En tiempo de brujas

Imagen de Lawbug

Crítica de la película protagonizada por Nicolas Cage

 

Tras pasar varios años en Tierra Santa un par de cruzados se encuentran aburridos de realizar derramamientos de sangre. Su fidelidad a una iglesia que parece actuar más por interés humano que divino se tambalea. Al final deciden desertar y volver a casa buscando paz y tranquilidad. Por desgracia para ellos no regresan a un hogar feliz. Sólo encuentran una tierra destrozada por la peste bubónica y un cardenal que les amenaza con la prisión por desertores. Su única salida será hacer un trabajo especial para él. Escoltar a una joven hasta la abadía para ser juzgada por brujería y desatar la peste.

En tiempo de brujas es la aventura de dos cruzados descreídos de cualquier suceso sobrenatural sin importar que sea benigno o maligno. Su única creencia es que el mal de los hombres lo producen los propios hombres. Ni Dios, ni Diablo, ni brujas de magia negra intervienen en el mundo. Así que, cuando les encomiendan escoltar a una supuesta bruja a través de un bosque encantado, sólo lo encuentran incomodo. Junto a Behmen y Felson irán un joven con aspiraciones a caballero, un estafador que haría cualquier cosa para salvar su pellejo, un caballero amargado sin entusiasmo por la vida y un sacerdote idealista e ingenuo. Cinco hombres para escoltar a una joven. Cinco hombres para un viaje que la lógica dice que no debería resultar muy difícil. Pero no siempre todo es lo que parece y, aunque no se crea, las cosas que no se comprenden hacen dudar. Sucesos extraños. Misteriosas coincidencias. Y un viaje que se desea su final.

Ambientada una Edad Media más oscura. Siglo XIV, durante las cruzadas del Papa Clemente VI. Al mismo tiempo que la pandemia que llevó a cerca de veinticinco millones de europeos a la muerte: La peste bubónica. Así, cuatro guerreros, un ladrón y un sacerdote componen una historia de fantasía épica propia de Dragones y Mazmorras. Y es que parece lo que es. Una película de serie B de alto presupuesto con grandes nombres totalmente insulsa. Pese a poseer un director como Dominic Sena (Kalifornia, Operación Swordfish) y actores de renombre (Nicolas Cage, Ron Perlman, Stephen Graham, Ulrich Thomsen, Stephen Campbell Moore, Robert Sheehan o Christopher Lee como cardenal) no es ni de lejos lo que cabria esperar. No se la exige ser una nueva Excalibur o El señor de la guerra pero obras como El primer caballero, El guerrero número 13 o, incluso, El rey Arturo de Antoine Fuqua se revelan visualizaciones bastante más interesantes. Conformista con la catalogación de comercial pero con todos los componentes para haber sido algo mucho más. Un quiero y no puedo con un desperdicio de energías y recursos que raya lo indignante.

Con lo que he comentado no resulta extraño encontrar a Cage de protagonista. El actor ya había trabajado con Sena en 60 segundos y su racha de malos proyectos empieza a resultar mucho peor que alarmante. Desde que ganara el Oscar por Leaving Las Vegas sus proyectos resultaban una auténtica montaña rusa. Desde La roca y Con Air hasta Ojos de serpiente y Windtalkers intercalaba papeles de diferentes calidades. Pero desde hace un tiempo sus sellos se limitan a títulos como El motorista fantasma o El aprendiz de brujo, a la cual nos recuerda mucho este papel, y que dejan a La búsqueda o Kick-Ass como sus mejores apuestas de los últimos tiempos. Ahora, resulta totalmente extraño encontrar a Ron Perlman (Enemigo a las puertas, Hellboy, Sons of Anarchy) de coprotagonista o un cameo del propio Christopher Lee (El conde Drácula, La vida privada de Sherlock Holmes, Star Wars, El Señor de los Anillos) en la obra. Uno se pregunta cómo es posible tal despilfarro para crear algo que bordea el mínimo comercial. Si bien la combinación Cage y Perlman no sale mal parada resulta mucho más interesante encontrar como los secundarios salvan la obra de una quema total. Una Claire Foy haciendo una buena interpretación de bruja medieval junto a un Ulrich Thomsen, Stephen Campbell Moore y Stephen Graham que se nos antojan totalmente desperdiciados. Seguramente sean capaces de realizar papeles mucho mejores.

Aunque no todo es malo. Resultaría un fracaso rotundo. Si algo hay que reconocer es la estética y los efectos especiales bastante logrados. Pese a que las escenas de acción resultan toscas y forzadas añaden algo de animación a un argumento manido hasta la saciedad. Obviamente es tópica con un resultado previsible en cada situación. Cierto que supera cualquier expectativa creada por los tráilers pero, no genera ningún interés superior. Simplona, predecible, vulgar pero que, una vez superado los varios arranques de abandonar, se puede considerar entretenida y que ayuda a pasar el rato. Aunque, mi consejo, salvo que apetezca ver otra película estilo Van Helsing pero sin chica guapa encorsetada... Mejor ver otra cosa.


 

Ficha técnica:

Título original: Season of the Witch

Género: Acción, Aventuras y Fantasía

Director: Dominic Sena

Guión: Bragi F. Schut

Música: Atli Örvarsson

Productora: Rogue / Atlas Entertainment

País: Estados Unidos

Duración: 92 min.

Año: 2011

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Pues qué lástima. Es una pena que teniendo medios para escenarios y efectos especiales no se trabaje con buenos guiones. Supongo que es complicado combinar todo a la vez.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Varagh
Varagh
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 8300

Dejemoslo en que encontrar un buen guión hoy día es una tarea casi imposible.

 

“Quien vence sin obstáculos vence sin gloria”

Imagen de Shilar
Shilar
Desconectado
Poblador desde: 26/03/2011
Puntos: 87

 No es que aparentara se la septima maravilla, pero aptecía ver algo decente dentro del género. En fín, otra vez será. 

Inciso: te has comido la X, es el siglo XIV.

 

Somos el tejido del que estan hechos nuestros sueños

Imagen de Lawbug
Lawbug
Desconectado
Poblador desde: 10/11/2010
Puntos: 503

La mayor lastima del asunto es esa. Que tenia buena pinta para ser algo decente del genero... y acabó en eso...

PD. Pues sí, se me fue una "X" en el siglo....

 OcioZero · Condiciones de uso