Armados y encabronados: los justicieros urbanos

Imagen de korvec

Una panorámica de este subgénero que proliferó en los '70 y los '80

Hubo un tipo de películas que proliferó durante los años setenta y ochenta, coleó durante los noventa e incluso resurge de vez en cuando negándose a desaparecer. Me refiero a las películas protagonizadas por los justicieros urbanos, personas normales y corrientes que, tras una agresión y la ineficacia de las fuerzas del orden, deciden tomarse la justicia por su mano.

Si hay un rostro icónico de este tipo de personajes, este es el del actor Charles Bronson encarnando al arquitecto Paul Kersey, pero aunque muchos puedan pensar que fue el primero y sin duda es el más popular, no se trata en absoluto del primer justiciero urbano que podemos encontrar en la historia del cine.

Los orígenes del género como tal no están del todo claros pues, como ya dije más arriba, en las décadas de los '70 y '80, proliferaron este tipo de filmes. Algunos consideran a Taxi Driver (1976) como una de las primeras películas de este subgénero y a su desquiciado protagonista como todo un icono, pero otros lo rechazan al afirmar que el personaje interpretado por Robert de Niro, no actúa motivado por la venganza, del mismo modo que Batman aunque motivado por el asesinato de sus padres, no es lo bastante expeditivo ni actúa al margen de la ley.

Otros afirman que la película Rolling Thunder, aquí más conocida como El expreso de Corea, dirigida en el 1977 por John Flynn y en la que un ex miliar se venga de forma bastante expeditiva de los delincuentes que entre otras cosas le robaron y mutilaron, sería el primer exponente al mostrar a un personaje que se mueve por venganza (uno de los elementos característicos de este tipo de justicieros) e incluso otros afirman que el primero fue Nick Carter, el protagonista de Asesino implacable (1971), aunque ambos dirigen su venganza contra personas en concreto y no contra el crimen en general, por lo que si nos ponemos puristas, tampoco entrarían al 100% en esta categoría.

Pero con independencia de cuál sea el primer justiciero urbano, está claro que las raíces de este tipo de filmes proceden del western, donde encontramos gran cantidad de personajes encabronados que se arman y emprenden su venganza personal. Sin mencionar los westerns italianos donde la venganza es un tema bastante recurrente (Django, El clan de los ahorcados, La muerte tenía un precio…) podemos encontrar a personajes como el interpretado por Clint Eastwood en El fuera de la ley a la actriz Raquel Welch en Hanie Coulder.


 

Tanto el personaje interpretado por Raquel Welch como el de Clint Eastwood, tienen algunas similitudes con Paul Kersey. Ambos eran personajes ajenos a la violencia (vivían con su familia en un rancho) y ambos se enfrentan a un enemigo contra el que a priori no parecen tener muchas posibilidades. Aunque la mayor diferencia entre ellos y Paul Kersey es que, a diferencia del arquitecto, conocen la identidad de sus enemigos; vamos, que pueden ponerle un rostro en concreto. Paul Kersey ignora quienes fueron los agresores de su familia, por lo que emprende una cruzada personal en solitario contra el crimen.

El justiciero urbano, es en la mayoría de los casos un personaje solitario que se enfrenta a un problema de la sociedad más que a un enemigo en concreto (que también puede existir), se mueve por norma general por la noche en escenarios oscuros y opresivos (callejones, vagones de metro semi desiertos…) en claro contraste con los espacios abiertos y diurnos de los westerns y, cómo no, tienen a la policía siguiendo sus pasos y en muchos casos a la opinión pública de su parte.


 

Sería una tarea ardua y sin duda incompleta el intentar mencionar todas las películas de este subgénero, pero voy a mencionar algunas de las que me han parecido más curiosas o destacables por uno u otro motivo.

La saga Death Wish, aquí conocida como El justiciero de la ciudad es también la saga más longeva, con cinco películas entre 1974 y 1994.

La saga Exterminador, protagonizada por el ex militar John Eastland, cuya imagen más icónica es quizás la de la carátula de El Exterminador 2 empuñando un lanzallamas, trata de un veterano de la guerra del Vietnam que emprende una vendetta contra el crimen tras el asesinato de un amigo. Sin ser tan popular como la anterior, llegaron a rodarse dos películas, siendo la primera la mejor y la segunda la más icónica. Ambas están protagonizadas por Robert Ginty.

The Punisher, aquí conocido como El vengador: Han sido varias las películas que han traído a la pantalla a Frank Castle, algunas con mayor fidelidad que otras. La primera fue de la mano de la mítica CANON que contó con Dolph Lundgren para poner rostro y músculos a este ex oficial de los marines que en ese film pasó a ser un ex policía que ni siquiera utiliza el famoso uniforme con una calavera en el pecho. El resultado fue una película entretenida con algunos momentos impagables (como esos en los que se nos muestra a un desquiciado Dolph Lundgren hablando con Dios en las alcantarillas) y otros algo más ridículos, como los protagonizados por el alcohólico que le secunda. Pero, con todo, el resultado es una película entretenida.

Unos años más tarde y con más medios sería el actor Thomas Jane el que de nuevo interpreta a un ex policía encabronado por el asesinato de su familia por parte de una familia de narcotraficantes. Aunque rescata personajes del cómic (El Ruso) o sus extraños vecinos, el resultado es un personaje un tanto fallido… en el que los fans no vieron al violento y expeditivo justiciero urbano de los cómics.

Por último y a pesar de ser quizás el menos conocido (que yo sepa, en España ni siquiera llegó a las salas de cine) y su directora tengo entendido que renegó del producto final, llegó la versión más fiel del personaje interpretada por Ray Stevenson, en una película que, a pesar de lo simple de su argumento, es la que toma a más personajes de los cómics (Micro Chip, Puzzle…) y a un protagonista tan despiadado y expeditivo como el de los cómics.

Seguimos con el repaso:

La noche del ejecutor, de Paul Naschy: Lo más curioso de esta película es que se trata de una producción española protagonizada por Paul Naschy en la que se enfrenta a un grupo de quinquis.

La extraña que hay en ti: Un intento reciente y un tanto fallido por parte de la actriz Jodie Foster y le director Neil Jordan de mostrarnos a una justiciera urbana. Sin ser aburrida, le falta la “mala leche” que requieren este tipo de personajes.

Un ciudadano ejemplar: Quizás la más interesante en cuanto a su concepto e inicio prometedor, al mostrar a un personaje que a pesar de compartir las motivaciones habituales en este tipo de personajes (asesinato de su familia e ineficacia judicial) nos muestra un modus operandi mucho más sesudo y elaborado de lo habitual. Por desgracia la parte final del film se desinfla un tanto al irse “por los cerros de Úbeda”.

Aunque por muchos son consideradas como una simple actualización de los típicos westerns de venganza, quizás la principal diferencia sea que mientras que en estos los protagonistas tienen que actuar ante la ineficacia o inexistencia de la ley, en muchos casos incluso adoptando el rol de sheriff o caza recompensas, en las películas de justicieros urbanos el protagonista pasa a ser un proscrito. Este detalle ha sido motivo de no poca polémica, ya que muchos consideran este género como una crítica encubierta a un sistema de justicia que no funciona todo lo bien que debería a la hora de proteger al ciudadano, por lo que se le ha acusado de ser fascista y retrógrado, de mostrar como positivo un comportamiento criminal que no tiene cabida en la sociedad actual. Sin querer entrar a polemizar, soy de la opinión de que el cine no deja de ser entretenimiento y estas películas deben verse como tal. Hacer otra cosa, sería como denunciar a Mary Poppins a los inspectores de riesgos laborales por poner a los deshollinadores a bailar por los tejados.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195604

Muy interesante. Para mí es un género que forma parte del género palomitero, de estas películas que se ven sin prestar demasiada atención al trasfondo para que no se atragante la diversión. Una duda, ¿en las películas no lo llaman "el Castigador"?

ps.- la última frase Risa cachonda

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de korvec
korvec
Desconectado
Poblador desde: 31/05/2011
Puntos: 1049

Depende, en los Comics era conocido bien como The Punisher (The punisher war zone, the punisher war journal...) y solían traducirlo (cuando lo hacían) como el castigador (traducción literal) pero en su paso al cine la primera película fue retitulada como "El vengador". De todos modos pienso que quizas le hubiera quedado mejor algo como "El ejecutor", total si tradujeron a "Daredevil" como "Dan defensor" y a "Wolverine" como "Lobezno" ya no nos venía de eso Risa cachonda

 

La última frase viene a tenor de algunas polémicas bastante encarnizadas (en especial en críticos de cine) que en estas películas parecen mirar con lupa todas las acciones y frases del protagonista. Si todos hiciesemos lo mismo incluso con películas Disney seguro que algún fallo encontrábamos (como en ese episodio de The Big Bang Theory donde llegan a la conclusión de que todas las acciones de Indiana Jones son irrelevantes, pues con él o sin él, los nazis se harían con el Arca lo abrirían y morirían).

Imagen de Kaplan
Kaplan
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 19498

El cartel de Exterminador 2 conecta de manera directa con mi infancia tardía. Vi tan entrañable gañanada a escondidas de mis padres, con el volumen bajo, cambiando el canal cuando notaba que se acercaban. Recuerdo que luego acabé contándole a mi madre la película con pelos y señales. Ella me miraba con cierto espanto y yo acabé excusando las barbaridades del protagonista con un "es que los malos eran unos cabrones..." que me salió del alma.

Hago hincapié en la segunda parte de Punisher, muy superior a la primera y, como bien comentas, mucho más fiel al comic. Y añado una de hace pocos años que me encantó: Death Sentence, dirigida por James Wan (Saw, Insidious, Dead Silence...) y protagonizada por Kevin Bacon. A tope con ella.

Imagen de korvec
korvec
Desconectado
Poblador desde: 31/05/2011
Puntos: 1049

Me temo que nuestras madres (y las de generaciones posteriores) rara vez se llevaron bien con estas películas con "tanta violencia".

Tomo nota de esa película que aun no he tenido ocasión de ver y añado "Hobo with a shotgun" una macarrada llena de violencia y humor negro en la que un vagabundo encabronado se hace con una escopeta...

 OcioZero · Condiciones de uso