastidie que le cuenten nada sobre una película antes de verla, jejeje.

 

Imagen de Lawbug
Lawbug
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2010
Puntos: 503

He de reconocer que elegí la pelicula como la primera por la buena sensación que me dejó. Aparte de gustarme una barbaridad la animación y los dragones me pareció graciosisima. Es una cinta que sin miedo pude poner a mis padres para que pasaran una buena tarde.

Me parece de lo mejorcito que ha pasado por el cine de animación durante el 2010.

 OcioZero · Condiciones de uso