Aliens: el retorno

Imagen de Jack Culebra

Fantasía, ciencia-ficción y terror con las dosis adecuadas de realismo

 

Dentro del grupo de debates inútiles, entretenidos y peregrinos está el de si Aliens, el regreso es una obra de terror o de ciencia-ficción. O incluso de fantasía, porque, claro, podemos ver a la reina alien como una suerte de dragón y a Ripley como un caballero andante. Está claro que elementos de fascinación hay más que suficientes aunque solo fuera por el aspecto catedralicio de las naves.

Desde luego, partidarios de ambas posturas pueden encontrar argumentos más que sobrados para defenderlas. Sin el poso de ciencia-ficción, la parte de terror no funcionaría, ya que la idea de un alienígena cuyas características fisiológicas lo convierten en un arma —o una aberración monstruosa— perfecta es el motor que genera auténtica inquietud en la saga. Si en la primera, Alien: el octavo pasajero, valía con que fuera terrible, la naturaleza de este terror es vital en las sucesivas, sobre todo en la segunda y la tercera.

Por el contrario, toda la esencia narrativa de Aliens destila survival horror. Si bien este género ha sufrido algunas derivas recientes hacia el terreno de las aventuras y ya en el pasado coqueteó con la comedia —cabe suponer que como válvula para liberar tensiones—, en esta segunda película de la franquicia se muestra en estado puro. Más incluso que en la primera, donde nos acercábamos más al slasher, aunque fuera con una elegancia y un exotismo distintos y lejanos al gore. En Aliens, el regreso tenemos la tecnología, las armas y el personal entrenado y sobre aviso, pero nada de esto sirve: va a hacer falta ingenio, apurar al límite la fortuna y funcionar a contrarreloj y contando con que saldrán treinta imprevistos. Adrenalina propia del cine de su época destilada a su quintaesencia.

Sin embargo, y por añadir matices, yo diría que Aliens es sobre todo una película social. Todo el planteamiento fantástico, prospectivo y aterrador pierde su sentido sin ese elemento intersticial que es, además, el que da una razón de ser al conjunto más allá del mero entrenimiento. En la película, al final, lo importante son los seres humanos.

Ya arrancamos con la propia Ripley, una náufraga temporal que no tiene lugar en su sociedad porque ya no es rentable. Es más, seguros, pólizas y otros aspectos económicos son los que la hacen sospechosa e indeseable a ojos de sus rescatadores. Después de todo lo vivido en el primer filme, la pregunta se reduce a ¿con qué derecho te cargaste algo tan caro? Una imagen poco heroica y muy desalentadora.

Luego sigue el reparto de militares: carne de cañón compuesta de polacos, negros e hispanos que son utilizados literalmente como peones por meros intereses económicos, el ejército puesto al servicio de las corporaciones y los marines llevados a destino sin explicaciones ni instrucciones precisas. Sobre el corporado supervisor que los acompaña no merece la pena ni señalar nada ante la evidencia del discurso.

El juego de espejos que revela el mensaje subyacente es nítido: frente a la monstruosidad bestial, animal diríamos, del alien se contrapone la monstruosidad devoradora de la codicia humana. Ambas son armas perfectamente engrasadas y la tenaza que tienden sobre los protagonistas es espeluznante. Aunque, quizás, la sombra de una de ellas sea aún más siniestra.

Imagen de kawaku
kawaku
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 2779

Una peli que nunca me canso de ver. 

Imagen de Daniel Leuzzi
Daniel Leuzzi
Desconectado
Poblador desde: 21/06/2011
Puntos: 1668

Una de mis favoritas, tal vez una de las mejores segundas partes de toda la historia, aun teniendo en cuenta que tiene un estilo muy diferente a la primera. Lamentablemente la 3 y la 4 son flojas..

Imagen de kawaku
kawaku
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 2779

Daniel Leuzzi dijo:

Lamentablemente la 3 y la 4 son flojas..

Es curioso, no conozco a nadie que le guste la cuarta. El caso es que no la recuerdo tan mala, de hecho me gustó, y mucho más que la tercera. Claro, que no he vuelto a verla desde que salió en el cine, no sé qué pasará si la vuelvo a ver ahora.

Imagen de Daniel Leuzzi
Daniel Leuzzi
Desconectado
Poblador desde: 21/06/2011
Puntos: 1668

 No es "tan mala" la 3, sucede que la 1 y 2 tienen mucha altura por asi decirlo.

 alcanzarlas es casi imposible.

 

Imagen de korvec
korvec
Desconectado
Poblador desde: 31/05/2011
Puntos: 1049

Una de esas películas que puedes ver las veces que haga falta sin aburrirte. La verdad es que aunque en su momento algunos criticaron el salto del terror a la acción entre la primera y la segunda película, precisamente es esa acción lo que muchos (me incluyo) echamos en falta durante la tercera parte, que aunque recupera el ambiente opresivo de la primera parte... se hace quizás un film algo más lento.

 

La cuarta no me disgustó, incluso creo que pudo ser el germen de la posterior "Firefly" lo que pasa es que no está para nada a la altura de las tres anteriores.

En cualquier caso se diga lo que se diga de Aliens, convirtió a Ripley en todo un icono del cine de acción a la altura de Sarah Connor.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195604

kawaku dijo:

Daniel Leuzzi dijo:

Lamentablemente la 3 y la 4 son flojas..

Es curioso, no conozco a nadie que le guste la cuarta. El caso es que no la recuerdo tan mala, de hecho me gustó, y mucho más que la tercera. Claro, que no he vuelto a verla desde que salió en el cine, no sé qué pasará si la vuelvo a ver ahora.

Está claro que la cuarta tuvo la ventaja frente a la tercera de intentar explorar un nuevo camino, pero, personalmente, creo que fracasó a la hora de apoyarse sobre un mito que ya tenía mucho calado.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso