Super Size Me

Imagen de Akhul

Reseña del documental de Morgan Spurlock

Aunque este documental fue emitido por primera vez en 2004 y registra una experiencia realizada en el 2003, sigue resultando interesante echarle un vistazo porque si bien algunas cosas han cambiado, tampoco son tantas; basta con ver las estadísticas crecientes de obesidad infantil en Europa. Hay otro motivo: Super Size Me tiene esa característica hipnótica de las historias que sabes que van a ir en una mala dirección y no puedes dejar de mirarlas.

Super Size MeLa premisa es sencilla: Morgan Spurlock, el autor del documental y protagonista del mismo, va a comer única y exclusivamente en McDonalds durante 30 días. Para dejar bien acotado el asunto, fija una serie de reglas: solo puede comer en dicha cadena (nada de comer o beber nada obtenido en otro sitio), realizará tres comidas al día (desayuno, comida y cena) y pedirá a base de menús, los cuales solo consumirá en el formato grande (el Super Size del título) cuando se los propongan. Siempre que se lo propongan. Por supuesto, se tiene que acabar todo lo que hay en el menú y, además, intenta realizar el ejercicio físico de un ciudadano estadounidense promedio, medido en cantidad de pasos por día. Aunque la experiencia no se puede extrapolar sin más, hay que reconocer que al menos intenta tener unas bases sistemáticas. Por supuesto, la realiza con la supervisión de unos cuantos médicos y especialistas previendo ya consecuencias negativas para su salud.

Hay que señalar que la elección de McDonalds se debe a su implantación prácticamente universal en Estados Unidos, lo que le permite realizar viajes por todo el país sin comprometer el experimento, aunque él mismo nombra muchas otras cadenas de comida rápida de un estilo similar e incluso entrevista a pie de calle para ver las preferencias populares. Tanto en esto como en otros sentidos es un documental muy instalado en el entorno norteamericano, pero no por ello deja de llamar la atención sobre determinados puntos interesantes.

Super Size Me no es únicamente un documental sobre los efectos de una dieta muy concreta en un ser humano al principio sano. Esta es casi solo una excusa para abordar el tema de la alimentación en general en Estados Unidos, por lo que a lo largo del metraje se nos facilita información sobre la tasa de obesidad del país, sus hábitos alimenticios y, una cuestión crucial, la alimentación en los colegios. Más allá de todas las diferencias culturales y de consumo, aquí tenemos una cuestión insoslayable: la mayor parte de los niños comen cinco veces por semana en centros escolares y en estos asientan, inevitablemente, parte de sus costumbres. Es crucial, por lo tanto, una reflexión sobre la composición y el enfoque de dichas comidas (que se ha agudizado en los últimos tiempos de crisis, por desgracia).

Por todo esto, Super Size Me sigue siendo un documental interesante y lo sería aunque se convirtiera en algo histórico, algo del pasado. La alimentación mediatiza en una muy grande medida nuestra disposición anímica y física durante la jornada, a largo término nuestro desarrollo y nuestra calidad de vida, y el modo en el que la abordamos no se apoya en las meras decisiones individuales: hay todo un entorno que nos empuja en unas u otras direcciones. De esto es de lo que habla, al final, la experiencia de Morgan Spurlock. Las conclusiones al respecto, eso sí, ya quedan para cada espectador.

Super Size Me - Morgan Superlock

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6253

Un documental muy bueno. La verdad es que las pocas veces que entró en uno de esos restaurantes de fast food, lo tengo en mente.

 OcioZero · Condiciones de uso